El juez militar advierte a los acusados del 11-S sobre los inconvenientes de representarse a sí mismos

10 julio 2008

El jueves 10 de julio comparecen ante un juez militar en Guantánamo tres de los cinco hombres acusados de orquestar los ataques de septiembre de 2001 y que se enfrentan a un juicio ante una comisión militar que les puede imponer la pena de muerte. Amnistía Internacional ha enviado a una persona a las vistas en calidad de observador de los procedimientos.

Los otros dos acusados comparecieron ante el juez, el coronel de infantería de marina Ralph Kohlmann, el miércoles. Escuchó las declaraciones de los dos hombres en el sentido de que no habían sido coaccionados para tomar de decisión de representarse a sí mismos.

El juez advirtió también a los hombres de que, en el caso de representarse a sí mismos, encontrarían obstáculos a su defensa, dado que no se les permitiría tener acceso a documentos clasificados ni a otro material sensible que el juez considerase que debía protegerse en interés de la seguridad nacional.

Una de las cuestiones fundamentales de las vistas fue la de abordar la cuestión de si las decisiones tomadas por los hombres en la vista incoatoria del 5 de junio de 2008 de representarse a sí mismos se habían tomado de forma voluntaria. El tribunal tomó en consideración ciertas sugerencias según las cuales uno o más de los acusados podrían haberse sentido coaccionados por otros acusados para optar por la autorepresentación.

‘Ali ‘Abd al-‘Aziz ‘Ali (‘Ammar al Baluchi), de nacionalidad paquistaní, y Mustafa al Hawsawi, de nacionalidad saudí, fueron los dos acusados interrogados por el juez el miércoles. Ambos negaron haber sido intimidados por ningún otro de los acusados para adoptar su decisión sobre la representación.

Mustafa al Hawsawi dijo que los acusados habían hablado entre ellos durante la vista incoatoria y que habían "llegado a terreno común". Cuando se le preguntó si alguno de los otros cuatro acusados había hecho algo que él hubiera percibido como orden o amenaza, o como instrucción sobre cómo debía actuar durante los procedimientos, Hawsawi respondió "sin duda, no" y "absolutamente, no".

‘Ammar al Baluchi dijo al juez militar que las alegaciones de intimidación habían sido un malentendido porque el intérprete no comprendía su cultura ni una broma que había hecho Khalid Sheikh Mohammed a Mustafa al Hawsawi.

Al Baluchi dijo al juez que había decidido libremente representarse a sí mismo por varios motivos, entre otros de tipo religioso y ético, y porque "estos procedimientos... no me satisfacen." Dijo que, "sencillamente", la "justicia" de este "juicio de alto secreto" era cuestionable.

Reconoció que "podría encontrar complicaciones por su falta de experiencia jurídica", pero agregó que, debido a su "ausencia de contacto con abogados, desconozco qué hacen o harán en mi ausencia. Nadie podría decirme lo que hacen en mi ausencia. Por consiguiente decido representarme a mí mismo”.

Relató también diversas cuestiones que suscitan preocupación y que, de no remediarse, Amnistía Internacional considerará que representan una conculcación sustancial de su derecho a defenderse. Puso de manifiesto que, pese a su decisión de representarse a sí mismo, las autoridades se habían negado a entregar al juez dos cartas y una moción que había redactado. Según dijo, no tenía acceso ni a un ordenador ni a una biblioteca jurídica.

Dijo también que era difícil ponerse en contacto con un auxiliar jurídico y hacerle consultas porque no pueden venir a Guantánamo con frecuencia y porque no pueden enviar correos electrónicos y el correo ordinario tarda mucho (si es que se despacha). Declaró también que los abogados podían enviar al juez correo electrónico y postal, pero que él no.

El juez Kohlmann resolvió que al Baluchi había elegido con conocimiento de causa y de forma voluntaria representarse a sí mismo, que el acusado deseaba que sus abogados militares estadounidenses actuasen como auxiliares jurídicos, y que su servicio civil de asesoramiento podía actuar como asesores jurídicos.

Al Hawsawi dijo que aún no había decidido si deseaba o no aceptar su asesoramiento militar o civil. El juez ordenó que el juez militar asignado a la causa permaneciera en ella, y que el abogado civil pudiese actuar como asesor jurídico, salvo que –o hasta que– al Hawsawi indicase lo contrario.

Se planteó también la cuestión de la información clasificada. Amnistía Internacional ya había planteado su inquietud ante el hecho de que los acusados, incluso en el caso de que estuvieran representados por abogados que contasen con el visto bueno desde un punto de vista de la seguridad, podrían tener que hacer frente a obstáculos insalvables a la hora de poner a prueba cierto material clasificado que se utilizase en su contra. Este obstáculo podría ser incluso mayor si los acusados se representan a sí mismos.

En su sesión con al Hawsawi, por ejemplo, el coronel Kohlmann dijo al acusado que, si elegía representarse a sí mismo, no se le permitiría tener acceso a documentos clasificados con antelación al juicio porque él no cuenta con el visto bueno desde un punto de vista de la seguridad. Dijo también que no se le permitiría tener acceso a ningún material sensible que el juez considerase que debía protegerse en interés de la seguridad nacional. La falta de acceso a ese tipo de material obstaculizaría significativamente la capacidad del acusado de representarse a sí mismo, advirtió el juez.

Amnistía Internacional considera los atentados del 11 de septiembre como un crimen contra la humanidad y ha solicitado repetidamente que la búsqueda de la justicia y la seguridad se lleve a cabo dentro del marco de estricto cumplimiento de la legalidad internacional. La organización ha manifestado que el gobierno de Estados Unidos ha vulnerado sistemáticamente este principio.

Amnistía Internacional sigue instando al gobierno estadounidense a que desista de celebrar juicios ante comisiones militares, y a que ponga a todos los acusados a disposición de tribunales federales ordinarios, en los que no se recurra a la pena de muerte.

Leer más:

Se reanudan las vistas de la comisión militar de Guantánamo (Noticias, 9 de julio de 2008)

EE.UU. Se advierte a los acusados de los atentados del 11 de septiembre sobre la falta de acceso a información clasificada y sobre otros inconvenientes de representarse a uno mismo

Descargar:
Índice: AMR 51/076/2008
Fecha de publicación: 10 julio 2008
Categorías: EE. UU.

Documento disponible en:

Inglés:
Francés:

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO