Kirguistán

Human Rights in República Kirguís

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Kirguistán is now live »

Jefe del Estado Kurmanbek Bakiev
Jefe del gobierno Igor Chudinov
Pena de muerte abolicionista para los delitos comunes
Población 5,4 millones
Esperanza de vida 65,6 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 69/58 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 98,7 por ciento

La promulgación de nueva legislación restringió gravemente los derechos a la libertad de religión y reunión. Las personas refugiadas y solicitantes de asilo de Uzbekistán seguían en peligro de ser secuestradas o devueltas a dicho país.

Información general

Uno de los inviernos más duros registrados en Asia Central en décadas dañó infraestructuras vitales y causó una grave escasez de energía y alimentos en amplias regiones del país. En noviembre, la ONU lanzó un llamamiento de emergencia para proporcionar alimentos, refugio y suministros de energía adicionales por valor de 20 millones de dólares estadounidenses.

"Los refugiados y solicitantes de asilo procedentes de Uzbekistán seguían en peligro de devolución o secuestro..."

Libertad de religión

En noviembre, el Parlamento aprobó una nueva ley restrictiva sobre religión, que prohibía cualquier actividad religiosa no registrada y dificultaba enormemente el proceso de registro legal de las minorías religiosas. En enero se lanzó un programa de acción nacional para luchar contra el «avance del extremismo religioso», que parecía dirigido contra los miembros del partido islamista prohibido Hizb ut Tahrir.

  • En noviembre, un tribunal declaró culpables a 32 personas –entre ellas un muchacho de 17 años y dos mujeres–, de intentar derrocar el orden constitucional y les impuso penas de prisión de entre 9 y 20 años. Se las acusó de pertenecer al partido Hizb ut Tahrir y de participar en las protestas violentas que habían tenido lugar en la localidad de Nookat el 1 de octubre. Según los informes, ese día unas 150 personas se enfrentaron a la policía tras cancelarse la celebración de la festividad musulmana del Eid al Fitr. Familiares de los 32 condenados afirmaron que no eran miembros de Hizb ut Tahrir y que los agentes de policía habían utilizado fuerza excesiva para dispersar a los manifestantes, golpeando a mujeres, niños y niñas con porras. Según los informes, los manifestantes arrojaron piedras y ladrillos a los agentes y causaron daños en edificios.

Libertad de reunión

En julio, el Tribunal Constitucional falló que las restricciones al derecho de manifestación incluidas en un proyecto de ley aprobado por el Parlamento en junio eran inconstitucionales. Pese a ello, el presidente Bakiev firmó la ley en agosto. La nueva legislación facultaba a las autoridades locales a denegar el permiso para celebrar una manifestación por numerosas razones. Un activista de derechos humanos fue detenido en repetidas ocasiones a lo largo del año por protagonizar acciones de protesta pacíficas frente a oficinas del gobierno en Bishkek.

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

Los refugiados y solicitantes de asilo procedentes de Uzbekistán seguían en peligro de devolución o secuestro a manos del servicio de seguridad uzbeko, que en ocasiones actuaba en colaboración con su homólogo kirguís. Las personas que huían corrían el riesgo de sufrir graves violaciones de derechos humanos en Uzbekistán. Se temía que al menos un solicitante de asilo hubiera sido secuestrado. El Servicio de Migración siguió denegando el estatuto de refugiados a solicitantes de asilo.

  • En julio, el Comité de Derechos Humanos de la ONU concluyó que Kirguistán había contravenido gravemente sus obligaciones internacionales en virtud del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos al devolver a cuatro solicitantes de asilo a Uzbekistán en 2006, pese a que el Comité había requerido la concesión de medidas cautelares de protección para los cuatro hombres.
  • Erkin Kholikov, solicitante de asilo uzbeko, fue extraditado a Uzbekistán en mayo, a pesar de que su solicitud de asilo estaba pendiente ante un tribunal. Había sido detenido en Kirguistán en agosto de 2007 y condenado a cuatro años de cárcel en marzo de 2008 por ocultar un delito y atravesar la frontera ilegalmente.

Libertad de expresión: homicidio de un periodista

  • No hubo avances significativos en la investigación del asesinato en octubre de 2007 de Alisher Saipov, periodista uzbeko independiente y director de una publicación. En junio, su familia instó públicamente al presidente Bakiev a que cumpliera su promesa de supervisar personalmente la investigación y garantizar que los presuntos autores comparecían ante la justicia sin demora. En noviembre, el Ministerio del Interior declaró que el asesinato de Alisher Saipov no estaba relacionado con su labor profesional. El trabajo del periodista a menudo trataba de asuntos delicados, incluida la situación en Uzbekistán y, según informes, recibió amenazas anónimas. Un sector de los medios de comunicación uzbekos había emprendido una campaña de denuncia de su labor informativa por considerarla un ataque al Estado uzbeko.

Informes de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar