Alemania - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in República Federal de Alemania

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Alemania is now live »

Jefe del Estado: Horst Köhler
Jefa del gobierno: Angela Merkel
Pena de muerte: abolicionista para todos los delitos
Estatuto de la Corte Penal Internacional: ratificado

Alemania estaba implicada en abusos relacionados con la «guerra contra el terror» encabezada por Estados Unidos. La legislación en materia de asilo dejaba a las personas refugiadas a las que se había retirado la condición de tales en situación de riesgo de expulsión a países que no eran seguros.

Información general

En septiembre Alemania firmó el Protocolo Facultativo de la Convención de la ONU contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Entregas extraordinarias

Las autoridades no procesaron a ninguna persona por la participación de Alemania en el programa estadounidense de detenciones y entregas secretas: la transferencia ilegal de personas entre Estados al margen de cualquier proceso judicial.

En mayo, una comisión especial de investigación del Parlamento decidió investigar el caso del ciudadano alemán Muhammad Zammar, aprehendido en Marruecos en diciembre de 2001, presuntamente por los servicios de seguridad marroquíes, y posteriormente trasladado a Siria, según los informes, en un avión de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense. Según la información recibida, en la Sección Palestina (Far' Falastin) del Servicio de Inteligencia Militar en Damasco, la capital siria, lo sometieron a torturas. En noviembre de 2002, una delegación compuesta por miembros de los servicios de información y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alemanes interrogó a Muhammad Zammar en Siria durante tres días. Aunque el detenido no tenía acceso a familiares, abogados o funcionarios de la embajada alemana, la delegación no hizo nada para ayudarle y tampoco informó a sus familiares ni a la embajada sobre su situación. Según informes, en octubre de 2006 el Tribunal Supremo de Seguridad del Estado sirio acusó a Muhammad Zammar, entre otros delitos, de pertenencia a la proscrita Hermandad Musulmana. Si fuese declarado culpable, lo podrían condenar a muerte. Al finalizar 2006, los informes indicaban que permanecía recluido en la prisión de Sednaya, a las afueras de Damasco. Alemania no había procesado a ninguna persona por su responsabilidad, directa o indirecta, en ninguna de las violaciones de derechos humanos sufridas por Muhammad Zammar.

En mayo, la misma comisión de investigación parlamentaria comenzó a ocuparse del caso de Khaled el-Masri, ciudadano alemán aprehendido en Macedonia en diciembre de 2003 que había sido entregado a funcionarios estadounidenses y trasladado en un vuelo secreto a Afganistán vía Irak. Según declaró, en Afganistán le dieron palizas y apenas lo alimentaron. Agentes estadounidenses y un hombre vestido de uniforme que hablaba alemán lo interrogaron repetidamente. En mayo de 2004 lo pusieron en libertad y lo devolvieron a Alemania vía Albania. El 1 de junio, el Servicio Federal de Inteligencia alemán declaró que un miembro de su personal había tenido conocimiento de la detención de Khaled el-Masri en diciembre de 2003, pero no había informado al respecto.

Tortura y otros malos tratos

Alemania no respetó la prohibición de la tortura y otros malos tratos en relación con presuntos terroristas.

En agosto, tras las negociaciones entre el gobierno alemán y las autoridades estadounidenses, Murat Kurnaz, ciudadano turco nacido en Alemania, fue liberado del centro de detención estadounidense de la bahía de Guantánamo, en Cuba. En marzo se filtraron a la opinión pública unos documentos confidenciales del gobierno que mostraban que Estados Unidos había ofrecido poner en libertad a Murat Kurnaz en 2002, pero Alemania había propuesto que fuese enviado a Turquía pese a que no existían pruebas de que hubiese cometido delito alguno. Tras su liberación, Murat Kurnaz declaró que mientras estuvo detenido bajo custodia estadounidense en Kandahar, Afganistán, varios soldados alemanes le golpearon la cabeza contra el suelo. La Fiscalía de Tubinga inició una investigación sobre esta denuncia. Soldados alemanes que ejercían funciones de vigilancia en la prisión de Kandahar confirmaron que en ese lugar había habido un detenido que hablaba alemán.

En noviembre, el Tribunal Federal de Justicia alemán declaró al ciudadano marroquí Mounir el-Motassadeq culpable de complicidad en 246 asesinatos en relación con los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center de Nueva York. En junio, el Tribunal Supremo de Hamburgo había determinado que en el nuevo juicio podían haberse admitido pruebas posiblemente obtenidas mediante tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, en contravención del derecho internacional.

Jurisdicción universal

En marzo, el fiscal general alemán decidió no procesar al ex ministro del Interior uzbeko, Zokir Almatov, quien, según los informes, era uno de los jefes de las fuerzas de seguridad responsables de la matanza perpetrada en la ciudad uzbeka de Andiyán en mayo de 2005. Zokir Almatov ya había huido de Alemania, donde se encontraba recibiendo tratamiento médico, tras ser alertado de que se estaba intentando que el fiscal federal abriese una investigación criminal contra él en virtud del Código de Crímenes contra la Legislación Internacional alemán. Esta ley permite a los tribunales ejercer la jurisdicción universal en casos de presuntos crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra o genocidio, con independencia del lugar donde se cometieron o de la nacionalidad de la persona imputada y de las víctimas.

En noviembre se interpuso una querella contra el ex secretario de Defensa estadounidense Donald Rumsfeld y otros altos funcionarios estadounidenses por presuntos crímenes contra el derecho internacional cometidos en Irak y en la base militar de la bahía de Guantánamo. La querella se fundamentaba en el Código de Crímenes contra la Legislación Internacional.

Refugiados en peligro

La Oficina Federal para la Migración y los Refugiados siguió retirando la condición de refugiado a muchas personas, en particular a las procedentes de Afganistán e Irak, aunque no estuviese garantizada su seguridad si regresaban. Una vez se les retiraba la condición de refugiado, a menudo se anulaban sus permisos de residencia, dejándolas en situación de riesgo de expulsión a su país de origen. En noviembre, el Ministerio del Interior declaró que podía expulsarse a personas al norte de Irak.

El gobierno propuso una nueva legislación en materia de asilo que no se adecuaba plenamente al derecho y las normas internacionales sobre refugiados ni a las directivas de la Unión Europea. Por ejemplo, no protegía adecuadamente a las personas contra la persecución religiosa. La legislación propuesta tampoco resolvía el problema de las alrededor de 200.000 personas con «licencia de permanencia», entre las que había personas cuyas solicitudes de asilo habían sido rechazadas pero que no habían sido expulsadas por razones humanitarias. Su permanencia en Alemania se decidía mensualmente y tenían un acceso limitado al mercado laboral. Con arreglo a la legislación propuesta, estas personas recibirían un permiso de residencia de dos años si habían encontrado un empleo al finalizar septiembre de 2007.

Exigencia de responsabilidades policiales

En noviembre, el Tribunal Regional de Dessau resolvió no abrir procedimientos, por falta de pruebas, contra dos agentes de policía presuntamente implicados en la muerte del ciudadano de Sierra Leona Oury Jalloh, abrasado vivo en 2005 en la celda donde permanecía bajo custodia policial. Al parecer lo habían encadenado a la cama porque se había resistido a su detención. La investigación preliminar realizada por la Fiscalía concluyó que la alarma contra incendios de la celda de Oury Jalloh había sido desconectada durante el incidente.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Informe

  Cómplices: El papel de Europa en las «entregas extraordinarias» de Estados Unidos (Índice AI: EUR 01/008/2006)

Cómo puedes ayudar