Chipre - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Chipre

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Chipre is now live »

Jefe del Estado y del gobierno : Tasos Papadopoulos
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
PoblaciÓn : 854,000
Esperanza de vida : 79 años
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 96,8 por ciento

Personas extranjeras, entre ellas migrantes y solicitantes de asilo, permanecieron detenidas durante periodos de duración inaceptable y en condiciones precarias, sin acceso a la revisión de su situación por una autoridad judicial u otro organismo independiente. Algunas informaron de que habían sido golpeadas por la policía en el momento de la detención o por guardias cuando ya estaban bajo custodia. Algunos solicitantes de asilo denunciaron diversas irregularidades en el procedimiento de asilo que podrían haber puesto en peligro sus solicitudes o a sus familias en su lugar de origen. Una organización que prestaba apoyo y asesoramiento a personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo fue objeto de un ataque racista y su presidente fue procesado en relación con sus actividades de recaudación de fondos.

Detención y malos tratos de personas de nacionalidad extranjera

Se recluyó a nacionales de otros países en detención administrativa prolongada, sin posibilidad de interponer recurso ante una autoridad judicial u otro organismo independiente, en contravención del derecho de toda persona a no ser privada arbitrariamente de su libertad. A finales de septiembre y principios de octubre, los reclusos del Ala 10 dela Prisión Central de Nicosia, que funcionaba como centro de detención policial para solicitantes de asilo rechazados sobre los que pesaban órdenes de expulsión, protestaron por la duración y las condiciones de su detención. Varios de ellos llevaban más de 30 meses bajo custodia.

Personas entrevistadas afirmaron que las condiciones de su detención eran deficientes y que los guardias las habían sometido a trato cruel y degradante, entre otras cosas privándolas de comida y agua durante la protesta. Varias aseguraron haber sufrido malos tratos a manos de la policía en el momento de la detención o de los guardias cuando estaban bajo custodia.

  • Las autoridades intentaron expulsar a un ciudadano sierraleonés detenido inicialmente por estancia ilegal en el país en febrero de 2005. Su solicitud de asilo, que seguía pendiente cuando comenzó su reclusión, había sido rechazada sin que le informaran ni le dieran ocasión de recurrir contra la decisión. Al concluir el año seguía bajo custodia.
  • Un nacional iraní dijo haber sido golpeado por la policía en el momento de su detención, después por los guardias de la Prisión Central cuando se declaró en huelga de hambre como medida de protesta en 2006, y una tercera vez durante las protestas de septiembre y octubre. Este ciudadano iraní declaró que la primera paliza, recibida en agosto de 2005, le había producido una inflamación en la cabeza así como problemas de visión y equilibrio, y que se le había denegado el permiso para someterse a una operación recomendada por el médico que lo había examinado. También afirmó que en una ocasión anterior había estado nueve meses detenido en la comisaría de policía de Lykavitos, donde no se le permitía salir al patio y estaba recluido en condiciones de hacinamiento en una celda que carecía de instalaciones higiénicas adecuadas.

Al término de 2007 no se había recibido respuesta de las autoridades chipriotas a la carta que Amnistía Internacional les había remitido para expresarles sus motivos de preocupación.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

En abril, la Red Europea contra el Racismo denunció que el exterior de las oficinas centrales de su sección en Chipre, la ONG Acción por la Igualdad y el Apoyo y contra el Racismo (Kinisi yia Isotita, Styrixi, Antiratsismo, KISA) –dedicada a ofrecer apoyo y asesoramiento jurídico a personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo en Chipre–, había sido cubierto de pintadas consistentes en cruces gamadas y consignas nacionalistas. Por segunda vez en cinco años, su presidente se enfrentó a un juicio en octubre por cargos penales relacionados con la labor de recaudación de fondos de la organización, en lo que pudo tratarse de un intento de obstaculizar el trabajo de ésta.

Visita de Amnistía Internacional

  • Amnistía Internacional visitó Chipre en octubre.

Cómo puedes ayudar