Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

8 octubre 2009

Deben suspenderse las transferencias de material militar y policial a Guinea

Deben suspenderse las transferencias de material militar y policial a Guinea

Amnistía Internacional ha hecho un llamamiento a todos los Estados para que suspendan los envíos internacionales de armas, municiones y demás material militar y policial que las fuerzas de seguridad guineanas puedan utilizar para cometer violaciones de derechos humanos.

La organización ha pedido también que se establezca una comisión internacional para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas la semana pasada en Conakry, donde se cree que mataron a más de 150 personas.

“Es preciso detener tales transferencias hasta que el gobierno guineano tome medidas para impedir que se repitan las violaciones de derechos humanos y lleve ante la justicia a los responsables de las brutales agresiones de la semana pasada”, ha manifestado Erwin van der Borght, director del Programa de Amnistía Internacional para África.

Amnistía Internacional ha hecho este llamamiento al conocerse nueva información sobre transferencias internacionales de armas y material de Sudáfrica y Francia, que la policía y las fuerzas de seguridad guineanas utilizaron la semana pasada.

El 6 de octubre, la organización planteó la cuestión de las transferencias irresponsables de armas a Guinea en una reunión de delegados de la Asamblea General de la ONU. Brian Wood, director de las actividades de Amnistía Internacional para la campaña Armas bajo Control, dijo: “Las transferencias de armas del tipo de las que vemos que se utilizan en Guinea y en otras partes para cometer graves violaciones de derechos humanos podrían impedirse si en las negociaciones de la ONU se estableciera un tratado sobre el comercio de armas efectivo y con normas de evaluación de riesgos para los derechos humanos jurídicamente vinculantes”.

Amnistía Internacional está pidiendo este mes en la Asamblea General de la ONU que se inicie sin demora un proceso de negociaciones formales para el establecimiento de un tratado internacional sobre el comercio de armas con estrictas normas de derechos humanos. En fotografías tomadas en Conakry el 1 de octubre y que se han publicado en la prensa aparecen agentes de policía guineanos con armas que parecen lanzagranadas Cougar de 56 mm.

Estos lanzagranadas, fabricados en Francia, se utilizan para disparar granadas de gas lacrimógeno y de impacto cinético que produce el mismo fabricante francés.

El 1 de octubre se tomaron también fotografías de las fuerzas de seguridad guineanas patrullando en Conakry en un vehículo blindado Mamba para transporte de personal. En 2003, Guinea compró 10 de estos vehículos a la filial en Sudáfrica de una empresa británica, cuyo portavoz dijo entonces que se habían adquirido para utilizarlos en operaciones de “control de fronteras”. Amnistía Internacional ha documentado el uso, en Conakry, en enero de 2007, de vehículos Mamba para avanzar sobre muchedumbres de manifestantes pacíficos, contra los que se disparaba a la vez.

La organización recibió la semana pasada información del gobierno francés que indica que éste ha autorizado en los últimos años el suministro a Guinea de granadas de gas lacrimógeno y otros dispositivos antidisturbios a pesar de que las fuerzas de seguridad guineanas están utilizando este tipo de municiones para cometer persistentes violaciones de derechos humanos desde 1998. Manifestantes y testigos presenciales han contado a Amnistía Internacional que el 28 de septiembre se utilizaron granadas de gas lacrimógeno, junto con munición real de armas pequeñas, contra los manifestantes congregados en el estadio de Conakry.

En 2006, Francia vendió al Ministerio del Interior guineano 500 granadas antidisturbios de tipo no especificado, y en 2008 autorizó otro preacuerdo de exportación (agrément préalable) para la venta a este ministerio de granadas paralizantes y granadas de gas lacrimógeno GM-2L de 56 mm, utilizadas específicamente con los lanzagranadas que se ha visto llevar a las fuerzas de seguridad guineanas en los últimos días.

Se ignora si se ha concedido ya la autorización de exportación definitiva para esta última venta. El 29 de septiembre, el gobierno francés anunció la suspensión de la cooperación militar con Guinea. Amnistía Internacional acoge con satisfacción esta medida e insta a Francia y a los demás Estados a garantizar que la suspensión se aplica también al suministro de armas, munición y material militar y policial.

“Las fuerzas de seguridad guineanas llevan diez años de represión sangrienta utilizando persistentemente este tipo de munición para cometer graves violaciones de derechos humanos, incluidos homicidios ilegítimos, uso manifiestamente excesivo de la fuerza y violencia sexual”, ha señalado Erwin van der Borght.

Tema

Conflictos armados 
Extrajudicial Executions And Other Unlawful Killings 
Law Enforcement 
Military, Security And Police Equipment 

País

Guinea 

Región

África 

Campañas

Arms control and human rights 

@amnestyonline on twitter

Noticias

03 diciembre 2014

Cuando Magdy el Baghdady, londinense de 30 años, viajó a Sudán en 2011 para abrir un restaurante, poco podía imaginar que sería detenido y torturado. Esta es su increíble... Más »

27 noviembre 2014

Aquí tienes 15 datos sobre el proceso de restitución de tierras de Colombia.

Más »
03 diciembre 2014

Treinta años después siguen sin limpiarse los productos químicos abandonados tras la fuga de gas de Bhopal y el asunto se ha convertido en un tema tóxico. 

 

Más »
09 octubre 2014

ONG rusas calificadas de "agentes extranjeros" por las autoridades hablan sobre su lucha para poner fin a la campaña de desprestigio emprendida contra ellos y sobre su vital... Más »

03 septiembre 2014

La decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff por militantes del Estado Islámico es el último de la serie de crímenes de guerra que están cometiendo los grupos... Más »