Mozambique
Jefe del Estado
Armando Emílio Guebuza
Jefe del gobierno
Alberto Vaquina (sustituyó a Aires Bonifácio Baptista Ali en octubre)

La policía llevó a cabo detenciones y reclusiones arbitrarias, y hubo casos de reclusión prolongada sin juicio. También se tuvo noticia de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía. Las atroces condiciones en las prisiones dieron lugar a disturbios.

Información general

El 8 de marzo, un tiroteo en la ciudad de Nampula entre la policía y unos 300 miembros de la opositora Resistencia Nacional de Mozambique (RENAMO) se saldó con la muerte de un agente de policía y un miembro de la RENAMO, y con varios heridos, tanto policías como miembros de la RENAMO. La policía había irrumpido en la sede de la RENAMO, donde los hombres estaban acampados desde diciembre de 2011, al parecer en espera de órdenes del líder del partido, Afonso Dhlakama, para llevar a cabo protestas contra el gobierno. A finales de octubre, Afonso Dhlakama se trasladó con unos 800 hombres a la antigua base de la RENAMO en Gorongosa, provincia de Sofala, y amenazó con reanudar la guerra si el gobierno no accedía a reunirse con ellos. En noviembre se estableció una comisión gubernamental para iniciar el diálogo con la RENAMO. En diciembre, cuatro miembros de la RENAMO fueron declarados culpables y condenados a 9 meses y 11 días de prisión en relación con el tiroteo de marzo. Fueron puestos en libertad de inmediato, dado que ya habían pasado ese tiempo en detención preventiva.

El 11 de mayo, el Parlamento eligió al ex ministro de Justicia, José Abudo, como primer defensor del Pueblo. El 5 de septiembre tomaron posesión de su cargo 11 comisionados de la nueva Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En septiembre, el presidente Guebuza fue reelegido presidente del Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO) en el Décimo Congreso del partido.

Arriba

Policía y fuerzas de seguridad

Entre febrero y noviembre, más de 20 empresarios asiáticos y familiares de éstos fueron secuestrados en la capital, Maputo, y retenidos para pedir rescate. La comunidad empresarial asiática denunció que la policía estaba implicada en los secuestros. En septiembre se detuvo a algunas personas sospechosas de estar involucradas, pero más tarde quedaron en libertad, al parecer por falta de pruebas. También se practicaron detenciones en noviembre; al terminar el año no se disponía de más información.

En abril, el comandante general de la policía desafió una sentencia judicial y, según noticias, afirmó que no estaba obligado a cumplir el fallo judicial relativo a la disciplina policial.

  • En marzo, cinco agentes de policía de Nacala, provincia de Nampula, entre ellos el comandante de la policía de Nacala, fueron detenidos en relación con el presunto almacenamiento ilegal de armas. Un juez ordenó su libertad condicional en espera de una investigación, pero la policía los detuvo de nuevo y los puso bajo custodia antes de que volvieran a quedar en libertad tras la intervención de sus abogados. El comandante general de la policía afirmó que había actuado con arreglo al Reglamento Disciplinario de la Policía de 1987 y que no estaba obligado a acatar el fallo del tribunal. En septiembre, el Consejo Constitucional determinó que la disposición del Reglamento en la que se basaba el comandante general había sido revocada con anterioridad.
Arriba

Detención y reclusión arbitrarias

La policía llevó a cabo detenciones y reclusiones arbitrarias, algunas de las cuales obedecieron a motivos políticos. Algunos detenidos quedaron en libertad sin cargos. Al parecer, ninguno recibió indemnización, y tampoco se exigieron responsabilidades penales a ningún agente de policía.

  • La policía detuvo a algunos miembros del Foro de Veteranos de Guerra, entre ellos su portavoz, Jossías Alfredo Matsena, detenido en tres ocasiones distintas. El 10 de enero fue detenido y puesto en libertad sin cargos al cabo de unas horas. El 19 de enero fue detenido de nuevo y acusado formalmente de estafa y de amenazas contra un representante de distrito del FRELIMO. Fue juzgado por estafa y absuelto en marzo; en junio se retiraron los cargos relacionados con las presuntas amenazas. El 14 de febrero fue detenido sin orden judicial cuando se dirigía a las oficinas de la Liga de Derechos Humanos de Mozambique. Estuvo recluido en la comisaría de policía de Machava, en la provincia de Maputo, durante algunas horas y después fue trasladado a la Primera Comisaría de Policía en Inhambane, donde permaneció dos días antes de ser trasladado a la prisión de máxima seguridad de Inhambane. Se presentaron en su contra cargos de ocultación de armas y de incitación a la violencia y estuvo recluido durante cuatro meses antes de ser puesto en libertad en espera de juicio.
  • El 18 de abril, 38 miembros del opositor Movimiento Democrático de Mozambique (MDM) fueron detenidos durante las elecciones parciales de alcaldes en la provincia de Inhambane. En principio quedaron en libertad sin cargos, pero en agosto se los acusó de hacer campaña ilegalmente en los colegios electorales. Los detenidos afirmaron que estaban distribuyendo agua y alimentos para los observadores del MDM en los colegios electorales. El 5 de octubre fueron declarados culpables de presuntos delitos electorales y condenados a dos meses de prisión sin opción de sustituir la pena impuesta por una multa. Siete fueron juzgados in absentia.
Arriba

Uso excesivo de la fuerza y homicidios ilegítimos

En julio, el Tribunal Administrativo de Maputo ordenó al Estado el pago de 500.000 meticales (unos 17.000 dólares estadounidenses) en concepto de indemnización a la madre de un niño de 11 años que había muerto al ser alcanzado por una bala perdida disparada por la policía durante las manifestaciones violentas que tuvieron lugar en Maputo en septiembre de 2010. Ningún agente rindió cuentas. Durante el año hubo otros casos de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.

  • En julio, un hombre de 19 años, conocido sólo como António, murió por disparos de la policía en la ciudad de Nampula. Según informes, António y un amigo chocaron con un automóvil contra un vehículo policial estacionado ante la Segunda Comisaría de Policía de Nampula, y no se detuvieron. La policía los persiguió y disparó; sus disparos alcanzaron a António, que murió más tarde. Las autoridades policiales dijeron a una delegación de Amnistía Internacional en noviembre que se estaba llevando a cabo una investigación. Al terminar el año no se disponía de más información.
  • En agosto, el comandante de policía de distrito de Ilha de Moçambique, provincia de Nampula, golpeó a una mujer embarazada, que a consecuencia de los golpes tuvo que ser hospitalizada. Las autoridades policiales afirmaron que el comandante la había golpeado a título personal durante una disputa privada, y agregaron que se había abierto un procedimiento disciplinario y que se estaba llevando a cabo una investigación. Al final del año no se disponía de más información.
Arriba

Reclusión sin juicio

Al menos en tres prisiones de Maputo y dos de Nampula, cientos de personas permanecían recluidas sin juicio, algunas sin cargos, durante más tiempo de lo permitido por la ley. Miles de personas se encontraban recluidas en circunstancias semejantes en todo el país.

  • El 16 de febrero, una delegación conjunta de Amnistía Internacional y la Liga de Derechos Humanos de Mozambique encontró a José Capitine Cossa (también conocido como Zeca Capetinho Cossa) recluido sin cargos ni juicio en la prisión de máxima seguridad de Machava. Llevaba recluido más de 12 años; las autoridades afirmaron que desconocían por qué se hallaba en ese centro penitenciario. En septiembre, el fiscal general informó a Amnistía Internacional de que José Capitine Cossa había sido excarcelado el 4 de septiembre ya que su reclusión había sido irregular, y que se estaba llevando a cabo una investigación. Al terminar el año no se habían exigido responsabilidades a nadie y José Capitine Cossa no había recibido indemnización alguna por su detención y reclusión ilegítimas.
Arriba

Condiciones de reclusión

Los reclusos de la prisión central de Nampula y de la prisión central de Beira se amotinaron en marzo y septiembre, respectivamente, para protestar por el hacinamiento, la deficiente alimentación y las malas condiciones respecto a la salud. La Fuerza de Intervención Rápida usó fuerza excesiva –que fue condenada por la ministra de Justicia– durante los disturbios en la prisión central de Nampula. Las condiciones en esa prisión eran duras, con un hacinamiento extremo, insalubridad, alimentos nutricionalmente inadecuados e instalaciones médicas deficientes. Se tuvo constancia de condiciones semejantes en otras prisiones.

Arriba

Ir al apartado de países

África

La crisis que azotaba Malí con creciente crudeza en 2012 reflejaba muchos de los problemas firmemente arraigados de l ...

América

Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas en el pasado y la falta de rendición de cuentas de sus r ...

Asia y Oceanía

En países de toda Asia y Oceanía, el simple acto de expresar públicamente la propia opinión, en la calle o ...

Europa y Asia Central

Las elecciones parlamentarias de Georgia fueron un raro ejemplo de transición democrática del poder en ...

Oriente Medio y Norte de África

Los levantamientos populares que se propagaron por el Norte de África y Oriente Medio desde ...

Amnistía Internacional en las redes sociales

Visitas

  • Amnistía Internacional visitó Mozambique en febrero y noviembre.