Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

9 mayo 2008

El obstruccionismo del gobierno de Myanmar puede causar nuevas víctimas

El obstruccionismo del gobierno de Myanmar puede causar nuevas víctimas
Tras el paso del ciclón Nargis, que ha causado la muerte de decenas de miles de personas y desplazado a alrededor de un millón, el gobierno de Myanmar (antes Birmania) está impidiendo deliberadamente la entrada de una ayuda que podría salvar vidas. Su negativa a abrir las fronteras a la ayuda humanitaria masiva que se necesita, incluidos expertos, causará más muertes y sufrimiento a los damnificados por el ciclón.

Amnistía Internacional ha reiterado su llamamiento urgente al gobierno para que permita que la ayuda, los expertos y el material lleguen a todas las áreas afectadas por el ciclón, al tiempo que se garantiza que la ayuda se presta en función de las necesidades y sin discriminación alguna.

Un portavoz de Amnistía Internacional afirmó que la organización cree que, al bloquear deliberadamente la entrada de ayuda para la supervivencia, el gobierno de Myanmar puede estar violando el derecho de sus ciudadanos a la vida, a los alimentos y a la salud.

"Cualquier obstáculo que impida el acceso de la ayuda que se necesita con urgencia puede incrementar el número de muertos, ya extremadamente elevado," ha declarado Benjamin Zawacki, investigador sobre Myanmar de Amnistía Internacional.

El gobierno de Myanmar ha declarado que casi 23.000 personas murieron a consecuencia del ciclón, aunque observadores independientes calculan que pueden haber muerto hasta 100.000 personas. Tras el paso del ciclón Nargis, más de un millón de personas se han quedado sin casa, alimentos básicos, refugio o asistencia médica.

El gobierno de Myanmar se encuentra cada vez más aislado del resto del mundo debido a su historial de abusos sistemáticos contra los derechos humanos y de crímenes de guerra. No ha proporcionado a cientos de miles de sus atribulados ciudadanos el socorro que desesperadamente necesitan y hasta el momento ha impedido que los trabajadores de las organizaciones internacionales de ayuda humanitaria y sus suministros lleguen a las áreas más afectadas.

Amnistía Internacional ha afirmado que teme que miles de personas pueden morir todavía por desnutrición, enfermedades contagiosas y exposición a los elementos. Cada día que pasa sin que los supervivientes del ciclón reciban la ayuda necesaria, incrementa enormemente el riesgo de muerte o lesiones permanentes.

En una declaración citada en los medios de comunicación, el ministro de Asuntos Exteriores de Myanmar afirmó el viernes 9 de mayo que el país no recibiría “equipos de rescate e información de países extranjeros”. En su lugar, según los informes, declaró que recibiría y distribuiría ayuda “con sus propios recursos”.

En consecuencia, el primer ministro tailandés, Samak Sundaravej, que había previsto trasladarse a Myanmar para reunirse con el gobierno, canceló su viaje. Según se informó, un equipo de trabajadores de rescate que volaba a Yangón desde Qatar recibió la orden de regresar.

Además de rechazar la asistencia técnica que tanto necesita, según informes recibidos, la embajada de Myanmar en Bangkok cerró el viernes 9 de mayo debido a una festividad local, en lugar de expedir visados a los equipos de expertos en ayuda humanitaria que esperaban en la capital tailandesa.

Después de lo que calificó de “restricciones inaceptables”, el Programa Mundial de Alimentos suspendió brevemente sus vuelos con ayuda y grupos de derechos humanos informaron de que las autoridades locales de Yangón habían estado vendiendo material para tejados en lugar de distribuirlo.

Amnistía Internacional ha instado a los Estados vecinos de Myanmar, en especial los que tienen relaciones amistosas con el gobierno de Myanmar –China, India, Tailandia y Vietnam–, que continúen presionando al gobierno de aquel país para que facilite las iniciativas de ayuda humanitaria y establezca mecanismos transparentes de coordinación con la comunidad internacional.

El gobierno de Myanmar ha anunciado que seguirá adelante con sus planes de celebración de un referéndum nacional sobre una nueva Constitución el 10 de mayo. Amnistía Internacional ha afirmado que el documento es un esfuerzo por menoscabar el respeto por los derechos humanos y afianzar el poder militar y la impunidad.

Aunque centenares de miles de sus ciudadanos luchan por conseguir refugio, alimentos y atención médica básicos, el gobierno ha dado prioridad a la aprobación de la nueva Constitución.

"Los dirigentes de Myanmar están demostrando una vez más su desprecio por el bienestar de su propio pueblo –ha declarado Zawacki–. En lugar de ayudar a centenares de miles de personas que se encuentran en una situación desesperada, al gobierno le preocupa más reforzar su poder." 

Más información

Myanmar: El referéndum sobre la Constitución no respeta los derechos humanos (9 de mayo de 2008)

Tema

Economic, Social and Cultural Rights 
Medical And Health 
Refugees, Displaced People And Migrants 

País

Myanmar 

Región

Asia y Oceanía 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

22 agosto 2014

El día que Manuel Eliseo Gutiérrez murió a causa de un disparo de la policía durante una manifestación en la capital chilena la noche del 25 de agosto de 2011, nadie imaginó... Más »

03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

11 julio 2014

Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.

Más »
25 julio 2014

Expertos de Amnistía Internacional responden a algunas cuestiones surgidas en torno al conflicto Israel/Gaza.

Más »