Costa de Marfil - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Costa de Marfil

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Cote D'ivoire is now live »

Jefe del Estado : Laurent Gbagbo
Jefe del gobierno : Guillaume Soro (sustituyó a Charles Konan Banny en marzo)
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
PoblaciÓn : 18,8 millones
Esperanza de vida : 47,4 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 193/174 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 48,7 por ciento

Un acuerdo de paz firmado en marzo contribuyó a reducir la tensión política en Costa de Marfil. El Consejo de Seguridad de la ONU decidió que las fuerzas internacionales para el mantenimiento de la paz permanecieran en el país hasta que se celebraran elecciones presidenciales. A pesar del acuerdo de paz, ambos bandos continuaron cometiendo abusos contra los derechos humanos, cuyas principales víctimas eran las mujeres, y el hostigamiento y las agresiones físicas, perpetrados sobre todo en controles de carretera, siguieron estando muy extendidos.

Información general

En marzo, el presidente Laurent Gbagbo y Guillaume Soro, secretario general de las Fuerzas Nuevas (Forces Nouvelles), coalición de grupos armados que controlaba el norte de Costa de Marfil desde septiembre de 2002, firmaron un acuerdo en Uagadugú, capital de Burkina Faso, con objeto de reunificar el país y establecer las condiciones necesarias para la celebración de elecciones presidenciales, aplazadas desde 2005. Se fijó un calendario de desarme y de creación de un ejército integrado. Guillaume Soro fue nombrado primer ministro de un nuevo gobierno de transición en marzo. En septiembre se eliminó la zona temporal de seguridad que, controlada por fuerzas francesas y de la ONU, separaba a las tropas del gobierno y a los elementos armados de las Fuerzas Nuevas y se crearon brigadas mixtas, formadas por tropas de ambos bandos, que comenzaron a patrullar allí. En septiembre se inició un proceso de registro de votantes, y en noviembre ambas partes acordaron celebrar elecciones presidenciales antes de junio de 2008. Se comprometieron a comenzar el esperado proceso de desarme en diciembre, con miras a formar un nuevo ejército nacional.

En octubre, el Consejo de Seguridad de la ONU decidió prorrogar otro año el embargo de armas y de las exportaciones de diamantes, así como algunas sanciones particulares, como la prohibición de viajar y la congelación de activos impuestas a tres líderes políticos.

Violencia contra las mujeres

Continuaron recibiéndose informes de violencia sexual contra mujeres y niñas, y varios presuntos autores de este tipo de abusos quedaron en libertad sin haber sido llevados a juicio. Esta impunidad se debía principalmente al hecho de que en el Código Penal marfileño no estuviera tipificada la violación.

  • Según informes, en julio, una niña de 16 años que trabajaba de criada en una casa particular en Abiyán fue violada por el hijo de los dueños. El presunto violador fue detenido, pero quedó en libertad al día siguiente. Al terminar el año no se tenía noticia de que se hubiera llevado a cabo una investigación oficial, pese a que el abogado de la víctima lo había solicitado varias veces.
  • A pesar de los compromisos oficiales del gobierno y el presidente, al final del año no se habían tomado medidas para proporcionar reparación o acceso a servicios de salud a las incontables mujeres y niñas víctimas de las violaciones y agresiones sexuales cometidas de manera generalizada y sistemática por las fuerzas combatientes y por civiles estrechamente vinculados a ellas desde que comenzó el conflicto armado en 2002.

Denuncias de abusos sexuales cometidos por miembros de las fuerzas de la ONU para el mantenimiento de la paz

En julio se formularon graves denuncias, relativas a abusos sexuales cometidos de manera generalizada por miembros de la Operación de la ONU en Côte d’Ivoire (ONUCI). La ONU envió una misión de investigación al país, pero señaló que las víctimas se mostraban reacias a dar detalles de las agresiones. En noviembre viajó a Bouaké, plaza fuerte de las Fuerzas Nuevas, una misión marroquí de investigación, pero al final del año no se habían hecho públicos los resultados de estas investigaciones.

Violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas del gobierno

Las fuerzas de seguridad fueron responsables de detenciones arbitrarias, tortura y ejecuciones extrajudiciales de detenidos, así como de abusos generalizados cometidos con objeto de hacer extorsiones en controles de seguridad y durante operaciones de comprobación de documentos de identidad.

  • En marzo, Gombané Bouraima, sospechoso de robo, murió en una comisaría de policía de Abiyán a causa de torturas. La policía abrió una investigación, pero al terminar el año no se había identificado ni llevado a juicio a los responsables.
  • En julio, Kouassi Kouamé Félix, de 15 años, murió alcanzado por un disparo y cinco personas más resultaron heridas al atacar miembros del Centro de Mando de Operaciones de Seguridad (Centre de commandement des Opérations de Sécurité, CECOS) a un grupo de taxistas en Adjamé, Abiyán. Según informes, el ataque se perpetró como represalia por haberse negado un taxista a dar dinero a los agentes en un control de seguridad. Al final del año no se tenía noticia de que se hubiera abierto una investigación, a pesar de las protestas oficiales del sindicato de taxistas.

Abusos cometidos por las Fuerzas Nuevas

Los combatientes y los seguidores de las Fuerzas Nuevas fueron responsables de abusos contra los derechos humanos, como tortura y malos tratos, detenciones arbitrarias y extorsiones generalizadas. En el norte, al no haber un sistema judicial en funcionamiento, imperaba un clima de impunidad.

  • En agosto, Koné Drissa, acusado de robo, fue detenido por miembros del Puesto de Mando Operativo (Poste de commandement opérationnel, PCO), sección de Bouaké de las Fuerzas Nuevas, y sufrió tortura bajo custodia. Quedó en libertad al cabo de unos días, pero murió poco después a causa del trato recibido. Las Fuerzas Nuevas prometieron investigar lo ocurrido, pero al final del año no se había identificado a ninguno de los presuntos responsables.

Ley de amnistía

En abril, el presidente Gbagbo firmó una norma en virtud de la cual se concedía una amnistía por la mayoría de los delitos cometidos en el contexto del conflicto desde 2002. No quedaban excluidos expresamente de ella los delitos de derecho internacional, incluidos los actos generalizados y sistemáticos de violencia sexual contra mujeres. Sin embargo, en julio el presidente hizo hincapié ante una delegación de Amnistía Internacional en que la amnistía excluía los «delitos contra el género humano» y garantizó que se darían a las víctimas «todas las oportunidades para presentar sus denuncias».

Informes y visita de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar