El fracaso de la justicia en Kosovo

30 enero 2008

Los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en Kosovo en el conflicto de finales de la década de 1990 pueden quedar impunes debido al fracaso de la misión de la ONU en el ámbito de la justicia.

Cuando la Unión Europea se dispone a tomar una decisión respecto a sus responsabilidades en relación con Kosovo, el informe de Amnistía Internacional revela que el programa de jueces y fiscales internacionales de la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK) no ha logrado cumplir las leyes y normas internacionales relativas al derecho a un juicio justo ni forjar una fiscalía, una judicatura y un cuerpo de abogados defensores con la experiencia y la formación adecuadas para enjuiciar tales delitos.

“Han transcurrido siete años desde que la ONU iniciara acciones dirigidas a reconstruir el sistema judicial de Kosovo y aún quedan por resolver centenares de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad (entre ellos las violaciones y desapariciones forzadas), así como otros crímenes interétnicos. Se han archivado cientos de casos ante la falta de pruebas recabadas con prontitud y efectividad. Familiares de personas desaparecidas denuncian que han sido entrevistadas en demasiadas ocasiones por policías y fiscales internacionales recién llegados a su caso y que sin embargo no se han hecho progresos”, ha manifestado Sian Jones, investigadora de Amnistía Internacional sobre Kosovo.

El programa fue creado en 2000 tras desplomarse el sistema judicial kosovar. Aunque el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia tenía jurisdicción sobre Kosovo, no había duda de que sólo podría enjuiciar un número muy reducido de casos.

Por ello, era necesario encontrar otra solución que permitiese celebrar la mayoría de los juicios por los crímenes cometidos en Kosovo, y la ONU instauró el mencionado programa para incorporar un número limitado de jueces y fiscales extranjeros al sistema judicial penal local.

La misión de estos jueces y fiscales consistía en asegurar que los juicios se llevarían a cabo con independencia e imparcialidad, respetando las leyes y normas internacionales, y en fomentar la capacidad de abogados y jueces locales para enjuiciar tales casos.

Sin embargo, tal como demuestra el informe Kosovo (Serbia): Debe reconducirse el fracaso de la misión de la ONU en el ámbito de la justicia, el programa no ha cumplido las expectativas. Apenas ha mejorado la formación de la fiscalía y la judicatura locales para llevar a cabo procedimientos de casos en los que se han cometido delitos de derecho internacional, y todavía no han entrado en vigor las reformas jurídicas esenciales para el buen desarrollo de tales procedimientos.

No se ha fijado ninguna fecha para terminar de restablecer el sistema judicial de modo que pueda funcionar sin la presencia constante de un componente internacional. Esta iniciativa ha fracasado por diversas razones, entre ellas, las deficiencias en la concepción y ejecución del programa, la escasez de recursos y la poca prioridad que se le ha dado a la justicia internacional en comparación con otras metas de la UNMIK.

El informe revela que la estructura y el funcionamiento del programa de jueces y fiscales internacionales han sido tan defectuosos que el ejemplo de Kosovo no puede servir de modelo para internacionalizar sistemas nacionales de justicia a menos que se introduzcan importantes cambios, como los que se recomiendan en este informe.  

Kosovo (Serbia): Debe reconducirse el fracaso de la misión de la ONU en el ámbito de la justicia

Descargar:
Índice: EUR 70/001/2008
Fecha de publicación: 29 enero 2008
Categorías: Serbia

Documento disponible en:

Inglés:

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO