Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

30 mayo 2013

"Sin educación en derechos humanos, las políticas no dejan de ser teorías"

"Sin educación en derechos humanos, las políticas no dejan de ser teorías"
Jóvenes experimentando físicamente el concepto del equilibrio que resulta de compartir el poder en un taller en Malaui.

Jóvenes experimentando físicamente el concepto del equilibrio que resulta de compartir el poder en un taller en Malaui.

© Theatre for a Change


Queremos que haya empoderamiento de las niñas y mujeres que están profundamente marginadas en este momento pero que, si se les brindan las oportunidades adecuadas, pueden ocupar sin duda puestos mucho más relevantes en su familia y comunidad y en su país en general.
Fuente: 
Patrick Young, fundador de Theatre for a Change

Hace más de un decenio, Patrick Young fundó Theatre for a Change, organización no gubernamental que utiliza técnicas de teatro participativo para empoderar a mujeres y hombres para que lleven a cabo el cambio y exijan sus derechos sexuales y reproductivos.

En esta entrevista, habla con Amnistía Internacional sobre los comienzos de sus talleres originales, de la capacitación de agentes de policía y de por qué la educación en derechos humanos tiene la clave para mejorar las vidas de las personas más marginadas.

 

¿En qué consiste Theatre for a Change?

Tiene que ver con el empoderamiento. Enfoques participativos, en particular de los derechos sexuales y reproductivos, a partir del principio de que es posible cambiar las estructuras de poder y de que los participantes son quienes están mejor situados para hacerlo. 

¿De dónde surgió la idea de Theatre for a Change?

Supongo que la idea surgió de trabajar con algunos chicos que exigían una gran atención en determinadas situaciones difíciles cuando era profesor de teatro en el East End de Londres. Necesitaba enfoques que fueran a hacer la vida un poco más fácil y permitieran a los chicos participar en el proceso de aprendizaje.

Después de la escuela dirigía un club de teatro en el que creábamos historias basadas en sus experiencias. El último proyecto que hice mientras seguía siendo profesor fue con un grupo de refugiados nigerianos, con los que investigamos la historia de Ken Saro Wiwa, que había sido condenado a muerte por oponerse al gobierno en Nigeria. Creamos la historia con los niños y la representamos en el Theatre Royal de Stratford East, y la viuda y la familia de aquel hombre acudieron a ver la obra. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que quería hacer más trabajo de esa clase: enfoques participativos del cambio social. 

¿Cómo evolucionó el trabajo para pasar de un club de teatro a fundar una organización?

Hice una maestría en Teatro para el Desarrollo y como parte de ella teníamos que crear un programa comunitario. Un día, mientras intentaba decidirme acerca de dónde ir para aplicar estas metodologías, cruzaba caminando la estación de Waterloo, en Londres, donde solían vivir muchas personas sin hogar, y me di cuenta de que había muchas cuestiones de desarrollo en este país de las que quería ser partícipe antes de irme a trabajar sobre países “en desarrollo”. Fundé una organización llamada Streets Alive Theatre Company para que jóvenes sin hogar articulasen su situación para públicos con los que normalmente no se encontrarían. 

¿Qué hiciste allí?

Fue realmente importante que el trabajo de defensa de sus derechos no lo hiciera nadie que no fueran ellos mismos. Creemos que cada participante es el experto en su vida. Nadie conoce su vida mejor que uno mismo. La persona que debe defenderte eres tú mismo. Se trata sólo de tener las aptitudes y las oportunidades para hacerlo, y eso es lo que nosotros proporcionamos.

¿Cómo decidiste ir a Ghana?

Llevé a un grupo de jóvenes sin hogar del Reino Unido a Ghana y creamos una historia de falta de hogar que era, hasta cierto punto, transcultural, universal. Aquello me estimuló a trasladarme a África, a vivir y trabajar en Ghana, fundar Theatre for a Change y usar estas técnicas para los derechos sexuales y reproductivos. Cuatro años después éramos lo bastante fuertes tomar a un grupo de los mejores facilitadores de Ghana y pasamos a crear una organización en Malawi. Ahora tenemos oficinas en Malawi, Ghana y el Reino Unido.

¿Por qué decidieron centrarse en los derechos sexuales y reproductivos?

Ayuda en Acción se puso en contacto con nosotros porque querían usar esta metodología en un proyecto que tenía en marcha sobre prevención del VIH en Ghana. Esta técnica es muy apropiada para los derechos sexuales y reproductivos porque aborda cuestiones relativas al poder y la transferencia de poder. Brinda a los participantes la oportunidad de cambiar la dinámica de poder en las esferas personal y social.  

Han organizado talleres para personas que ejercen el sexo como profesión.

Han sido una parte perfectamente natural de nuestro trabajo porque queríamos ofrecer a los sectores más marginados de la sociedad plataformas para que se defiendan a sí mismos. 

Recuerdo a Zione, que está implicada en Theatre for a Change de Malawi desde el comienzo. Al principio era una participante. Luchaba, como hacen muchas mujeres, para sobrevivir y estar sana, su salud era muy precaria. Permaneció con el proyecto durante algún tiempo y después lo dejó para ir a Sudáfrica para ganar dinero, pero cuando regresó dijo que quería reincorporarse al grupo. 

Con bastante rapidez se convirtió en una destacada facilitadora y trabajadora social. La he visto entrar en bares, en lugares difíciles y peligrosos, y dirigirse a niñas y mujeres que a su vez se encuentran en situaciones muy difíciles y atraerlas al trabajo de una manera absolutamente impresionante. Ahora Zione es nuestra encargada de protección de la infancia: su trayectoria ha sido increíble. 

También han trabajado con agentes de policía. ¿Cómo fue esa experiencia?

Cuando preguntamos a trabajadoras sexuales en quién querían influir, dijeron que en la policía, y está funcionando sorprendentemente bien, en colaboración. Creo que es un proceso que a la policía le agrada, supone cierto cambio respecto a su trabajo normal y se reconoce que, a menos que haya un reparto de poder, las dos partes sufren. 

Pensamos que no son sólo los oprimidos quienes se benefician de que los derechos humanos se establezcan sino también los opresores. En el caso de la policía, por ejemplo, constituye el segundo grupo en cuanto a prevalencia del VIH en Malawi y hay una razón que lo explica. Y es porque utilizan su poder para explotar a las mujeres, por lo que están experimentando, de manera muy directa, las consecuencias de los abusos, están muriendo a un ritmo mucho más rápido que la tasa media. 

¿Por qué es tan importante la educación en derechos humanos?

Porque sin el empoderamiento que tiene lugar en el nivel de base, no puede ser realidad un cambio auténtico de políticas o leyes. Sin educación en derechos humanos, las políticas no dejan de ser teorías, y esa es la realidad que la mayoría de las mujeres y niñas experimentan. En Malawi, por ejemplo, hay leyes y políticas que protegen a la gente, hay muchos documentos sobre el género y los derechos sexuales. Pero todo esto sigue siendo completamente teórico si no se tiene una educación en derechos humanos que se imparta de manera realmente participativa.

¿Qué les gustaría que sucediera en el futuro?

Queremos que haya empoderamiento de las niñas y mujeres que están profundamente marginadas en este momento pero que, si se les brindan las oportunidades adecuadas, pueden ocupar sin duda puestos mucho más relevantes en su familia y comunidad y en su país en general. 

Más información: http://www.tfacafrica.com/

Región

África 

Tema

Economic, Social and Cultural Rights 
Human Rights Standards 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

04 septiembre 2014

Amnistía Internacional lleva muchos años investigando y documentando el uso de la tortura en México. A continuación, ofrecemos algunos datos alarmantes:

Más »
03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

11 julio 2014

Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.

Más »
03 septiembre 2014

La decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff por militantes del Estado Islámico es el último de la serie de crímenes de guerra que están cometiendo los grupos... Más »