Ghana - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Ghana

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Ghana is now live »

Jefe del Estado y del gobierno
John Evans Atta Mills (sustituyó a John Agyekum Kufuor en enero)
Pena de muerte
abolicionista en la práctica
Población
23,8 millones
Esperanza de vida
56,5 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
119/115 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
65 por ciento

Las condiciones en las cárceles seguían siendo malas. Siete personas fueron condenadas a muerte, pero se conmutaron 14 penas capitales por cadena perpetua y no se llevó a cabo ninguna ejecución. Se desalojó a centenares de personas de sus hogares. La violencia contra las mujeres seguía siendo un fenómeno generalizado.

Información general

John Evans Atta Mills asumió la presidencia del país el 7 de enero.

En la región septentrional de Bawku siguió la violencia intercomunitaria y continuó en vigor el toque de queda. Murieron 21 personas de forma violenta.

Siguió sin aprobarse el proyecto de ley sobre Libertad de Información presentado en 2002.

Condiciones de reclusión

Las cárceles estaban abarrotadas y carecían de recursos, las instalaciones médicas y sanitarias eran inadecuadas y no había suficientes colchones. Muchos reclusos se veían obligados a dormir por turnos y directamente en el suelo. Cárceles que sólo podían acoger alrededor de 8.000 presos albergaban a unos 13.000, casi un 30 por ciento de ellos en espera de juicio. En septiembre, según los medios de comunicación, el presidente indultó a 1.021 presos con motivo del aniversario del nacimiento del doctor Kwame Nkrumah, primer presidente del país.

Pena de muerte

Según las autoridades penitenciarias, se impusieron 7 penas capitales, con lo que el número de personas condenadas a muerte se elevó a 99. Entre ellas figuraban dos mujeres. Se conmutaron 14 condenas de muerte por cadena perpetua y no se llevó a cabo ninguna ejecución.

Derecho a una vivienda adecuada: desalojos forzosos

Se siguió desalojando a personas, sobre todo de comunidades marginadas, o amenazándolas con hacerlo. En octubre, la Asamblea Metropolitana de Accra derribó una serie de estructuras en el barrio marginal de Abuja y junto a la vía férrea que pasa cerca de Graphic Road. La medida afectó a centenares de personas. Estos desalojos forzosos privaron a familias enteras de sus hogares y a menudo de sus medios de subsistencia. Personas que habían vivido y trabajado en dichas estructuras señalaron que no les habían consultado antes del desalojo y que no les habían ofrecido una indemnización ni una vivienda alternativa adecuada.

En Accra se amenazó en repetidas ocasiones a miles de personas residentes en los asentamientos de Agbogbloshie y Old Fadama con desalojarlas por la fuerza. La Asamblea Metropolitana de Accra anunció que se iban a desmantelar los asentamientos, pero que no se realojaría ni indemnizaría a los residentes. En noviembre, el gobierno indicó que se reasentaría a las personas de Old Fadama que iban a ser desalojadas, pero no facilitó más detalles. Algunas personas llevaban 30 años viviendo en los asentamientos.

Violencia contra mujeres y niñas

La violencia contra las mujeres y las niñas seguía siendo una práctica generalizada y se estimaba que la violencia en el ámbito familiar afectaba a una de cada tres mujeres. Según la Unidad de Violencia Doméstica y Apoyo a las Víctimas de la policía, las denuncias de actos de violencia contra mujeres y niñas aumentaron en 2009.

Sistema de justicia

En muchos casos, la policía no ponía a disposición judicial a las personas detenidas en un plazo razonable. El programa Justicia para Todos, puesto en marcha en 2007 por el Ministerio de Justicia y la magistratura para acelerar los juicios contra personas en prisión preventiva, siguió sin tener un impacto significativo.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar