Georgia - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in Georgia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Georgia is now live »

Jefa del Estado : Nino Burdzhanadze (sustituyó a Mijail Saakashvili en noviembre)
Jefe del gobierno : Lado Gurgenidze (sustituyó a Zurab Nogaideli en noviembre)
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
Población : 4,4 millones
Esperanza de vida : 70,7 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 45/37 por cada 1.000

No había refugios suficientes para las mujeres que huían de la violencia en el ámbito familiar, y se demoraron algunas medidas destinadas a proteger a las mujeres de la violencia. Según los informes, la policía hizo un uso excesivo de la fuerza para dispersar manifestaciones antigubernamentales que se celebraron en noviembre, y a lo largo del año se recibieron informes que indicaban que la policía golpeaba a las personas sospechosas al detenerlas y que opositores políticos del gobierno eran sometidos a juicios sin las debidas garantías.

Información general

En noviembre se celebraron manifestaciones multitudinarias en las que se pedía la dimisión del presidente, Mijail Saakashvili, elecciones parlamentarias, cambios en las normas electorales y la liberación de Irakli Batiashvili (véase infra). Según los informes, la policía hizo un uso excesivo de la fuerza para dispersar las manifestaciones que se celebraron los días 7 y 8 de noviembre. El presidente decretó el estado de excepción, lo que se tradujo en la restricción del derecho a recibir y difundir información, a la libertad de reunión y a la huelga. El 8 de noviembre anunció que se celebrarían elecciones presidenciales en enero de 2008 y un referéndum sobre la fecha de las elecciones al Parlamento. El 25 de noviembre presentó su dimisión, con el fin de presentarse a las elecciones presidenciales.

Escrutinio internacional

Convenio Europeo para la Prevención de la Tortura

En octubre, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes hizo público un informe en el que se señalaban los avances en la prevención de los malos tratos a personas bajo custodia policial pero se indicaba que continuaban existiendo casos de este tipo. El informe concluía que las condiciones eran deficientes en muchos centros de detención, y que el hacinamiento existente en un centro de Tiflis constituía trato inhumano y degradante.

Comité de Derechos Humanos de la ONU

En octubre, el Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación en relación con la tortura y otros malos tratos, las condiciones penitenciarias, las injerencias en la independencia del poder judicial, la violencia contra las mujeres en el ámbito familiar, los informes de desalojos forzosos de personas desplazadas internas y las violaciones de los derechos de las minorías étnicas. El Comité señaló que Georgia debía elaborar y poner en práctica un plan integral de acción contra la tortura y otros malos tratos, investigar las denuncias y poner a disposición judicial a los responsables y garantizar que las víctimas obtenían reparación, incluida una indemnización. El Comité instó a Georgia a que investigara las denuncias de violencia presentadas por mujeres, procesar a los responsables y crear los refugios necesarios para quienes escapaban de la violencia en el ámbito familiar.

Violencia contra las mujeres

Las autoridades tomaron algunas medidas para poner en práctica la Ley sobre Violencia Doméstica –por ejemplo, dictaron órdenes de alejamiento y de protección–, pero algunas disposiciones clave no se aplicaron plenamente o con prontitud. El número de refugios era insuficiente y el gobierno no proporcionó apoyo económico para los centros de acogida gestionados por ONG. Se aprobó con retraso un Plan de Acción sobre Medidas para Prevenir y Combatir la Violencia Doméstica (2007-2008), lo que, al parecer, provocó nuevas demoras en la creación de casas refugio.

Abusos policiales

Aunque 39 agentes de policía habían sido condenados a prisión desde 2004 por someter a malos tratos a personas detenidas, continuaba existiendo impunidad y seguían recibiéndose denuncias de que a menudo las investigaciones no eran rápidas, exhaustivas ni imparciales. Las autoridades no ordenaron el uso de placas de identificación para todos los agentes de policía que participaban en detenciones, como salvaguarda contra la tortura y otros malos tratos.

Al finalizar 2007, ninguna víctima de tortura u otros malos tratos había recibido una indemnización en Georgia. Los cambios limitados introducidos en la legislación sobre indemnizaciones no la adecuaron a las normas internacionales, al no ofrecer a todas las víctimas de abusos el derecho exigible a una indemnización adecuada.

El gobierno no creó un mecanismo independiente para prevenir la tortura y otros malos tratos, aunque, como Estado Parte en el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, Georgia estaba obligada a hacerlo antes de julio de 2007.

  • La investigación sobre la muerte de Zurab Vazagashvili y Aleksandre Khubulovi, fallecidos en mayo de 2006 por disparos de la policía, fue al parecer deficiente. Las autoridades afirmaron que estos dos hombres habían muerto tras disparar contra la policía, pero fuentes de ONG alegaron que la policía había tendido una emboscada y había realizado los primeros disparos. En abril de 2007, las autoridades cerraron por falta de pruebas la investigación sobre las denuncias de que la policía había hecho un uso excesivo de la fuerza. Los abogados de la familia de Zurab Vazagashvili afirmaron que los investigadores habían hecho caso omiso de declaraciones de testigos, habían presionado a testigos para que no prestasen declaración, habían destruido pruebas y habían obstaculizado el trabajo de los abogados que defendían los derechos de Zurab Vazagashvili.

Uso excesivo de la fuerza

Agentes de policía, muchos de ellos cubiertos con máscaras, utilizaron presuntamente porras, balas de goma, gas lacrimógeno y cañones de agua a presión para dispersar tres manifestaciones que se celebraron en Tiflis el 7 de noviembre. Testigos presenciales informaron de que la policía había golpeado y propinado patadas a manifestantes. Según los informes recibidos, unas 500 personas necesitaron tratamiento médico, 24 de ellas agentes de policía.

  • El Defensor del Pueblo, Sozar Subar, denunció que el 7 de noviembre había presenciado cómo la policía golpeaba a manifestantes que huían cerca de una iglesia del centro de Tiflis. Los manifestantes arrojaron piedras contra la policía, pero depusieron su actitud cuando él se lo pidió. Sin embargo, tras la llegada de otra unidad especial de la policía que comenzó a golpear a los manifestantes, Sozar Subar se dirigió a la policía para recriminárselo, y él mismo recibió patadas e insultos. Un miembro del personal a su servicio, Daniel Mgeliashvili, recibió también un golpe en la cabeza.

Sistema judicial

Se recibieron informes de que algunos juicios de opositores políticos del gobierno se celebraron sin las debidas garantías.

  • Fuentes de ONG afirmaron que el juicio de Irakli Batiashvili, condenado en mayo a siete años de cárcel por cargos de «complicidad» y de «conspiración o levantamiento para derrocar el orden constitucional por la fuerza», no se ajustó a la legislación de Georgia ni a las normas internacionales. Sus abogados afirmaron que las autoridades habían alterado pruebas y que la defensa no recibió un trato justo por parte del tribunal. El tribunal de Apelaciones de Tiflis confirmó la sentencia en septiembre.

Abjasia y Osetia del Sur

Los territorios de Abjasia y Osetia del Sur, no reconocidos por la comunidad internacional, seguían conservando la pena de muerte en la legislación. En enero, el Parlamento de Abjasia decretó la suspensión de las ejecuciones en época de paz. Al término de 2007 había un preso condenado a muerte en Abjasia. Osetia del Sur mantenía la suspensión de las condenas a muerte y de las ejecuciones.

Informes y visita de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar