Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

2 agosto 2013

Activista bielorruso se consume en prisión tras dos años de reclusión

Activista bielorruso se consume en prisión tras dos años de reclusión
El activista de derechos humanos bielorruso Ales Bialiatski fue encarcelado 18 meses después de ser acusado por motivos políticos.

El activista de derechos humanos bielorruso Ales Bialiatski fue encarcelado 18 meses después de ser acusado por motivos políticos.

© Vladimir Gridin, Radio Svaboda


See video
Te dan [comida] suficiente para que no te mueras, pero es una dieta muy pobre en vitaminas e inevitablemente tu salud se resiente. El año pasado, Ales no tomó nada de verdura ni fruta fresca.
Fuente: 
Natalia Pinchuk, esposa de Ales Bialiatski

La última vez que el activista de derechos humanos bielorruso Ales Bialiatski recibió una visita o un paquete de comida en la cárcel fue el pasado mes de febrero.

“Te dan [comida] suficiente para que no te mueras, pero es una dieta muy pobre en vitaminas e inevitablemente tu salud se resiente. El año pasado, Ales no tomó nada de verdura ni fruta fresca”, ha contado recientemente a Amnistía Internacional su esposa, Natalia Pinchuk.

Hoy se cumple el segundo aniversario de su detención, practicada el 4 de agosto de 2011. Actualmente cumple una pena de cuatro años y medio de prisión por usar sus cuentas bancarias personales en Lituania y Polonia para financiar el Centro de Derechos Humanos Viasna. La organización no cuenta con el reconocimiento oficial del gobierno bielorruso y no puede tener una cuenta bancaria en el país.

Amnistía Internacional lo declaró a un preso de conciencia, encarcelado únicamente por sus actividades pacíficas en defensa de los derechos humanos. Considera que su juicio estuvo plagado de irregularidades y que la sentencia estuvo basada en motivos políticos y formaba parte de una estrategia para poner fin a su trabajo en materia de derechos humanos.

Ales lleva 18 meses recluido en la colonia penitenciaria núm. 2 de Babriusk, centro de detención donde se ha encarcelado a otros presos de conciencia. Las condiciones de reclusión son sumamente precarias, con celdas masificadas y raciones de comida escasas.

Está encerrado en una celda junto a otros 16 reclusos, pero ninguno tiene permiso para comunicarse con él por ningún medio so pena de sufrir un castigo por parte de las autoridades penitenciarias.

“Lo que más me preocupa es que su prolongado encarcelamiento acabe con su salud”, ha dicho Natalia ante la proximidad del segundo aniversario de la detención de su esposo.

“No está solo [en la celda] –nos explica– pero está aislado, y eso le causa todavía más tensión psicológica.”

Este mes está previsto que se celebre la vista sobre su solicitud de libertad condicional; pero la esperanza de que le concedieran la libertad anticipada se disipó cuando fue declarado “infractor maligno” y privado de todos los privilegios, incluidas las limitadas visitas, el derecho a recibir paquetes de comida y la consideración de su solicitud de libertad condicional.

Una las razones que han esgrimido las autoridades penitenciarias para imponerle ese castigo es que Ales no llevaba el calzado adecuado.

“No tengo nada que pedir a las autoridades bielorrusas –ha dicho Natalia–. Con la injusticia que Ales ha sufrido, no creo que se le concediera ninguna petición.  Pedir algo a quienes han actuado tan injustamente sería como dar legitimidad a sus actos.”

Las autoridades de Bielorrusia se han distinguido por castigar con largas penas de cárcel a quienes hablan públicamente de los derechos humanos, demostrando un flagrante desprecio por el derecho de estas personas a ejercer la libertad de expresión, asociación y reunión.

Casi inmediatamente después de su detención, Amnistía Internacional lanzó una campaña para pedir la liberación inmediata e incondicional de Ales y otros presos de conciencia en el país.

Desde entonces, Ales y Natalia han recibido miles de cartas de apoyo de todo el mundo.

“Gracias por vuestro apoyo. Es importante que él note ese apoyo, porque está atravesando una situación muy difícil”, ha dicho Natalia.

Envía una tarjeta postal de apoyo a Ales a la siguiente dirección:
Ales Bialiatsky
213807, Magiliouskaya vobl.
g. Babruisk,
vul. Sikorskaga 1
I.K No. 2, atrya No. 14

Tema

Activistas 
Presos y presas de conciencia 

País

Bielorrusia 

Región

Europa y Asia Central 

@amnestyonline on twitter

Noticias

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

07 julio 2014

La condena de un destacado abogado y defensor de los derechos humanos saudí a 15 años de prisión ha asestado un nuevo golpe al activismo pacífico y la libertad de expresión en... Más »