Familias romaníes sobreviven en Eslovenia

Danilo Hudorovič y su familia

Romani man collecting water

Danilo Hudorovič dice: “No sé cómo aguantaremos el invierno. Mis hijos están viviendo sin agua ni electricidad, en condiciones terribles, y siento que no puedo hacer nada para evitarlo. Fui a ver al alcalde varias veces para pedirle que nos ayudara a mí a y a mi familia. Toda la comunidad le ha pedido durante años que instale un caño de agua cerca del asentamiento”.

Danilo vive con su pareja y sus tres hijos en el asentamiento informal romaní de Goriča vas, en Ribnica, Eslovenia. El asentamiento no tiene suministro de agua, electricidad, baños, alcantarillado o desagües.

A pesar de que ha habido varios intentos de cambiar esta situación, incluidas algunas reuniones entre Danilo, el gobierno local y nacional y Amnistía Internacional, el alcalde de Ribnica ha dicho que no puede proporcionarle al asentamiento el acceso al agua porque sería ilegal conforme la ley eslovaca. En febrero de 2011, Danilo Hudorovi? y su familia todavía vivían en el asentamiento romaní de Goriča vas, sin agua ni electricidad.

 

Asentamiento de Dobruška vas 
Ivan Kavčič y su pareja, Vanja Hočevar viven en el asentamiento romaní de Dobruška vas, en Škocjan. Usan el agua de un arroyo local contaminado para beber, cocinar y lavar. Su vecino Ljubo Novak vive en una cabaña cerca del arroyo, junto a su pareja, Dunja Hočevar y sus 11 hijos.Ljubo contó a Amnistía Internacional que las aguas residuales de otras casas vierten en el arroyo, lo mismo que los desechos de un matadero. Dunja Hočevar nos dijo que a sus hijos les brotan erupciones en la piel y sufren diarrea cuando usan esa agua.

Pollution in stream in Slovenia

“Usamos el agua del arroyo para todo: para beber, para lavar [...]. También vamos a buscar agua a un caño que está a un kilómetro, pero la gente que vive alrededor nos echa. Si podemos, traemos 200 litros para beber y cocinar. Tengo cuatro hijos que toman biberón.”

Nos dijo que en verano se lavan en el arroyo. Un pediatra de Novo mesto confirmó que los niños y niñas del asentamiento romaní de Dobruška vas contraían mucha más diarrea y rotavirus que los de otros asentamientos debido a las malas condiciones higiénicas.