La comunidad internacional debe ayudar a que se investiguen los homicidios de las protestas de Yemen

En Yemen se han seguido celebrando multitudinarias protestas incluso después de la muerte de manifestantes.

En Yemen se han seguido celebrando multitudinarias protestas incluso después de la muerte de manifestantes.

© Particular


6 abril 2011

 

La comunidad internacional debe desempeñar un papel más activo para que los yemeníes consigan que los responsables de los sangrientos homicidios de las recientes semanas rindan cuentas, ha dicho Amnistía Internacional en la presentación de un nuevo informe sobre las violaciones de derechos humanos perpetradas en Yemen durante el último año.

Moment of Truth for Yemen (El momento de la verdad para Yemen) documenta la brutal represión de una oleada de protestas contra el gobierno del presidente Alí Abdulá Salé, que se ha saldado con 94 víctimas mortales, según las últimas cifras de la organización. La frustración ante la corrupción, el desempleo y la represión de las libertades han exacerbado las protestas.

“El gobierno de Yemen tiene un pésimo historial en lo que se refiere a investigar o procesar a los responsables de homicidios ilícitos y torturas u otros malos tratos”, ha dicho Philip Luther, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África.

“La comunidad internacional ha proporcionado ayuda en materia de seguridad y desarrollo a las autoridades yemeníes cuando éstas lo han solicitado. Es hora de que tome cartas en el asunto y ayude a que se haga justicia con las familias de quienes han perdido la vida durante este turbulento periodo.”

El peor episodio de violencia se produjo el 18 de marzo, fecha que los manifestantes llaman desde entonces “Viernes Sangriento”, cuando según la información disponible un ataque de francotiradores aparentemente coordinados contra un campamento de manifestantes en Saná se saldó, según los informes, con 52 personas muertas y centenares de heridas.

Un testigo dijo a Amnistía Internacional que la mayoría de las víctimas mortales fueron alcanzadas por disparos en la cabeza, el pecho o el cuello, y que muchas de ellas murieron en el lugar de los hechos.

El gobierno yemení anunció el 19 de marzo que se abriría una investigación, pero no ha dado a conocer más detalles.

A Amnistía Internacional no le consta que ningún miembro de las fuerzas de seguridad esté siendo investigado por las muertes que han tenido lugar en protestas antigubernamentales desde mediados de febrero de 2011.

La organización ha pedido a las autoridades yemeníes que reconozcan que necesitan la ayuda de la comunidad internacional para llevar a cabo investigaciones que pongan al descubierto toda la verdad sobre las recientes muertes en manifestaciones.

“Los yemeníes necesitan una comisión de investigación independiente para investigar los casos de homicidios y lesiones de manifestantes o transeúntes que se han producido en las últimas semanas”, ha dicho Philip Luther.

“La comisión de investigación deberá estar realmente facultada para obligar a los funcionarios a testificar, y para garantizar que toda persona que sea hallada responsable de haber cometido u ordenado la comisión de homicidios ilegítimos o el uso excesivo de la fuerza comparece ante la justicia.”

En todo Yemen han seguido produciéndose grandes manifestaciones, que en algunos casos han sido violentamente reprimidas. Entre el 2 y el 4 de abril, miles de personas se echaron a las calles en Ta’izz donde, según los informes, las fuerzas de seguridad hicieron un uso excesivo de la fuerza que se saldó con centenares de personas heridas y, hasta la fecha, un número indeterminado de muertos.

Amnistía Internacional advirtió contra posibles pactos políticos gracias a los cuales el presidente Salé, sus familiares cercanos y posiblemente otras personas obtendrían la inmunidad procesal a cambio de ceder el poder.

“No se puede permitir que los máximos responsables se queden tranquilamente al  margen cuando el pueblo yemení está pidiendo con tanta contundencia que rindan cuentas”, ha dicho Philip Luther.

“La manera de calmar las tensiones en todo el país es que se conozca la verdad y se haga justicia, no tratar de buscar la forma de eludir ambas cosas.”

El informe entra también en detalles sobre los graves motivos de preocupación de Amnistía Internacional por las constantes violaciones de derechos humanos –homicidios ilegítimos, tortura y detención prolongada sin cargos–  con que el gobierno yemení ha respondido a las demandas crecientes de secesión en el sur, los ataques de Al Qaeda y el conflicto intermitente con los rebeldes huthis en el norte.

Una comisión de investigación sobre las muertes en las protestas que se vienen produciendo desde febrero sería el primer paso de un proceso mucho más amplio para abordar el pesado historial de impunidad respecto a las violaciones sistemáticas de los últimos años, ha dicho la organización.

Amnistía Internacional también ha pedido a todos los gobiernos que suspendan de inmediato la autorización, el suministro y las transferencias de armas, municiones, armamento y cualquier material relacionado a las fuerzas de seguridad de Yemen si dicho material pudiera ser utilizado para ejercer un uso excesivo de la fuerza en la actuación policial durante las protestas.

Estados Unidos y Reino Unido han sido los mayores proveedores de Yemen, seguidos por otros países, como Bulgaria, República Checa, Francia, Alemania, Italia, Federación Rusa, Turquía y Ucrania.

Más información:
Oriente Medio y el Norte de África exigen un cambio (micrositio multimedia)
Se advierte a Yemen que no utilice fuerza letal ante una nueva manifestación (noticia, 24 de marzo de 2011)
Las autoridades yemeníes deben actuar ante las muerte de manifestantes por francotiradores (noticia, 18 de marzo de 2011)
Manifestantes yemeníes muertos en violentos ataques (noticia, 14 de marzo de 2011)
Yemen debe poner fin a los ataques letales contra manifestantes (noticia, 9 de marzo de 2011)

 

Yemen: El momento de la verdad para Yemen.

Descargar:
Índice: MDE 31/007/2011
Fecha de publicación: 6 abril 2011
Categorías: Yemen

En los primeros meses de 2011 se ha producido un rápido deterioro de la situación de los derechos humanos en Yemen. La expresión más terrible de ello ha sido la brutal represión de las manifestaciones convocadas para pedir reformas y, cada vez más, la dimisión del presidente Alí Abdulá Salé, que están impulsadas por la frustración generada por la corrupción, el paro y la represión de las libertades en el país y se inspiran en parte en los sucesos de Túnez y Egipto. Decenas de personas han muerto y centenares más han resultado heridos al utilizar reiteradamente las fuerzas de seguridad munición real para reprimir las manifestaciones.


Documento disponible en:

Inglés:
Árabe:
Francés:

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO