Camerún - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in República de Camerún

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Camerún is now live »

Jefe del Estado: Paul Biya
Jefe del gobierno: Ephraim Inoni
Pena de muerte: retencionista
Estatuto de la Corte Penal Internacional: firmado

Se condenó a nueve hombres y a cuatro mujeres por practicar la homosexualidad. Miembros de las fuerzas de seguridad torturaron a decenas de personas. Los tribunales declararon culpables a algunos funcionarios de haber participado en homicidios. Al menos dos estudiantes resultaron muertos y muchos otros fueron detenidos durante enfrentamientos con las fuerzas del gobierno. Varios periodistas fueron detenidos brevemente o golpeados. Se detuvo y recluyó a activistas políticos secesionistas.

Información general

En agosto, Nigeria entregó formalmente a Camerún la península de Bakassi, territorio en litigio rico en petróleo, y retiró sus tropas de la zona. Varios miles de ciudadanos nigerianos se trasladaron de la península al territorio continental nigeriano. La entrega se produjo en virtud de la aplicación de una decisión adoptada en octubre de 2002 por la Corte Internacional de Justicia.

Entre enero y marzo se detuvo a más de 80 miembros de la comunidad de Kedjom Keku, en la Provincia Noroccidental, acusados de haber participado en el homicidio de su ex jefe tradicional. Muchos de ellos, según los informes, fueron golpeados al ser detenidos. La muerte violenta del ex jefe Simon Vugah, depuesto en 2004, se había producido después de que éste regresara a Kedjom Keku para reclamar su puesto. Entre los detenidos se encontraba su sucesor, Benjamin Vubangsi, que quedó en libertad en septiembre junto con otras 60 personas. Al finalizar 2006, al menos 25 personas permanecían recluidas en relación con el homicidio sin haber sido juzgadas.

Una lucha por el poder en el seno del Frente Socialdemócrata (Social Democratic Front, SDF), partido de la oposición, culminó con el homicidio en mayo de Grégoire Diboulé, simpatizante de Bernard Muna, jefe de una facción contraria al presidente del SDF, John Fru Ndi. Más de 20 miembros del SDF fueron detenidos y acusados de haber participado en el asesinato. Al concluir el año estaban todavía en espera de ser juzgados. John Fru Ndi fue acusado de complicidad en un delito de agresión y asesinato, pero no fue detenido.

En noviembre, al menos 400 personas se quedaron sin hogar cuando el gobierno derribó sus casas en el distrito Etekak de la capital, Yaundé. El gobierno afirmó que las viviendas se habían construido sin autorización, pero no facilitó a los afectados indemnizaciones ni alojamientos alternativos.

Varios altos directivos de empresas públicas acusados de malversación fueron detenidos después de que el gobierno iniciara una campaña contra la corrupción en enero. Entre los detenidos figuraban Siyam Siwé, ex director general del puerto autónomo de Duala, y Barthélemy Kamdem, subdirector financiero de la compañía. Entre las personas investigadas por malversación se encontraban también parlamentarios a quienes se les retiró la inmunidad en octubre.

Personas condenadas por practicar la homosexualidad

En febrero, según los informes, se condenó a Patrick Yousse-Djaudio y a otro gay a un año de cárcel por practicar la homosexualidad. En marzo, cuatro jóvenes fueron detenidas por presuntas prácticas lésbicas. Quedaron en libertad en junio después de que un tribunal de Duala les impusiera una condena condicional de tres años de prisión y una multa.

Dos menores, detenidos en mayo de 2005 junto con otras nueve personas acusadas de practicar la homosexualidad, quedaron en libertad en febrero sin haber sido sometidos a juicio. Las nueve personas restantes fueron juzgadas en junio. Dos fueron absueltas y siete condenadas a 10 meses de cárcel, aunque éstas fueron puestas en libertad debido al tiempo que habían pasado ya bajo custodia. Una de ellas, Alim Mongoche, murió a causa de una enfermedad poco después de quedar en libertad.

En marzo, 12 jóvenes estudiantes fueron expulsadas de un centro educativo por ser lesbianas. No pudieron matricularse en ningún otro centro de enseñanza.

Amenazas a la libertad de expresión

Varios periodistas fueron detenidos o agredidos como consecuencia de su trabajo. No se tuvo noticia de que las autoridades hubieran adoptado ninguna medida contra los responsables de las agresiones.

El 3 de septiembre, miembros del servicio de seguridad militar detuvieron a Duke Atangana Etotogo, director del periódico L'Afrique centrale, después de que este rotativo publicara un artículo crítico con el ejército. Duke Atangana Etotogo quedó en libertad sin cargos el 8 de septiembre.

En abril, unos gendarmes golpearon y detuvieron durante cuatro horas a Patient Ebwele, de Radio Equinoxe, en el distrito de Akwa-Nord de Duala.

En abril, Eric Motomu, redactor jefe del periódico The Chronicle, fue agredido en Bamenda por simpatizantes del Frente Socialdemócrata, que lo acusaban de haber publicado artículos críticos con John Fru Ndi, máximo dirigente de su partido.

Diez personas condenadas por un homicidio político

En abril, un tribunal declaró al ex jefe y parlamentario Doh Gah Gwanyin y a otras nueve personas culpables de haber participado en la muerte de John Kohtem, dirigente del Frente Socialdemócrata muerto a golpes en agosto de 2004. El tribunal los condenó a 15 años de cárcel, pero Doh Gah Gwanyin quedó en libertad bajo fianza en espera de un recurso de apelación. Dos de los acusados fueron absueltos.

Muertes a causa de disturbios estudiantiles

En abril se impusieron condenas condicionales de prisión a varios dirigentes estudiantiles universitarios de Yaundé por su intervención en los enfrentamientos entre estudiantes y miembros de las fuerzas de seguridad registrados en noviembre de 2005.

Al menos ocho estudiantes universitarios de Buea fueron detenidos en marzo durante una manifestación en apoyo de la independencia del Camerún anglófono. Quedaron en libertad sin cargos al cabo de varios días.

Al menos dos estudiantes universitarios de Buea murieron el 29 de noviembre como consecuencia de los disparos efectuados por las fuerzas de seguridad durante unas violentas manifestaciones por la presunta corrupción y la discriminación contra los estudiantes anglófonos. Las autoridades no llevaron a cabo ninguna investigación formal de los homicidios.

Tortura y malos tratos

Se siguieron recibiendo informes de torturas a manos de miembros de las fuerzas de seguridad.

El comerciante Serges Ondobo murió en abril, según los informes, como consecuencia de los golpes que recibió cuando se encontraba bajo custodia policial en Yaundé, por protestar contra la detención de un colega. No se tuvo noticia de que las autoridades hubieran adoptado ninguna medida contra los policías responsables de la paliza.

Según los informes, a finales de octubre más de 100 personas fueron golpeadas después de ser detenidas por miembros de la Brigada de Intervención Rápida (Brigade d'intervention rapide, BIR) en Marua, capital de la Provincia del Extremo Norte, y en sus alrededores. Las víctimas permanecieron detenidas durante varios días en Salack, donde a muchas de ellas, después de desnudarlas, vendarles los ojos y golpearlas, las recluyeron en una celda con el suelo encharcado de agua. Entre las víctimas se encontraban Hamidou Ndjidda, Aziz Dikanza e Ismael Balo Amadou.

En marzo terminó el juicio ante el tribunal militar de Duala de varios gendarmes y un directivo implicados en la muerte de Emmnanuel Moutombi, fallecido en febrero de 2005. El directivo fue declarado inocente de haber participado en actos de tortura, pero le impusieron una multa de 25.000 francos CFA (unos 50 dólares estadounidenses) por haber abofeteado a Emmanuel Moutombi. Un jefe de la gendarmería fue condenado a 10 meses de cárcel, mientras que tres gendarmes declarados culpables de haber causado la muerte fueron condenados a 8, 9 y 10 años de prisión. El tribunal ordenó al Estado el pago de 44 millones de francos CFA (unos 88.000 dólares estadounidenses) a los familiares de la víctima.

Consejo Nacional del Camerún Meridional

Como en años anteriores, miembros del Consejo Nacional del Camerún Meridional (Southern Cameroons National Council, SCNC), movimiento separatista anglófono, fueron detenidos y recluidos brevemente.

En enero se detuvo al menos a 40 miembros del SCNC cuando celebraban una reunión en Buea. Quedaron en libertad sin cargos al cabo de varios días. Otros 29 miembros del movimiento fueron detenidos en marzo y recluidos durante varios días en Buea.

En Bamenda, más de 60 miembros del SCNC fueron detenidos el 24 de abril y puestos en libertad sin cargos el 1 de mayo. Cuando unos dirigentes del SCNC, entre ellos Humphrey Prince Mbiglo, intentaron celebrar una conferencia de prensa el 7 de mayo para protestar por esta acción, fueron recluidos durante varios días junto con otros 20 miembros del movimiento. Fidelis Chinkwo, Emmanuel Emi, Priscilla Khan, Elvis Bandzeka y Cletus Che fueron detenidos en Bamenda el 16 de septiembre y puestos en libertad sin cargos varios días después.

Presos anglófonos

Presos anglófonos que cumplían largas penas de cárcel por su participación en actividades violentas de motivación política fueron trasladados de la prisión de Kondengui, en Yaundé, a las provincias donde residían. Ocho de ellos fueron trasladados a Bamenda, en la Provincia Noroccidental y el noveno, Roland Tatah, fue trasladado a la prisión central de Buea, en la Provincia Suroccidental. Uno de ellos, Philip Tete, murió a causa de una enfermedad en noviembre.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Visita

• Las autoridades no respondieron a una petición de Amnistía Internacional para visitar Camerún.

Cómo puedes ayudar