Autoridad Palestina
Jefe de la Autoridad Palestina
Mahmud Abás
Jefe del gobierno
Salam Fayad
Pena de muerte
retencionista
Población
4,4 millones
Esperanza de vida
73,9 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
23/18 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
94,1 por ciento

En Cisjordania, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, controlada por Fatah, detuvieron de manera arbitraria a personas relacionadas con Hamás, mientras que en la Franja de Gaza la administración de facto de Hamás hizo lo propio con personas vinculadas a Fatah. En ambos territorios se sometía a los detenidos a torturas y otros malos tratos con una impunidad prácticamente total. Tanto la Autoridad Palestina como Hamás restringieron la libertad de expresión y asociación. En Gaza se condenó a muerte al menos a 11 personas y se llevaron a cabo 5 ejecuciones, las primeras desde 2005. La crisis humanitaria de la Franja de Gaza, donde vivían un millón y medio de personas, se intensificó al mantenerse el bloqueo militar de Israel y las sanciones impuestas por otros Estados a las autoridades de facto de Hamás.

Información general

Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental, y la Franja de Gaza continuaron bajo ocupación israelí, si bien sendas autoridades palestinas que no eran Estado desempeñaban sus funciones con poderes limitados: en Cisjordania, el gobierno provisional de la Autoridad Palestina, controlado por Fatah y dirigido por el primer ministro Salam Fayad, y en la Franja de Gaza, la administración de facto de Hamás, dirigida por el ex primer ministro de la Autoridad Palestina Ismail Haniyeh. Las relaciones entre Fatah y Hamás siguieron siendo muy tensas.

Hamás y los grupos armados afiliados a esta organización mantuvieron en gran medida el alto el fuego no oficial con Israel vigente desde enero de 2009, pero otros grupos armados palestinos lanzaron desde Gaza ataques esporádicos e indiscriminados con cohetes y morteros contra el sur de Israel.

La Autoridad Palestina, único representante del pueblo palestino reconocido por la comunidad internacional, participó en unas nuevas negociaciones para la consecución de un acuerdo político con Israel convocadas en septiembre por el gobierno estadounidense. Las conversaciones fracasaron al negarse Israel a mantener la suspensión parcial de la construcción que se aplicaba en los asentamientos israelíes de Cisjordania (excepto en los de Jerusalén Oriental). Se excluyó a Hamás de toda participación formal en las negociaciones.

Israel conservaba el control de las fronteras y el espacio aéreo de Gaza y restringía de forma estricta la libertad de circulación en toda Cisjordania. La continuación del bloqueo militar israelí de Gaza afectaba gravemente a la vida de sus habitantes y agravaba la crisis humanitaria en el territorio. Alrededor del 80 por ciento de la población dependía de la ayuda humanitaria internacional. La circulación de personas entre Gaza y el exterior era objeto de fuertes controles y restricciones, incluso cuando quienes intentaban salir eran enfermos graves que necesitaban tratamiento médico especializado no disponible en Gaza. El mantenimiento por parte de Israel de la prohibición de importar una amplia variedad de productos, pese a haberse anunciado en junio y diciembre que se “relajaría” algo, tuvo un impacto muy negativo en la seguridad alimentaria, la salud y la infraestructura local. El bloqueo constituía un castigo colectivo y, por lo tanto, una vulneración del derecho internacional humanitario. Cerca de 46 personas murieron y otras 89 resultaron heridas en los túneles subterráneos utilizados para transportar clandestinamente productos básicos de Egipto a Gaza; estas muertes fueron consecuencia de ataques aéreos israelíes, derrumbamiento de túneles y otros accidentes.

Varios Estados latinoamericanos reconocieron oficialmente a Palestina como Estado independiente sobre la base de las fronteras existentes en 1967.

Las autoridades de Hamás no investigaron los crímenes de guerra y posibles crímenes de lesa humanidad cometidos presuntamente por el ala militar de Hamás y otros grupos armados palestinos durante la operación “Plomo Fundido”, ofensiva militar israelí concluida el 18 de enero de 2009 tras 22 días de duración. En un informe publicado en septiembre de 2009, la misión de investigación de la ONU había recomendado que se diera a Israel y a las autoridades palestinas pertinentes un plazo de seis meses para que investigaran y procesaran a los responsables de los crímenes de guerra perpetrados durante el conflicto. En un informe presentado ante la ONU en febrero, la administración de facto de Hamás negó que grupos armados palestinos hubieran atacado a civiles. En otro informe hecho público en julio, una comisión designada por Hamás señaló que no existían “testimonios dignos de crédito” que permitieran acusar formalmente a personas concretas de haber atacado de forma intencionada a civiles israelíes.

Hamás siguió sin permitir a Gilad Shalit, soldado israelí capturado en junio de 2006, el acceso al Comité Internacional de la Cruz Roja ni las visitas de familiares.

Arriba

Detención y reclusión arbitrarias

En Cisjordania, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina detuvieron y recluyeron de forma arbitraria a presuntos simpatizantes de Hamás, mientras que en Gaza las fuerzas de seguridad de Hamás hicieron lo propio con presuntos simpatizantes de Fatah. En ambos territorios, las autoridades confirieron a las fuerzas de seguridad amplios poderes discrecionales, que les permitían, por ejemplo, detener y recluir a sospechosos sin atenerse a la ley e infligirles torturas y otros malos tratos con impunidad. La Comisión Independiente de Derechos Humanos indicó que había recibido más de 1.400 denuncias de detención arbitraria en Cisjordania y más de 300 en Gaza.

Arriba

Tortura y otros malos tratos

Se recibieron denuncias de tortura y otros malos tratos infligidos a detenidos por las fuerzas de seguridad y la policía: en Cisjordania, por las fuerzas de Seguridad Preventiva y los Servicios Generales de Inteligencia de la Autoridad Palestina, y en Gaza, por las fuerzas de Seguridad Interna. La Comisión Independiente de Derechos Humanos señaló que había recibido más de 150 denuncias de tortura u otros malos tratos a manos de la Autoridad Palestina en Cisjordania y más de 200 a manos de Hamás en Gaza. Se conocieron nuevos informes sobre casos ocurridos en 2009.

Las torturas y otros malos tratos se perpetraban con impunidad en ambos territorios. En 2010, en un insólito procesamiento por tales actos, se juzgó a cinco miembros de los Servicios Generales de Inteligencia de la Autoridad Palestina en relación con la muerte bajo custodia de Haitham Amr en junio de 2009, pero un tribunal militar los absolvió.

  • Según los informes, Mohammed Baraka Abdel Aziz Abu Moailek fue torturado en Gaza por miembros de las fuerzas de Seguridad Interna. Tras su detención en abril de 2009 por presunta “colaboración” con Israel, había estado incomunicado más de 50 días. Afirmaba que, con el fin de obligarlo a confesar, lo habían torturado aplicándole descargas eléctricas, golpeándolo en las plantas de los pies (método denominado falaqa), quemándolo con cigarrillos y amenazando con matarlo. Al final del año seguía detenido y estaba siendo procesado.
  • Según los informes recibidos, Ahmed Salhab, mecánico, fue torturado tras ser detenido en septiembre por agentes de seguridad de la Autoridad Palestina, al parecer porque se sospechaba su vinculación con Hamás. Aseguraba que lo habían tenido fuertemente atado en posturas forzadas durante largos periodos (método denominado shabeh), por lo que había empeorado de una grave lesión de espalda causada por torturas que le habían infligido anteriormente agentes de seguridad de la Autoridad Palestina. Quedó en libertad sin cargos en octubre.

Según los informes, en Gaza se produjo una muerte bajo custodia tras una agresión policial.

  • Nazira Jaddoua al Sweirki murió el 1 de enero poco después de que la policía de Gaza le propinara un golpe en la espalda, entre otras agresiones. Tres hijos suyos ya adultos recibieron una paliza y dos de ellos fueron detenidos por su presunto apoyo a Fatah.
Arriba

Sistema de justicia

Las autoridades responsables de la seguridad en Cisjordania desobedecieron numerosas órdenes judiciales de dejar en libertad a personas detenidas. La Autoridad Palestina siguió prohibiendo a ex miembros de la judicatura y la policía trabajar para la administración de facto de Hamás en Gaza, y ésta continuó recurriendo a fiscales y jueces que carecían de la cualificación, formación e independencia necesarias.

Arriba

Pena de muerte

En Gaza, los tribunales militares y penales condenaron a muerte al menos a 11 personas. Se ejecutó a 5 hombres tras la celebración de juicios que no habían cumplido las normas internacionales sobre justicia procesal: 2 en abril, por “colaboración” con Israel, y 3 en mayo, por asesinato.

Arriba

Libertad de expresión y asociación

Tanto la Autoridad Palestina en Cisjordania como la administración de facto de Hamás en Gaza mantuvieron los estrictos controles impuestos a la libertad de expresión y hostigaron y procesaron a periodistas, autores de blogs y otras personas críticas con las autoridades.

  • El 31 de octubre, agentes de los Servicios Generales de Inteligencia detuvieron en la localidad cisjordana de Kalkilia a Walid al Husayin, bloguero. Se lo acusaba de publicar en su blog comentarios que propugnaban el ateísmo y críticas al islam y otras religiones. Seguía detenido al finalizar el año.
  • En febrero, las autoridades de Hamás en Gaza detuvieron al periodista británico Paul Martin después de que intentara ayudar a un hombre acusado de “colaboración” con Israel. Lo acusaron en un principio de espiar para este país, pero quedó en libertad sin cargos tras permanecer 25 días detenido.

La Autoridad Palestina y Hamás restringieron la libertad de asociación. Impidieron celebrar mítines a la organización islamista Hizb ut Tahrir, disolvieron por la fuerza manifestaciones pacíficas y restringieron las actividades de otros partidos políticos y ONG.

  • El 25 de agosto, agentes de seguridad de la Autoridad Palestina disolvieron por la fuerza una manifestación pacífica celebrada en Ramala para protestar por la decisión de las autoridades de participar en unas nuevas conversaciones de paz con Israel. Entre las personas agredidas figuraban periodistas, fotógrafos y observadores de los derechos humanos.
  • Según los informes, el 31 de mayo las autoridades de Hamás obligaron a la Sociedad del Sur para la Salud de las Mujeres, ONG que facilitaba asesoramiento sobre planificación familiar a las mujeres en Rafah, a suspender sus actividades durante tres semanas y posteriormente sólo le permitieron reanudarlas bajo la supervisión del Ministerio del Interior. El 31 de mayo también se cerraron en Rafah otras dos ONG de defensa de las mujeres.
  • El 30 de noviembre, tras varios meses de hostigamiento por parte de las autoridades de Hamás, se notificó su clausura temporal en Gaza al Foro Sharek de la Juventud, ONG financiada por el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y que trabajaba tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza. Su sede de Gaza seguía cerrada al final de 2010.
Arriba

Abusos cometidos por grupos armados

Grupos armados palestinos vinculados a Fatah, la Yihad Islámica y el Frente Popular de Liberación de Palestina lanzaron de forma indiscriminada cohetes y proyectiles de mortero contra el sur de Israel, matando a un trabajador migrante tailandés el 18 de marzo y poniendo en peligro la vida de otros civiles. La magnitud de los ataques con cohetes fue mucho menor que en años anteriores. Las fuerzas israelíes, por su parte, lanzaron ataques contra los presuntos responsables.

En mayo y junio, palestinos armados sin identificar incendiaron en Gaza instalaciones utilizadas por el UNWRA en su programa de juegos infantiles de verano.

El 31 de agosto, cuando estaban a punto de empezar las nuevas negociaciones entre Israel y la Autoridad Palestina patrocinadas por Estados Unidos, mataron cerca del asentamiento de Kiryat Arba, en Cisjordania, a cuatro ciudadanos israelíes, incluida una mujer embarazada. Al día siguiente, otros dos israelíes resultaron heridos por disparos cerca del asentamiento de Kochav Hashachar. Las Brigadas Izz al Din al Qassam, brazo armado de Hamás, reivindicaron ambos atentados.

Arriba

Los derechos humanos región a región

World regions Midde East and North Africa Asia y Oceanía Europa y Asia Central África América

África

Algunos países de África celebraron en 2010 el 50 aniversario de su independencia, y otros se preparaban para hacerl ...

América

En América se han reconocido muchos derechos humanos en la ley –aunque no siempre en la práctica– en los últim ...

Asia y Oceanía

En una región que se extiende por una tercera parte del planeta y está habitada por casi dos tercios de la p ...

Europa y Asia Central

El derecho a la verdad y la justicia, y la determinación de las víctimas y sus familiares a obtenerlas ...

Oriente Medio y Norte de África

El año 2010 se inició con Yemen ocupando de manera inusitada el centro de la atención inte ...

Ir al apartado de países