Armenia - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Armenia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Armenia is now live »

Jefe del Estado : Robert Kocharian
Jefe del gobierno : Serge Sarkisian (sustituyó a Andranik Markarian en abril)
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
PoblaciÓn : 3 millones
Esperanza de vida : 71,7 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 36/31 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 99,4 por ciento

Se impusieron restricciones al derecho a la libertad de reunión y de expresión. Una persona murió bajo custodia en circunstancias controvertidas. Según informes, no se investigaban las agresiones contra testigos de Jehová. Las autoridades no introdujeron una verdadera alternativa civil al servicio militar y se siguió encarcelando a los objetores de conciencia.

Amenazas a la libertad de expresión

Hubo informes generalizados y verosímiles sobre restricciones del derecho a la libertad de reunión. Los partidos de oposición denunciaron abusos de la burocracia administrativa durante la campaña electoral al Parlamento del mes de mayo, dirigidos a entorpecer manifestaciones que eran legales. En mayo y octubre, la policía recurrió a la fuerza para dispersar manifestaciones pacíficas de partidos de oposición.

  • En junio se impuso una condena condicional de dos años y medio por fraude a Gagik Shamshian, periodista autónomo que trabajaba para dos periódicos de oposición; en la fase de apelación se le redujo la pena a un año. Gagik Shamshian fue inculpado tras denunciar que había sufrido una agresión a manos de personas vinculadas al alcalde de Nubarashen, zona residencial de Yerevan, en julio de 2006. En febrero se archivaron las actuaciones contra sus presuntos agresores.
  • Nikol Pashinian y Shogher Matevosian, ambos directores de periódico, fueron detenidos en octubre tras participar en una marcha por el centro de Yerevan junto a simpatizantes del ex presidente Levón Ter Petrosián, destacado detractor del gobierno.
  • El 13 de diciembre se produjo una explosión en la sede del periódico de oposición Chorrord Ishkhanutyun (Cuarto Poder). También en diciembre, el canal de televisión Gala TV, con sede en Gyumri, sufrió el hostigamiento de las autoridades tras una emisión sobre las actividades de campaña de Levón Ter Petrosián, a pesar de que, al parecer, la emisora había recibido la advertencia oficial de que no lo hiciera.

Muerte bajo custodia

Levon Gulyan, propietario de un restaurante de Yerevan, murió en mayo cuando estaba bajo custodia en el Ministerio del Interior, después de haber sido sometido a interrogatorio durante dos días en calidad de posible testigo de un tiroteo en el exterior de su restaurante en el que resultó muerta una persona. Las autoridades afirmaron que Levon Gulyan había fallecido al caer desde una ventana cuando intentaba escapar o suicidarse. Su familia rechazó tales explicaciones.

Levon Gulyan había podido regresar a su casa durante un breve espacio de tiempo tras su detención inicial, y sus familiares denunciaron que le habían visto hematomas en el cuerpo. El examen forense oficial practicado por la Fiscalía respaldó la versión del Ministerio. Las autopsias realizadas por expertos internacionales no fueron concluyentes.

Impunidad

Representantes de los testigos de Jehová en Yerevan denunciaron que la policía no investigaba debidamente las agresiones contra miembros de su congregación.

  • En febrero, un hombre y una mujer testigos de Jehová, Ruben Khachaturian y Narine Gevorkian, fueron presuntamente golpeados y amenazados por un grupo de vecinos en Shengavit, zona residencial de Yerevan. Según su testimonio, la policía no abrió una investigación con prontitud.

Presos de conciencia

Las autoridades armenias no introdujeron una alternativa civil al servicio militar obligatorio, a pesar de que Armenia había contraído esa obligación al ingresar en el Consejo de Europa.

Continuó el encarcelamiento de objetores de conciencia, todos ellos testigos de Jehová. En septiembre, según informes, había 82 testigos de Jehová bajo custodia, una cifra récord. El número de objetores de conciencia encarcelados aumentó debido a que prosperaban los recursos interpuestos por la acusación para obtener penas máximas y a la menor disposición a conceder la libertad condicional.

Los testigos de Jehová afirmaron tener problemas adicionales cuando eran liberados debido a que las autoridades se negaban a concederles el certificado de cumplimiento del servicio militar, sin el cual era más difícil obtener documentos tan importantes como el pasaporte o el permiso de residencia en el país.

Informe y visita de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar