Hungría - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Hungría

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Hungría is now live »

Jefe del Estado : László Sólyom
Jefe del gobierno : Ferenc Gyurcsány
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
PoblaciÓn : 10 millones
Esperanza de vida : 72,9 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 11/9 por cada 1.000

Aunque continuaron las denuncias de malos tratos y uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, las autoridades introdujeron medidas destinadas a reforzar las salvaguardias contra los malos tratos. En ocasiones, los prejuicios extendidos, la falta de voluntad política y las deficiencias en el sistema de justicia penal supusieron obstáculos insalvables para que las mujeres obtuviesen justicia o reparación en casos de violación y violencia sexual. Las personas pertenecientes a la comunidad romaní, en especial las mujeres, siguieron sufriendo discriminación en el acceso a la vivienda, los servicios de salud y la educación. No se garantizaron plenamente los derechos de las personas solicitantes de asilo. La policía no protegió adecuadamente a lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

Policía: uso excesivo de la fuerza y malos tratos

En febrero, la Comisión Especial de Expertos sobre Manifestaciones, Disturbios Callejeros y Medidas Policiales establecida por el primer ministro hizo público el informe de su investigación acerca de la actuación policial con motivo de las manifestaciones que tuvieron lugar en Budapest en septiembre y octubre de 2006. Según los informes, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley habían utilizado fuerza excesiva durante las manifestaciones inicialmente pacíficas que degeneraron en violencia.

La Comisión Especial pidió a las autoridades que estableciesen una agencia independiente con recursos suficientes para investigar todas las denuncias de violaciones graves de derechos humanos a manos de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. También instó a las autoridades a que garantizasen que las denuncias presentadas en relación con presuntas violaciones de derechos humanos en el contexto de la actuación policial con motivo de las manifestaciones y con posterioridad se investigasen con prontitud y de modo exhaustivo, independiente e imparcial.

El Comité de la ONU contra la Tortura hizo público en febrero sus observaciones respecto al grado de cumplimiento por Hungría de la Convención contra la Tortura. El Comité expresó su preocupación por la duración de la fase inicial de detención preventiva (hasta 72 horas), por que se continuase deteniendo preventivamente a personas en dependencias policiales y por el alto riesgo de sufrir malos tratos que, debido a estas disposiciones, corrían las personas detenidas. El Comité también hizo mención expresa de los informes de malos tratos por parte de la policía y de la discriminación contra personas pertenecientes a grupos minoritarios y extranjeras.

El Parlamento reformó la Ley de la Policía en junio para crear una Comisión de Denuncias contra la Policía que debía estar operativa en enero de 2008. En julio, József Bencze, director general de la Policía Nacional, anunció la introducción de un código ético de 13 puntos que incluía normas básicas de conducta para los funcionarios y abordaba asuntos como el uso legítimo de la fuerza, la discriminación y la confianza pública.

  • En marzo se retiraron los cargos relacionados con la presunta agresión por parte de ángel Mendoza, ciudadano peruano, y un amigo suyo de 14 años de edad, contra agentes de policía durante las manifestaciones de septiembre de 2006. Ambos habían sido detenidos en Budapest; mientras ángel Mendoza y otros tres detenidos se encontraban esperando en la recepción de la comisaría, según los informes, un grupo de policías empezó a insultarlos y a golpearlos con porras. La representación letrada de ángel Mendoza y su amigo corrió a cargo de la organización de derechos humanos Comité Húngaro de Helsinki. Al final del año seguía pendiente la causa contra los agentes de policía implicados en los presuntos malos tratos infligidos a ángel Mendoza y el resto de los detenidos.

Violencia contra las mujeres

Mujeres que habían sido víctimas de violación y otras formas de violencia sexual encontraron dificultades para obtener justicia y reparación. La falta de voluntad política, los prejuicios extendidos en la sociedad y un sistema de justicia penal nada comprensivo eran algunos de los factores que contribuían a que no se protegiesen los derechos de las mujeres. En Hungría, dos tercios de los delitos sexuales eran cometidos por personas conocidas de la víctima, aunque los procesos judiciales contra los responsables eran escasos.

El Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer expresó su preocupación por la incidencia de la violencia contra las mujeres en Hungría, incluida la violencia en el hogar. El Comité señaló que la introducción de órdenes de alejamiento no había sido eficaz a la hora de ofrecer protección a las mujeres víctimas de violencia doméstica. También mostró su preocupación por la ausencia de una ley específica sobre violencia doméstica contra las mujeres y reiteró su preocupación por el hecho de que la definición de violación se basase en el uso de la fuerza, y no en la falta de consentimiento.

  • A principios de mayo, en Budapest, cinco agentes de policía agredieron presuntamente a Zsanett E., una mujer de 21 años. Al parecer, en un principio la policía encubrió el caso, pero cuando Zsanett E. identificó a sus presuntos agresores, cinco agentes fueron puestos bajo custodia preliminar, aunque pocas semanas más tarde quedaron en libertad. El 20 de mayo, el primer ministro Ferenc Gyurcsány aceptó la dimisión del ministro de Justicia y Seguridad y del jefe del Servicio de Seguridad de la Policía y cesó al director general dela Policía Nacionaly al jefe de la policía de Budapest. En diciembre, la Fiscalía de Budapest abandonó la investigación sobre los agentes de policía. El abogado de Zsanett E. recurrió la decisión.

Discriminación contra la comunidad romaní

En mayo, el Comité de la ONU de Derechos Económicos, Sociales y Culturales expresó su preocupación por la discriminación continuada que sufrían las personas pertenecientes a la comunidad romaní, en las esferas del mercado laboral, la vivienda –condiciones inadecuadas, desalojos forzosos en aumento y barreras discriminatorias en el acceso a la vivienda social–, la denegación del acceso a los servicios de salud –segregación en las dependencias hospitalarias y peor calidad de los servicios de salud facilitados–, y en la educación, como ponía de relieve el elevado número de menores de etnia romaní segregados en centros de enseñanza especiales.

El informe del Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, publicado en agosto, destacó el predominio de la violencia contra las mujeres y niñas de etnia romaní, incluidos acoso y abusos en los centros escolares, y puso de relieve las deficiencias en la educación formal de las mujeres romaníes, así como las elevadas tasas de fracaso escolar entre las niñas romaníes. El Comité expresó su preocupación por las formas de discriminación múltiples e interconectadas que sufren las mujeres y las niñas de etnia romaní, basadas en el sexo, el origen étnico o cultural y la situación socioeconómica. Pidió que se adoptase un enfoque holístico para eliminar estas formas de discriminación y recomendó que el gobierno húngaro aplicase medidas concretas para cambiar las actitudes estereotipadas que discriminaban a las mujeres de etnia romaní.

Detención de personas solicitantes de asilo y extranjeras

El Comité contra la Tortura expresó su preocupación por la política de detención que se aplicaba a las personas solicitantes de asilo y a otras personas no húngaras, que a menudo permanecían detenidas por periodos de hasta 12 meses en cárceles para extranjeros dependientes de la Guardia de Fronteras. El Comité contra la Tortura también veía con preocupación que el derecho de las personas no húngaras a solicitar asilo no se garantizaba plenamente en la frontera, y se recibieron informes de expulsiones ilegales a terceros países de solicitantes de asilo y otras personas extranjeras que habían sido efectuadas por el servicio de Guardia de Fronteras.

Falta de protección a manifestantes en favor de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero

Las fuerzas policiales no ofrecieron protección a los participantes en la Marcha del Orgullo Gay celebrada en Budapest el 7 de julio. Los contramanifestantes arrojaron huevos, botellas y cócteles Molotov a los participantes y varias personas resultaron heridas. La policía estaba presente, pero, según los informes, apenas intervino. Se abrieron diligencias penales contra ocho presuntos responsables de los ataques que al final del año no habían concluido.

Proyecto de ley de parejas del mismo sexo

En diciembre, el Parlamento aprobó un proyecto de ley que permitiría a las parejas del mismo sexo registrar sus uniones civiles a partir de 2009. La ley concedía los mismos derechos a las parejas registradas que a los cónyuges, excepto en lo relativo a la adopción.

Ratificaciones

En octubre, Hungría firmó el Convenio del Consejo de Europa sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos. Hungría también firmó el Convenio del Consejo de Europa para la Prevención del Terrorismo.

Informes y visita de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar