http://www.amnesty.org/es/news/all/rss es Ucrania oriental: Ataque mortal contra trolebús en Donetsk, se desmorona el alto el fuego http://www.amnesty.org/es/news/ucrania-oriental-ataque-trolebus-donetsk-alto-fuego-desmorona-2015-01-22 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ucrania oriental: Ataque mortal contra trolebús en Donetsk mientras se desmorona el alto e </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">22 enero 2015</span> </div> </div> </div> <p>Es probable que el ataque con mortero contra un trolebús, en el que han muerto al menos ocho civiles y posiblemente hasta 15, cometido esta mañana en Donetsk, controlada por los separatistas prorrusos, constituya una violación del derecho internacional humanitario, por lo que debe ser investigado sin demora e imparcialmente, ha declarado Amnistía Internacional.</p><p>“Esta atroz pérdida de vidas civiles es otro recordatorio de las consecuencias mortales de ignorar las normas del derecho internacional humanitario. Esta posible violación de las leyes de la guerra debe investigarse forma inmediata, exhaustiva, imparcial e independiente”, afirmó Denis Krivosheev, director adjunto del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.</p><p>“No deben usarse morteros en zonas civiles densamente pobladas. Todas las partes de este conflicto conocen bien el coste en vidas de civiles del uso en de armas explosivas tan imprecisas en las ciudades. Este ataque muestra una cruel indiferencia hacia la vida de los civiles y las leyes de la guerra.”</p><p>Las autoridades de facto de Donetsk afirmaron que las fuerzas favorables a Kiev habían usado un lanzamorteros móvil improvisado dentro de la ciudad para el ataque, pero Kiev negó su responsabilidad por el incidente. El misil alcanzó un trolebús con pasajeros en la calle Kuprina, en el distrito de Leninsky, y causó daños visibles en los edificios de alrededor.</p><p>Los vídeos y fotografías difundidos en las redes sociales tras el ataque muestran el trolebús con las ventanillas rotas y siete cadáveres dentro, algunos de ancianos. En las inmediaciones se pueden ver un coche quemado y edificios sin ventanas. El conductor de un tranvía que pasaba por el lugar resultó también herido, así como un hombre que iba en otro vehículo próximo. Se ve el vehículo y el asfalto de alrededor llenos de sangre y señales de metralla.</p><p>A unos 500 metros del lugar del ataque hay una antigua base militar soviética que, según fuentes locales, están usando las fuerzas separatistas prorrusas y podría haber sido el objetivo al que estaba dirigido el mortero. Fuentes oficiales ucranianas han negado su responsabilidad y han culpado a los separatistas del ataque.</p><p>El ataque se cometió a las 8:30 de la mañana, horas después de que las fuerzas favorables a Kiev reconocieran que los separatistas se habían hecho con el control del sitiado aeropuerto internacional de Donetsk.</p><p>Fuentes de la ciudad dijeron a Amnistía Internacional que el ataque se produjo cuando la gente se dirigía a sus quehaceres diarios y que la noche anterior había sido más tranquila que los días previos<span>.&nbsp;</span></p><p>El incidente ha ocurrido después de un notable aumento de las muertes de civiles en medio de la intensificación de los combates en los últimos días, que incluye&nbsp;<a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/ucrania-oriental-investigar-ataque-letal-autobus-2015-01-13">el ataque contra un autobús de pasajeros de Vonovaja</a><span>&nbsp;</span>el 13 de enero, en el que murieron 12 civiles y resultaron heridos 16.</p><p>Al situar tropas, armas y otros objetivos militares en zonas residenciales, usar éstas como puestos de tiro y lanzar artillería, cohetes y morteros contra estos lugares, los separatistas prorrusos y las fuerzas gubernamentales ucranianas están poniendo en peligro a la población civil, lo que vulnera las leyes de la guerra.</p><p>“Ninguna de las dos partes está adoptando las precauciones necesarias que prescribe el derecho internacional humanitario para proteger a la población civil. Mientras los combates se intensifican y el alto el fuego acordado en septiembre de 2014 se desmorona, el respeto a las leyes de la guerra y la rendición de cuentas por parte de quienes las violan es más importante que nunca. Los civiles seguirán siendo víctimas de homicidios ilegítimos y de heridas en números aún mayores si se continúa sin hacer nada para poner freno a la impunidad”, dijo Denis Krivosheev.</p><p>Amnistía Internacional ha recibido informes preocupantes según los cuales más de una decena de combatientes favorables a Kiev prisioneros fueron obligados a desfilar ante la población local en el lugar donde se produjo el ataque esta mañana. Los medios de comunicación han difundido un vídeo en el que se ve cómo pegan al menos a uno de ellos. Los malos tratos a prisioneros son una violación del derecho internacional humanitario.</p><p>Cientos de personas han perdido la vida desde que se anunció el alto el fuego en septiembre de 2014, y ambas partes realizan cada vez más ataques de represalia. En total, alrededor de 5.000 personas han muerto desde que estalló el conflicto el año pasado.&nbsp;</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Es probable que el ataque con mortero contra un trolebús, en el que han muerto al menos ocho civiles y posiblemente hasta 15, cometido esta mañana en Donetsk, controlada por los separatistas prorrusos, constituya una violación del derecho internacional humanitario, por lo que debe ser investigado sin demora e imparcialmente.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/52079">Donetsk fighting_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Ucrania</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="48.663757">48° 39' 49.5252" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="37.375488">37° 22' 31.7568" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Esta atroz pérdida de vidas civiles es otro recordatorio de las consecuencias mortales de ignorar las normas del derecho internacional humanitario. Esta posible violación de las leyes de la guerra debe investigarse forma inmediata, exhaustiva, imparcial e independiente.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Denis Krivosheev, director adjunto del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional. </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date-popup"> <div class="field-label">Fecha:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">Jue, 22/01/2015</span> </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Ninguna de las dos partes está adoptando las precauciones necesarias que prescribe el derecho internacional humanitario para proteger a la población civil. Mientras los combates se intensifican y el alto el fuego acordado en septiembre de 2014 se desmorona, el respeto a las leyes de la guerra y la rendición de cuentas por parte de quienes las violan es más importante que nunca. Los civiles seguirán siendo víctimas de homicidios ilegítimos y de heridas en números aún mayores si se continúa sin hacer nada para poner freno a la impunidad.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Denis Krivosheev </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/eastern-ukraine-civilians-dying-and-grave-danger-fighting-escalates-2015-01-19">Eastern Ukraine: Civilians dying and in grave danger as fighting escalates</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> News story, 19 January 2015 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/eastern-ukraine-investigate-deadly-artillery-strike-civilian-bus-2015-01-13">Eastern Ukraine: Investigate deadly artillery strike on civilian bus</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> News story, 13 January 2015 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/eastern-ukraine-both-sides-responsible-indiscriminate-attacks-2014-11-06">Eastern Ukraine: Both sides responsible for indiscriminate attacks</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> News story, 6 November 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Conflictos armados Grupos armados Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra Justicia internacional Thu, 22 Jan 2015 17:55:33 +0000 Amnistía Internacional 52076 at http://www.amnesty.org La terrible experiencia de un londinense torturado en los calabozos sudaneses http://www.amnesty.org/es/news/terrible-experiencia-londinense-torturado-calabozos-sudaneses-2014-12-03 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> La terrible experiencia de un londinense torturado en los calabozos sudaneses </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">03 diciembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Magdy el Baghdady, londinense de 30 años de edad, tenía un plan magnífico.</p><p>A principios de 2011 viajó a Sudán para abrir un pequeño restaurante con el fin de contribuir a mantener a su padre enfermo. Conocía algunas personas bien relacionadas en Jartum con quienes había ido al colegio en el norte de Londres. Todo tenía sentido en aquel momento.&nbsp;</p><p>Pero después sucedió algo horrible.</p><p>A las dos semanas de aterrizar en Jartum, se pudría en una celda penitenciaria, con marcas y cicatrices de tortura.</p><p>Pese a su terrible experiencia, Magdy tiene suerte. Se encuentra sano y salvo en su casa de Reino Unido y ha emprendido una batalla legal contra el Estado sudanés.</p><p>Defiende que Sudán violó la prohibición de tortura conforme a la Carta Africana y ha empleado la <a href="http://www.hchr.org.co/publicaciones/libros/convencion_tortura.pdf">Convención contra la Tortura</a> –de cuya adopción este año se cumplen tres décadas– para hacerlo.</p><p>El caso de Madgy ilustra por qué la Convención contra la Tortura es fundamental en la lucha por la justicia de miles de personas como él. El documento ofrece una definición clara de qué es la tortura y establece las obligaciones de los Estados Partes para acabar con ella.</p><p>Aunque Sudán aún tiene que ratificar la Convención, tiene la obligación, conforme al derecho internacional, de poner a disposición judicial a las personas responsables de torturas: Madgy está intentando asesgurarse de que Sudán cumple esa obligación.</p><p>“Un espía israelí”</p><p>Poco después de llegar a Jartum se encontró en el lugar equivocado en el momento equivocado.</p><p>Madgy aterrizó en Jartum el 27 de enero de 2011. Poco podía sospechar que las protestas que habían comenzado en Egipto un par de días antes iban a transformar el panorama político de la región, y su vida.</p><p>Muchas personas consideraban que las protestas en Egipto suponían una oportunidad para la justicia, pero el gobierno de Sudán las consideraba una amenaza potencial a su régimen.</p><p>Madgy recuerda su llegada a Jartum con una sonrisa, pero los días agradables no duraron mucho.</p><p>En la noche del 14 de febrero, mientras cocinaba pollo y alubias para cenar, 20 hombres armados derribaron la puerta del apartamento que había alquilado en la capital sudanesa e irrumpieron en él. Le gritaron en árabe, un idioma que Magdy no entendía, le vendaron los ojos, le pusieron grilletes en los pies y se lo llevaron.</p><p>Posteriormente, el joven se dio cuenta de que se lo llevaban a las oficinas del tristemente célebre Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional (NISS por sus siglas en inglés).</p><p>“En aquel momento no sabía que hacer. Estaba consternado. Durante mucho tiempo pensé que se trataba de una broma, que todo se aclararía rápidamente”, manifestó.</p><p>El interrogatorio empezó nada más llegar al cuartel general del NISS.</p><p>Lo acusaron de ser un espía del gobierno israelí y un activista que estaba fomentando una revolución en Sudán.</p><p>“Allí tenían a personas con los ojos vendados y grilletes en los pies casi todo el tiempo. No había agua ni comida. La celda era muy pequeña y hacía muchísimo calor, pero sólo nos daban un sorbo de agua de vez en cuando”, explica Magdy.</p><p>Pasó ocho días en las celdas del edificio de los servicios de inteligencia.</p><p>Sus familiares no sabían dónde estaba y no había ni un solo abogado.&nbsp;</p><p>Posteriormente lo trasladaron a la prisión Kober, conocida por sus brutales métodos de interrogatorio.</p><p>Escondidos</p><p>Los agentes de inteligencia tenían muy claro lo que querían: que confesase que era un espía. Y estaban dispuestos a hacer cualquier cosa para conseguirlo.</p><p>“Tenía contusiones por todo el cuerpo. No tenía forma de defenderme porque no podía ver quién me golpeaba, sólo podía oírles. Solamente paraban cuando se cansaban. En una ocasión me golpearon tan fuerte que después ni siquiera era capaz de andar. Incluso me rompieron varios dientes”, señaló.</p><p>Magdy estaba en una celda minúscula de dos metros por tres con varios hombres más, también acusados de ser activistas o espías.</p><p>“Los agentes tenían unos tubos grandes [de plástico]. Recuerdo que [allí] había dos chicos, de quizás 16 o 17 años. Los golpearon delante de todo el mundo hasta que los chicos defecaron. Es muy duro ver a un hombre adulto golpear a un chico hasta que éste empieza a sangrar. No mostraron arrepentimiento ni contención alguna”.</p><p>“Cuando se llevaban a alguien para interrogarlo, volvían en un estado terrible. En esas situaciones, yo no sabía qué se suponía que debía hacer, cómo ayudarles. Algunas personas sangraban, incluso por el ano”, explicó.</p><p>Magdy pasó ocho meses en prisión. No sabía si iba a volver a ver el mundo. Un día, mientras estaba sentado en el suelo de su pequeña celda, apoyado en la pared, un guardia se acercó y sin avisarle ni darle una explicación, le dijo: “Puedes irte”.</p><p>Magdy se pasó los dos meses siguientes con sus amigos, intentado recuperarse.</p><p>“Cuando salí, había perdido mucho peso. No podía dormir ni comer. Durante meses tuve que tomar píldoras para dormir y no salía de la habitación”.</p><p>Por suerte, como ciudadano británico, Magdy pudo contar con la ayuda de un gobierno extranjero que contribuyó a su puesta en libertad. Con la ayuda de la embajada británica en Sudán, finalmente le permitieron abandonar el país y regresar a Reino Unido el 30 de diciembre de 2011.</p><p>“Volver a casa y estar en un entorno seguro fue un gran alivio, pero no podía evitar sentirme mal por las personas que seguían estando allí.”</p><p>Desde su regreso, trabaja para ayudar a sacar a la luz el uso generalizado de la tortura en Sudán.</p><p>Junto a la organización internacional de derechos humanos REDRESS, ha presentado una demanda judicial contra el Estado sudanés para que las personas responsables de haberle torturado comparezcan ante la justicia.</p><p>La demanda está pendiente ante la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos –el principal organismo africano de derechos humanos– que está analizando las alegaciones después de que el Estado sudanés no investigase la denuncia de Magdy acerca de las torturas que sufrió.</p><p>Magdy no tiene grandes esperanzas de conseguir que se haga justicia, pero dice que continuar con la demanda es fundamental para asegurarse de que los abusos que él y otras personas sufrieron salen a la luz.</p><p>“No dejo que esta experiencia me afecte negativamente. Estoy más centrado y decidido que nunca a buscar justicia. No dejaré que esto me destruya”, manifestó.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><span>Cuando Magdy el Baghdady, londinense de 30 años, viajó a Sudán en 2011 para abrir un restaurante, poco podía imaginar que sería detenido y torturado. Esta es su increíble historia de supervivencia.</span></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/203565_Magdy_el-Baghdady.jpg?1417540566" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50668">Magdy_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Sudán</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="21.193442">21° 11' 36.3912" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="29.884812">29° 53' 5.3232" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Tenía contusiones por todo el cuerpo. No tenía forma de defenderme porque no podía ver quién me golpeaba, sólo podía oírles. Solamente paraban cuando se cansaban. En una ocasión me golpearon tan fuerte que después ni siquiera era capaz de andar. Incluso me rompieron varios dientes. </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Magdy el Baghdady </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>No dejo que esta experiencia me afecte negativamente. Estoy más centrado y decidido que nunca a buscar justicia. No dejaré que esto me destruya.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Magdy el Baghdady </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.hrweb.org/legal/cat.html"> UN Convention against Torture and Other Cruel, Inhuman or Degrading Treatment or Punishment</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Read the full text. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/stoptorture">Stop Torture</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Amnesty International&#039;s Campaign. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/surviving-mexico-s-torture-epidemic-2014-11-26">Surviving Mexico’s torture epidemic</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> 26 November 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/no-safe-haven-torturers-rocky-road-convention-against-torture-2014-11-19">‘No safe haven for torturers’ – The rocky road to the Convention against Torture</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> 19 November 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.redress.org">REDRESS</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Human Rights organization </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Detención Normas de derechos humanos Impunidad Condiciones penitenciarias Stop Torture Sudan Tortura y malos tratos Thu, 04 Dec 2014 09:49:23 +0000 Amnistía Internacional 50669 at http://www.amnesty.org Bhopal 30 años después: polvo tóxico http://www.amnesty.org/es/news/bhopal-30-anos-despues-polvo-toxico-2014-12-03 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Bhopal 30 años después: polvo tóxico </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">03 diciembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Un hombre de pie al borde del agua nos tiende en la mano un pececillo de aspecto triste. De su hombro izquierdo cuelga una bolsa de lona manchada de barro llena de peces. El hombre dice que acaba de pescarlo en el estanque que tiene a su espalda y que cuesta sólo 10 rupias.</p><p><span>Hace un calor bochornoso.</span><span>&nbsp;</span>Nos hallamos en el lugar de una de las peores catástrofes industriales de la historia. La noche del 2 de diciembre de 1984 se produjo una fuga de 36.300 kilos de gas tóxico de la fábrica de pesticidas de Union Carbide en Bhopal que envenenó a más de medio millón de personas. Se calcula que unas 10.000 murieron durante los tres primeros días, mientras las sustancias químicas destrozaban sus órganos internos. Muchas se asfixiaron con sus propios fluidos, y miles más llevan sufriendo una muerte lenta y dolorosa desde entonces.</p><p>El hombre pesca en uno de los estanques de evaporación que Union Carbide utilizó entre 1970 y 1984 para eliminar el agua de los residuos peligrosos y luego abandonó, lo mismo que hizo con la fábrica después del desastre. Nunca se han realizado tareas de limpieza. Allí siguen los residuos químicos peligrosos. El pez que este hombre se llevará a casa para dar de comer a su familia ha nadado, comido y criado en ellos.</p><p>No es sorprendente, pues, que en el 30 aniversario de la fuga de gas la gente de los asentamientos precarios de los alrededores de la fábrica en ruinas siga haciendo largas colas ante las puertas de la clínica local, quejándose de enfermedades que los médicos suelen atribuir al envenenamiento por sustancias químicas. Quienes sobrevivieron al gas también van al médico, pues treinta años después siguen luchando con los daños que las sustancias químicas causaron en sus pulmones, ojos o úteros.</p><p>La clínica Sambhavna, institución sin ánimo de lucro fundada por Sathyu Sarangi en 1984 para lidiar con las secuelas de la fuga, atiende diariamente a unas 150 personas que viven junto a la fábrica. En este centro, un oasis de aromáticas hojas verdes en medio del desierto de basuras y albañales nocivos que contaminan el asentamiento precario de JP Nagar, los médicos destilan gran parte de sus medicinas de las plantas que cultivan con agua purificada en su huerto, bien cuidado y organizado.</p><p>Aquí los médicos tratan casos de anemia, ictericia, daño renal, parálisis cerebral, defectos congénitos, problemas ginecológicos y trastornos del sistema inmunológico, la mayoría de los cuales vinculan con los metales pesados que hay en el barro y el agua de los alrededores de la fábrica. La clínica calcula que hay todavía entre 120.000 y 150.000 enfermos crónicos supervivientes del desastre.</p><p>Shahzadi Bi y su marido, sexagenarios, fueron afectados por el gas, que dañó permanentemente los pulmones de él. La pareja vive con sus seis hijos en un asentamiento precario llamado Blue Moon Colony, donde el agua está muy contaminada. Dos de sus hijos nacieron después de la fuga de gas, y Shahzadi afirma los dos sufrieron secuelas.</p><p>“Mi hija tardó cuatro años en quedarse embarazada después de casarse -cuenta-. Los médicos le dijeron que, como bebía agua tóxica, nunca podría tener hijos.”</p><p>Tras recibir tratamiento en Sambhavna, consistente entre otras cosas en utilizar agua no contaminada para beber, al final pudo dar a luz.</p><p>Los filántropos, médicos, científicos y trabajadores sociales que colaboran en Sambhavna se ocupan de una comunidad abandonada de hecho por los sucesivos gobiernos de India y las empresas responsables, que no proporcionaron asistencia médica adecuada, ni siquiera descontaminaron el lugar. En 1989, el gobierno acordó con Union Carbide el pago de una cifra para indemnizaciones a todas luces insuficiente: 470 millones de dólares estadounidenses, menos de mil dólares para cada afectado. Eso fue todo.</p><p>Union Carbide y sus nuevos propietarios, Dow Chemicals, esgrimen ese acuerdo argumentando que zanja cualquier demanda respecto a la catástrofe. Para muchos, la muerte en septiembre del ex director general de Union Carbide, Warren Anderson, que huyó de India en libertad bajo fianza, cerró el último capítulo de la saga de Bhopal y la relegó a los libros de Historia.</p><p>Pero para la clínica Sambhavna y otros, 1984 fue el principio de una crisis de salud que ha durado treinta años y que es inevitable que continúe mientras Union Carbide y el gobierno Indio se nieguen a limpiar las sustancias químicas que siguen filtrándose en las aguas subterráneas.</p><p>En los últimos diez años, Amnistía Internacional ha apoyado las demandas de la clínica Sambhavna, Bhopal Medical Appeal y otras organizaciones para que el gobierno descontamine la zona y proporcione una atención médica adecuada y para que Union Carbide pague una cantidad justa. También queremos que Union Carbide por fin pise un tribunal penal, algo que sus propietarios de Dow, claramente no le han obligado a hacer.</p><p>Este año se hizo eco de nuestras peticiones la estrella de Hollywood, Martin Sheen, que protagoniza junto con Mischa Barton y Kal Penn la película <em>A Prayer for Rain</em>, sobre la catástrofe de 1984.</p><p>Sin embargo, Union Carbide y Dow continúan resistiéndose a la presión. Union Carbide lleva casi 30 años eludiendo los cargos de homicidio involuntario sin que el gobierno estadounidense mueva una ceja. Dow, por su parte, mostró su desprecio por el sistema de justicia de India al negarse a comparecer a la citación judicial de noviembre para explicar por qué permitía que su filial eludiera tan graves acusaciones.</p><p>En claro contraste con la forma en que reacciona cuando empresas extranjeras contaminan su territorio, el gobierno estadounidense ha hecho muy poco para ayudar a India en el caso de Bhopal. Este año, la justicia estadounidense ha fallado que BP podría tener que enfrentarse al pago de hasta 18 mil millones de dólares de multa por contaminar el Golfo de México. Y sin embargo, las sucesivas administraciones de Estados Unidos han mostrado una vergonzosa parálisis a la hora de presionar a Union Carbide para que responda ante la justicia y pague a los supervivientes la indemnización que merecen. De hecho, Estados Unidos ofrece a Union Carbide refugio frente a la justicia.</p><p>Dow y Union Carbide se han esforzado por crear la ilusión de que el tiempo ha curado las heridas de Bhopal. Caminando por el lugar donde se halla la fábrica es fácil dejarse engañar por esa ilusión.</p><p>Allí, &nbsp;el verde de una vegetación exuberante se enreda entre&nbsp;<span>tuberías oxidadas y depósitos de gas reventados</span><span>, y el sonido metálico de la maquinaria ha sido sustituido por el piar de los pájaros. Las familias llevan a sus cabras a pastar entre la hierba crecida y los niños juegan a la sombra de la fábrica de productos químicos. Pero si te fijas bien, en las tuberías se aprecia una fina capa de polvo químico que recuerda que el veneno sigue allí y que, mientras sea así, continuará asolando Bhopal y manchando la reputación de los responsables.</span></p><p>Artículo publicado originalmente en&nbsp;<a href="http://www.newsweek.com/30-years-worlds-worst-industrial-disaster-continues-blight-bhopal-288103">Newsweek </a>el&nbsp;<span>2 de diciembre de 2014.</span></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Treinta años después siguen sin limpiarse los productos químicos abandonados tras la fuga de gas de Bhopal y el asunto se ha convertido en un tema tóxico.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/202497_Bhopal_Photographs_by_Raghu_Rai.jpg?1417530282" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50664">Bhopal feature_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong>Escribe una carta, cambia sus vidas.</strong></p><p>Exige justicia para la gente de Bhopal. Escribe al primer ministro de India:</p><p>Narendra Modi, Prime Minister of India, Prime Minister’s Office, South Block, Raisina Hill, New Delhi-110011, India</p><p><a href="https://campaigns.amnesty.org/actions/write-for-rights-bhopal"><span>Enviar ciberacción</span></a></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> WriteForRights </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">India</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="21.044392">21° 2' 39.8112" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="77.521527">77° 31' 17.4972" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Mi hija tardó cuatro años en quedarse embarazada después de casarse. Los médicos le dijeron que, como bebía agua tóxica, nunca podría tener hijos.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Shahzadi Bi, sobreviviente de Bhopal </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://campaigns.amnesty.org/es/actions/escribe-por-los-derechos-bhopal">Bhopal, India: Exige justicia para las víctimas de la fuga de gases tóxicos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ¡Actúa! </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/thirty-years-bhopal-disaster-still-fighting-justice-2014-12-02">Thirty years on from Bhopal disaster: Still fighting for justice</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Opinión, 2 de diciembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://medium.com/@AmnestyOnline/bhopals-30-year-fight-for-justice-d5d410c03e1e">Bhopal’s 30 year fight for justice</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 1 de diciembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/ASA20/035/2014/en">India: ‘30 years is too long to get justice’</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Documento, 30 de noviembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/back-bhopal-photographer-s-view-one-world-s-worst-industrial-disasters-2014-11-30">Back to Bhopal: A photographer’s view of one of the world’s worst industrial disasters</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 30 de noviembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Empresas y derechos humanos India Wed, 03 Dec 2014 13:17:42 +0000 Amnistía Internacional 50609 at http://www.amnesty.org Amnistía Internacional lanza “Escribe por los Derechos", la campaña por los derechos humanos mayor del mundo en 2014 http://www.amnesty.org/es/news/amnistia-internacional-lanza-escribe-derechos-2014-11-28 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Amnistía Internacional lanza “Escribe por los Derechos&quot; 2014 </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">28 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Millones de simpatizantes de Amnistía Internacional de todo el planeta se disponen a participar en la campaña anual por los derechos humanos mayor del mundo, que comenzará el 3 de diciembre.</p><p>“<a href="http://writeforrights.amnesty.org/index-es.html">Escribe por los Derechos</a>” es una campaña de dos semanas de duración, en la que se pide a las personas participantes que emprendan acciones en favor de 10 activistas y dos comunidades que sufren abusos brutales contra los derechos humanos, como detención arbitraria y tortura.</p><p>Activistas de todos los rincones del mundo firmarán peticiones, escribirán cartas, organizarán actos y enviarán tuits para pedir, entre otras cosas, lo siguiente:</p><ul><li>La excarcelación de <a href="https://campaigns.amnesty.org/es/actions/escribe-por-los-derechos-chelsea-manning">Chelsea Manning</a>, denunciante estadounidense que se halla cumpliendo una condena de 35 años de prisión por haber filtrado material reservado del gobierno al sitio web Wikileaks.</li><li>El ofrecimiento de la debida indemnización y de asistencia médica a las <a href="https://campaigns.amnesty.org/es/actions/escribe-por-los-derechos-bhopal">víctimas de Bhopal</a>, que siguen esperando justicia por la fuga de gas de 1984, desastre que mató a más de 22.000 personas y causó lesiones a medio millón.</li><li>La puesta en libertad de <a href="https://campaigns.amnesty.org/es/actions/escribe-por-los-derechos-raif-badawi">Raif Badawi</a>, quien fue encarcelado en Arabia Saudí en 2012 por publicar en Internet mensajes en favor de la democracia.</li></ul><p>"En 'Escribe por los Derechos', está condensada la esencia de Amnistía Internacional, a saber: personas que ayudan a otras personas dondequiera que estén. La campaña es un acontecimiento extraordinario y único, que agrupa a millones de personas en un intento de garantizar justicia a mujeres, hombres, niños y niñas de todo el mundo”, afirma el secretario general de la organización, Salil Shetty.</p><p>La campaña es una gran manifestación del poder de la protesta pacífica. Podrá silenciarse una sola voz, pero miles de voces juntas son perfectamente capaces de hacerse oír.”</p><p>“Escribe por los derechos” se lanzó por primera vez en 2003. Desde entonces, diversos activistas en los que ha estado centrada la campaña han sido puestos en libertad, y otros han visto mejorar sus condiciones. Asimismo, se han iniciado investigaciones sobre decenas de casos de encarcelamiento arbitrario e injusto, tortura y otros abusos contra los derechos humanos</p><p></p><p><strong>Logros</strong></p><p>Tras la campaña del año pasado se puso en libertad a tres activistas en Camboya y Rusia, donde las autoridades habían recibido decenas de miles de cartas y peticiones de personas participantes en “Escribe por los Derechos”.</p><p>Uno de ellos fue la activista camboyana por el derecho a la vivienda Yorm Bopha, encarcelada en 2012 por protestar contra los desalojos forzosos que se llevaban a cabo en su comunidad.</p><p>Tras quedar en libertad, Yorm Bopha dijo: "Doy las gracias a los simpatizantes de Amnistía Internacional. Su campaña ha sido un éxito, como demuestra mi excarcelación. Trabajando todos y todas juntos podemos lograr los mayores éxitos".</p><p>Los activistas rusos Vladimir Akimenkov y Mikhail Kosenko también quedaron en libertad en 2013 tras la presión de los activistas de Amnistía Internacional.</p><p>Habían sido detenidos junto con un tercer activista, Artiom Saviolov, acusados de participar en “disturbios masivos” por haberse manifestado pacíficamente en la plaza Bolotnaya de Moscú en mayo de 2012. Saviolov continúa en prisión, pero está previsto que quede en libertad este mismo año.</p><p>“Escribe por los Derechos” demuestra que pueden conseguirse cambios concretos cuando la gente está decida a hacer que se produzcan. Todos los años nuestros activistas empoderan y fortalecen a personas cuyos derechos humanos están amenazados. En 2014, estamos decididos a combatir la injusticia y cambiar la vida de personas que la sufren”, ha añadido Salil Shetty.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><span>Millones de simpatizantes de Amnistía Internacional de todo el planeta se disponen a participar en la campaña anual por los derechos humanos mayor del mundo, que comenzará el 3 de diciembre</span>.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/203355_Write_for_Rights.jpg?1417170891" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50671">W4R_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong>Escribe por los Derechos en cifras</strong></p><ul><li><span>La campaña se lanzó por primera vez en 2001 en Polonia en forma de maratón de envío de cartas durante 24 horas.</span></li><li><span>En 2013 había adquirido dimensiones de campaña global con cientos de miles de participantes de 140 países.</span></li><li><span>Sólo en 2013 se reunieron 2,3 millones de firmas de peticiones, cartas y tuits en favor de 12 personas.</span></li><li><span>A raíz del envío de miles de firmas de simpatizantes de Amnistía Internacional, tres activistas encarcelados injustamente quedaron en libertad: la activista camboyana Yorm Bopha y los activistas rusos Vladimir Akimenkov y Mikhail Kosenko.&nbsp;</span></li></ul> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> WriteForRights </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>En &quot;Escribe por los Derechos&quot;, está condensada la esencia de Amnistía Internacional, a saber: personas que ayudan a otras personas dondequiera que estén. La campaña es un acontecimiento extraordinario y único, que agrupa a millones de personas en un intento de garantizar justicia a mujeres, hombres, niños y niñas de todo el mundo.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://writeforrights.amnesty.org/index-es.html">Escribe por los Derechos 2014</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Escribe una carta y cambia una vida </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Empresas y derechos humanos Infancia Detención Desapariciones y secuestros Discriminación Derechos económicos, sociales y culturales Libertad de expresión Condiciones penitenciarias Roma Rights Derechos humanos, orientación sexual e identidad de género Tortura y malos tratos Juicios y sistemas judiciales Thu, 04 Dec 2014 10:44:49 +0000 Amnistía Internacional 50670 at http://www.amnesty.org 15 datos sobre el proceso de restitución de tierras de Colombia http://www.amnesty.org/es/news/15-datos-proceso-restitucion-tierras-colombia-2014-11-27 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> 15 datos sobre el proceso de restitución de tierras de Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">27 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>En un nuevo informe titulado <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR23/031/2014">Un título de propiedad no basta: Por una restitución sostenible de tierras en Colombia</a>, Amnistía Internacional explora los puntos débiles y los fallos en la implementación de una ley colombiana concebida para ayudar a devolver las tierras robadas a algunas de las víctimas del largo conflicto armado del país.&nbsp;</p><p><strong>Desplazamiento forzado</strong><strong>&nbsp;</strong></p><p>1. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;Casi seis millones de personas han sufrido desplazamiento forzado desde 1985, la mayoría a consecuencia del conflicto armado interno de Colombia. Esta cifra representa casi el 13 por ciento de la población del país, y significa que Colombia cuenta con uno de los índices de desplazamiento forzado más altos del mundo.&nbsp;</p><p>2. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;Casi 220.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares únicamente en 2013.&nbsp;</p><p>3. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;Se calcula que se han adquirido ilegalmente unos ocho millones de hectáreas: una superficie equivalente al 14 por ciento del territorio de Colombia.&nbsp;</p><p>4. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;La mayoría de las víctimas de desplazamiento forzado han sido campesinos o miembros de comunidades indígenas y afrodescendientes. A menudo, sus tierras revisten un interés económico y político para las partes enfrentadas en el conflicto. La mayoría tenían la tenencia o la posesión de la tierra antes de verse obligadas a huir.&nbsp;</p><p>5. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;La mayor parte de los desplazamientos forzados han sido obra de los paramilitares y las fuerzas de seguridad, actuando por separado o en connivencia mutua. Los grupos guerrilleros también han obligado a comunidades a desplazarse de sus hogares.&nbsp;</p><p>6. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;Los reclamantes de tierras, los defensores y defensoras de los derechos humanos y los funcionarios estatales implicados en el proceso de restitución de tierras han sido víctimas de amenazas y homicidios, en su mayoría a manos de paramilitares.&nbsp;</p><p>7. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;El 45 por ciento de los hogares víctimas de desplazamiento forzado tienen como cabeza de familia a una mujer, frente al 30 por ciento de los hogares que se encuentran en esa situación en el conjunto del país. Las mujeres víctimas de desplazamiento forzado corren mucho más peligro de sufrir abusos sexuales o violación o verse forzadas a prostituirse.&nbsp;</p><p><strong>Problemas con la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras</strong><strong>&nbsp;</strong></p><p>8. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;Desde 2012, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (Ley 1448) ha tratado de ayudar a devolver a sus legítimos ocupantes las tierras adquiridas ilegalmente. Sin embargo, sólo se ha devuelto un pequeño porcentaje de los millones de hectáreas de tierras robadas. Hasta el 1 de agosto de 2014, se habían devuelto a los campesinos menos de 30.000 hectáreas. Los jueces y magistrados de restitución han ordenado la devolución de un solo territorio indígena de 50.000 hectáreas a sus legítimos ocupantes.&nbsp;</p><p>9. &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp;La mayoría de los casos de restitución de tierras que se han resuelto corresponden a familias que ya habían retornado a sus tierras antes del proceso de restitución y simplemente desean la formalización de su propiedad de la tierra, más que la restitución en sí.&nbsp;</p><p>10. &nbsp; &nbsp; &nbsp; Sin embargo, incluso en los casos en los que se otorgan títulos de propiedad, las amenazas de violencia y la preocupación por cómo podrán los retornados mantenerse económicamente disuaden a muchas personas de regresar a sus hogares.&nbsp;</p><p>11. &nbsp; &nbsp; &nbsp; No todo el mundo puede beneficiarse de la ley. La Ley 1448 ha creado una jerarquía de víctimas en la que el derecho a la reparación depende de la fecha en que se cometieron los abusos. Ninguna de las personas cuyas tierras les fueron arrebatadas antes de 1991 tiene derecho a optar a la restitución.&nbsp;</p><p>12. &nbsp; &nbsp; &nbsp; La cuenta atrás ha comenzado. La vigencia de la Ley 1448 es de tan sólo 10 años. De ellos, ya han transcurrido casi tres.&nbsp;</p><p><strong>Abordar a los destinatarios correctos</strong><strong>&nbsp;</strong></p><p>13. &nbsp; &nbsp; &nbsp; La impunidad impera. La mayoría de los sospechosos de ser penalmente responsables de desplazamientos forzados y abusos contra los derechos humanos relacionados con ellos han eludido la acción de la justicia. Esta impunidad ha alentado nuevos desplazamientos forzados.&nbsp;</p><p>14. &nbsp; &nbsp; &nbsp; Ha habido muy pocos casos de restitución de tierras que hayan abordado la ocupación de la tierra por parte de grandes empresas nacionales o internacionales, o de otras entidades o personas que puedan haber sido responsables del desplazamiento forzado y el despojo del reclamante. En lugar de eso, el proceso se ha centrado en casos fáciles, en pequeña escala.&nbsp;</p><p>15. &nbsp; &nbsp; &nbsp; Amnistía Internacional pide al gobierno colombiano que aborde los graves fallos del proceso de restitución de tierras. En particular, debe garantizar una restitución de tierras completa y sostenible, debe abordar su falta de protección a las personas que desean retornar, y debe llevar ante la justicia a los responsables de expulsar a millones de personas de sus hogares.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Aquí tienes&nbsp;15 datos sobre el proceso de restitución de tierras de Colombia.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/201897_Peasant_farmers_ride_their_motorbikes_on_El_Porvenir.jpg?1417007351" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50478">colombia facts_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Reino Unido</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="4.287657">4° 17' 15.5652" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-74.001905">74° 0' 6.858" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.co.uk?q=%2C+%2C+%2C+uk">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/proceso-restitucion-tierras-colombia-defrauda-comunidades-expulsadas-2014-11-27">El proceso de restitución de tierras de Colombia defrauda a las comunidades expulsadas de sus tierras</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 27 de noviembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/asset/AMR23/031/2014/es/51227ae0-ada8-4131-a7f8-779ab38db42c/amr230312014es.pdf">Un título de propiedad no basta: por una restitución sostenible de tierras en Colombia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 27 de noviembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Conflictos armados Grupos armados Empresas y derechos humanos Colombia Derechos económicos, sociales y culturales Thu, 27 Nov 2014 09:22:19 +0000 Amnistía Internacional 50479 at http://www.amnesty.org Sobrevivir a la plaga de la tortura en México http://www.amnesty.org/es/news/sobrevivir-plaga-tortura-mexico-2014-11-26 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Sobrevivir a la plaga de la tortura en México </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">26 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>“Estuve trabajando para cárteles de la droga y ayudé a colocar un coche bomba que mató a dos agentes de policía”, decía Rogelio mirando directamente a la cámara. Se lo veía con aspecto abatido y contusiones en el cuerpo.&nbsp;</p><p><span>Al cabo de unas horas, una versión del vídeo en el que aparecían Rogelio y cuatro amigos suyos confesando el delito invadía las pantallas de televisión de Ciudad Juárez, localidad situada en el norte de México, junto a la frontera con Estados Unidos.&nbsp;</span></p><p><span>Esta ciudad es una de las más violentas del país, notoria por los enfrentamientos brutales entre cárteles de la droga rivales y agentes encargados de hacer cumplir la ley.&nbsp;</span></p><p><span>Las autoridades locales se felicitaron por haber capturado a quienes calificaban de miembros de “La Línea”, cártel de la droga local que llevaba años aterrorizando a la gente de la zona. También se los acusó de colocar un coche bomba que había estallado hacía poco en el centro de Ciudad Juárez.</span></p><p><span>Narcotraficantes entre rejas. Problema resuelto.&nbsp;</span></p><p><span>Sin embargo, cuando estos hombres ya habían cumplido varios años de condena, salió a la luz la verdadera historia de cómo se hizo el vídeo, y quedó expuesto el espantoso uso de la tortura que impera en México.</span></p><p><strong>Viaje vertiginoso hacia una pesadilla</strong></p><p>La pesadilla de Rogelio comenzó la noche del 10 de agosto de 2010.&nbsp;</p><p><span>Estaba conversando con unos amigos en la calle cuando varios agentes de policía estacionaron bruscamente junto a ellos y se bajaron sin decir palabra, empujaron a Rogelio al suelo, le propinaron patadas violentamente y lo metieron junto con sus amigos en una furgoneta.</span></p><p><span>Una vez en la comisaría de policía, encerraron a Rogelio y a sus amigos en celdas pequeñas donde empezaron los brutales interrogatorios.&nbsp;</span></p><p><span>“¿Dónde trabajas? ¿Para quién trabajas?”, gritaban los agentes mientras seguían golpeándolo, y apenas le dejaban tiempo para responder.</span></p><p><span>Le pusieron un trapo en la cara y lo sometieron a un simulacro de ahogamiento al tiempo que vociferaban: “Vas a decir que trabajas para los narcotraficantes. ¿Quién es tu jefe? Tus amigos ya están confesando y te están echando la culpa.”</span></p><p><span>Los gritos de Rogelio pidiendo ayuda se sumaban a alaridos semejantes que surgían de las otras celdas.&nbsp;</span></p><p><span>En los días siguientes, los cinco hombres fueron trasladados ilegalmente a diferentes dependencias policiales, donde la tortura no hizo sino aumentar.&nbsp;</span></p><p><span>A Rogelio le dijeron una y otra vez que matarían a su esposa embarazada y a su hijo si no admitía que integraba un cártel de la droga. Le cubrieron la cabeza con una bolsa de plástico en varias ocasiones, para simular que lo asfixiaban. Lo golpearon y le propinaron patadas con tanta fuerza que, un año más tarde, todavía se veían 30 marcas y cicatrices en el cuerpo.</span></p><p><span>“¡Mátenme ya! ¿Qué quieren que haga?”, gritaba Rogelio.</span></p><p><span>Entonces llevaron la cámara.</span></p><p><span>Una vez que Rogelio y sus cuatro amigos hubieron “confesado” formar parte de “La Línea”, fueron trasladados a la oficina local de la Procuraduría General de la República, donde tuvieron que firmar una declaración escrita. En aquel momento, el abogado de oficio que estaba presente les dijo que no podía hacer nada.&nbsp;</span></p><p><span>Mayra, la esposa de Rogelio, que lo había estado buscando durante días, no supo de la detención de su marido hasta que vio su “confesión” por televisión.&nbsp;</span></p><p><span>“Lo había estado buscando por todos lados, en hospitales, en comisarías, en los bares. Cuando fui a la fiscalía a denunciar su desaparición me avisaron que habían aparecido en la televisión, que los estaban acusando de muchas cosas que, yo sabía, no eran ciertas”, contó Mayra.&nbsp;</span></p><p><span>Tras pasar 80 días en detención previa al juicio, los cinco hombres comparecieron al fin ante un juez, donde se retractaron de sus confesiones y denunciaron que habían sido torturados.</span></p><p><span>Fue en vano. Los acusaron formalmente de pertenecer a un grupo delictivo y de poseer armas y drogas, y los encerraron en prisiones federales de alta seguridad alejadas de sus hogares.</span></p><p><span>Finalmente, los cargos que pesaban contra los cinco acusados se retiraron después de que expertos forenses confirmasen que las confesiones, única prueba contra ellos, habían sido extraídas con tortura.&nbsp;</span></p><p><span>Desde que hace 30 años entró en vigor la histórica <a href="http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CAT.aspx">Convención contra la Tortura</a>, está prohibido obtener confesiones mediante tortura. México ratificó la Convención en 1986 y desde 1991 existe una ley federal que prohíbe la tortura.</span></p><p><span>“Yo siempre les dije que no había participado en lo del coche bomba, pero nos seguían golpeando y torturando. Luego tuve que padecer tres años y siete meses por esa acusación. Tres años y siete meses alejado de mi familia, sintiendo mucha impotencia. Sin poder ver crecer a mis hijos. Fue muy doloroso”, afirmó Rogelio, que ahora es un hombre libre</span><span>.</span></p><p><strong>La plaga de la tortura</strong></p><p>Rogelio, que ahora vive en Ciudad Juárez con su esposa y sus dos hijos pequeños, sigue luchando por superar la tortura que le infligieron.&nbsp;</p><p><span>Su sufrimiento no es en absoluto un caso aislado.&nbsp;</span></p><p><span>En México, la tortura es como un virus de proporciones epidémicas.&nbsp;</span></p><p><span>Las fuerzas de seguridad recurren con frecuencia a las palizas, los simulacros de asfixia y los abusos sexuales para castigar a los detenidos u obtener confesiones de ellos. Según un <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT40/005/2014">sondeo encargado por Amnistía Internacional</a>, el 64 por ciento de los mexicanos temen que podrían sufrir tortura si son puestos bajo custodia.</span></p><p><span>Asimismo, un <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/020/2014">informe publicado por la organización</a> revelaba que el número de casos denunciados ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos había aumentado un 600 por ciento entre 2003 y 2013. Y esta institución sólo detecta una pequeña parte de todos los posibles casos de tortura que tienen lugar en el país.&nbsp;</span></p><p><span>La tortura tiene tal presencia que cualquiera puede ser víctima de ella. Sin embargo, quienes viven en la pobreza o en barrios marginales corren más riesgo porque los agentes de policía y los fiscales tienden a asumir que estas personas disponen de menos recursos para defenderse.&nbsp;</span></p><p><span>“La policía y los soldados de México están tan desesperados por encontrar a alguien a quien culpar de los delitos cometidos por bandas sin escrúpulos que no parecen pensárselo dos veces a la hora de detener a una persona y extraerle una confesión a toda costa. No parece haber límites”, afirmó Erika Guevara Rosas, directora del Programa Regional de Amnistía Internacional para América.&nbsp;</span></p><p><span>La mayoría de los responsables de infligir o autorizar la tortura nunca comparecen ante la justicia: sólo siete torturadores han sido alguna vez declarados culpables por tribunales federales.</span></p><p><span>Mientras miles de personas intentan superar las secuelas de la tortura, las autoridades mexicanas dan la espalda a esta plaga.&nbsp;</span></p><p><span>Debido a las graves deficiencias de las investigaciones emprendidas por los fiscales y por las comisiones de derechos humanos, denuncias bien fundadas acaban en muchos casos por ser desestimadas o por no registrarse. Sobre el papel, México se rige desde hace un decenio por las normas internacionales más estrictas sobre exámenes forenses de presuntas víctimas de tortura. En realidad, los exámenes forenses son por lo general deficientes, sufren demoras, obligan a las víctimas a volver a vivir el trauma y tienen un sesgo contra ellas, como en el caso de Rogelio. Él fue uno de los pocos afortunados que pudo ponerse en contacto con expertos forenses independientes. El informe que éstos realizaron echó por tierra la acusación que pesaba contra Rogelio y sentó las bases de su liberación sin cargos. Por el momento, nadie ha comparecido ante la justicia por haber torturado a Rogelio, que no ha recibido ninguna indemnización.&nbsp;</span></p><p><span>“Yo estoy retomando mi vida en Ciudad Juárez, con mi familia, en mi trabajo, asistiendo a terapias, para estar lo mejor posible para mi familia. Nunca voy a quedarme callado sobre lo que me pasó. Yo sólo busco que el gobierno reconozca que actuó mal, que se equivocó y que se castigue a las personas que ocasionaron todo este daño”, afirmó</span><span>.</span></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En 2010, agentes de la policía de México detuvieron a Rogelio Amaya haciendo uso de la violencia y lo torturaron para que confesara un delito. Su historia pone de manifiesto el espantoso uso de la tortura que impera en el país.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/196994_Rogelio_Amaya.jpg?1416932737" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50469">Mexico Rogelio_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <ul><li><span>En 2013 se registraron 1.505 denuncias de tortura y otros malos tratos en México, un 600 por ciento más que en 2003.&nbsp;</span></li><li><span>Según un sondeo llevado a cabo recientemente por Amnistía Internaiconal, el 64 por ciento de la población mexicana teme ser torturada si se encontrara en situación de custodia.</span></li><li><span>A partir del año 2006, han aumentado los informes de tortura y otros malos tratos paralelamente a la intensificación de la violencia en México como resultado de la "guerra contra el narcotráfico" del gobierno.&nbsp;</span></li><li><span>Los tribunales federales vieron 123 procesos de tortura entre 2005 and 2013; sólo siete de ellos concluyeron con condenas en aplicación de la legislación federal.</span></li><li><span>Entre las técnicas de tortura empleadas más habitualmente están la semi-asfixia, las palizas, los simulacros de ejecución, la violencia sexual, las amenzas de muerte y las descargas eléctricas.<br /></span></li></ul> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">México</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="22.065728">22° 3' 56.6208" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-101.600565">101° 36' 2.034" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Yo siempre les dije que no había participado en lo del coche bomba, pero nos seguían golpeando y torturando. Luego tuve que padecer tres años y siete meses por esa acusación. Tres años y siete meses alejado de mi familia, sintiendo mucha impotencia. Sin poder ver crecer a mis hijos. Fue muy doloroso.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Rogelio Amaya, sobreviviente de tortura mexicano </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La policía y los soldados de México están tan desesperados por encontrar a alguien a quien culpar de los delitos cometidos por bandas sin escrúpulos que no parecen pensárselo dos veces a la hora de detener a una persona y extraerle una confesión a toda costa. No parece haber límites.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Erika Guevara Rosas, directora del Programa Regional de Amnistía Internacional para América </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/mexico-autoridades-guardan-silencio-alarmante-aumento-tortura-malos-tratos-2014-09-04">México: Las autoridades guardan silencio ante el aumento alarmante de las denuncias de tortura y malos tratos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 4 de septiembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/020/2014">México: Fuera de control: Tortura y malos tratos en México</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 4 de septiembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/tortura-mexico-catorce-datos-2014-09-04">La tortura en México: 14 datos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Datos y cifras, 4 de septiembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/no-refugio-para-torturadores-convencion-tortura-2014-11-19">&quot;No debe haber refugio para los torturadores&quot;. El arduo camino hacia la Convención contra la Tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 19 de noviembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Stop Tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Mexico Stop Torture Tortura y malos tratos Wed, 26 Nov 2014 13:57:47 +0000 Amnistía Internacional 50470 at http://www.amnesty.org Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial http://www.amnesty.org/es/news/eeuu-albert-woodfox-debe-ser-liberado-ultima-sentencia-judicial-2014-11-21 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">21 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde, ha afirmado Amnistía Internacional.</p><p>“Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad”, ha afirmado Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional. “El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.”</p><p>La sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox había sido anulada tres veces, la última en 2013, pero él ha permanecido en prisión tras presentar el estado de Luisiana sendos recursos contra tales fallos de anulación.</p><p>Ayer, los jueces federales fallaron que el nuevo juicio al que se sometió a Albert Woodfox en 1998 no fue justo debido a discriminación en la selección de la persona que presidió el jurado acusatorio estatal.</p><p>“Se le ha negado justicia y lleva más de la mitad de su vida recluido en una celda minúscula tras una sentencia condenatoria basada en pruebas y testimonios discutibles. Esta injusticia debe terminar ahora. Albert Woodfox debe ser puesto en libertad”, ha afirmado Tessa Murphy.</p><p>Albert Woodfox fue declarado culpable, junto con Herman Wallace, del asesinato de un guardia penitenciario en la Penitenciaría Estatal de Luisiana en 1972.</p><p>Albert Woodfox ha pasado la mayor parte del tiempo que lleva en prisión recluido en una pequeña celda durante 23 horas al día, y se le ha negado el acceso a una interacción social significativa y a programas de rehabilitación. Lo mismo le ocurrió al difunto Herman Wallace.</p><p>Al igual que Herman Wallace, Albert Woodfox ha negado siempre cualquier participación en el crimen, y los dos afirmaron que se les involucró falsamente en el asesinato debido a su activismo político en la prisión como miembros del Partido de los Panteras Negras.</p><p>No había ninguna prueba material que los relacionara con el crimen, y las sentencias condenatorias se basaron principalmente en el discutible testimonio de un único testigo presencial que recibió un trato favorable en la prisión a cambio de su testimonio. Las pruebas incriminatorias presentadas en su contra se basaron en indicios viciados y estaban plagadas de errores procesales que han sido ampliamente documentados a lo largo de los años.</p><p>Herman Wallace, acusado en la misma causa junto a Albert Woodfox, fue puesto en libertad en octubre de 2013, sólo unos días antes de morir debido a un cáncer hepático. Un juez federal anuló la sentencia condenatoria dictada en su contra basándose en la exclusión sistemática de mujeres del jurado acusatorio durante su juicio en 1974.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/130509_Angola_2_3.jpg?1416584097" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50422">Albert Woodfox_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/angola-3">Video: Angola 3</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/45888">Albert Woodfox old_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/teenie-main-clip-">Teenie main clip</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Estados Unidos</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="35.320618">35° 19' 14.2248" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-110.037062">110° 2' 13.4232" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.com?q=35.320618+-110.037062+%28%2C+%2C+%2C+%2C+us%29">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad. El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/usa-end-four-decade-campaign-vengeance-and-release-albert-woodfox-2014-01-06">USA: End four-decade campaign of vengeance and release Albert Woodfox</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 6 de enero de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/esposa-guardia-asesinado-pide-justicia-hombre-aislado-42-anos-2014-03-04">Esposa de guardia penitenciario asesinado pide justicia para hombre aislado desde hace 42 años</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 4 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/041/2011">EE. UU.: Cien años en régimen de aislamiento los “tres de Angola” y su lucha por la justicia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 7 de junio de 2011 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/vivir-tumba-crueles-celdas-aislamiento-eeuu-2014-10-04">Vivir en una tumba: las crueles celdas de aislamiento de Estados Unidos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 4 de octubre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Detención USA Mon, 24 Nov 2014 12:56:01 +0000 Amnistía Internacional 50421 at http://www.amnesty.org Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial http://www.amnesty.org/es/news/eeuu-albert-woodfox-debe-ser-liberado-ultima-sentencia-judicial-2014-11-21 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">21 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde, ha afirmado Amnistía Internacional.</p><p>“Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad”, ha afirmado Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional. “El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.”</p><p>La sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox había sido anulada tres veces, la última en 2013, pero él ha permanecido en prisión tras presentar el estado de Luisiana sendos recursos contra tales fallos de anulación.</p><p>Ayer, los jueces federales fallaron que el nuevo juicio al que se sometió a Albert Woodfox en 1998 no fue justo debido a discriminación en la selección de la persona que presidió el jurado acusatorio estatal.</p><p>“Se le ha negado justicia y lleva más de la mitad de su vida recluido en una celda minúscula tras una sentencia condenatoria basada en pruebas y testimonios discutibles. Esta injusticia debe terminar ahora. Albert Woodfox debe ser puesto en libertad”, ha afirmado Tessa Murphy.</p><p>Albert Woodfox fue declarado culpable, junto con Herman Wallace, del asesinato de un guardia penitenciario en la Penitenciaría Estatal de Luisiana en 1972.</p><p>Albert Woodfox ha pasado la mayor parte del tiempo que lleva en prisión recluido en una pequeña celda durante 23 horas al día, y se le ha negado el acceso a una interacción social significativa y a programas de rehabilitación. Lo mismo le ocurrió al difunto Herman Wallace.</p><p>Al igual que Herman Wallace, Albert Woodfox ha negado siempre cualquier participación en el crimen, y los dos afirmaron que se les involucró falsamente en el asesinato debido a su activismo político en la prisión como miembros del Partido de los Panteras Negras.</p><p>No había ninguna prueba material que los relacionara con el crimen, y las sentencias condenatorias se basaron principalmente en el discutible testimonio de un único testigo presencial que recibió un trato favorable en la prisión a cambio de su testimonio. Las pruebas incriminatorias presentadas en su contra se basaron en indicios viciados y estaban plagadas de errores procesales que han sido ampliamente documentados a lo largo de los años.</p><p>Herman Wallace, acusado en la misma causa junto a Albert Woodfox, fue puesto en libertad en octubre de 2013, sólo unos días antes de morir debido a un cáncer hepático. Un juez federal anuló la sentencia condenatoria dictada en su contra basándose en la exclusión sistemática de mujeres del jurado acusatorio durante su juicio en 1974.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/130509_Angola_2_3.jpg?1416584097" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50422">Albert Woodfox_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/angola-3">Video: Angola 3</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/45888">Albert Woodfox old_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/teenie-main-clip-">Teenie main clip</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Estados Unidos</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="35.320618">35° 19' 14.2248" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-110.037062">110° 2' 13.4232" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.com?q=35.320618+-110.037062+%28%2C+%2C+%2C+%2C+us%29">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad. El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/usa-end-four-decade-campaign-vengeance-and-release-albert-woodfox-2014-01-06">USA: End four-decade campaign of vengeance and release Albert Woodfox</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 6 de enero de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/esposa-guardia-asesinado-pide-justicia-hombre-aislado-42-anos-2014-03-04">Esposa de guardia penitenciario asesinado pide justicia para hombre aislado desde hace 42 años</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 4 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/041/2011">EE. UU.: Cien años en régimen de aislamiento los “tres de Angola” y su lucha por la justicia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 7 de junio de 2011 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/vivir-tumba-crueles-celdas-aislamiento-eeuu-2014-10-04">Vivir en una tumba: las crueles celdas de aislamiento de Estados Unidos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 4 de octubre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Detención USA Mon, 24 Nov 2014 12:56:01 +0000 Amnistía Internacional 50421 at http://www.amnesty.org Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial http://www.amnesty.org/es/news/eeuu-albert-woodfox-debe-ser-liberado-ultima-sentencia-judicial-2014-11-21 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">21 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde, ha afirmado Amnistía Internacional.</p><p>“Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad”, ha afirmado Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional. “El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.”</p><p>La sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox había sido anulada tres veces, la última en 2013, pero él ha permanecido en prisión tras presentar el estado de Luisiana sendos recursos contra tales fallos de anulación.</p><p>Ayer, los jueces federales fallaron que el nuevo juicio al que se sometió a Albert Woodfox en 1998 no fue justo debido a discriminación en la selección de la persona que presidió el jurado acusatorio estatal.</p><p>“Se le ha negado justicia y lleva más de la mitad de su vida recluido en una celda minúscula tras una sentencia condenatoria basada en pruebas y testimonios discutibles. Esta injusticia debe terminar ahora. Albert Woodfox debe ser puesto en libertad”, ha afirmado Tessa Murphy.</p><p>Albert Woodfox fue declarado culpable, junto con Herman Wallace, del asesinato de un guardia penitenciario en la Penitenciaría Estatal de Luisiana en 1972.</p><p>Albert Woodfox ha pasado la mayor parte del tiempo que lleva en prisión recluido en una pequeña celda durante 23 horas al día, y se le ha negado el acceso a una interacción social significativa y a programas de rehabilitación. Lo mismo le ocurrió al difunto Herman Wallace.</p><p>Al igual que Herman Wallace, Albert Woodfox ha negado siempre cualquier participación en el crimen, y los dos afirmaron que se les involucró falsamente en el asesinato debido a su activismo político en la prisión como miembros del Partido de los Panteras Negras.</p><p>No había ninguna prueba material que los relacionara con el crimen, y las sentencias condenatorias se basaron principalmente en el discutible testimonio de un único testigo presencial que recibió un trato favorable en la prisión a cambio de su testimonio. Las pruebas incriminatorias presentadas en su contra se basaron en indicios viciados y estaban plagadas de errores procesales que han sido ampliamente documentados a lo largo de los años.</p><p>Herman Wallace, acusado en la misma causa junto a Albert Woodfox, fue puesto en libertad en octubre de 2013, sólo unos días antes de morir debido a un cáncer hepático. Un juez federal anuló la sentencia condenatoria dictada en su contra basándose en la exclusión sistemática de mujeres del jurado acusatorio durante su juicio en 1974.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/130509_Angola_2_3.jpg?1416584097" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50422">Albert Woodfox_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/angola-3">Video: Angola 3</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/45888">Albert Woodfox old_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/teenie-main-clip-">Teenie main clip</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Estados Unidos</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="35.320618">35° 19' 14.2248" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-110.037062">110° 2' 13.4232" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.com?q=35.320618+-110.037062+%28%2C+%2C+%2C+%2C+us%29">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad. El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/usa-end-four-decade-campaign-vengeance-and-release-albert-woodfox-2014-01-06">USA: End four-decade campaign of vengeance and release Albert Woodfox</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 6 de enero de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/esposa-guardia-asesinado-pide-justicia-hombre-aislado-42-anos-2014-03-04">Esposa de guardia penitenciario asesinado pide justicia para hombre aislado desde hace 42 años</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 4 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/041/2011">EE. UU.: Cien años en régimen de aislamiento los “tres de Angola” y su lucha por la justicia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 7 de junio de 2011 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/vivir-tumba-crueles-celdas-aislamiento-eeuu-2014-10-04">Vivir en una tumba: las crueles celdas de aislamiento de Estados Unidos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 4 de octubre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Detención USA Mon, 24 Nov 2014 12:56:01 +0000 Amnistía Internacional 50421 at http://www.amnesty.org Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial http://www.amnesty.org/es/news/eeuu-albert-woodfox-debe-ser-liberado-ultima-sentencia-judicial-2014-11-21 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Estados Unidos: Albert Woodfox debe ser liberado después de la última sentencia judicial </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">21 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde, ha afirmado Amnistía Internacional.</p><p>“Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad”, ha afirmado Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional. “El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.”</p><p>La sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox había sido anulada tres veces, la última en 2013, pero él ha permanecido en prisión tras presentar el estado de Luisiana sendos recursos contra tales fallos de anulación.</p><p>Ayer, los jueces federales fallaron que el nuevo juicio al que se sometió a Albert Woodfox en 1998 no fue justo debido a discriminación en la selección de la persona que presidió el jurado acusatorio estatal.</p><p>“Se le ha negado justicia y lleva más de la mitad de su vida recluido en una celda minúscula tras una sentencia condenatoria basada en pruebas y testimonios discutibles. Esta injusticia debe terminar ahora. Albert Woodfox debe ser puesto en libertad”, ha afirmado Tessa Murphy.</p><p>Albert Woodfox fue declarado culpable, junto con Herman Wallace, del asesinato de un guardia penitenciario en la Penitenciaría Estatal de Luisiana en 1972.</p><p>Albert Woodfox ha pasado la mayor parte del tiempo que lleva en prisión recluido en una pequeña celda durante 23 horas al día, y se le ha negado el acceso a una interacción social significativa y a programas de rehabilitación. Lo mismo le ocurrió al difunto Herman Wallace.</p><p>Al igual que Herman Wallace, Albert Woodfox ha negado siempre cualquier participación en el crimen, y los dos afirmaron que se les involucró falsamente en el asesinato debido a su activismo político en la prisión como miembros del Partido de los Panteras Negras.</p><p>No había ninguna prueba material que los relacionara con el crimen, y las sentencias condenatorias se basaron principalmente en el discutible testimonio de un único testigo presencial que recibió un trato favorable en la prisión a cambio de su testimonio. Las pruebas incriminatorias presentadas en su contra se basaron en indicios viciados y estaban plagadas de errores procesales que han sido ampliamente documentados a lo largo de los años.</p><p>Herman Wallace, acusado en la misma causa junto a Albert Woodfox, fue puesto en libertad en octubre de 2013, sólo unos días antes de morir debido a un cáncer hepático. Un juez federal anuló la sentencia condenatoria dictada en su contra basándose en la exclusión sistemática de mujeres del jurado acusatorio durante su juicio en 1974.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La sentencia dictada ayer por una corte federal de apelaciones de Luisiana, ratificando un fallo de un tribunal inferior que anuló la sentencia condenatoria dictada contra Albert Woodfox, quien lleva más de 40 años en régimen de aislamiento después de un juicio por asesinato que adoleció de irregularidades, es un triunfo de la justicia que llega cuatro decenios tarde.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/130509_Angola_2_3.jpg?1416584097" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50422">Albert Woodfox_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/angola-3">Video: Angola 3</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/45888">Albert Woodfox old_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/teenie-main-clip-">Teenie main clip</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Estados Unidos</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="35.320618">35° 19' 14.2248" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-110.037062">110° 2' 13.4232" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.com?q=35.320618+-110.037062+%28%2C+%2C+%2C+%2C+us%29">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Después de más de 40 años de lucha incansable por la justicia a través de los tribunales, debe concederse ya a Albert Woodfox su libertad. El Estado no debe obstaculizar ahora la acción de la justicia sino abstenerse de toda acción y permitir que este fallo se cumpla.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Tessa Murphy, responsable de campañas sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/usa-end-four-decade-campaign-vengeance-and-release-albert-woodfox-2014-01-06">USA: End four-decade campaign of vengeance and release Albert Woodfox</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 6 de enero de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/esposa-guardia-asesinado-pide-justicia-hombre-aislado-42-anos-2014-03-04">Esposa de guardia penitenciario asesinado pide justicia para hombre aislado desde hace 42 años</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 4 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/041/2011">EE. UU.: Cien años en régimen de aislamiento los “tres de Angola” y su lucha por la justicia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 7 de junio de 2011 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/vivir-tumba-crueles-celdas-aislamiento-eeuu-2014-10-04">Vivir en una tumba: las crueles celdas de aislamiento de Estados Unidos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 4 de octubre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Detención USA Mon, 24 Nov 2014 12:56:01 +0000 Amnistía Internacional 50421 at http://www.amnesty.org "No debe haber refugio para los torturadores". El arduo camino hacia la Convención contra la Tortura http://www.amnesty.org/es/news/no-refugio-para-torturadores-convencion-tortura-2014-11-19 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> El arduo camino hacia la Convención contra la Tortura </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">19 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Aquellos hechos constituyeron un hito jurídico que transmitió un mensaje inquietante a los responsables de violaciones de derechos humanos en todo el mundo.</p><p><span>Ocho años después de su salida del poder, en octubre de 1998, Augusto Pinochet, el ex dirigente chileno enfermo y uno de los dictadores más conocidos del mundo, decidió viajar a Europa para someterse a tratamiento médico.</span></p><p>Pero cuando llegó a Londres, miembros de la diáspora chilena –muchos de ellos supervivientes de tortura durante el régimen brutal de Pinochet– vieron una ocasión de oro para que el ex dictador fuera investigado, tras la sistemática negativa de Chile a hacerlo.<span></span></p> <style> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} </style> <p><span>Armados con la <strong><a href="http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CAT.aspx">Convención contra la Tortura</a></strong>&nbsp;(un tratado pionero en virtud del cual los gobiernos habían acordado que las personas sospechosas de cometer o de ordenar tortura podían ser juzgadas por los Estados Partes en todo el mundo), los abogados iniciaron una lucha sin cuartel.</span></p><p>Era la primera vez que se usaba con éxito la Convención para procesar a un ex jefe de Estado sospechoso de haber ordenado o cometido tortura, y los resultados fueron asombrosos.</p><p>Un juez español dictó una orden de detención internacional con el fin de procesar a Pinochet por su responsabilidad en los asesinatos, la tortura y las desapariciones forzadas que de forma sistemática se habían cometido durante su gobierno<span>.</span></p><p><span><strong>Inspirada por los horrores de Chile</strong>&nbsp;</span></p><p>Fue verdadera justicia poética.</p><p>Los miles de testimonios de tortura que habían surgido de Chile tras la toma del poder por la fuerza por Pinochet en 1973 habían inspirado la creación de la Convención. Un cuarto de siglo más tarde, el propio Pinochet fue la primera persona a la que se aplicó el principio de jurisdicción universal consagrado en el tratado.</p><p>Una de las personas que intervinieron en la creación del innovador tratado fue sir Nigel Rodley, abogado británico y ex asesor jurídico de Amnistía Internacional:</p><p>“El caso Pinochet dio a muchos una sensación de confirmación. Era un triunfo para los derechos humanos. Se trataba de aquel arrogante dictador que pensaba que era invulnerable y después estuvo detenido durante un año en otro país.”</p><p>Pinochet pudo regresar finalmente a Chile como hombre libre en el año 2000 tras una controvertida decisión del Reino Unido que aducía la mala salud del ex gobernante. Sin embargo, el caso demostró que la Convención contra la Tortura es un poderoso instrumento jurídico en la lucha por la justicia<span>.</span></p><p><span><strong>Una Convención histórica</strong></span></p><p>El año 1973 fue rico en acontecimientos para la lucha contra la tortura.</p><p>El golpe de Estado de Pinochet en Chile, con sus detenciones masivas seguidas de reclusión en el Estado Nacional, ejecuciones, tortura y desapariciones forzadas, puso de manifiesto el hecho de que la tortura no era un mal del pasado sino que estaba muy viva.</p><p>En parte como respuesta a esos horrores, Amnistía Internacional lanzó su primera campaña global para erradicar esta práctica brutal.</p><p>Ese mismo año, la organización publicó un importante informe de 225 páginas que analizaba, por primera vez en la historia, hasta qué punto los gobiernos de todo el mundo utilizaban las palizas, las electrocuciones, las posturas en tensión y otras formas de tortura para castigar a disidentes o para obtener confesiones.</p><p>Esto fue el comienzo de una campaña internacional para persuadir a las autoridades de que debían poner fin a esta práctica brutal tanto en su propio país como en otros países.</p><p>Los activistas salieron a la calle para recoger firmas y se pusieron delante de las cámaras de televisión para hablar de unos tipos de abusos que muchos ignoraban. Mientras tanto, los juristas se reunían para buscar cauces legales que permitieran poner fin al sufrimiento de cientos de miles de personas.</p><p>En una conferencia internacional de legisladores organizada por Amnistía Internacional en París, un jurista sugirió que una forma de luchar contra la tortura era un tratado internacional sólido y jurídicamente vinculante que la prohibiera.</p><p>La tortura era ya ilegal en muchos países, y el consenso internacional significaba que estaba prohibida en todo el mundo y era un crimen de derecho internacional.</p><p>Sin embargo, una Convención garantizaría que los Estados que la ratificaran estarían jurídicamente obligados, entre otras cosas, a crear en sus leyes el delito específico de tortura, a investigar todas las denuncias sin demora y de forma imparcial, a castigar a los autores, a prohibir el uso en los tribunales las “pruebas” obtenidas mediante tortura, a abstenerse de enviar por la fuerza a personas a lugares donde corran el riesgo de sufrir tortura.</p><p>Otra obligación fundamental de los Estados sería garantizar que los sospechosos de cometer tortura podrían ser juzgados en cualquier país que hubiera ratificado la Convención.</p><p>El momento parecía el más oportuno.</p><p>La Asamblea General de las Naciones Unidas había debatido ya la necesidad de una resolución sobre la tortura. Varios años más tarde, al final de 1977, el gobierno de Suecia tomó la iniciativa de proponer la elaboración de una convención.</p><p>Se iniciaron negociaciones intensivas en la ONU en Nueva York y en los gobiernos de todo el planeta.<br />Pero resultó muy difícil llegar a acuerdos sobre las cláusulas que obligarían a los gobiernos a investigar y enjuiciar a los responsables de llevar a cabo o de ordenar la tortura, incluso en otros países.</p><p>“Muchos países se resistieron de verdad a este aspecto. A los franceses no les gustaba al principio, a los holandeses, que presidían el grupo de trabajo, no les gustaba al principio, a muchos más no les agradaba pero poco a poco diferentes países se convencieron e hicieron suya la idea. La idea básica era que no debe haber refugio para los torturadores”, explica sir Nigel.</p><p>Después de largos debates, el 10 de diciembre de 1984, la Asamblea General de la ONU adoptó la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Compuesta de 33 artículos, define qué es la tortura y cómo debe penalizarse, investigarse y enjuiciarse. Expone la clara obligación jurídica de los países de actuar contra la tortura tanto dentro de sus fronteras como en otros países<span>.</span></p><p><strong><span>“Un nuevo cauce para la justicia”</span></strong></p><p>Aunque finalmente Pinochet eludió la acción de la justicia, decenas de individuos han sido enjuiciados en virtud de la premisa de jurisdicción universal consagrada en la Convención contra la Tortura.</p><p>Sir Rodley cree que el documento actúa ahora como un poderoso elemento de disuasión.</p><p>“La Convención significa que existe un nuevo cauce para la justicia, que los líderes mundiales responsables de tortura se lo piensan dos veces antes de viajar a un país donde pueden ser arrestados. Aportó cierto grado de incertidumbre y temor para los altos líderes políticos y podría haber impedido cierta proporción de tortura, y eso es muy positivo”, explica.</p><p>Sir Rodley dice ahora que aunque sigue habiendo mucho trabajo por hacer para erradicar la tortura, las cosas han cambiado desde que se adoptó la Convención.</p><p>“Hoy se acepta universalmente que la tortura está prohibida en virtud del derecho internacional. Pero, a fin de cuentas, no es la comunidad internacional quien puede poner fin a la tortura, son sólo los propios países los que pueden ponerle fin. El problema radica en parte en que la tortura tiene lugar casi siempre contra delincuentes comunes de los que nadie se preocupa, y la cometen agentes de policía incompetentes que están mal pagados y reciben presiones para mantener la seguridad en las calles y, mientras no sean puestos a disposición de la justicia por ello, seguirá ocurriendo.”</p><p>Pero el éxito de la Convención no se limita a los enjuiciamientos. Con el paso de los años, son cada vez más los Estados que han penalizado la tortura, han introducido salvaguardias como el acceso sin demora a abogados y familiares tras la detención, han prohibido la detención en régimen de incomunicación y han permitido las visitas de observadores independientes a las prisiones<span>.</span></p><p><strong><span>La lucha continúa</span></strong></p><p>Pero el hecho de que la tortura siga estando viva y goce de buena salud en muchas partes del mundo significa que es mucho el trabajo que aún queda por hacer.</p><p>Treinta años después de la entrada en vigor de la Convención, Amnistía Internacional sigue liderando la lucha contra la tortura. A pesar de los desafíos que persisten, la organización seguirá denunciando y desacreditando a los autores y los países donde esta práctica está muy extendida, en el marco de sus esfuerzos permanentes para acabar con la tortura de una vez por todas<span>.</span></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Hace 30 años el mundo adoptó la Convención contra la Tortura, un documento pionero que se convirtió en un instrumento decisivo en la lucha por la justicia. Sir Nigel Rodley recuerda algunos de los momentos clave que hicieron realidad.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="100" height="100" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/175820_Demonstrators_outside_the_Pinochet_extradition_hearing_at_the_High_Court_in_London._0.jpg?1416820630" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50403">CAT -es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/stop-torture-">Stop Torture</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50404">Nigel Rodley-es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La Convención significa que existe un nuevo cauce para la justicia, que los líderes mundiales responsables de tortura se lo piensan dos veces antes de viajar a un país donde pueden ser arrestados. Aportó cierto grado de incertidumbre y temor para los altos líderes políticos y podría haber impedido cierta proporción de tortura, y eso es muy positivo.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Sir Nigel Rodley. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/stoptorture">Stop Torture</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Amnesty International&#039;s Campaign. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.hrweb.org/legal/cat.html">UN Convention against Torture and Other Cruel, Inhuman or Degrading Treatment or Punishment</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Read the full text. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/amnesty-international-global-crisis-torture-exposed-new-worldwide-campaign-2014-05-13">Global crisis on torture exposed by new worldwide campaign</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> News, 13 May 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Material militar, policial y de seguridad Stop Torture Fri, 21 Nov 2014 12:39:06 +0000 Amnistía Internacional 50382 at http://www.amnesty.org "No debe haber refugio para los torturadores". El arduo camino hacia la Convención contra la Tortura http://www.amnesty.org/es/news/no-refugio-para-torturadores-convencion-tortura-2014-11-19 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> El arduo camino hacia la Convención contra la Tortura </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">19 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Aquellos hechos constituyeron un hito jurídico que transmitió un mensaje inquietante a los responsables de violaciones de derechos humanos en todo el mundo.</p><p><span>Ocho años después de su salida del poder, en octubre de 1998, Augusto Pinochet, el ex dirigente chileno enfermo y uno de los dictadores más conocidos del mundo, decidió viajar a Europa para someterse a tratamiento médico.</span></p><p>Pero cuando llegó a Londres, miembros de la diáspora chilena –muchos de ellos supervivientes de tortura durante el régimen brutal de Pinochet– vieron una ocasión de oro para que el ex dictador fuera investigado, tras la sistemática negativa de Chile a hacerlo.<span></span></p> <style> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} </style> <p><span>Armados con la <strong><a href="http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CAT.aspx">Convención contra la Tortura</a></strong>&nbsp;(un tratado pionero en virtud del cual los gobiernos habían acordado que las personas sospechosas de cometer o de ordenar tortura podían ser juzgadas por los Estados Partes en todo el mundo), los abogados iniciaron una lucha sin cuartel.</span></p><p>Era la primera vez que se usaba con éxito la Convención para procesar a un ex jefe de Estado sospechoso de haber ordenado o cometido tortura, y los resultados fueron asombrosos.</p><p>Un juez español dictó una orden de detención internacional con el fin de procesar a Pinochet por su responsabilidad en los asesinatos, la tortura y las desapariciones forzadas que de forma sistemática se habían cometido durante su gobierno<span>.</span></p><p><span><strong>Inspirada por los horrores de Chile</strong>&nbsp;</span></p><p>Fue verdadera justicia poética.</p><p>Los miles de testimonios de tortura que habían surgido de Chile tras la toma del poder por la fuerza por Pinochet en 1973 habían inspirado la creación de la Convención. Un cuarto de siglo más tarde, el propio Pinochet fue la primera persona a la que se aplicó el principio de jurisdicción universal consagrado en el tratado.</p><p>Una de las personas que intervinieron en la creación del innovador tratado fue sir Nigel Rodley, abogado británico y ex asesor jurídico de Amnistía Internacional:</p><p>“El caso Pinochet dio a muchos una sensación de confirmación. Era un triunfo para los derechos humanos. Se trataba de aquel arrogante dictador que pensaba que era invulnerable y después estuvo detenido durante un año en otro país.”</p><p>Pinochet pudo regresar finalmente a Chile como hombre libre en el año 2000 tras una controvertida decisión del Reino Unido que aducía la mala salud del ex gobernante. Sin embargo, el caso demostró que la Convención contra la Tortura es un poderoso instrumento jurídico en la lucha por la justicia<span>.</span></p><p><span><strong>Una Convención histórica</strong></span></p><p>El año 1973 fue rico en acontecimientos para la lucha contra la tortura.</p><p>El golpe de Estado de Pinochet en Chile, con sus detenciones masivas seguidas de reclusión en el Estado Nacional, ejecuciones, tortura y desapariciones forzadas, puso de manifiesto el hecho de que la tortura no era un mal del pasado sino que estaba muy viva.</p><p>En parte como respuesta a esos horrores, Amnistía Internacional lanzó su primera campaña global para erradicar esta práctica brutal.</p><p>Ese mismo año, la organización publicó un importante informe de 225 páginas que analizaba, por primera vez en la historia, hasta qué punto los gobiernos de todo el mundo utilizaban las palizas, las electrocuciones, las posturas en tensión y otras formas de tortura para castigar a disidentes o para obtener confesiones.</p><p>Esto fue el comienzo de una campaña internacional para persuadir a las autoridades de que debían poner fin a esta práctica brutal tanto en su propio país como en otros países.</p><p>Los activistas salieron a la calle para recoger firmas y se pusieron delante de las cámaras de televisión para hablar de unos tipos de abusos que muchos ignoraban. Mientras tanto, los juristas se reunían para buscar cauces legales que permitieran poner fin al sufrimiento de cientos de miles de personas.</p><p>En una conferencia internacional de legisladores organizada por Amnistía Internacional en París, un jurista sugirió que una forma de luchar contra la tortura era un tratado internacional sólido y jurídicamente vinculante que la prohibiera.</p><p>La tortura era ya ilegal en muchos países, y el consenso internacional significaba que estaba prohibida en todo el mundo y era un crimen de derecho internacional.</p><p>Sin embargo, una Convención garantizaría que los Estados que la ratificaran estarían jurídicamente obligados, entre otras cosas, a crear en sus leyes el delito específico de tortura, a investigar todas las denuncias sin demora y de forma imparcial, a castigar a los autores, a prohibir el uso en los tribunales las “pruebas” obtenidas mediante tortura, a abstenerse de enviar por la fuerza a personas a lugares donde corran el riesgo de sufrir tortura.</p><p>Otra obligación fundamental de los Estados sería garantizar que los sospechosos de cometer tortura podrían ser juzgados en cualquier país que hubiera ratificado la Convención.</p><p>El momento parecía el más oportuno.</p><p>La Asamblea General de las Naciones Unidas había debatido ya la necesidad de una resolución sobre la tortura. Varios años más tarde, al final de 1977, el gobierno de Suecia tomó la iniciativa de proponer la elaboración de una convención.</p><p>Se iniciaron negociaciones intensivas en la ONU en Nueva York y en los gobiernos de todo el planeta.<br />Pero resultó muy difícil llegar a acuerdos sobre las cláusulas que obligarían a los gobiernos a investigar y enjuiciar a los responsables de llevar a cabo o de ordenar la tortura, incluso en otros países.</p><p>“Muchos países se resistieron de verdad a este aspecto. A los franceses no les gustaba al principio, a los holandeses, que presidían el grupo de trabajo, no les gustaba al principio, a muchos más no les agradaba pero poco a poco diferentes países se convencieron e hicieron suya la idea. La idea básica era que no debe haber refugio para los torturadores”, explica sir Nigel.</p><p>Después de largos debates, el 10 de diciembre de 1984, la Asamblea General de la ONU adoptó la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Compuesta de 33 artículos, define qué es la tortura y cómo debe penalizarse, investigarse y enjuiciarse. Expone la clara obligación jurídica de los países de actuar contra la tortura tanto dentro de sus fronteras como en otros países<span>.</span></p><p><strong><span>“Un nuevo cauce para la justicia”</span></strong></p><p>Aunque finalmente Pinochet eludió la acción de la justicia, decenas de individuos han sido enjuiciados en virtud de la premisa de jurisdicción universal consagrada en la Convención contra la Tortura.</p><p>Sir Rodley cree que el documento actúa ahora como un poderoso elemento de disuasión.</p><p>“La Convención significa que existe un nuevo cauce para la justicia, que los líderes mundiales responsables de tortura se lo piensan dos veces antes de viajar a un país donde pueden ser arrestados. Aportó cierto grado de incertidumbre y temor para los altos líderes políticos y podría haber impedido cierta proporción de tortura, y eso es muy positivo”, explica.</p><p>Sir Rodley dice ahora que aunque sigue habiendo mucho trabajo por hacer para erradicar la tortura, las cosas han cambiado desde que se adoptó la Convención.</p><p>“Hoy se acepta universalmente que la tortura está prohibida en virtud del derecho internacional. Pero, a fin de cuentas, no es la comunidad internacional quien puede poner fin a la tortura, son sólo los propios países los que pueden ponerle fin. El problema radica en parte en que la tortura tiene lugar casi siempre contra delincuentes comunes de los que nadie se preocupa, y la cometen agentes de policía incompetentes que están mal pagados y reciben presiones para mantener la seguridad en las calles y, mientras no sean puestos a disposición de la justicia por ello, seguirá ocurriendo.”</p><p>Pero el éxito de la Convención no se limita a los enjuiciamientos. Con el paso de los años, son cada vez más los Estados que han penalizado la tortura, han introducido salvaguardias como el acceso sin demora a abogados y familiares tras la detención, han prohibido la detención en régimen de incomunicación y han permitido las visitas de observadores independientes a las prisiones<span>.</span></p><p><strong><span>La lucha continúa</span></strong></p><p>Pero el hecho de que la tortura siga estando viva y goce de buena salud en muchas partes del mundo significa que es mucho el trabajo que aún queda por hacer.</p><p>Treinta años después de la entrada en vigor de la Convención, Amnistía Internacional sigue liderando la lucha contra la tortura. A pesar de los desafíos que persisten, la organización seguirá denunciando y desacreditando a los autores y los países donde esta práctica está muy extendida, en el marco de sus esfuerzos permanentes para acabar con la tortura de una vez por todas<span>.</span></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Hace 30 años el mundo adoptó la Convención contra la Tortura, un documento pionero que se convirtió en un instrumento decisivo en la lucha por la justicia. Sir Nigel Rodley recuerda algunos de los momentos clave que hicieron realidad.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="100" height="100" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/175820_Demonstrators_outside_the_Pinochet_extradition_hearing_at_the_High_Court_in_London._0.jpg?1416820630" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50403">CAT -es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/stop-torture-">Stop Torture</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50404">Nigel Rodley-es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La Convención significa que existe un nuevo cauce para la justicia, que los líderes mundiales responsables de tortura se lo piensan dos veces antes de viajar a un país donde pueden ser arrestados. Aportó cierto grado de incertidumbre y temor para los altos líderes políticos y podría haber impedido cierta proporción de tortura, y eso es muy positivo.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Sir Nigel Rodley. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/stoptorture">Stop Torture</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Amnesty International&#039;s Campaign. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.hrweb.org/legal/cat.html">UN Convention against Torture and Other Cruel, Inhuman or Degrading Treatment or Punishment</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Read the full text. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/amnesty-international-global-crisis-torture-exposed-new-worldwide-campaign-2014-05-13">Global crisis on torture exposed by new worldwide campaign</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> News, 13 May 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Material militar, policial y de seguridad Stop Torture Fri, 21 Nov 2014 12:39:06 +0000 Amnistía Internacional 50382 at http://www.amnesty.org "No debe haber refugio para los torturadores". El arduo camino hacia la Convención contra la Tortura http://www.amnesty.org/es/news/no-refugio-para-torturadores-convencion-tortura-2014-11-19 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> El arduo camino hacia la Convención contra la Tortura </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">19 noviembre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Aquellos hechos constituyeron un hito jurídico que transmitió un mensaje inquietante a los responsables de violaciones de derechos humanos en todo el mundo.</p><p><span>Ocho años después de su salida del poder, en octubre de 1998, Augusto Pinochet, el ex dirigente chileno enfermo y uno de los dictadores más conocidos del mundo, decidió viajar a Europa para someterse a tratamiento médico.</span></p><p>Pero cuando llegó a Londres, miembros de la diáspora chilena –muchos de ellos supervivientes de tortura durante el régimen brutal de Pinochet– vieron una ocasión de oro para que el ex dictador fuera investigado, tras la sistemática negativa de Chile a hacerlo.<span></span></p> <style> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} </style> <p><span>Armados con la <strong><a href="http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CAT.aspx">Convención contra la Tortura</a></strong>&nbsp;(un tratado pionero en virtud del cual los gobiernos habían acordado que las personas sospechosas de cometer o de ordenar tortura podían ser juzgadas por los Estados Partes en todo el mundo), los abogados iniciaron una lucha sin cuartel.</span></p><p>Era la primera vez que se usaba con éxito la Convención para procesar a un ex jefe de Estado sospechoso de haber ordenado o cometido tortura, y los resultados fueron asombrosos.</p><p>Un juez español dictó una orden de detención internacional con el fin de procesar a Pinochet por su responsabilidad en los asesinatos, la tortura y las desapariciones forzadas que de forma sistemática se habían cometido durante su gobierno<span>.</span></p><p><span><strong>Inspirada por los horrores de Chile</strong>&nbsp;</span></p><p>Fue verdadera justicia poética.</p><p>Los miles de testimonios de tortura que habían surgido de Chile tras la toma del poder por la fuerza por Pinochet en 1973 habían inspirado la creación de la Convención. Un cuarto de siglo más tarde, el propio Pinochet fue la primera persona a la que se aplicó el principio de jurisdicción universal consagrado en el tratado.</p><p>Una de las personas que intervinieron en la creación del innovador tratado fue sir Nigel Rodley, abogado británico y ex asesor jurídico de Amnistía Internacional:</p><p>“El caso Pinochet dio a muchos una sensación de confirmación. Era un triunfo para los derechos humanos. Se trataba de aquel arrogante dictador que pensaba que era invulnerable y después estuvo detenido durante un año en otro país.”</p><p>Pinochet pudo regresar finalmente a Chile como hombre libre en el año 2000 tras una controvertida decisión del Reino Unido que aducía la mala salud del ex gobernante. Sin embargo, el caso demostró que la Convención contra la Tortura es un poderoso instrumento jurídico en la lucha por la justicia<span>.</span></p><p><span><strong>Una Convención histórica</strong></span></p><p>El año 1973 fue rico en acontecimientos para la lucha contra la tortura.</p><p>El golpe de Estado de Pinochet en Chile, con sus detenciones masivas seguidas de reclusión en el Estado Nacional, ejecuciones, tortura y desapariciones forzadas, puso de manifiesto el hecho de que la tortura no era un mal del pasado sino que estaba muy viva.</p><p>En parte como respuesta a esos horrores, Amnistía Internacional lanzó su primera campaña global para erradicar esta práctica brutal.</p><p>Ese mismo año, la organización publicó un importante informe de 225 páginas que analizaba, por primera vez en la historia, hasta qué punto los gobiernos de todo el mundo utilizaban las palizas, las electrocuciones, las posturas en tensión y otras formas de tortura para castigar a disidentes o para obtener confesiones.</p><p>Esto fue el comienzo de una campaña internacional para persuadir a las autoridades de que debían poner fin a esta práctica brutal tanto en su propio país como en otros países.</p><p>Los activistas salieron a la calle para recoger firmas y se pusieron delante de las cámaras de televisión para hablar de unos tipos de abusos que muchos ignoraban. Mientras tanto, los juristas se reunían para buscar cauces legales que permitieran poner fin al sufrimiento de cientos de miles de personas.</p><p>En una conferencia internacional de legisladores organizada por Amnistía Internacional en París, un jurista sugirió que una forma de luchar contra la tortura era un tratado internacional sólido y jurídicamente vinculante que la prohibiera.</p><p>La tortura era ya ilegal en muchos países, y el consenso internacional significaba que estaba prohibida en todo el mundo y era un crimen de derecho internacional.</p><p>Sin embargo, una Convención garantizaría que los Estados que la ratificaran estarían jurídicamente obligados, entre otras cosas, a crear en sus leyes el delito específico de tortura, a investigar todas las denuncias sin demora y de forma imparcial, a castigar a los autores, a prohibir el uso en los tribunales las “pruebas” obtenidas mediante tortura, a abstenerse de enviar por la fuerza a personas a lugares donde corran el riesgo de sufrir tortura.</p><p>Otra obligación fundamental de los Estados sería garantizar que los sospechosos de cometer tortura podrían ser juzgados en cualquier país que hubiera ratificado la Convención.</p><p>El momento parecía el más oportuno.</p><p>La Asamblea General de las Naciones Unidas había debatido ya la necesidad de una resolución sobre la tortura. Varios años más tarde, al final de 1977, el gobierno de Suecia tomó la iniciativa de proponer la elaboración de una convención.</p><p>Se iniciaron negociaciones intensivas en la ONU en Nueva York y en los gobiernos de todo el planeta.<br />Pero resultó muy difícil llegar a acuerdos sobre las cláusulas que obligarían a los gobiernos a investigar y enjuiciar a los responsables de llevar a cabo o de ordenar la tortura, incluso en otros países.</p><p>“Muchos países se resistieron de verdad a este aspecto. A los franceses no les gustaba al principio, a los holandeses, que presidían el grupo de trabajo, no les gustaba al principio, a muchos más no les agradaba pero poco a poco diferentes países se convencieron e hicieron suya la idea. La idea básica era que no debe haber refugio para los torturadores”, explica sir Nigel.</p><p>Después de largos debates, el 10 de diciembre de 1984, la Asamblea General de la ONU adoptó la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Compuesta de 33 artículos, define qué es la tortura y cómo debe penalizarse, investigarse y enjuiciarse. Expone la clara obligación jurídica de los países de actuar contra la tortura tanto dentro de sus fronteras como en otros países<span>.</span></p><p><strong><span>“Un nuevo cauce para la justicia”</span></strong></p><p>Aunque finalmente Pinochet eludió la acción de la justicia, decenas de individuos han sido enjuiciados en virtud de la premisa de jurisdicción universal consagrada en la Convención contra la Tortura.</p><p>Sir Rodley cree que el documento actúa ahora como un poderoso elemento de disuasión.</p><p>“La Convención significa que existe un nuevo cauce para la justicia, que los líderes mundiales responsables de tortura se lo piensan dos veces antes de viajar a un país donde pueden ser arrestados. Aportó cierto grado de incertidumbre y temor para los altos líderes políticos y podría haber impedido cierta proporción de tortura, y eso es muy positivo”, explica.</p><p>Sir Rodley dice ahora que aunque sigue habiendo mucho trabajo por hacer para erradicar la tortura, las cosas han cambiado desde que se adoptó la Convención.</p><p>“Hoy se acepta universalmente que la tortura está prohibida en virtud del derecho internacional. Pero, a fin de cuentas, no es la comunidad internacional quien puede poner fin a la tortura, son sólo los propios países los que pueden ponerle fin. El problema radica en parte en que la tortura tiene lugar casi siempre contra delincuentes comunes de los que nadie se preocupa, y la cometen agentes de policía incompetentes que están mal pagados y reciben presiones para mantener la seguridad en las calles y, mientras no sean puestos a disposición de la justicia por ello, seguirá ocurriendo.”</p><p>Pero el éxito de la Convención no se limita a los enjuiciamientos. Con el paso de los años, son cada vez más los Estados que han penalizado la tortura, han introducido salvaguardias como el acceso sin demora a abogados y familiares tras la detención, han prohibido la detención en régimen de incomunicación y han permitido las visitas de observadores independientes a las prisiones<span>.</span></p><p><strong><span>La lucha continúa</span></strong></p><p>Pero el hecho de que la tortura siga estando viva y goce de buena salud en muchas partes del mundo significa que es mucho el trabajo que aún queda por hacer.</p><p>Treinta años después de la entrada en vigor de la Convención, Amnistía Internacional sigue liderando la lucha contra la tortura. A pesar de los desafíos que persisten, la organización seguirá denunciando y desacreditando a los autores y los países donde esta práctica está muy extendida, en el marco de sus esfuerzos permanentes para acabar con la tortura de una vez por todas<span>.</span></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Hace 30 años el mundo adoptó la Convención contra la Tortura, un documento pionero que se convirtió en un instrumento decisivo en la lucha por la justicia. Sir Nigel Rodley recuerda algunos de los momentos clave que hicieron realidad.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="100" height="100" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/175820_Demonstrators_outside_the_Pinochet_extradition_hearing_at_the_High_Court_in_London._0.jpg?1416820630" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50403">CAT -es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/stop-torture-">Stop Torture</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50404">Nigel Rodley-es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La Convención significa que existe un nuevo cauce para la justicia, que los líderes mundiales responsables de tortura se lo piensan dos veces antes de viajar a un país donde pueden ser arrestados. Aportó cierto grado de incertidumbre y temor para los altos líderes políticos y podría haber impedido cierta proporción de tortura, y eso es muy positivo.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Sir Nigel Rodley. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/stoptorture">Stop Torture</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Amnesty International&#039;s Campaign. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.hrweb.org/legal/cat.html">UN Convention against Torture and Other Cruel, Inhuman or Degrading Treatment or Punishment</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Read the full text. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/amnesty-international-global-crisis-torture-exposed-new-worldwide-campaign-2014-05-13">Global crisis on torture exposed by new worldwide campaign</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> News, 13 May 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Material militar, policial y de seguridad Stop Torture Fri, 21 Nov 2014 12:39:06 +0000 Amnistía Internacional 50382 at http://www.amnesty.org México: La liberación de preso de conciencia torturado llega con años de retraso http://www.amnesty.org/es/news/mexico-liberacion-preso-conciencia-torturado-anos-retraso-2014-10-17 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> México: La liberación de preso de conciencia torturado llega con años de retraso </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">17 octubre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Ángel Amílcar Colón Quevedo, preso de conciencia y víctima de tortura, ha sido puesto en libertad tras cinco años de prisión preventiva, positiva medida que hace mucho tiempo que debería haberse tomado, ha manifestado Amnistía Internacional.<br /><br />Ángel Colón fue detenido por la policía en Tijuana, en norte de México, cuando viajaba desde su país, Honduras, a Estados Unidos en marzo de 2009. Sufrió entonces tortura a manos de policías y militares, que lo golpearon y lo sometieron a asfixia y a insultos racistas. Lo obligaron a firmar una declaración falsa, que se utilizó para implicarlo en actividades delictivas. Se retractó de la declaración cuando lo llevaron ante un juez y denunció la tortura a las autoridades, que no hicieron nada. <br /><br />El procurador general federal de México ha decidido ahora retirar los cargos contra Ángel Colón, que ha sido puesto en libertad sin condiciones. <br /><br />“Ángel Colón sufrió tortura a manos de las autoridades mexicanas y ha visto su vida truncada por años de prisión preventiva. Es indignante”, ha afirmado Erika Guevara Rosas, directora del Programa de Amnistía Internacional para América. <br /><br />“Las autoridades mexicanas pueden y deben tomar aún más medidas para garantizar que ni la policía ni el ejército recurren a la tortura y que todas las denuncias de tortura se investigan con rapidez y exhaustividad. No pueden permitir que injusticias como las cometidas contra Ángel Colón vuelvan a repetirse.” <br /><br />Ángel Colón es miembro de la comunidad afrodescendiente garífuna, y Amnistía Internacional cree que su tortura, detención y procesamiento fueron el resultado de discriminación basada en su origen étnico y su condición de migrante indocumentado. <br /><br />Cuando la policía se lo llevó en 2009, lo golpearon en las costillas, lo obligaron a caminar de rodillas, le propinaron patadas y le dieron puñetazos en el estómago. Luego le vendaron los ojos y lo llevaron a una base militar, donde oía los gritos de otras personas también detenidas. Lo amenazaron con hacerle lo mismo que a ellas y lo golpearon reiteradamente. Le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza hasta casi asfixiarlo. Lo desnudaron y lo obligaron a limpiar con la lengua los zapatos de otros detenidos y a realizar actos humillantes, a la vez que, según la información recibida, lo llamaban “pinche negro”. <br /><br />“Me gustaría que las personas que cometieron estos actos fueran llevadas ante la justicia”, dijo Ángel Colón a representantes de Amnistía Internacional que fueron a verlo a la prisión. <br /><br />“Mi mensaje a todas las personas que me están mostrando su solidaridad y que están en contra de la tortura y la discriminación es que no bajen la guardia. Se está abriendo un nuevo horizonte. Me alegra lo que está pasando.” <br /><br />“La puesta en libertad de Ángel es la primera medida que ha tomado el gobierno mexicano para devolverle su dignidad, su libertad y su vida. Ahora reconocen que es inocente, pero en 2009 lo exhibieron como un delincuente ante las cámaras de televisión. Merece justicia y reparación”, ha afirmado Mario Ernesto Patrón, jefe del equipo jurídico de Ángel y director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro PRODH) de México. <br /><br />Aunque la Procuraduría General federal tuvo constancia de la denuncia de tortura de Ángel en 2009, no se hizo nada para investigarla. Los exámenes médico forenses oficiales, que son obligatorios según la legislación nacional y las normas internacionales de derechos humanos, no se realizaron hasta cuatro años después, y se dejaron sin terminar. <br /><br />Amnistía Internacional pide al gobierno mexicano que, además de investigar las denuncias de tortura y garantizar que Ángel Colón puede interponer recursos efectivos y recibe reparación, revise el enfoque que aplica a los exámenes médico forenses de presuntas víctimas de tortura a fin de hacerlos totalmente compatibles con las normas internacionales establecidas en el Protocolo de Estambul de 1999. En el caso de Ángel, la participación de peritos médicos independientes fue decisiva para demostrar que había sufrido tortura. <br /><br />“El caso de Ángel es un claro ejemplo de la falta de medidas de la Procuraduría General federal para documentar debidamente los casos de tortura. En la mayoría de los casos jamás se llevan a cabo exámenes médico forenses oficiales. Cuando se realizan, es ya demasiado tarde. Tienden a traumatizar de nuevo a las víctimas y a desanimarlas de insistir en sus denuncias. Además, los peritos médicos oficiales presentan a menudo conclusiones infundadas, que los fiscales utilizan para encubrir la tortura, en vez de realizar investigaciones efectivas”, ha explicado Erika Guevara. <br /><br />“Las autoridades mexicanas tienen que reconocer de manera más general el valor probatorio de los exámenes realizados por peritos independientes. Con ello darían un primer paso para mejorar el sombrío historial de impunidad del país con respecto a la tortura y los malos tratos.” <br /><br /><strong>Información complementaria</strong> <br />Amnistía Internacional llevaba haciendo campaña para conseguir que Ángel Colón fuera puesto en libertad desde julio de 2014, cuando lo declaró preso de conciencia. <br /><br />El 4 de septiembre, la organización publicó un informe, <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/020/2014%20%20"><em>Fuera de control: Tortura y malos tratos en México</em></a>, en el que señaló que las denuncias de tortura y otros malos tratos infligidos por agentes de policía y militares habían aumentado un 600 por ciento en un decenio.<br /><br />El 64 por ciento de los mexicanos y mexicanas afirman tener miedo de sufrir tortura si son detenidos por la policía u otras autoridades, según una encuesta realizada por Amnistía Internacional.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><span>Ángel Amílcar Colón Quevedo, preso de conciencia y víctima de tortura, ha sido puesto en libertad tras cinco años de prisión preventiva, positiva medida que hace mucho tiempo que debería haberse tomado.</span></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/199428_Angel_Colon_ngel_Col_n.jpg?1413539406" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50002">Angel Colon_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/video-angel-colon-hombre-libre">Video: Ángel Colón es un hombre libre</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">México</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="22.523643">22° 31' 25.1148" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-101.072212">101° 4' 19.9632" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Ángel Colón sufrió tortura a manos de las autoridades mexicanas y ha visto su vida truncada por años de prisión preventiva. Es indignante.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Erika Guevara Rosas, directora del Programa de Amnistía Internacional para América </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Mi mensaje a todas las personas que me están mostrando su solidaridad y que están en contra de la tortura y la discriminación es que no bajen la guardia. Se está abriendo un nuevo horizonte. Me alegra lo que está pasando.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ángel Colón </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/mexico-autoridades-guardan-silencio-alarmante-aumento-tortura-malos-tratos-2014-09-04">México: Las autoridades guardan silencio ante el aumento alarmante de las denuncias de tortura y malos tratos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 4 de septiembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/020/2014">Fuera de control: Tortura y malos tratos en México</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 4 de septiembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Mexico Stop Torture Tortura y malos tratos Wed, 29 Oct 2014 08:05:52 +0000 Amnistía Internacional 50008 at http://www.amnesty.org México: La liberación de preso de conciencia torturado llega con años de retraso http://www.amnesty.org/es/news/mexico-liberacion-preso-conciencia-torturado-anos-retraso-2014-10-17 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> México: La liberación de preso de conciencia torturado llega con años de retraso </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">17 octubre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Ángel Amílcar Colón Quevedo, preso de conciencia y víctima de tortura, ha sido puesto en libertad tras cinco años de prisión preventiva, positiva medida que hace mucho tiempo que debería haberse tomado, ha manifestado Amnistía Internacional.<br /><br />Ángel Colón fue detenido por la policía en Tijuana, en norte de México, cuando viajaba desde su país, Honduras, a Estados Unidos en marzo de 2009. Sufrió entonces tortura a manos de policías y militares, que lo golpearon y lo sometieron a asfixia y a insultos racistas. Lo obligaron a firmar una declaración falsa, que se utilizó para implicarlo en actividades delictivas. Se retractó de la declaración cuando lo llevaron ante un juez y denunció la tortura a las autoridades, que no hicieron nada. <br /><br />El procurador general federal de México ha decidido ahora retirar los cargos contra Ángel Colón, que ha sido puesto en libertad sin condiciones. <br /><br />“Ángel Colón sufrió tortura a manos de las autoridades mexicanas y ha visto su vida truncada por años de prisión preventiva. Es indignante”, ha afirmado Erika Guevara Rosas, directora del Programa de Amnistía Internacional para América. <br /><br />“Las autoridades mexicanas pueden y deben tomar aún más medidas para garantizar que ni la policía ni el ejército recurren a la tortura y que todas las denuncias de tortura se investigan con rapidez y exhaustividad. No pueden permitir que injusticias como las cometidas contra Ángel Colón vuelvan a repetirse.” <br /><br />Ángel Colón es miembro de la comunidad afrodescendiente garífuna, y Amnistía Internacional cree que su tortura, detención y procesamiento fueron el resultado de discriminación basada en su origen étnico y su condición de migrante indocumentado. <br /><br />Cuando la policía se lo llevó en 2009, lo golpearon en las costillas, lo obligaron a caminar de rodillas, le propinaron patadas y le dieron puñetazos en el estómago. Luego le vendaron los ojos y lo llevaron a una base militar, donde oía los gritos de otras personas también detenidas. Lo amenazaron con hacerle lo mismo que a ellas y lo golpearon reiteradamente. Le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza hasta casi asfixiarlo. Lo desnudaron y lo obligaron a limpiar con la lengua los zapatos de otros detenidos y a realizar actos humillantes, a la vez que, según la información recibida, lo llamaban “pinche negro”. <br /><br />“Me gustaría que las personas que cometieron estos actos fueran llevadas ante la justicia”, dijo Ángel Colón a representantes de Amnistía Internacional que fueron a verlo a la prisión. <br /><br />“Mi mensaje a todas las personas que me están mostrando su solidaridad y que están en contra de la tortura y la discriminación es que no bajen la guardia. Se está abriendo un nuevo horizonte. Me alegra lo que está pasando.” <br /><br />“La puesta en libertad de Ángel es la primera medida que ha tomado el gobierno mexicano para devolverle su dignidad, su libertad y su vida. Ahora reconocen que es inocente, pero en 2009 lo exhibieron como un delincuente ante las cámaras de televisión. Merece justicia y reparación”, ha afirmado Mario Ernesto Patrón, jefe del equipo jurídico de Ángel y director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro PRODH) de México. <br /><br />Aunque la Procuraduría General federal tuvo constancia de la denuncia de tortura de Ángel en 2009, no se hizo nada para investigarla. Los exámenes médico forenses oficiales, que son obligatorios según la legislación nacional y las normas internacionales de derechos humanos, no se realizaron hasta cuatro años después, y se dejaron sin terminar. <br /><br />Amnistía Internacional pide al gobierno mexicano que, además de investigar las denuncias de tortura y garantizar que Ángel Colón puede interponer recursos efectivos y recibe reparación, revise el enfoque que aplica a los exámenes médico forenses de presuntas víctimas de tortura a fin de hacerlos totalmente compatibles con las normas internacionales establecidas en el Protocolo de Estambul de 1999. En el caso de Ángel, la participación de peritos médicos independientes fue decisiva para demostrar que había sufrido tortura. <br /><br />“El caso de Ángel es un claro ejemplo de la falta de medidas de la Procuraduría General federal para documentar debidamente los casos de tortura. En la mayoría de los casos jamás se llevan a cabo exámenes médico forenses oficiales. Cuando se realizan, es ya demasiado tarde. Tienden a traumatizar de nuevo a las víctimas y a desanimarlas de insistir en sus denuncias. Además, los peritos médicos oficiales presentan a menudo conclusiones infundadas, que los fiscales utilizan para encubrir la tortura, en vez de realizar investigaciones efectivas”, ha explicado Erika Guevara. <br /><br />“Las autoridades mexicanas tienen que reconocer de manera más general el valor probatorio de los exámenes realizados por peritos independientes. Con ello darían un primer paso para mejorar el sombrío historial de impunidad del país con respecto a la tortura y los malos tratos.” <br /><br /><strong>Información complementaria</strong> <br />Amnistía Internacional llevaba haciendo campaña para conseguir que Ángel Colón fuera puesto en libertad desde julio de 2014, cuando lo declaró preso de conciencia. <br /><br />El 4 de septiembre, la organización publicó un informe, <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/020/2014%20%20"><em>Fuera de control: Tortura y malos tratos en México</em></a>, en el que señaló que las denuncias de tortura y otros malos tratos infligidos por agentes de policía y militares habían aumentado un 600 por ciento en un decenio.<br /><br />El 64 por ciento de los mexicanos y mexicanas afirman tener miedo de sufrir tortura si son detenidos por la policía u otras autoridades, según una encuesta realizada por Amnistía Internacional.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><span>Ángel Amílcar Colón Quevedo, preso de conciencia y víctima de tortura, ha sido puesto en libertad tras cinco años de prisión preventiva, positiva medida que hace mucho tiempo que debería haberse tomado.</span></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/199428_Angel_Colon_ngel_Col_n.jpg?1413539406" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/50002">Angel Colon_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/video-angel-colon-hombre-libre">Video: Ángel Colón es un hombre libre</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">México</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="22.523643">22° 31' 25.1148" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-101.072212">101° 4' 19.9632" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Ángel Colón sufrió tortura a manos de las autoridades mexicanas y ha visto su vida truncada por años de prisión preventiva. Es indignante.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Erika Guevara Rosas, directora del Programa de Amnistía Internacional para América </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Mi mensaje a todas las personas que me están mostrando su solidaridad y que están en contra de la tortura y la discriminación es que no bajen la guardia. Se está abriendo un nuevo horizonte. Me alegra lo que está pasando.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ángel Colón </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/mexico-autoridades-guardan-silencio-alarmante-aumento-tortura-malos-tratos-2014-09-04">México: Las autoridades guardan silencio ante el aumento alarmante de las denuncias de tortura y malos tratos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 4 de septiembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/020/2014">Fuera de control: Tortura y malos tratos en México</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 4 de septiembre de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Mexico Stop Torture Tortura y malos tratos Wed, 29 Oct 2014 08:05:52 +0000 Amnistía Internacional 50008 at http://www.amnesty.org Pena de muerte: Los países siguen ejecutando a personas con discapacidad mental e intelectual http://www.amnesty.org/es/news/pena-muerte-paises-siguen-ejecutando-discapacitados-mentales-intelectuales-2014-10-10 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Pena de muerte: Los países siguen ejecutando a personas con discapacidad mental e intelect </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">10 octubre 2014</span> </div> </div> </div> <p>Países de todo el mundo siguen condenando a muerte o ejecutando a personas con discapacidad mental e intelectual, en una clara violación de las normas internacionales. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional en vísperas del Día Mundial contra la Pena de Muerte (10 de octubre de 2014).</p><p>Amnistía Internacional ha <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/ACT51/005/2014/en">documentado</a> casos de personas que sufren ese tipo de discapacidad y que se enfrentan a la ejecución o han sido ejecutadas en países como Japón, Pakistán y Estados Unidos. A menos que estos países reformen urgentemente sus sistemas de justicia penal, muchas más personas seguirán en peligro.</p><p>“Las normas internacionales sobre la discapacidad mental e intelectual son una importante salvaguardia para las personas vulnerables. No pretenden disculpar crímenes atroces, sino que establecen parámetros para el tipo de pena que se puede imponer”, ha manifestado Audrey Gaughran, directora de Asuntos Temáticos Globales de Amnistía Internacional.</p><p>“Nos oponemos a la pena de muerte en todas las circunstancias, por considerarla el exponente máximo de pena cruel, inhumana y degradante. No obstante, en los países que aún llevan a cabo ejecuciones, y mientras se produce la abolición final, deben respetarse y aplicarse las normas internacionales, incluidas las que prohíben el uso de la pena capital contra ciertos grupos vulnerables.”</p><p>Para el Día Mundial contra la Pena de Muerte de este año, Amnistía Internacional y la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte han puesto el foco en la pena capital y las personas con discapacidad mental o intelectual.</p><p>“Las normas internacionales establecen claramente que quienes sufren discapacidad mental e intelectual no deben enfrentarse a la pena máxima. Sin embargo, en muchos casos esa discapacidad no se identifica durante los procedimientos penales”, ha manifestado Audrey Gaughran.</p><p>“Los países que siguen llevando a cabo ejecuciones deben garantizar que existen recursos para realizar evaluaciones independientes y rigurosas a todas las personas que se enfrentan a la pena de muerte, desde el momento en que son acusadas y después de que se dicte la sentencia.”</p><p>“Instamos a los gobiernos de todos los países que aún recurren a la pena de muerte a dictar de inmediato una suspensión de las ejecuciones, como primer paso hacia la abolición. Lo que ponemos hoy de manifiesto es un ejemplo más de la injusticia de esta pena.”</p><p>A continuación exponemos ejemplos ilustrativos recientes del uso de la pena de muerte contra personas con discapacidad mental o intelectual:</p><ul><li><span>En&nbsp;<strong>Estados Unidos</strong>, Askari Abdullah Muhammad fue ejecutado en Florida el 7 de enero de 2014 por un asesinato cometido en prisión en 1980. Tenía un largo historial de enfermedad mental grave, que incluía diagnósticos de esquizofrenia paranoide. El 9 de abril, el ciudadano mexicano Ramiro Hernández Llanas fue ejecutado en Texas pese a las pruebas que indicaban que su discapacidad intelectual, evaluada en seis pruebas diferentes de cociente intelectual en la última década, convertía su pena de muerte en inconstitucional. En Florida, Amnistía Internacional ha destacado el caso de otros dos condenados a muerte: Frank Walls y Michael Zack, ambos con un historial de traumatismo encefálico severo, que han agotado sus vías de apelación.</span></li><li><span>En&nbsp;<strong>Japón</strong>&nbsp;ya se ha ejecutado a varios presos que sufrían enfermedad mental, y otros permanecen en espera de ejecución. Hakamada Iwao, ahora de 78 años, fue condenado a muerte por asesinato tras un juicio injusto en 1968, y es el preso que más tiempo lleva condenado a muerte del mundo. Desarrolló graves problemas de salud mental durante sus décadas en régimen de aislamiento. Fue puesto temporalmente en libertad en marzo de 2014 en espera de un posible nuevo juicio. Matusmoto Kenji lleva condenado a muerte por asesinato desde 1993 y podría ser ejecutado en cualquier momento. Sufre discapacidad mental a causa de envenenamiento por mercurio (enfermedad de Minamata), y al parecer sufre paranoia y falta de coherencia a consecuencia de una enfermedad mental que desarrolló durante su reclusión en el pabellón de los condenados a muerte. Sus abogados están intentando conseguirle un nuevo juicio.</span></li><li><span>En&nbsp;<strong>Pakistán</strong>, Mohammad Asghar, a quien se había diagnosticado esquizofrenia paranoide en Reino Unido en 2010 y que después se trasladó a Pakistán, fue declarado culpable de blasfemia en 2014 y condenado a muerte.</span></li></ul><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><span></span><span>Países de todo el mundo siguen condenando a muerte o ejecutando a personas con discapacidad mental e intelectual, en una clara violación de las normas internacionales.&nbsp;</span></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/148084_Noose (1)_5.jpg?1412860263" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49727">nosse_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> deathpenalty </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Las normas internacionales establecen claramente que quienes sufren discapacidad mental e intelectual no deben enfrentarse a la pena máxima.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Audrey Gaughran, directora de Asuntos Temáticos Globales de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/ACT51/005/2014/en">Protecting people with mental and intellectual disabilities from the use of the death penalty</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Read the briefing. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Pena de muerte Pena de muerte Japan Pakistan USA Fri, 10 Oct 2014 06:58:58 +0000 Amnistía Internacional 49728 at http://www.amnesty.org Estratagemas jurídicas para destruir al “enemigo interno”: ONG rusas calificadas de “agentes extranjeros” http://www.amnesty.org/es/news/estratagemas-juridicas-destruir-enemigo-interno-2014-10-09 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Estratagemas jurídicas para destruir al “enemigo interno” </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">09 octubre 2014</span> </div> </div> </div> <p><em>“Primero vinieron a por a los socialistas y yo guardé silencio, porque no era socialista.<br />“Luego vinieron a por los sindicalistas y yo guardé silencio, porque no era sindicalista.<br />“Después vinieron a por los judíos y yo guardé silencio, porque no era judío.<br />“Entonces vinieron a por mí, y no quedaba nadie para hablar en mi nombre.”</em></p><p>Entre los numerosos carteles colgados en las paredes de las oficinas de las <a href="http://soldiersmothers.ru/en/about-us/">Madres de Soldados de San Petersburgo</a> hay uno azul que tiene estampado en relieve el famoso lamento del pastor protestante Martin Niemöller sobre la Segunda Guerra Mundial.<br /><br />Ella Polyakova, fundadora de la ONG, veterana defensora de los derechos humanos y pacifista, ve en estas frases un paralelismo con la situación a la que se enfrenta actualmente.<br /><br />Madres de Soldados está entre los centenares de ONG rusas que son blanco de inspecciones y otras formas de persecución de las autoridades con arreglo a la draconiana “Ley de Agentes Extranjeros” aprobada en julio de 2012.<br /><br />Desde el <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/tilda-agente-extranjero-ong-rusa-informa-sobre-accion-militar-ucrania-2014-09-01">28 de agosto de este año</a>, Madres de Soldados es una de las ONG que ha sido tildada en la práctica de espía extranjero: al mismo tiempo, los medios de comunicación estatales han desprestigiado a las organizaciones y a sus directores.<br /><br />En ruso, el término “agente extranjero” se asocia indeleblemente al espionaje de la época de la guerra fría y evoca otros epítetos como “traidor” o “enemigo”.<br /><br />¿Cuál es el delito de Ella Polyakova? Se atrevió a hablar en público sobre la presunta muerte de soldados rusos en Ucrania, en un contexto en el que las autoridades rusas han negado repetidamente toda participación en el conflicto armado.</p><p>&nbsp;</p><p>En la Rusia de hoy en día, el trabajo de organizaciones sobre asuntos que se desvían de la línea del partido provoca de inmediato levantamientos de ceja e invita a un aumento de la vigilancia.<br /><br />Según Ella Polyakova, “el principal objeto de la ley es impedir que las organizaciones de derechos humanos influyan en la opinión pública”.<br /><br />Además de Madres de Soldados –que defiende los derechos humanos de quienes sirven en las fuerzas armadas rusas–, el Ministerio de Justicia acusa de “cumplir las funciones de un agente extranjero” a ONG que trabajan en cuestiones tan dispares como la observación de elecciones, el medio ambiente, la homofobia y otros tipos de discriminación.<strong>"Mentira manifiesta"<br /></strong>En un principio, las autoridades esperaban que los denominados “agentes extranjeros” se registrasen como tales por iniciativa propia e imprimiesen ese calificativo en todas sus publicaciones.<br /><br />Sin embargo, las ONG se aliaron y se opusieron a esa clasificación. Llevaron su causa a los tribunales tras hacer un pacto según el cual nunca aceptarían tales condiciones voluntariamente.<br /><br />“El término ‘agente’ siempre hace referencia a una persona que cumple las órdenes de otra. Eso es una mentira manifiesta. Es inaceptable. Ningún donante extranjero nos ha dado nunca una orden concreta; no trabajaríamos de ese modo”, declaró Oleg Orlov, presidente de la junta directiva del <a href="http://www.memo.ru/eng/memhrc/index.shtml">Centro de Derechos Humanos Memorial</a>, con sede en Moscú, que se ocupa de un amplio conjunto de cuestiones de derechos humanos y es una de las ONG contra las que se dirigen las medidas.<br /><br />La ley establece dos criterios principales para calificar una ONG de “agente extranjero”: participar en “actividades políticas” y recibir financiación extranjera.<br /><br />La mayor dificultad radica en definir “actividades políticas”. Al hacer las autoridades rusas una interpretación amplia del término, diversos tipos de organizaciones entran en conflicto con organismos estatales.<br /><br />Oleg Novikov, portavoz de <a href="http://eng.publicverdict.ru/">Verdicto Público</a>, ONG que aborda los abusos policiales, atribuye esta “lógica primitiva” al temor de las autoridades de que su base de poder se vea socavada por influencias extranjeras.<br /><br />La organización de Oleg Novikov ha estado en el punto de mira simplemente por prestar asistencia letrada gratuita a personas detenidas en el transcurso y después de las protestas de oposición que tuvieron lugar en la plaza Bolotnaya de Moscú en 2012.<br /><br /><strong>Inspección de ONG</strong><br />Poco después la entrada en vigor de la ley, a finales de 2012, la Fiscalía federal y el Ministerio de Justicia empezaron a inspeccionar oficinas de ONG. Su objetivo era encontrar alguna justificación, por pequeña que fuese, para calificar a las organizaciones de “agentes extranjeros”.<br /><br />Numerosas ONG contaron a Amnistía Internacional que estas inspecciones solían durar hasta un mes o más y con frecuencia participaban en ellas una variedad de organismos estatales: representantes de la Fiscalía, del Ministerio de Justicia, inspectores fiscales, inspectores de trabajo, el regulador de los medios de comunicación y a veces incluso funcionarios del departamento de bomberos o de saneamiento.<br /><br />Hasta reporteros del canal nacional NTV llegaron a acompañar en ocasiones a los funcionarios. En una de tales inspecciones de la oficina de Amnistía Internacional en Moscú, en marzo de 2012, al personal se le dijo que la presencia de los periodistas era una “coincidencia”.<br /><br />Algunas ONG se vieron sometidas a esta desagradable experiencia más de una vez. Entre tanto, su trabajo legítimo se interrumpía mientras hacían malabarismos para satisfacer los requisitos de las inspecciones.<br /><br />Las ONG a las que posteriormente se les ordenó registrarse como “agentes extranjeros” recibieron cuantiosas multas cuando se negaron a ello. Las consiguientes batallas judiciales y campañas de difamación intimidaron a trabajadores de ONG, ocasionaron una disminución de las donaciones y, en algunos casos, indujeron a las organizaciones a cerrar definitivamente.<br />El genio había salido de la lámpara, y lo peor todavía estaba por llegar.<br /><br /><strong>El segundo asalto</strong><br />Contrariadas por no haber logrado obligar a las ONG independientes a registrarse como “agentes extranjeros”, las autoridades rusas dieron otra vuelta de tuerca a la ley en junio de 2014. Se facultó al Ministerio de Justicia para, de forma unilateral, clasificar en la práctica a las organizaciones como espías extranjeros.<br /><br />Las ONG afectadas se han visto envueltas de nuevo en prolongadas batallas judiciales para limpiar sus nombres. Alrededor de una docena de ellas han acabado por llevar su causa al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde el proceso está en curso.<br /><br />Mientras tanto se ha intensificado la persecución contra las organizaciones.<br /><br />“Después de la adopción de la ley empezó una nueva vida”, contó Ella Polyakova, refiriendo que habían entrado ilegalmente en su oficina y que habían cortado algunas de las líneas telefónicas. Las llamadas a la línea directa de la organización han disminuido, probablemente por miedo a que la información esté sujeta a vigilancia.<br /><br />La sede de Memorial en Moscú ha sufrido actos vandálicos en dos ocasiones: alguien pintó un grafiti con las palabras “agente extranjero” en el muro exterior y unos desconocidos destrozaron la puerta de entrada.<br /><br />Grigory Melkonyants, director adjunto de <a href="http://www.golosinfo.org/en/articles/257">Golos, única red rusa de observadores electorales independientes</a>, habló de la merma de apoyo público: “En general, ha cambiado la actitud de la gente hacia las ONG. Los políticos y los funcionarios se han vuelto contra nosotros debido a la propaganda”.<br /><br />En 2012, Golos devolvió 7.000 euros del Premio Sájarov a la Libertad de Expresión, pero ello no impidió que clasificaran a la organización como “agente extranjero” y que se viera envuelta en largos meses de batallas judiciales.<br /><br />El mes pasado hubo un breve atisbo de esperanza, cuando un tribunal municipal de Moscú dictó que la organización no era un “agente extranjero”. Sin embargo, unos días después, el Comité Electoral Central impidió a observadores de Golos hacer un seguimiento de los colegios electorales en las elecciones regionales rusas.<br /><br />Hay temores de que se estén preparando restricciones aún más estrictas. Ya se están debatiendo nuevas enmiendas a la ley para impedir que representantes de los organismos estatales colaboren con organizaciones que figuren en la lista.<br /><br /><strong>“Enemigo interno”</strong><br />La “Ley de Agentes Extranjeros” es el elemento principal de un conjunto de leyes represivas promulgadas desde que Vladimir Putin regresó a la presidencia en 2012.<br /><br />Consideradas en su conjunto, estas leyes reflejan la percepción oficial de que la sociedad civil es una “quinta columna” empeñada en socavar el Estado, explicó Aleksandr Daniel, destacado historiador del <a href="http://www.memorial-nic.org/">Centro de Investigación Histórica de San Petersburgo, de la organización Memorial</a>.<br /><br />“Actualmente se está forjando la cosmovisión oficial. Existe un concepto de Estado según el cual éste es siempre fuerte y está rodeado de enemigos, que operan a través del enemigo interior”.<br /><br />Esta forma de pensar no ha hecho sino afianzarse desde marzo de 2014, tras la intervención militar de Rusia en Crimea y el conflicto armado en el este de Ucrania. Ahora, cualquier persona se convierte en blanco si cuestiona las motivaciones o acciones del Estado, y la disidencia se aplasta casi siempre de inmediato.<br /><br />“Sigo sin poder respirar con libertad al tomar en consideración todo lo que está ocurriendo”, declaró Aleksandr Daniel.<br /><br /><strong>Trabajar por un futuro mejor</strong><br />Las ONG rusas se mantienen firmes en que sus actividades están destinadas únicamente a ayudar a la gente corriente de Rusia.<br /><br />Lo más increíble de la situación es que las autoridades respetan otras facetas del trabajo de estas organizaciones.<br /><br />Algunas de las organizaciones de derechos humanos que están en el punto de mira reciben al mismo tiempo subvenciones presidenciales por algunas de sus actividades.<br /><br />Ella Polyakova, de la organización Madres de Soldados, es incluso miembro del Consejo Presidencial para la Sociedad Civil y los Derechos Humanos. Ha instado al Consejo a que plantee el asunto directamente al presidente Putin.<br /><br />Por tanto, la lucha continúa.<br /><br />“Hoy tenemos problemas con el gobierno. Recibimos un apoyo considerablemente menor de la sociedad. Pero esto no cambia nuestro rumbo. Tenemos que hacer lo que hacemos: quizás debamos hacerlo con más intensidad”, afirmó Aleksandr Daniel.<br /><br />Oleg Orlov coincide: “Soy un patriota: amo a mi país y quiero que la situación mejore. Nuestro gobierno llama a esto política. Yo, sin embargo, creo que querer ver una mejora es un deseo natural de todo ciudadano.”<br /><br /><em><strong>Pese a que el margen para la libertad de expresión mengua a pasos agigantados, muchas personas en Rusia están expresando su opinión públicamente. Entre el 6 y el 12 de octubre, activistas de Amnistía Internacional mostrarán su solidaridad con ellas durante una semana de acción destinada a hacer saber a los dirigentes rusos que el resto del mundo no guardará silencio. Actúa e infórmate en <a href="http://www.amnesty.org/Speak-Out-Russia">www.amnesty.org/Speak-Out-Russia</a>.</strong></em></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>ONG rusas calificadas de "agentes extranjeros" por las autoridades hablan sobre su lucha para poner fin a la campaña de desprestigio emprendida contra ellos y sobre su vital labor.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/198711_Building_of_NGO_Memorial_Moscow_Malyi_Karetnyi_12_with_graffiti_Foreign_agent (1).jpg?1412080437" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49592">Memorial &quot;foreign agent&quot; graffiti_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> SpeakOutRussia </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Rusia</div> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Hoy tenemos problemas con el gobierno. Recibimos un apoyo considerablemente menor de la sociedad. Pero esto no cambia nuestro rumbo. Tenemos que hacer lo que hacemos: quizás debamos hacerlo con más intensidad.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Aleksandr Daniel, historiador del Centro de Investigación Histórica de San Petersburgo, de la organización Memorial </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Soy un patriota: amo a mi país y quiero que la situación mejore. Nuestro gobierno llama a esto política. Yo, sin embargo, creo que querer ver una mejora es un deseo natural de todo ciudadano.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Oleg Orlov, presidente de la junta directiva del Centro de Derechos Humanos Memorial, con sede en Moscú </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/Speak-Out-Russia">Speak Out Russia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Libertad de expresión Russian Federation Thu, 02 Oct 2014 13:17:15 +0000 Amnistía Internacional 49574 at http://www.amnesty.org Flores para Anna: La ofensiva de Rusia contra los medios de comunicación y la verdad http://www.amnesty.org/es/news/flores-anna-ofensiva-rusia-medios-comunicacion-verdad-2014-10-07 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Flores para Anna: La ofensiva de Rusia contra los medios de comunicación y la verdad </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">07 octubre 2014</span> </div> </div> </div> <p><em>Novaya Gazeta</em> tiene su sede en un insulso edificio de oficinas de hormigón rosa y gris, en una tranquila calle residencial de un barrio bien de Moscú, a dos kilómetros del Kremlin.&nbsp;</p><p>El periódico, que ha defendido su independencia con uñas y dientes desde que se fundó, en 1993, con fondos del Premio Nobel de la Paz concedido a Mijaíl Gorbachov, es hoy en día uno de los cada vez más escasos medios de comunicación libres en Rusia. Hace años que está considerado, tanto en su país como en el extranjero, una fuente crítica de periodismo de investigación serio sobre las cuestiones que más importan a la sociedad rusa.&nbsp;</p><p>Pero este estatus ha tenido un precio:&nbsp;</p><p>cuatro periodistas y colaboradores de <em>Novaya Gazeta</em>, algunos de ellos defensores de los derechos humanos que trabajaban con el periódico, han sido asesinados; otro murió súbitamente de forma sospechosa; y algunos otros han recibido agresiones o amenazas.&nbsp;</p><p>Anna Politkovskaya es sin duda la más conocida de los héroes caídos del periódico. Recibió numerosos premios por sus años de dedicada labor de investigación periodística sobre la agitada región del Cáucaso Septentrional. &nbsp;Como acérrima defensora de los derechos humanos, se opuso implacablemente a la guerra de Chechenia y fue infatigable en su misión de sacar a la luz la verdad sobre el conflicto.&nbsp;</p><p>El 7 de octubre de 2006, la mataron a tiros en plena luz del día a la entrada del bloque de apartamentos donde vivía en Moscú. Irónicamente, esa fecha coincide con la del cumpleaños de uno de sus principales adversarios —el actual presidente de Rusia, Vladimir Putin—, a quien ella criticaba duramente en sus artículos periodísticos y sus libros por su papel en el conflicto checheno.&nbsp;</p><p>En junio de 2014, tras varios años en los tribunales, se condenó y se encarceló por su asesinato a cinco hombres —dos agentes de policía y tres miembros de una familia chechena involucrada en el crimen organizado—. Pero quienes ordenaron su asesinato aún andan sueltos, y la investigación para que rindan cuentas se encuentra en punto muerto.</p><p>Amnistía Internacional apoya desde hace mucho tiempo a la familia de Anna Politkovskaya, los redactores y otras personas que siguen luchando para que se haga plena justicia por su asesinato tanto en el fuero del sistema judicial como en el de la opinión pública.&nbsp;</p><p><strong>"Mentalidad de asesinos"</strong></p><p>Por su sonrisa cálida y su carácter afable, la imagen que proyecta Elena Milashina no permite entrever el peligro que corre habitualmente en su trabajo.&nbsp;</p><p>Tras el asesinato de Anna Politkovskaya, Milasihna la sustituyó como jefa de periodismo de investigación sobre Chechenia en <em>Novaya Gazeta</em>. Ahora dirige una sección con tres periodistas que trabajan sobre el Cáucaso Septentrional. Tras los asesinatos de Anna en 2006 y de la defensora de los derechos humanos y periodista Natalia Estemirova en 2009 en Grozni, la capital de Chechenia, ahora los corresponsales trabajan desde Moscú y solo se desplazan a la región para cubrir acontecimientos clave, como los juicios importantes.&nbsp;</p><p>Como en el caso de su predecesora, el trabajo de Elena la enfrenta a menudo a personas muy peligrosas y a situaciones aterradoras.</p><p>"Estas personas son asesinos y tienen mentalidad de asesinos", afirmó refiriéndose a algunos de los individuos a los que entrevista y sobre los que escribe habitualmente. "Para ellos, la forma más fácil de resolver un problema es matar a alguien. Tras los asesinatos de varios de nuestros colegas, lo entendimos mejor que nadie."&nbsp;</p><p>Esto no es en absoluto una exageración. Una sala de reuniones circular del periódico lleva el nombre de Anna y de otros antiguos empleados asesinados por hacer su trabajo. Los retratos de los caídos cuelgan alineados a lo largo de una pared.&nbsp;</p><p>No obstante, <em>Novaya Gazeta</em> continúa siguiendo muy de cerca la situación en Chechenia. Sus periodistas denuncian con frecuencia las violaciones de los derechos humanos generalizadas que cometen las autoridades chechenas bajo el mandato de con Ramzan Kadyrov, su líder nacional.&nbsp;</p><p>"Nuestra postura es que estamos abiertos a hablar con cualquier persona. Tenemos derecho a hacer preguntas, y tenemos que seguir trabajando. Se lo debemos a la memoria de Anna y Natasha [Estemirova], y queremos ayudar a la población chechena a recuperarse de las dos guerras", dijo Elena.&nbsp;</p><p>"Siguen viviendo bajo un régimen totalitario, pero nadie escribe sobre ello. Lo único que puede cambiar la situación es la denuncia pública."&nbsp;</p><p><strong>Ataque a los medios de comunicación independientes</strong></p><p>Este miedo a la denuncia pública es, sin embargo, lo que ha llevado a las autoridades rusas a contraatacar. Aunque Elena ha garantizado a Amnistía Internacional que la independencia de <em>Novaya Gazeta</em> no corre peligro, los ataques contra los medios de difusión independientes de Rusia han ido en aumento durante los últimos años.&nbsp;</p><p>Desde diciembre de 2011, se han aprobado un montón de leyes restrictivas que han socavado la libertad de expresión de los periodistas y de los blogueros. Varias voces independientes han sido silenciadas; algunas de ellas, de forma permanente. Como resultado de ello, ahora los medios de comunicación estatales —especialmente los canales de televisión principales— monopolizan la pequeña pantalla, lo cual ha enfriado el debate y la disidencia y ha provocado una proliferación de la autocensura.</p><p>La <a href="http://www.amnesty.org/en/news/russia-media-black-out-ahead-disputed-crimea-referendum-2014-03-14">ofensiva se intensificó</a> durante la escalada hacia la intervención militar rusa en Ucrania en marzo de 2014.&nbsp;</p><p>En una operación que recuerda a la interferencia intencionada de señales de radio durante la era soviética, se bloquearon los sitios web de los medios de difusión digitales independientes en aplicación de las nuevas enmiendas a la Ley Federal sobre Información, Tecnologías de la Información y Protección de la Información adoptadas en febrero. Entre los sitios web bloqueados se encuentran: Grani.ru, Kasparov.ru, EJ.ru, el blog del activista opositor Aleksei Navalny en el sitio web de la emisora de radio Moscow Echo, y el sitio web Livejournal.com, que aloja muchos blogs conocidos.</p><p>Alrededor del mismo momento, Lenta.ru, el diario digital con sede en Moscú, perdió casi la mitad de sus empleados después de que se destituyese a su redactor jefe y se nombrase para el cargo a una persona pro-Kremlin.</p><p>Otro medio de difusión independiente, el canal de televisión por cable de oposición <em>Dozhd</em> (Lluvia), fue eliminado del espectro radioeléctrico en algunas zonas después de que propusiese un debate público sobre las decisiones militares tomadas durante la II Guerra Mundial. Sigue emitiendo a través de Internet.</p><p>En la Rusia actual, se hace cada vez más difícil criticar a las autoridades o publicar verdades incómodas. Y en los casos en los que la ley u otras formas de censura no logran silenciar a los medios, suele prevalecer la violencia física.&nbsp;</p><p>El mes pasado, sin ir más lejos, un <a href="http://www.bbc.co.uk/news/world-europe-29249642">equipo de la BBC fue atacado</a> mientras cubría las repercusiones en Rusia meridional del conflicto armado en la vecina Ucrania. Los agresores, desconocidos, propinaron a sus miembros una paliza y destrozaron el equipo. Al regresar al coche tras denunciar el incidente en una comisaría de policía, los periodistas descubrieron que las tarjetas de memoria que habían dejado en su interior habían sido borradas.&nbsp;</p><p>También el mes pasado, una productora de televisión de <em>Dozhd</em> fue hospitalizada <a href="http://www.themoscowtimes.com/news/article/russian-opposition-tv-producer-attacked-outside-moscow-home-/507047.html">tras haber sido atacada</a> en las inmediaciones de su domicilio en Moscú.</p><p>Desde el asesinato de Anna Politkovskaya, varios periodistas han muerto por informar sobre temas espinosos, y sus asesinatos no se están investigando con eficacia.</p><p><strong>Falta de voluntad política de justicia</strong></p><p>En lo que respecta a la petición de justicia en el caso de Anna Politkovskaya, <em>Novaya Gazeta</em> es uno de los medios de difusión que ha cubierto el tema desde el principio.&nbsp;</p><p>Pero su labor informativa comprometida no ha sido suficiente para lograr que los funcionarios rindan cuentas y garanticen que el sistema judicial funciona correctamente. Aún existen lagunas flagrantes en el conocimiento público del caso, explicó el hijo de Anna, Ilya Politkovskiy, en una reunión reciente con Amnistía Internacional.</p><p>"Seguimos sin saber nada sobre quién ordenó el asesinato, pero los medios de comunicación estatales rusos están intentando dar a entender que el caso está cerrado", afirmó.&nbsp;</p><p>Se supone que la fiscalía debe estar del lado de la víctima en las vistas, pero la familia de Anna no ha ocultado sus discrepancias con la estrategia jurídica del fiscal y su disconformidad con la justicia incompleta que ésta ha brindado después de cinco años y dos juicios.&nbsp;</p><p>Ilya no cuestiona la participación de los cinco hombres condenados en junio —dos de los cuales han recibido penas de cadena perpetua—, pero dice que cree que sólo eran funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de rango medio, y que participaron en el asesinato por dinero y no por interés político en la muerte de su madre.</p><p>“Desde nuestro punto de vista, no creo ni siquiera que supiesen quién era", afirmó.&nbsp;</p><p>La familia de Anna Politkovskaya ha exhortado reiteradamente a los cinco condenados —o a cualquier otra persona que posea información— a dar un paso al frente y testificar sobre quién planificó y ordenó el asesinato en 2006. Pero hasta ahora han guardado silencio.&nbsp;</p><p>"Creo que sólo conoceremos la verdad cuando haya un nuevo gobierno. Tiene que haber voluntad política. Después, todo irá rápido y obtendremos resultados. &nbsp;Por el momento, esto no va a ninguna parte", afirmó Ilya.&nbsp;</p><p>Amnistía Internacional cree que &nbsp;el proceso ha dejado demasiadas preguntas sin respuesta y que no se hará plena justicia hasta que no se identifique y se lleve ante los tribunales a quienes ordenaron el asesinato de Anna.</p><p><strong>Flores para Anna</strong></p><p>A un lado de la fachada principal de <em>Novaya Gazeta</em>, mirando hacia la calle, hay una placa de bronce que conmemora la figura y el trabajo de Anna Politkovskaya. Una mañana reciente, apareció un clavel rojo, en solitario, sobre un pedestal bajo la placa.&nbsp;</p><p>Retomando esta idea, activistas de Amnistía Internacional de todo el mundo están instando a los periódicos de sus países a que conmemoren el octavo aniversario de su asesinato el 7 de octubre. Los activistas harán flores de papel con las portadas de los periódicos y con copias impresas de las cabeceras de los medios de difusión digitales que apoyen la iniciativa. Estas flores se colocarán delante de la placa conmemorativa de Anna en <em>Novaya Gazeta</em>.&nbsp;</p><p>La acción está llamada a recordar públicamente que, si bien la vida de Anna fue violentamente arrebatada, su trabajo en defensa de los derechos humanos y de la verdad jamás caerá en el olvido. Personas de todo el mundo se alzan en solidaridad con su familia y con sus antiguos colegas, que siguen exigiendo conocer la verdad y que se haga plena justicia por su asesinato.&nbsp;</p><p><strong><em>Pese a que el margen para la libertad de expresión mengua a pasos agigantados, muchas personas en Rusia están expresando su opinión públicamente. Entre el 6 y el 12 de octubre, activistas de Amnistía Internacional mostrarán su solidaridad con ellas durante una semana de acción destinada a hacer saber a los dirigentes rusos que el resto del mundo no guardará silencio. Actúa e infórmate en <a href="http://www.amnesty.org/Speak-Out-Russia">www.amnesty.org/Speak-Out-Russia</a></em></strong></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El 7 de octubre, activistas de todo el mundo celebrarán el octavo aniversadio del asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/67370_Anna_Politkovskaya (1)_0.jpg?1412076095" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49623">Anna Politkovskaya_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/node/49625">Elena Milashina_es</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49626">Anna Politkovskaya memorial_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> SpeakOutRussia </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Rusia</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="43.537598">43° 32' 15.3528" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="45.977783">45° 58' 40.0188" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Estas personas son asesinos y tienen mentalidad de asesinos. Para ellos, la forma más fácil de resolver un problema es matar a alguien. Tras los asesinatos de varios de nuestros colegas, lo entendimos mejor que nadie. </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Elena Milashina, periodista de Novaya Gazeta especializada en Chechenia </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Creo que sólo conoceremos la verdad cuando haya un nuevo gobierno. Tiene que haber voluntad política. Después, todo irá rápido y obtendremos resultados. Por el momento, esto no va a ninguna parte.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ilya Politkovskiy, hijo de Anna Politkovskaya </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/Speak-Out-Russia">Speak Out Russia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Libertad de expresión Impunidad Russian Federation Juicios y sistemas judiciales Mon, 06 Oct 2014 10:47:45 +0000 Amnistía Internacional 49627 at http://www.amnesty.org Flores para Anna: La ofensiva de Rusia contra los medios de comunicación y la verdad http://www.amnesty.org/es/news/flores-anna-ofensiva-rusia-medios-comunicacion-verdad-2014-10-07 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Flores para Anna: La ofensiva de Rusia contra los medios de comunicación y la verdad </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">07 octubre 2014</span> </div> </div> </div> <p><em>Novaya Gazeta</em> tiene su sede en un insulso edificio de oficinas de hormigón rosa y gris, en una tranquila calle residencial de un barrio bien de Moscú, a dos kilómetros del Kremlin.&nbsp;</p><p>El periódico, que ha defendido su independencia con uñas y dientes desde que se fundó, en 1993, con fondos del Premio Nobel de la Paz concedido a Mijaíl Gorbachov, es hoy en día uno de los cada vez más escasos medios de comunicación libres en Rusia. Hace años que está considerado, tanto en su país como en el extranjero, una fuente crítica de periodismo de investigación serio sobre las cuestiones que más importan a la sociedad rusa.&nbsp;</p><p>Pero este estatus ha tenido un precio:&nbsp;</p><p>cuatro periodistas y colaboradores de <em>Novaya Gazeta</em>, algunos de ellos defensores de los derechos humanos que trabajaban con el periódico, han sido asesinados; otro murió súbitamente de forma sospechosa; y algunos otros han recibido agresiones o amenazas.&nbsp;</p><p>Anna Politkovskaya es sin duda la más conocida de los héroes caídos del periódico. Recibió numerosos premios por sus años de dedicada labor de investigación periodística sobre la agitada región del Cáucaso Septentrional. &nbsp;Como acérrima defensora de los derechos humanos, se opuso implacablemente a la guerra de Chechenia y fue infatigable en su misión de sacar a la luz la verdad sobre el conflicto.&nbsp;</p><p>El 7 de octubre de 2006, la mataron a tiros en plena luz del día a la entrada del bloque de apartamentos donde vivía en Moscú. Irónicamente, esa fecha coincide con la del cumpleaños de uno de sus principales adversarios —el actual presidente de Rusia, Vladimir Putin—, a quien ella criticaba duramente en sus artículos periodísticos y sus libros por su papel en el conflicto checheno.&nbsp;</p><p>En junio de 2014, tras varios años en los tribunales, se condenó y se encarceló por su asesinato a cinco hombres —dos agentes de policía y tres miembros de una familia chechena involucrada en el crimen organizado—. Pero quienes ordenaron su asesinato aún andan sueltos, y la investigación para que rindan cuentas se encuentra en punto muerto.</p><p>Amnistía Internacional apoya desde hace mucho tiempo a la familia de Anna Politkovskaya, los redactores y otras personas que siguen luchando para que se haga plena justicia por su asesinato tanto en el fuero del sistema judicial como en el de la opinión pública.&nbsp;</p><p><strong>"Mentalidad de asesinos"</strong></p><p>Por su sonrisa cálida y su carácter afable, la imagen que proyecta Elena Milashina no permite entrever el peligro que corre habitualmente en su trabajo.&nbsp;</p><p>Tras el asesinato de Anna Politkovskaya, Milasihna la sustituyó como jefa de periodismo de investigación sobre Chechenia en <em>Novaya Gazeta</em>. Ahora dirige una sección con tres periodistas que trabajan sobre el Cáucaso Septentrional. Tras los asesinatos de Anna en 2006 y de la defensora de los derechos humanos y periodista Natalia Estemirova en 2009 en Grozni, la capital de Chechenia, ahora los corresponsales trabajan desde Moscú y solo se desplazan a la región para cubrir acontecimientos clave, como los juicios importantes.&nbsp;</p><p>Como en el caso de su predecesora, el trabajo de Elena la enfrenta a menudo a personas muy peligrosas y a situaciones aterradoras.</p><p>"Estas personas son asesinos y tienen mentalidad de asesinos", afirmó refiriéndose a algunos de los individuos a los que entrevista y sobre los que escribe habitualmente. "Para ellos, la forma más fácil de resolver un problema es matar a alguien. Tras los asesinatos de varios de nuestros colegas, lo entendimos mejor que nadie."&nbsp;</p><p>Esto no es en absoluto una exageración. Una sala de reuniones circular del periódico lleva el nombre de Anna y de otros antiguos empleados asesinados por hacer su trabajo. Los retratos de los caídos cuelgan alineados a lo largo de una pared.&nbsp;</p><p>No obstante, <em>Novaya Gazeta</em> continúa siguiendo muy de cerca la situación en Chechenia. Sus periodistas denuncian con frecuencia las violaciones de los derechos humanos generalizadas que cometen las autoridades chechenas bajo el mandato de con Ramzan Kadyrov, su líder nacional.&nbsp;</p><p>"Nuestra postura es que estamos abiertos a hablar con cualquier persona. Tenemos derecho a hacer preguntas, y tenemos que seguir trabajando. Se lo debemos a la memoria de Anna y Natasha [Estemirova], y queremos ayudar a la población chechena a recuperarse de las dos guerras", dijo Elena.&nbsp;</p><p>"Siguen viviendo bajo un régimen totalitario, pero nadie escribe sobre ello. Lo único que puede cambiar la situación es la denuncia pública."&nbsp;</p><p><strong>Ataque a los medios de comunicación independientes</strong></p><p>Este miedo a la denuncia pública es, sin embargo, lo que ha llevado a las autoridades rusas a contraatacar. Aunque Elena ha garantizado a Amnistía Internacional que la independencia de <em>Novaya Gazeta</em> no corre peligro, los ataques contra los medios de difusión independientes de Rusia han ido en aumento durante los últimos años.&nbsp;</p><p>Desde diciembre de 2011, se han aprobado un montón de leyes restrictivas que han socavado la libertad de expresión de los periodistas y de los blogueros. Varias voces independientes han sido silenciadas; algunas de ellas, de forma permanente. Como resultado de ello, ahora los medios de comunicación estatales —especialmente los canales de televisión principales— monopolizan la pequeña pantalla, lo cual ha enfriado el debate y la disidencia y ha provocado una proliferación de la autocensura.</p><p>La <a href="http://www.amnesty.org/en/news/russia-media-black-out-ahead-disputed-crimea-referendum-2014-03-14">ofensiva se intensificó</a> durante la escalada hacia la intervención militar rusa en Ucrania en marzo de 2014.&nbsp;</p><p>En una operación que recuerda a la interferencia intencionada de señales de radio durante la era soviética, se bloquearon los sitios web de los medios de difusión digitales independientes en aplicación de las nuevas enmiendas a la Ley Federal sobre Información, Tecnologías de la Información y Protección de la Información adoptadas en febrero. Entre los sitios web bloqueados se encuentran: Grani.ru, Kasparov.ru, EJ.ru, el blog del activista opositor Aleksei Navalny en el sitio web de la emisora de radio Moscow Echo, y el sitio web Livejournal.com, que aloja muchos blogs conocidos.</p><p>Alrededor del mismo momento, Lenta.ru, el diario digital con sede en Moscú, perdió casi la mitad de sus empleados después de que se destituyese a su redactor jefe y se nombrase para el cargo a una persona pro-Kremlin.</p><p>Otro medio de difusión independiente, el canal de televisión por cable de oposición <em>Dozhd</em> (Lluvia), fue eliminado del espectro radioeléctrico en algunas zonas después de que propusiese un debate público sobre las decisiones militares tomadas durante la II Guerra Mundial. Sigue emitiendo a través de Internet.</p><p>En la Rusia actual, se hace cada vez más difícil criticar a las autoridades o publicar verdades incómodas. Y en los casos en los que la ley u otras formas de censura no logran silenciar a los medios, suele prevalecer la violencia física.&nbsp;</p><p>El mes pasado, sin ir más lejos, un <a href="http://www.bbc.co.uk/news/world-europe-29249642">equipo de la BBC fue atacado</a> mientras cubría las repercusiones en Rusia meridional del conflicto armado en la vecina Ucrania. Los agresores, desconocidos, propinaron a sus miembros una paliza y destrozaron el equipo. Al regresar al coche tras denunciar el incidente en una comisaría de policía, los periodistas descubrieron que las tarjetas de memoria que habían dejado en su interior habían sido borradas.&nbsp;</p><p>También el mes pasado, una productora de televisión de <em>Dozhd</em> fue hospitalizada <a href="http://www.themoscowtimes.com/news/article/russian-opposition-tv-producer-attacked-outside-moscow-home-/507047.html">tras haber sido atacada</a> en las inmediaciones de su domicilio en Moscú.</p><p>Desde el asesinato de Anna Politkovskaya, varios periodistas han muerto por informar sobre temas espinosos, y sus asesinatos no se están investigando con eficacia.</p><p><strong>Falta de voluntad política de justicia</strong></p><p>En lo que respecta a la petición de justicia en el caso de Anna Politkovskaya, <em>Novaya Gazeta</em> es uno de los medios de difusión que ha cubierto el tema desde el principio.&nbsp;</p><p>Pero su labor informativa comprometida no ha sido suficiente para lograr que los funcionarios rindan cuentas y garanticen que el sistema judicial funciona correctamente. Aún existen lagunas flagrantes en el conocimiento público del caso, explicó el hijo de Anna, Ilya Politkovskiy, en una reunión reciente con Amnistía Internacional.</p><p>"Seguimos sin saber nada sobre quién ordenó el asesinato, pero los medios de comunicación estatales rusos están intentando dar a entender que el caso está cerrado", afirmó.&nbsp;</p><p>Se supone que la fiscalía debe estar del lado de la víctima en las vistas, pero la familia de Anna no ha ocultado sus discrepancias con la estrategia jurídica del fiscal y su disconformidad con la justicia incompleta que ésta ha brindado después de cinco años y dos juicios.&nbsp;</p><p>Ilya no cuestiona la participación de los cinco hombres condenados en junio —dos de los cuales han recibido penas de cadena perpetua—, pero dice que cree que sólo eran funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de rango medio, y que participaron en el asesinato por dinero y no por interés político en la muerte de su madre.</p><p>“Desde nuestro punto de vista, no creo ni siquiera que supiesen quién era", afirmó.&nbsp;</p><p>La familia de Anna Politkovskaya ha exhortado reiteradamente a los cinco condenados —o a cualquier otra persona que posea información— a dar un paso al frente y testificar sobre quién planificó y ordenó el asesinato en 2006. Pero hasta ahora han guardado silencio.&nbsp;</p><p>"Creo que sólo conoceremos la verdad cuando haya un nuevo gobierno. Tiene que haber voluntad política. Después, todo irá rápido y obtendremos resultados. &nbsp;Por el momento, esto no va a ninguna parte", afirmó Ilya.&nbsp;</p><p>Amnistía Internacional cree que &nbsp;el proceso ha dejado demasiadas preguntas sin respuesta y que no se hará plena justicia hasta que no se identifique y se lleve ante los tribunales a quienes ordenaron el asesinato de Anna.</p><p><strong>Flores para Anna</strong></p><p>A un lado de la fachada principal de <em>Novaya Gazeta</em>, mirando hacia la calle, hay una placa de bronce que conmemora la figura y el trabajo de Anna Politkovskaya. Una mañana reciente, apareció un clavel rojo, en solitario, sobre un pedestal bajo la placa.&nbsp;</p><p>Retomando esta idea, activistas de Amnistía Internacional de todo el mundo están instando a los periódicos de sus países a que conmemoren el octavo aniversario de su asesinato el 7 de octubre. Los activistas harán flores de papel con las portadas de los periódicos y con copias impresas de las cabeceras de los medios de difusión digitales que apoyen la iniciativa. Estas flores se colocarán delante de la placa conmemorativa de Anna en <em>Novaya Gazeta</em>.&nbsp;</p><p>La acción está llamada a recordar públicamente que, si bien la vida de Anna fue violentamente arrebatada, su trabajo en defensa de los derechos humanos y de la verdad jamás caerá en el olvido. Personas de todo el mundo se alzan en solidaridad con su familia y con sus antiguos colegas, que siguen exigiendo conocer la verdad y que se haga plena justicia por su asesinato.&nbsp;</p><p><strong><em>Pese a que el margen para la libertad de expresión mengua a pasos agigantados, muchas personas en Rusia están expresando su opinión públicamente. Entre el 6 y el 12 de octubre, activistas de Amnistía Internacional mostrarán su solidaridad con ellas durante una semana de acción destinada a hacer saber a los dirigentes rusos que el resto del mundo no guardará silencio. Actúa e infórmate en <a href="http://www.amnesty.org/Speak-Out-Russia">www.amnesty.org/Speak-Out-Russia</a></em></strong></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El 7 de octubre, activistas de todo el mundo celebrarán el octavo aniversadio del asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/67370_Anna_Politkovskaya (1)_0.jpg?1412076095" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49623">Anna Politkovskaya_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/node/49625">Elena Milashina_es</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49626">Anna Politkovskaya memorial_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> SpeakOutRussia </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Rusia</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="43.537598">43° 32' 15.3528" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="45.977783">45° 58' 40.0188" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Estas personas son asesinos y tienen mentalidad de asesinos. Para ellos, la forma más fácil de resolver un problema es matar a alguien. Tras los asesinatos de varios de nuestros colegas, lo entendimos mejor que nadie. </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Elena Milashina, periodista de Novaya Gazeta especializada en Chechenia </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Creo que sólo conoceremos la verdad cuando haya un nuevo gobierno. Tiene que haber voluntad política. Después, todo irá rápido y obtendremos resultados. Por el momento, esto no va a ninguna parte.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ilya Politkovskiy, hijo de Anna Politkovskaya </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/Speak-Out-Russia">Speak Out Russia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Libertad de expresión Impunidad Russian Federation Juicios y sistemas judiciales Mon, 06 Oct 2014 10:47:45 +0000 Amnistía Internacional 49627 at http://www.amnesty.org Flores para Anna: La ofensiva de Rusia contra los medios de comunicación y la verdad http://www.amnesty.org/es/news/flores-anna-ofensiva-rusia-medios-comunicacion-verdad-2014-10-07 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Flores para Anna: La ofensiva de Rusia contra los medios de comunicación y la verdad </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">07 octubre 2014</span> </div> </div> </div> <p><em>Novaya Gazeta</em> tiene su sede en un insulso edificio de oficinas de hormigón rosa y gris, en una tranquila calle residencial de un barrio bien de Moscú, a dos kilómetros del Kremlin.&nbsp;</p><p>El periódico, que ha defendido su independencia con uñas y dientes desde que se fundó, en 1993, con fondos del Premio Nobel de la Paz concedido a Mijaíl Gorbachov, es hoy en día uno de los cada vez más escasos medios de comunicación libres en Rusia. Hace años que está considerado, tanto en su país como en el extranjero, una fuente crítica de periodismo de investigación serio sobre las cuestiones que más importan a la sociedad rusa.&nbsp;</p><p>Pero este estatus ha tenido un precio:&nbsp;</p><p>cuatro periodistas y colaboradores de <em>Novaya Gazeta</em>, algunos de ellos defensores de los derechos humanos que trabajaban con el periódico, han sido asesinados; otro murió súbitamente de forma sospechosa; y algunos otros han recibido agresiones o amenazas.&nbsp;</p><p>Anna Politkovskaya es sin duda la más conocida de los héroes caídos del periódico. Recibió numerosos premios por sus años de dedicada labor de investigación periodística sobre la agitada región del Cáucaso Septentrional. &nbsp;Como acérrima defensora de los derechos humanos, se opuso implacablemente a la guerra de Chechenia y fue infatigable en su misión de sacar a la luz la verdad sobre el conflicto.&nbsp;</p><p>El 7 de octubre de 2006, la mataron a tiros en plena luz del día a la entrada del bloque de apartamentos donde vivía en Moscú. Irónicamente, esa fecha coincide con la del cumpleaños de uno de sus principales adversarios —el actual presidente de Rusia, Vladimir Putin—, a quien ella criticaba duramente en sus artículos periodísticos y sus libros por su papel en el conflicto checheno.&nbsp;</p><p>En junio de 2014, tras varios años en los tribunales, se condenó y se encarceló por su asesinato a cinco hombres —dos agentes de policía y tres miembros de una familia chechena involucrada en el crimen organizado—. Pero quienes ordenaron su asesinato aún andan sueltos, y la investigación para que rindan cuentas se encuentra en punto muerto.</p><p>Amnistía Internacional apoya desde hace mucho tiempo a la familia de Anna Politkovskaya, los redactores y otras personas que siguen luchando para que se haga plena justicia por su asesinato tanto en el fuero del sistema judicial como en el de la opinión pública.&nbsp;</p><p><strong>"Mentalidad de asesinos"</strong></p><p>Por su sonrisa cálida y su carácter afable, la imagen que proyecta Elena Milashina no permite entrever el peligro que corre habitualmente en su trabajo.&nbsp;</p><p>Tras el asesinato de Anna Politkovskaya, Milasihna la sustituyó como jefa de periodismo de investigación sobre Chechenia en <em>Novaya Gazeta</em>. Ahora dirige una sección con tres periodistas que trabajan sobre el Cáucaso Septentrional. Tras los asesinatos de Anna en 2006 y de la defensora de los derechos humanos y periodista Natalia Estemirova en 2009 en Grozni, la capital de Chechenia, ahora los corresponsales trabajan desde Moscú y solo se desplazan a la región para cubrir acontecimientos clave, como los juicios importantes.&nbsp;</p><p>Como en el caso de su predecesora, el trabajo de Elena la enfrenta a menudo a personas muy peligrosas y a situaciones aterradoras.</p><p>"Estas personas son asesinos y tienen mentalidad de asesinos", afirmó refiriéndose a algunos de los individuos a los que entrevista y sobre los que escribe habitualmente. "Para ellos, la forma más fácil de resolver un problema es matar a alguien. Tras los asesinatos de varios de nuestros colegas, lo entendimos mejor que nadie."&nbsp;</p><p>Esto no es en absoluto una exageración. Una sala de reuniones circular del periódico lleva el nombre de Anna y de otros antiguos empleados asesinados por hacer su trabajo. Los retratos de los caídos cuelgan alineados a lo largo de una pared.&nbsp;</p><p>No obstante, <em>Novaya Gazeta</em> continúa siguiendo muy de cerca la situación en Chechenia. Sus periodistas denuncian con frecuencia las violaciones de los derechos humanos generalizadas que cometen las autoridades chechenas bajo el mandato de con Ramzan Kadyrov, su líder nacional.&nbsp;</p><p>"Nuestra postura es que estamos abiertos a hablar con cualquier persona. Tenemos derecho a hacer preguntas, y tenemos que seguir trabajando. Se lo debemos a la memoria de Anna y Natasha [Estemirova], y queremos ayudar a la población chechena a recuperarse de las dos guerras", dijo Elena.&nbsp;</p><p>"Siguen viviendo bajo un régimen totalitario, pero nadie escribe sobre ello. Lo único que puede cambiar la situación es la denuncia pública."&nbsp;</p><p><strong>Ataque a los medios de comunicación independientes</strong></p><p>Este miedo a la denuncia pública es, sin embargo, lo que ha llevado a las autoridades rusas a contraatacar. Aunque Elena ha garantizado a Amnistía Internacional que la independencia de <em>Novaya Gazeta</em> no corre peligro, los ataques contra los medios de difusión independientes de Rusia han ido en aumento durante los últimos años.&nbsp;</p><p>Desde diciembre de 2011, se han aprobado un montón de leyes restrictivas que han socavado la libertad de expresión de los periodistas y de los blogueros. Varias voces independientes han sido silenciadas; algunas de ellas, de forma permanente. Como resultado de ello, ahora los medios de comunicación estatales —especialmente los canales de televisión principales— monopolizan la pequeña pantalla, lo cual ha enfriado el debate y la disidencia y ha provocado una proliferación de la autocensura.</p><p>La <a href="http://www.amnesty.org/en/news/russia-media-black-out-ahead-disputed-crimea-referendum-2014-03-14">ofensiva se intensificó</a> durante la escalada hacia la intervención militar rusa en Ucrania en marzo de 2014.&nbsp;</p><p>En una operación que recuerda a la interferencia intencionada de señales de radio durante la era soviética, se bloquearon los sitios web de los medios de difusión digitales independientes en aplicación de las nuevas enmiendas a la Ley Federal sobre Información, Tecnologías de la Información y Protección de la Información adoptadas en febrero. Entre los sitios web bloqueados se encuentran: Grani.ru, Kasparov.ru, EJ.ru, el blog del activista opositor Aleksei Navalny en el sitio web de la emisora de radio Moscow Echo, y el sitio web Livejournal.com, que aloja muchos blogs conocidos.</p><p>Alrededor del mismo momento, Lenta.ru, el diario digital con sede en Moscú, perdió casi la mitad de sus empleados después de que se destituyese a su redactor jefe y se nombrase para el cargo a una persona pro-Kremlin.</p><p>Otro medio de difusión independiente, el canal de televisión por cable de oposición <em>Dozhd</em> (Lluvia), fue eliminado del espectro radioeléctrico en algunas zonas después de que propusiese un debate público sobre las decisiones militares tomadas durante la II Guerra Mundial. Sigue emitiendo a través de Internet.</p><p>En la Rusia actual, se hace cada vez más difícil criticar a las autoridades o publicar verdades incómodas. Y en los casos en los que la ley u otras formas de censura no logran silenciar a los medios, suele prevalecer la violencia física.&nbsp;</p><p>El mes pasado, sin ir más lejos, un <a href="http://www.bbc.co.uk/news/world-europe-29249642">equipo de la BBC fue atacado</a> mientras cubría las repercusiones en Rusia meridional del conflicto armado en la vecina Ucrania. Los agresores, desconocidos, propinaron a sus miembros una paliza y destrozaron el equipo. Al regresar al coche tras denunciar el incidente en una comisaría de policía, los periodistas descubrieron que las tarjetas de memoria que habían dejado en su interior habían sido borradas.&nbsp;</p><p>También el mes pasado, una productora de televisión de <em>Dozhd</em> fue hospitalizada <a href="http://www.themoscowtimes.com/news/article/russian-opposition-tv-producer-attacked-outside-moscow-home-/507047.html">tras haber sido atacada</a> en las inmediaciones de su domicilio en Moscú.</p><p>Desde el asesinato de Anna Politkovskaya, varios periodistas han muerto por informar sobre temas espinosos, y sus asesinatos no se están investigando con eficacia.</p><p><strong>Falta de voluntad política de justicia</strong></p><p>En lo que respecta a la petición de justicia en el caso de Anna Politkovskaya, <em>Novaya Gazeta</em> es uno de los medios de difusión que ha cubierto el tema desde el principio.&nbsp;</p><p>Pero su labor informativa comprometida no ha sido suficiente para lograr que los funcionarios rindan cuentas y garanticen que el sistema judicial funciona correctamente. Aún existen lagunas flagrantes en el conocimiento público del caso, explicó el hijo de Anna, Ilya Politkovskiy, en una reunión reciente con Amnistía Internacional.</p><p>"Seguimos sin saber nada sobre quién ordenó el asesinato, pero los medios de comunicación estatales rusos están intentando dar a entender que el caso está cerrado", afirmó.&nbsp;</p><p>Se supone que la fiscalía debe estar del lado de la víctima en las vistas, pero la familia de Anna no ha ocultado sus discrepancias con la estrategia jurídica del fiscal y su disconformidad con la justicia incompleta que ésta ha brindado después de cinco años y dos juicios.&nbsp;</p><p>Ilya no cuestiona la participación de los cinco hombres condenados en junio —dos de los cuales han recibido penas de cadena perpetua—, pero dice que cree que sólo eran funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de rango medio, y que participaron en el asesinato por dinero y no por interés político en la muerte de su madre.</p><p>“Desde nuestro punto de vista, no creo ni siquiera que supiesen quién era", afirmó.&nbsp;</p><p>La familia de Anna Politkovskaya ha exhortado reiteradamente a los cinco condenados —o a cualquier otra persona que posea información— a dar un paso al frente y testificar sobre quién planificó y ordenó el asesinato en 2006. Pero hasta ahora han guardado silencio.&nbsp;</p><p>"Creo que sólo conoceremos la verdad cuando haya un nuevo gobierno. Tiene que haber voluntad política. Después, todo irá rápido y obtendremos resultados. &nbsp;Por el momento, esto no va a ninguna parte", afirmó Ilya.&nbsp;</p><p>Amnistía Internacional cree que &nbsp;el proceso ha dejado demasiadas preguntas sin respuesta y que no se hará plena justicia hasta que no se identifique y se lleve ante los tribunales a quienes ordenaron el asesinato de Anna.</p><p><strong>Flores para Anna</strong></p><p>A un lado de la fachada principal de <em>Novaya Gazeta</em>, mirando hacia la calle, hay una placa de bronce que conmemora la figura y el trabajo de Anna Politkovskaya. Una mañana reciente, apareció un clavel rojo, en solitario, sobre un pedestal bajo la placa.&nbsp;</p><p>Retomando esta idea, activistas de Amnistía Internacional de todo el mundo están instando a los periódicos de sus países a que conmemoren el octavo aniversario de su asesinato el 7 de octubre. Los activistas harán flores de papel con las portadas de los periódicos y con copias impresas de las cabeceras de los medios de difusión digitales que apoyen la iniciativa. Estas flores se colocarán delante de la placa conmemorativa de Anna en <em>Novaya Gazeta</em>.&nbsp;</p><p>La acción está llamada a recordar públicamente que, si bien la vida de Anna fue violentamente arrebatada, su trabajo en defensa de los derechos humanos y de la verdad jamás caerá en el olvido. Personas de todo el mundo se alzan en solidaridad con su familia y con sus antiguos colegas, que siguen exigiendo conocer la verdad y que se haga plena justicia por su asesinato.&nbsp;</p><p><strong><em>Pese a que el margen para la libertad de expresión mengua a pasos agigantados, muchas personas en Rusia están expresando su opinión públicamente. Entre el 6 y el 12 de octubre, activistas de Amnistía Internacional mostrarán su solidaridad con ellas durante una semana de acción destinada a hacer saber a los dirigentes rusos que el resto del mundo no guardará silencio. Actúa e infórmate en <a href="http://www.amnesty.org/Speak-Out-Russia">www.amnesty.org/Speak-Out-Russia</a></em></strong></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El 7 de octubre, activistas de todo el mundo celebrarán el octavo aniversadio del asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/67370_Anna_Politkovskaya (1)_0.jpg?1412076095" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49623">Anna Politkovskaya_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/node/49625">Elena Milashina_es</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49626">Anna Politkovskaya memorial_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> SpeakOutRussia </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Rusia</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="43.537598">43° 32' 15.3528" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="45.977783">45° 58' 40.0188" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Estas personas son asesinos y tienen mentalidad de asesinos. Para ellos, la forma más fácil de resolver un problema es matar a alguien. Tras los asesinatos de varios de nuestros colegas, lo entendimos mejor que nadie. </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Elena Milashina, periodista de Novaya Gazeta especializada en Chechenia </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Creo que sólo conoceremos la verdad cuando haya un nuevo gobierno. Tiene que haber voluntad política. Después, todo irá rápido y obtendremos resultados. Por el momento, esto no va a ninguna parte.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ilya Politkovskiy, hijo de Anna Politkovskaya </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/Speak-Out-Russia">Speak Out Russia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Libertad de expresión Impunidad Russian Federation Juicios y sistemas judiciales Mon, 06 Oct 2014 10:47:45 +0000 Amnistía Internacional 49627 at http://www.amnesty.org