El documento citado en esta página no está disponible en español.

Se reanudan las vistas de la comisión militar de Guantánamo

Vista incoatoria en Camp Justice de detenidos en Guantánamo

Vista incoatoria en Camp Justice de detenidos en Guantánamo

© APGraphicsBank


9 julio 2008

"Asimismo, los procedimientos no sólo deben ser justos, sino parecerlo a todos los que los observan" – Corte Suprema de Estados Unidos, 19 de junio de 2008

Esta semana está prevista la comparecencia ante un juez militar de cinco detenidos de Guantánamo acusados de participar en los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. El miércoles 9 de julio se reanudaron las vistas preliminares. Amnistía Internacional ha enviado a una persona en calidad de observador al proceso.

Los acusados son Khalid Sheikh Mohammed, Walid bin Attash, Ramzi bin al-Shibh, ‘Ali ‘Abd al-‘Aziz ‘Ali (‘Ammar al Baluchi) y Mustafa al Hawsawi. El gobierno estadounidense pretende juzgarlos en un proceso conjunto y que se les imponga la pena de muerte.
 
Antes de ser trasladados a Guantánamo en septiembre de 2006, la CIA había tenido a los cinco recluidos en secreto y en régimen de incomunicación durante un periodo de entre dos y tres años. Habían sido arrestados en Pakistán en 2002 y 2003. Al ocultarse su paradero y la suerte que habían corrido, pasaron a ser víctimas de desaparición forzada, considerada un delito, al igual que la tortura, por el derecho internacional.

Al menos a uno de los acusados, Khalid Sheikh Mohammed, se lo sometió a la técnica de tortura con agua conocida como waterboarding, simulacro de ahogamiento. Las autoridades estadounidenses no han revelado qué otras técnicas de interrogatorio "habituales" o "mejoradas" se usaron con estas u otras personas detenidas por la CIA, y la información sobre las técnicas empleadas con estos hombres, sus condiciones de reclusión y el emplazamiento de los centros de detención de la CIA permanece clasificada como alto secreto.

El juez militar encargado del proceso, coronel de infantería de marina Ralph Kohlmann, celebrará vistas separadas durante los próximos dos días con cada uno de los hombres. Una de las principales cuestiones que se analizarán es la de la asistencia letrada y, en particular, si la decisión que tomaron cada uno de los acusados en la vista incoatoria del 5 de junio de 2008 de representarse a sí mismos se tomó de forma voluntaria.

Otra cuestión es la de decidir si se celebra un proceso conjunto o por separado para cada uno de los acusados. El coronel Kohlmann ha dejado escrito que “pretende analizar” la cuestión del fraccionamiento del proceso en varias causas “en el supuesto de que pudiera parecer que un acusado o el gobierno resultan perjudicados por un proceso conjunto o común”.

Amnistía Internacional sigue instando al gobierno de Estados Unidos a que desista de celebrar juicios ante comisiones militares, y a que ponga a los acusados a disposición de los tribunales federales ordinarios, en los que la pena de muerte nunca debería ser una opción a tener en cuenta. 

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO