Albania - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Albania

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Albania is now live »

Jefe del Estado
Bamir Topi
Jefe del gobierno
Sali Berisha
Pena de muerte
abolicionista para todos los delitos
Población
3,2 millones
Esperanza de vida
76,5 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
18/17 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
99 por ciento

Era cada vez mayor el número de mujeres que denunciaban actos de violencia en el ámbito familiar y pedían protección legal, aunque posteriormente muchas de ellas retiraban las denuncias. Hubo detenciones y condenas por trata de mujeres con fines de prostitución forzada. Algunas personas detenidas en comisarías y prisiones denunciaron tortura y otros malos tratos. Las condiciones de reclusión en numerosas comisarías y prisiones eran por lo general muy duras, a pesar de algunas mejoras en el trato que recibían los presos. A las personas huérfanas que alcanzaban la edad adulta se les negaba su derecho legal a una vivienda adecuada.

Información general

En abril, Albania se convirtió en miembro de la OTAN y solicitó su adhesión a la Unión Europea (UE). En noviembre, el Consejo Europeo acordó conceder a Albania la condición de candidato a la UE. En junio, el gobernante Partido Democrático y sus aliados ganaron por escaso margen las elecciones nacionales. El principal partido de oposición, el Partido Socialista, boicoteó el Parlamento en protesta contra las irregularidades en la votación. La tasa de desempleo, especialmente entre la juventud, era elevada. La corrupción en los poderes ejecutivo y judicial seguía siendo un problema grave.

Violencia contra mujeres, niños y niñas

Era cada vez mayor el número de mujeres que denunciaban violencia en el ámbito familiar, especialmente en los centros urbanos. Sin embargo, muchos incidentes no se denunciaban y a menudo las mujeres retiraban las denuncias debido a la presión familiar y por carecer de independencia económica. Según cifras oficiales, en los nueve primeros meses del año se denunciaron 990 casos de violencia intrafamiliar, la mayoría contra mujeres. Los tribunales tramitaron 640 solicitudes de órdenes judiciales de alejamiento presentadas por víctimas de este tipo de violencia. La violencia intrafamiliar no estaba tipificada específicamente como delito en el Código Penal, y en general sólo era objeto de acciones penales cuando se producían lesiones graves o la muerte, o iba acompañada de amenazas contra la vida.

  • En octubre, Lirie Neziri acudió con sus cuatro hijos a un hospital de la localidad de Pukë para refugiarse de la violencia reiterada de su esposo. Madre e hijos pasaron una semana en el hospital durmiendo en el suelo. Después de que los medios de comunicación se ocuparan del caso, la policía detuvo al esposo de Lirie Neziri y ésta fue acogida temporalmente, junto con sus hijos, en un centro social de la ciudad de Shkodër.

Trata de personas

Según el informe anual sobre la trata de personas publicado en junio de 2009 por el Departamento de Estado de Estados Unidos, Albania seguía siendo el país de origen de hombres, mujeres, niños y niñas objeto de trata con fines de explotación sexual y trabajo forzado, incluida la mendicidad forzada. El informe afirmaba que el gobierno no cumplía totalmente las normas mínimas para la eliminación de la trata, pero que estaba haciendo esfuerzos significativos en ese sentido. Pocos casos eran objeto de acciones penales debido a que las víctimas temían sufrir represalias por parte de sus traficantes, o recibían presiones de sus familiares para retirar las denuncias. Durante 2009 el Tribunal de Delitos Graves condenó a cinco personas por trata de mujeres con fines de prostitución forzada y a cuatro por trata de menores de edad.

  • Agron Alijaj fue detenido en Fier en enero. Según informes, en 2008 había seducido a una niña de 14 años y se la había llevado a Kosovo, donde la había obligado a ejercer la prostitución.
  • En enero, Astrit Pata y su hijo Nelgert fueron condenados a pagar una multa y a sendas penas de 15 y 16 años de prisión, respectivamente, por un delito de tráfico de dos mujeres y por obligarlas a trabajar como prostitutas.

Desapariciones forzadas

  • Continuó el juicio de los ex agentes del Servicio Nacional de Inteligencia, Ilir Kumbaro, Arben Sefgjini y Avni Koldashi, comenzado en 2008. Se los acusaba de secuestrar y “torturar con consecuencias graves” a tres hombres en 1995. Los procedimientos contra un cuarto acusado se llevaron a cabo por separado debido a su mala salud. Seguía sin conocerse la suerte de una de las víctimas, Remzi Hoxha, macedonio de etnia albanesa. A pesar de los graves cargos que pesaban contra él, en mayo Arben Sefgijni fue nombrado jefe del recién creado Servicio de Libertad Condicional, en el ámbito del Ministerio de Justicia. Ilir Kumbaro fue juzgado in absentia. Había sido detenido en 2008 cuando vivía en Reino Unido bajo un nombre falso; en diciembre quedó en libertad después de que un tribunal británico fallara a favor del recurso que había presentado contra su extradición a Albania aduciendo que la detención ya no tenía validez.

Tortura y otros malos tratos

Al parecer, agentes de policía y guardias de prisiones infligieron tortura y otros malos tratos a personas privadas de libertad. En enero, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura publicó su informe sobre la visita realizada a Albania en junio de 2008, en el que se afirmaba que “los malos tratos policiales […] a menudo parecen estar relacionados con un énfasis exagerado en las confesiones durante las investigaciones criminales”. El Comité había recibido denuncias de graves malos tratos en las comisarías de Korça, Pogradec y Elbasan, y en el centro para presos preventivos de Korça. Posteriormente las autoridades afirmaron que se habían adoptado medidas disciplinarias contra varios funcionarios de ese centro.

  • En abril, Edison Lleshi, de 15 años, se arrojó por una ventana de la comisaría de Peshkopi, fracturándose una pierna y causándose otras lesiones. El Defensor del Pueblo concluyó que el joven había actuado tras recibir golpes y amenazas por parte de agentes de policía que lo habían interrogado sobre un robo. Se adoptaron medidas disciplinarias contra siete agentes de policía y se inició una investigación criminal contra uno de ellos.

Condiciones de reclusión

Se inauguró una nueva prisión en Durrës y un centro correccional para menores en Kavajë. En varias prisiones empezaron cursos para internos analfabetos o que no habían completado la educación obligatoria. Tras la creación de un Servicio de Libertad Condicional en abril, varios reclusos fueron puestos en libertad condicional, lo que contribuyó a reducir el hacinamiento en las prisiones.

Las condiciones en muchas prisiones y centros para presos preventivos seguían siendo duras debido a la antigüedad, la insalubridad y el deficiente mantenimiento de los edificios. El Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura, dependiente del Defensor del Pueblo, inspeccionó 12 prisiones y unas 30 comisarías de policía. El órgano concluyó que en muchos de estos establecimientos las condiciones incumplían los estándares de derechos humanos nacionales e internacionales para la detención de personas, a pesar de un programa financiado por la Comunidad Europea para la reforma del sistema penitenciario. La asistencia médica era a menudo inadecuada y a los internos con enfermedades mentales casi nunca se les proporcionaba tratamiento especializado. En casi todos los casos, el Defensor del Pueblo recomendó la reconstrucción general o la reforma de los calabozos de las comisarías. También criticó la frecuente ausencia de áreas separadas para mujeres y menores de edad en las comisarías. En ocasiones se recluía a los menores de edad junto con adultos, y a las mujeres en despachos de la policía judicial o en pasillos.

  • En febrero el Defensor del Pueblo concluyó que las condiciones físicas en la prisión de Burrel eran irremediablemente malas y recomendó su cierre.
  • En mayo se descubrió que la prisión núm. 302 y la sección de presas preventivas de la prisión núm. 313 de Tirana estaban plagadas de bichos.

Derecho a una vivienda adecuada

En virtud de la legislación albanesa, los huérfanos registrados de hasta 30 años de edad eran uno de los grupos vulnerables a los que había que dar prioridad a la hora de asignar una vivienda social. Sin embargo, la ley no se aplicaba. Más de 200 adultos que se habían quedado huérfanos siendo niños, incluidos algunos que habían finalizado su educación secundaria en junio, seguían compartiendo habitaciones en secciones a menudo insalubres y ruinosas de residencias para estudiantes. Muy pocos ganaban suficiente dinero para pagarse un alojamiento propio. Los programas de vivienda social eran limitados ante la gran demanda existente, y los requisitos en materia de ingresos para optar a este tipo de vivienda eran demasiado exigentes para este grupo. En noviembre, el presidente Topi pidió que se revisara la legislación con el fin de ofrecer mejor asistencia a los huérfanos menores de 18 años y garantizarles vivienda y empleo cuando fuesen adultos. Sin embargo, al finalizar el año su situación no había mejorado.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar