Montenegro - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in Montenegro

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Montenegro is now live »

Jefe del Estado: Filip Vujanović
Jefe del gobierno: Željko Šturanović (sustituyó a Milo Djukanović en noviembre)
Pena de muerte: abolicionista para todos los delitos
Estatuto de la Corte Penal Internacional: ratificado

Montenegro declaró su independencia de Serbia y Montenegro y fue reconocido como Estado miembro de la ONU en junio. Se hizo algún progreso en la lucha contra la impunidad de los crímenes de guerra y los homicidios políticos. La tortura y los malos tratos a manos de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley eran prácticas generalizadas.

Información general

En un referéndum celebrado el 21 de mayo, el 55,4 por ciento de los participantes votaron a favor de la independencia. Montenegro se declaró Estado independiente el 3 de junio, y el 28 de ese mes fue reconocido como miembro de la ONU. Se nombraron nuevos ministros de Defensa y Asuntos Exteriores.

En septiembre se entablaron negociaciones con la Unión Europea para la firma del Acuerdo de Asociación y Estabilización.

En junio, Montenegro solicitó formalmente su ingreso en el Consejo de Europa, pero la decisión se aplazó en espera de la promulgación de una nueva Constitución.

En agosto se abolió el servicio militar obligatorio por decisión del presidente.

En septiembre se celebraron elecciones parlamentarias en las que obtuvo la victoria la coalición independentista en el gobierno, dirigida por el primer ministro Milo Djukanović, quien dimitió en noviembre.

Impunidad de los crímenes de guerra

Se hicieron progresos en la lucha contra la impunidad de los crímenes cometidos durante las guerras de la década de los noventa. El 18 de mayo, el Tribunal Supremo serbio confirmó una sentencia condenatoria dictada por el Tribunal de Distrito de Belgrado en mayo de 2005 contra cuatro miembros del grupo paramilitar serbobosnio Ostvenici («Los Vengadores») por el secuestro y asesinato de 16 montenegrinos del grupo étnico bosniaco en octubre de 1992.

En febrero se dictó acta de acusación contra seis ex agentes de policía por la desaparición forzada de unos 83 civiles bosniacos «expulsados», al parecer, de Montenegro al territorio bajo control serbobosnio de la República de Bosnia y Herzegovina en 1992. Los procedimientos de investigación no se iniciaron hasta septiembre. El fiscal general anuló una decisión anterior por la que se suspendían las causas civiles en las que supervivientes de desaparición forzada o familiares suyos hubieran elevado peticiones de reparación a las autoridades.

En junio, el Tribunal de Distrito de Podgorica reconoció que Sanin Krdžalija había sido expulsado ilegítimamente a Foča en 1992. Se indemnizó a la madre y la hija de éste por los daños y perjuicios derivados del dolor emocional causado por su muerte, pero se desestimó una solicitud de reparación que habían presentado basada en el sufrimiento causado por el hecho de que las autoridades no hubieran investigado la desaparición forzada. Asimismo, los tribunales desestimaron las solicitudes presentadas en otros cinco casos.

Tortura y malos tratos

En mayo, tras una visita realizada en 2005 a Serbia y Montenegro, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura informó de que había recibido numerosas denuncias de tortura y maltrato infligidos a detenidos por agentes de policía. Según la información recibida, la mayoría de los casos se habían producido en el momento de la detención o durante las primeras horas pasadas bajo custodia en comisarías de policía, y parecían haber tenido por objeto obtener confesiones.

Entre los abusos denunciados figuraba un simulacro de ejecución en el que se ponía al detenido un arma en la boca. En comisarías de policía de Bar y Budva se habían encontrado bates de béisbol y utensilios de jardinería mencionados en informes sobre maltrato.

El 9 de septiembre se detuvo a 17 hombres de origen étnico albanés, tres de los cuales eran ciudadanos estadounidenses. Según informes, unos agentes de policía los sometieron a insultos racistas, malos tratos y, en algunos casos, tortura en el momento de la detención, en los tribunales y la comisaría de policía de Podgorica. El 12 de septiembre los trasladaron a la prisión de Spuž y 14 de ellos permanecían recluidos al final del año. El 7 de diciembre se dictó acta de acusación formal contra otros 18 hombres, entre ellos cinco ciudadanos estadounidesnses, por conspiración, «terrorismo» e insurrección armada. Se abrió una investigación sobre las denuncias de maltrato policial interpuestas en nombre de siete de ellos.

Presuntos homicidios políticos

En agosto se dictó acta de acusación formal contra 10 sospechosos en relación con el asesinato, en agosto de 2005, de Slavoljub Šćekić, ex jefe de la policía montenegrina.

En diciembre, Damir Mandić fue absuelto del cargo de complicidad en el asesinato, en 2004, de Duško Jovanović, director del periódico Dan.

El 24 de octubre, Srdjan Vojičić, conductor, resultó muerto en un atentado contra el escritor Jevrem Brković.

Negación de derechos a personas desplazadas

En Montenegro había unos 16.545 romaníes y serbios desplazados de Kosovo en 1999. Al impedirse su registro civil, se les había negado el acceso a derechos civiles, políticos, económicos y sociales.

Violencia contra las mujeres

En enero, las autoridades se hicieron cargo de la financiación de un refugio para víctimas de trata.

Se había elaborado un anteproyecto de ley sobre protección contra la violencia en el ámbito familiar, pero no incluía medidas para sancionar a quienes incumplieran las órdenes judiciales de protección. Las ONG pidieron que se estableciera un órgano de coordinación para garantizar la aplicación efectiva de la ley.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Informe

• Montenegro: The right to redress and reparation for the families of the «disappeared» (Índice AI: EUR 66/001/2006)

Cómo puedes ayudar