El documento citado en esta página no está disponible en español.

La revisión de la ONU sobre la lucha contra el terrorismo debe dar prioridad a los derechos humanos

4 septiembre 2008

Mientras la Asamblea General de las Naciones Unidas realiza la primera gran revisión de su Estrategia Global contra el Terrorismo, un informe de Amnistía Internacional muestra cómo, hasta el momento, los gobiernos no han respetado las normas de derechos humanos recogidas en la Estrategia.

La Estrategia de la ONU, aprobada el 8 de septiembre de 2006, fue el primer intento a nivel mundial de establecer de común acuerdo un conjunto de medidas prácticas de acción para combatir el terrorismo. En la Estrategia, todos los Estados reconocen sin ningún género de dudas que los derechos humanos son el pilar fundamental de la lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, el informe de Amnistía Internacional, Security and Human Rights: Counter-Terrorism and the United Nations, concluye que existe una enorme distancia entre la retórica gubernamental y el cumplimiento de los derechos humanos sobre el terreno.

El informe, publicado el 3 de septiembre, la víspera de la revisión de la Asamblea General, subraya que es necesario hacer un esfuerzo mayor para integrar los derechos humanos en el sistema de la ONU y que los Estados deben demostrar su voluntad política de llevar a la práctica los compromisos adquiridos en cuestión de derechos humanos.

El informe analiza el impacto del terrorismo sobre los derechos humanos, examina el trabajo de la ONU con relación a la lucha contra el terrorismo, en particular el del Consejo de Seguridad, y hace un breve repaso de los tipos de violaciones de derechos humanos que se cometen en la implantación de medidas antiterroristas, citando ejemplos de países de todo el mundo.

El informe señala que, desde los atentados cometidos en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 y, a partir de esa fecha, en otros países, se han adoptado una amplia variedad de leyes, políticas y prácticas antiterroristas que han debilitado la protección de los derechos humanos, tales como el derecho a la libertad de expresión y a no sufrir tortura u otros malos tratos. Los gobiernos aducen que sólo se puede garantizar la seguridad de unos violando los derechos de otros.

El Consejo de Seguridad, que ha propugnado la criminalización y la represión del terrorismo a nivel mundial sin tomar las medidas adecuadas para asegurar la protección de los derechos humanos, debe asumir también su parte de responsabilidad por las nefastas consecuencias de esta política..

La revisión de la Asamblea General representa una ocasión crucial para que la ONU actúe. Por esta razón, Amnistía Internacional ha pedido a la Asamblea General que, con motivo del 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el año próximo se dé la máxima prioridad a la implantación de las disposiciones sobre derechos humanos de la Estrategia.

El Consejo de Seguridad debe afrontar también la insuficiente protección de los derechos humanos que caracteriza su trabajo adoptando, en las resoluciones que traten sobre terrorismo, un lenguaje que haga un mayor hincapié en la cuestión de los derechos humanos y dándole una mayor importancia y destinando mayores recursos a la protección de estos derechos en el trabajo relativo a la lucha contra el terrorismo.

"La respuesta de los gobiernos ante la amenaza del terrorismo es uno de los grandes desafíos que afrontan los derechos humanos en este momento" declaró  Yvonne Terlingen, directora de la oficina de Amnistía Internacional ante las Naciones Unidas.

"Los derechos humanos y la seguridad van de la mano. Los derechos humanos son de una importancia crucial para la consecución de la paz. La única forma de combatir el terrorismo es con justicia".

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO