Macedonia - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in Ex República Yugoslava de Macedonia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Macedonia is now live »

Jefe del Estado : Branko Crvenkovski
Jefe del gobierno : Nikola Gruevski
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
PoblaciÓn : 2 millones
Esperanza de vida : 73,8 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 17/16 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 96,1 por ciento

Continuaron gozando de impunidad los responsables de crímenes de guerra cometidos en 2001 y de casos de tortura y malos tratos. Apenas se produjeron avances en la reforma de la policía y el poder judicial. Siguió existiendo discriminación contra las minorías, especialmente la romaní.

Información general

Las disputas políticas entre el presidente y el primer ministro, el gobierno y los partidos políticos de la etnia albanesa, y entre los propios partidos de esta etnia, dificultaron la reforma legislativa. Políticos albaneses acusaron al gobierno de romper el Acuerdo de Ohrid, que había dado fin al conflicto interno de 2001 y pretendía garantizar los derechos de la comunidad albanesa.

No se fijó una fecha para las negociaciones sobre la adhesión a la Unión Europea (UE) debido a la lentitud con que progresaba Macedonia en la puesta en marcha de las reformas establecidas en el Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE. El Consejo de Europa instó a las autoridades a que acelerasen las reformas sobre la descentralización, la policía, la independencia del poder judicial y la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada.

Impunidad de los crímenes de guerra

En abril comenzó en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia el juicio contra el ex ministro del Interior, Ljube Boshkovski. Había sido imputado en 2005 por violaciones de las leyes y costumbres de la guerra, como el hecho de no haber investigado, impedido ni castigado la actuación del otro acusado, Johan Tarčulovski, inspector del servicio de escolta de la Unidad de Seguridad de la Presidencia, en relación con la muerte de siete personas de etnia albanesa y la detención y el trato cruel de más de 100 en Ljuboten en agosto de 2001.

Se demoró la aprobación del proyecto de Ley de Cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, y hubo polémica entre el Ministerio de Justicia y la Fiscalía de Macedonia con respecto a la jurisdicción sobre cuatro causas que el Tribunal iba a devolver a Macedonia al finalizar el año. Los partidos políticos de la etnia albanesa defendieron la aplicación de la ley aprobada en marzo de 2002, que decretaba una amnistía para todas las personas que habían participado en el conflicto armado de 2001 salvo las acusadas de crímenes de guerra que estuvieran bajo la jurisdicción del Tribunal.

No hubo avances en la resolución de la desaparición forzada de tres personas de etnia albanesa, Sultan Memeti, Hajredin Halimi y Ruzdi Veliu, que se produjo durante el conflicto interno de 2001.

Tortura, malos tratos y posible ejecución extrajudicial

La ONG Comité Macedonio de Helsinki para los Derechos Humanos continuó informando sobre casos de tortura y malos tratos que se infligían, entre otras circunstancias, durante la detención y la reclusión, y sobre los cuales el Ministerio del Interior no había ordenado iniciar investigaciones conforme a los procedimientos internos, la legislación nacional y las normas internacionales. El proyecto de Ley sobre la Fiscalía no incluía plazos concretos para llevar a cabo las investigaciones.

  • El 15 de febrero, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falló que las autoridades no habían investigado las denuncias de que Pejrushan Jashar, romaní procedente de Shtip, había sido golpeado en 1998 mientras estaba bajo custodia policial, lo que suponía una violación del artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. El Tribunal ordenó que Macedonia pagase 3.000 euros en concepto de daños y perjuicios.

Continuaron los interrogatorios de testigos en la investigación judicial iniciada en 2005 sobre la muerte bajo custodia del albanés Sabri Asani, que había sido detenido en 2000 en relación con el homicidio de tres policías.

Grupos armados de oposición

Empeoró la situación de la seguridad: grupos armados de oposición controlaban de hecho zonas cercanas a la frontera con Kosovo. El 10 de septiembre, el jefe de policía de etnia albanesa Fatmir Halili murió y dos agentes de policía resultaron heridos en Vaksince, en la frontera con Kosovo, durante un intento de detención; dos hombres de etnia albanesa, Skender Halili y Xheladin Hiseni, fueron víctimas de homicidio.

En noviembre, Amnistía Internacional expresó preocupación ante el posible uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades macedonias durante la operación «Tormenta en la montaña», que pretendía capturar a miembros de grupos armados de oposición, incluidos varios hombres que en agosto se habían escapado de la prisión de Dubrava, en Kosovo, y que se habían escondido en la zona cercana a la frontera con Kosovo. El 1 de noviembre, personas desconocidas habían matado cerca de Tetovo a uno de los fugitivos, Xhavit Morina, ex jefe del grupo armado de oposición Ejército Nacional Albanés.

Durante la operación, seis personas perdieron la vida y 13 fueron detenidas en la localidad de Brodec. Algunos testigos informaron al Comité Macedonio de Helsinki de que los hombres detenidos habían sido golpeados mientras estaban esposados y tumbados en el suelo; cinco de ellos permanecieron hospitalizados durante varios días tras resistirse, según informes, a la detención. Una investigación interna del Ministerio del Interior concluyó que «el uso de armas de fuego por parte de la policía fue oportuno, proporcionado y necesario y estuvo justificado» y que los detenidos habían resultado heridos cuando se resistieron a la detención.

«Guerra contra el terror»

  • En una sesión a puerta cerrada celebrada el 18 de mayo, un comité parlamentario analizó las declaraciones escritas presentadas por el Ministerio del Interior y en nombre de Khaled el Masri, ciudadano alemán de origen libanés. El comité concluyó que en 2003 los servicios de seguridad no se habían excedido en sus competencias al recluir a Khaled el Masri durante 23 días en un hotel de Skopie antes de entregarlo a las autoridades estadounidenses en el aeropuerto de esa ciudad, desde donde fue trasladado en avión a Afganistán y sometido a tortura. En junio, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa concluyó que la explicación de las autoridades era «totalmente insostenible».

Discriminación contra minorías

En mayo, el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial concluyó que Macedonia había incumplido sus obligaciones con respecto a la comunidad romaní en cuestiones como la ciudadanía, el idioma y la obtención de la documentación necesaria para acceder a derechos básicos. El Comité también expresó preocupación por la educación de los niños y niñas romaníes, de etnia albanesa y de etnia turca.

Las autoridades macedonias no respetaron los derechos de las mujeres y niñas romaníes, que sufrían discriminación por partida doble debido a su origen étnico y a su género. La discriminación en la educación hacía que pocas niñas finalizasen la educación primaria o asistieran a la escuela secundaria; la consiguiente carencia de titulación y la discriminación que sufrían por parte de los empleadores les impedían conseguir trabajo en la economía formal. Muchas mujeres romaníes no podían optar a tener un seguro médico o carecían de la documentación necesaria; otras no podían permitirse pagar las medicinas básicas. Las mujeres y las niñas romaníes sufrían discriminación cuando intentaban denunciar casos de violencia en el ámbito familiar ante las autoridades. No había entrado en vigor ningún tipo de legislación integral contra la discriminación. Aunque, según los informes recibidos, las autoridades comenzaron a debatir en diciembre sobre una ley de esas características, se negaron a tener en cuenta las propuestas presentadas por las ONG.

Personas refugiadas procedentes de Kosovo

Alrededor de 1.860 personas refugiadas permanecían en Macedonia. La mayoría eran fundamentalmente refugiados romaníes y ashkalíes procedentes de Kosovo a los que se les había concedido asilo temporal por razones humanitarias, o personas a quienes habían denegado sus solicitudes de asilo. El Estado no garantizó el acceso de las personas refugiadas a los derechos económicos y sociales. Muchas de ellas temían ser expulsadas, aunque en junio las autoridades acordaron suspender las expulsiones hasta que se resolviese el estatuto de Kosovo.

Violencia contra las mujeres y niñas: trata de menores

Macedonia no ratificó el Convenio del Consejo de Europa sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos. En febrero, un acuerdo firmado entre el Ministerio del Interior y el Ministerio de Trabajo y Política Social permitió el establecimiento de protocolos para la protección de los menores objeto de trata. El Ministerio de Trabajo firmó un acuerdo con una ONG para ofrecer lugares de acogida al creciente número de personas objeto de trata interna.

Informes y visita de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar