Bulgaria

Human Rights in República de Bulgaria

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Bulgaria is now live »

Jefe del Estado Georgi Parvanov
Jefe del gobierno Serguéi Stanishev
Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 7,6 millones
Esperanza de vida 72,7 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 16/12 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 98,2 por ciento

Continuó la detención de personas solicitantes de asilo, que permanecían privadas de libertad durante meses e incluso años, sin recibir protección. Persistió la discriminación contra las minorías y siguieron cometiéndose actos de violencia e intolerancia contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero. Durante todo el año se recibieron informes de malos tratos a manos de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

Acontecimientos políticos

El informe de actualización de la Comisión Europea publicado en julio instaba a Bulgaria a incrementar sus esfuerzos para combatir la corrupción y la delincuencia tras la adhesión del país a la Unión Europea. Como consecuencia de un informe anterior de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, la Comisión Europea condenó el uso indebido de fondos de la Unión Europea y adoptó sanciones contra Bulgaria.

"Alrededor de unas 150 personas que participaban en la marcha se enfrentaron a la violencia de unos contramanifestantes que les arrojaron piedras, botellas y cócteles Molotov."

Migrantes y solicitantes de asilo

Continuó la detención de personas refugiadas, migrantes y solicitantes de asilo, que permanecían recluidas durante meses e incluso años en espera de su expulsión. Las ONG nacionales siguieron expresando su preocupación por el hecho de que tales detenciones se hubieran convertido en una práctica sistemática, lo que contravenía la legislación que establecía que sólo se debía adoptar esa medida como último recurso.

En abril, solicitantes de asilo iraquíes prendieron fuego al mobiliario del Centro Especial de Alojamiento Temporal para Extranjeros de Busmantsi, cerca de la capital, Sofía, para protestar por un cambio de política que había reducido el nivel de protección de los iraquíes que solicitaban asilo en Bulgaria. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados ya había expresado su preocupación por este cambio, que las autoridades defendían aduciendo falta de espacio en los centros de acogida. El Comité Búlgaro de Helsinki, organización no gubernamental, interpuso recursos de apelación ante los tribunales contra más de 40 decisiones de rechazo de solicitud entre diciembre de 2007 y marzo de 2008.

  • Said Kadzoev, ciudadano ruso de origen checheno, siguió expuesto a ser devuelto a la Federación Rusa, donde corría grave peligro de sufrir tortura y otros malos tratos. Detenido en el Centro Especial de Alojamiento Temporal para Extranjeros de Busmantsi desde el 1 de noviembre de 2006, Said Kadzoev había sido sometido a largos periodos de aislamiento sin ninguna explicación por parte de las autoridades. El jefe de la Dirección de Migración de Bulgaria anunció en mayo que se buscaría un tercer país seguro para su expulsión. En octubre se presentó una denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos basada en que el rechazo de la solicitud de asilo de Said Kadzoev, su detención administrativa durante más de dos años y la decisión arbitraria de someterlo a periodos de aislamiento excesivamente largos, todo ello agravado por los malos tratos que presuntamente le habían infligido bajo custodia, constituían violaciones de sus derechos.

Discriminación de las minorías

La minoría romaní

La minoría romaní continuó sufriendo discriminación por parte de funcionarios públicos y de particulares. El Comité Búlgaro de Helsinki informó sobre casos de discriminación en el acceso a la vivienda, incluidos desalojos forzosos, y en el acceso a los servicios públicos.

En junio, el Comité de los Derechos del Niño, de la ONU, señaló que, a pesar de los esfuerzos del gobierno para garantizar que los niños y niñas romaníes disfrutaran de los mismos derechos que los demás –por ejemplo, mediante el Plan Nacional de Acción sobre el Decenio de la Inclusión Romaní–, persistía la preocupación por las actitudes negativas y los prejuicios contra la comunidad romaní de la población en general, así como por la situación general de los niños y niñas pertenecientes a minorías, especialmente la romaní. El Comité resaltaba en particular medidas discriminatorias y desigualdades tales como la segregación en la educación y la desigualdad de acceso a la asistencia médica, la vivienda, el empleo y un nivel de vida adecuado.

La minoría macedonia

En mayo, representantes de OMO Ilinden PIRIN, partido que representaba a la minoría macedonia de Bulgaria, informaron sobre una campaña de hostigamiento e intimidación por parte de la policía contra las personas partidarias de una nueva solicitud para su registro. Según las denuncias del partido, los agentes citaron a estas personas en comisarías de policía sin una orden por escrito y las interrogaron acerca del partido. La solicitud del partido para registrarse había sido denegada en tres ocasiones en 2007, pese a una disposición del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2005 y varios llamamientos de la Unión Europea.

La minoría turca

En abril, el Tribunal Municipal de Sofía resolvió que Volen Siderov, dirigente del partido ultraderechista Ataka (Ataque), era culpable de utilizar un lenguaje hostil y discriminatorio contra la minoría étnica turca y de crear un ambiente de animosidad contra ella. Fue amenazado con el pago de una multa si hacía caso omiso de la orden de no volver a utilizar ese lenguaje.

Derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero

En junio, el primer desfile del Orgullo que la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero iba a celebrar en Bulgaria fue organizado en Sofía por Gemini, organización búlgara dedicada a la defensa de los derechos de estas personas. Ya existían informes sobre un aumento de los actos de intimidación contra personas de esta comunidad en Bulgaria con anterioridad al acto, al que se oponían varias autoridades religiosas y grupos de ultraderecha. Alrededor de unas 150 personas que participaban en la marcha se enfrentaron a la violencia de unos contramanifestantes que les arrojaron piedras, botellas y cócteles Molotov. La policía detuvo a más de 60 personas. El primer ministro, si bien reconoció el derecho a manifestarse pacíficamente, expresó su oposición personal a la marcha.

Tortura y otros malos tratos

En febrero, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, del Consejo de Europa, publicó un informe sobre su visita a Bulgaria en septiembre de 2006 en el que afirmaba que debían aumentarse los esfuerzos para combatir los malos tratos a personas detenidas y mejorar las instalaciones de detención.

En abril, el Comité Búlgaro de Helsinki denunció que la legislación local incumplía las normas jurídicas internacionales sobre el empleo de armas de fuego por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Además, la ONG informó sobre casos de malos tratos por funcionarios de policía, especialmente contra personas de la comunidad romaní, en el momento del arresto o durante la custodia. A menudo estos casos no se investigaron debidamente.

  • El 2 de octubre, el Tribunal Militar de Sofía condenó a cinco agentes de policía a un total de 82 años de cárcel tras declararlos culpables de haber golpeado a Angel Dimitrov, de 38 años, hasta causarle la muerte en 2005. La policía explicó inicialmente que la víctima había muerto como consecuencia de un ataque cardíaco, pero la segunda autopsia, solicitada por los familiares, demostró que había muerto a causa de golpes en la cabeza. Al finalizar el año estaba pendiente de revisión en el Tribunal Militar de Apelaciones un recurso presentado contra la sentencia. El Tribunal Militar de Sofía ya había dictado sentencia contra los cinco agentes de policía en noviembre de 2007, pero su decisión fue revocada por el Tribunal Militar de Apelaciones.

Malos tratos bajo custodia

En febrero, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura informó sobre condiciones de hacinamiento e insultos a los reclusos en los centros penitenciarios visitados en 2006, así como denuncias de malos tratos a manos del personal penitenciario. También el Comité Búlgaro de Helsinki informó de que muchas cárceles aún no reunían las condiciones que establecen las normas internacionales.

  • El 6 de marzo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos concluyó que Bulgaria había conculcado la prohibición de trato inhumano o degradante. Nikolai Kirilov Gavazov, acusado de violación, estuvo casi dos años en prisión preventiva, recluido en una celda diminuta sin ventanas en la prisión de Pazardjik, en el centro de Bulgaria. El tribunal decidió también que los siete años que había durado el proceso judicial era un periodo excesivamente largo.

Instituciones de salud mental

En febrero, tras las visitas efectuadas en 2006 a instituciones de salud mental y asistencia social, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura expresó su profunda preocupación por los trámites de admisión, los malos tratos y las condiciones de vida en las instituciones visitadas.

El Comité destacó la falta de personal, de formación del personal y de recursos en esas instituciones, condiciones que habían dado lugar a incidentes violentos, limitación de las posibilidades terapéuticas y provisión insuficiente de programas de rehabilitación. A pesar de que el Comité recomendó en 2002 que se prestara atención a la mejora de las condiciones de vida, éstas seguían siendo inadecuadas.

En febrero, tras la emisión por televisión de un documental de la BBC que ponía de relieve las condiciones sumamente precarias imperantes en el hogar infantil de Mogilino, la ministra de Trabajo y Política Social anunció que se iban a cerrar tanto esta institución como otras seis del mismo tipo.

Informes de Amnistía Internacional

Bulgaria: Temor de devolución. Temor de tortura o malos tratos. Said Kadzoev (18 abril 2008)
Bulgaria: La primera marcha del Orgullo Gay de Sofía necesita protección adecuada (27 junio 2008)

Cómo puedes ayudar