Federación Rusa

Human Rights in Federación Rusa

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Federación Rusa is now live »

Jefe del Estado Dmitri Medvédev
(sustituyó a Vladímir Putin en mayo)

Jefe del gobierno Vladímir Putin
(sustituyó a Víktor Zubkov en mayo)

Pena de muerte abolicionista en la práctica
Población 141,8 millones
Esperanza de vida 65 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 24/18 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 99,4 por ciento

La situación en el Cáucaso Septentrional continuó siendo inestable y con frecuencia se recibieron informes sobre violaciones de derechos humanos, incluidos homicidios, desapariciones forzadas y torturas.
Según los informes, las fuerzas armadas rusas atacaron de forma indiscriminada alojamientos civiles durante el conflicto armado entre Rusia y Georgia. No protegieron tampoco a la población civil afincada en territorios controlados de hecho por Rusia de los abusos contra los derechos humanos perpetrados por fuerzas y milicias de Osetia del Norte.
Se recurría a la Ley para Combatir el Extremismo y a las leyes sobre libelo y difamación para reprimir la disidencia y silenciar a periodistas y activistas de los derechos humanos. Se recibieron informes según los cuales se infligían torturas y malos tratos a presuntos delincuentes con el fin de obtener confesiones. Siguió suscitando preocupación el incumplimiento de las normas sobre juicios justos.
Funcionarios del gobierno se pronunciaron contra el racismo, pero continuaron recibiéndose casi a diario denuncias de ataques racistas.
En Chechenia, la situación de las personas desplazadas por el conflicto siguió siendo precaria, pues se amenazó a familias con desalojarlas de las casas que ocupaban temporalmente.

Información general

El 2 de marzo, Dmitri Medvédev fue elegido presidente. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se negó a vigilar el proceso electoral alegando las restricciones impuestas por el gobierno ruso en este sentido. El presidente Medvédev anunció medidas para combatir la corrupción. El partido Rusia Unida, encabezado en Chechenia por el presidente Ramzán Kadírov, obtuvo una abrumadora mayoría en las elecciones parlamentarias celebradas en octubre en la República de Chechenia. En Ingusetia, Yunus-Bek Evkurov sustituyó en octubre a Murat Ziazikov en la presidencia.

Siguieron recibiéndose informes sobre la situación de inestabilidad y violencia registrada en el Cáucaso Septentrional, sobre todo en Chechenia, Ingusetia, Daguestán y Kabardino-Balkaria. Los grupos armados de oposición fueron responsables de la muerte de decenas de agentes de policía y de funcionarios locales en Daguestán, Chechenia e Ingusetia. En noviembre, 12 personas resultaron muertas y muchas otras heridas en un atentado con explosivos perpetrado en Vladikavkas (Osetia del Norte). En Chechenia se promulgó un código indumentario muy estricto. Las mujeres y las niñas que no llevaban el pañuelo musulmán no podían entrar en los edificios oficiales y corrían el riesgo de que las expulsaran de la escuela y la universidad.

"En un clima de creciente intolerancia frente a la manifestación de puntos de vista independientes, se formularon cargos penales contra varios defensores de los derechos humanos..."

En agosto, después de meses de creciente tensión y pequeñas escaramuzas, las tensiones entre Georgia y la región separatista de Osetia del Sur degeneraron en un conflicto armado que, en su fase de mayor intensidad, ocasionó el desplazamiento de más de 200.000 personas. Rusia reconoció posteriormente a Osetia del Sur y a Abjasia como Estados independientes.

Inseguridad en el Cáucaso Septentrional

Se siguieron recibiendo informes de violaciones de derechos humanos, incluidas detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos y ejecuciones extrajudiciales, a manos de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en Chechenia, Daguestán e Ingusetia. Persistía la preocupación de que las investigaciones sobre dichas violaciones no fueran efectivas y que este hecho diera lugar a una impunidad generalizada.

Las autoridades persiguieron a periodistas, medios de comunicación y ONG por denunciar violaciones de derechos humanos. En junio, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa decidió seguir vigilando la situación en el Cáucaso Septentrional.

Ingusetia

Grupos armados llevaron a cabo numerosos atentados –a menudo mortales– contra miembros de organismos encargados de hacer cumplir la ley, incluido uno fallido contra el ministro del Interior de Ingusetia. Siguieron recibiéndose informes de torturas perpetradas contra detenidos por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que al menos en un caso ocasionaron la muerte de la víctima.

  • Magomed Evloev, destacada figura de la oposición y propietario de un sitio web independiente alojado en Ingusetia, murió el 31 de agosto como consecuencia de las lesiones sufridas cuando se encontraba en un vehículo de la policía; ésta lo había detenido en el aeropuerto tras su llegada a Ingusetia. Su muerte se calificó en un principio de acto de negligencia, pero al finalizar el año estaba pendiente de resolución un recurso presentado por su abogado y algunos compañeros suyos para que se tipificara como asesinato. En noviembre, un tribunal de Ingusetia resolvió que la detención había sido ilegal.

Chechenia

En Chechenia se encontraron varias fosas comunes. Sin embargo, las autoridades federales bloquearon la construcción de un laboratorio de medicina legal, que podría haber contribuido a esclarecer la suerte corrida por víctimas de desaparición forzada.

En mayo se hallaron siete cadáveres en una fosa común situada en una zona que había estado bajo control del denominado «batallón del este», unidad perteneciente al Ministerio de Defensa.

En 2008, según los informes, se produjeron en Chechenia alrededor de una decena de desapariciones forzadas.

  • El 3 de agosto, unos hombres ataviados con ropa de camuflaje detuvieron en Grozni a Makhmadsalors (o Makhmudsalors) Masaev. Un mes antes, un periódico había publicado un artículo suyo en el que daba detalles sobre otra detención ilegal que había sufrido en 2006, al parecer en Tsenteroi, localidad situada en una zona bajo control de Ramzán Kadírov, a la sazón primer ministro del gobierno checheno. Por esas fechas, Makhmadsalors Masaev había presentado también una denuncia en relación con dicha detención y existía el temor de que su desaparición forzada tuviera como objetivo impedir la tramitación de dicha denuncia. Al finalizar el año seguía desconociéndose su paradero y la suerte que había corrido.

En 2008, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falló en más de 30 casos que las autoridades rusas habían violado el Convenio Europeo de Derechos Humanos en lo relativo a la conducta de sus fuerzas en Chechenia o a la falta de investigaciones prontas y efectivas sobre casos de homicidio y desaparición forzada.

  • El Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró a las autoridades rusas responsables de la presunta muerte de Aminat Dugayeva (o Dugaeva), de 15 años, y de una prima suya, Kurbika Zinabdieyva (o Zinabdieva), que se encontraban en paradero desconocido desde que en mayo de 2003 unos soldados rusos se las llevaron del domicilio de la segunda. El Tribunal lamentó también que las autoridades rusas no hubieran hecho públicos los documentos sobre la investigación y afirmó que el trato dado a los familiares durante su desarrollo había sido inhumano y degradante.

Se amenazó a decenas de familias desplazadas internamente con desalojarlas de las casas que ocupaban temporalmente en Chechenia sin proporcionarles una indemnización ni una vivienda alternativa adecuada. Se recibieron también informes sobre el desalojo de familias y la destrucción de sus bienes por sus presuntos vínculos con grupos armados.

Daguestán

Grupos armados de oposición mataron a varios altos funcionarios de organismos encargados de hacer cumplir la ley. Según los informes, se detuvo arbitrariamente y se torturó a varios hombres acusados de colaborar con dichos grupos. Durante las denominadas operaciones antiterroristas se perpetraron violaciones de derechos humanos contra civiles. Según los informes, en una de ellas, que duró alrededor de siete meses, el ejército bloqueó de forma parcial el acceso a una localidad y hostigó a los vecinos.

Kabardino-Balkaria

Continuaron las vistas preliminares del juicio que se estaba celebrando en Nalchik contra 58 personas acusadas de participar en un ataque contra edificios oficiales perpetrado en 2005 en dicha localidad. Según los informes, el estado de salud de varios detenidos se había deteriorado como consecuencia de las condiciones de detención preventiva. El Comité para la Prevención de la Tortura, del Consejo de Europa, visitó el centro de detención en abril y mayo. En septiembre se detuvo a otros tres hombres en Kabardino-Balkaria y se los acusó de haber participado en el ataque ocurrido en 2005. Uno de ellos afirmó que lo habían torturado para que confesara.

  • En febrero detuvieron de forma arbitraria a la madre y a un hermano de un presunto implicado en el atentado de Nalchik detenido desde 2005, Rasul Kudaev, registraron su domicilio y se llevaron documentos relacionados con la detención de éste. Según su madre y su abogado, Rasul Kudaev, que había permanecido detenido en Guantánamo bajo custodia de fuerzas estadounidenses entre 2002 y 2004, padecía una hepatitis crónica que no estaba siendo tratada de la forma adecuada.

Conflicto armado con Georgia

Los intensos combates desencadenados la noche del 7 de agosto en Osetia del Sur marcaron el comienzo de un enfrentamiento entre fuerzas rusas y georgianas que habría de durar cinco días y cobrarse la vida de más de 600 personas, más de la mitad de ellas civiles. Las fuerzas rusas expulsaron rápidamente a las tropas georgianas de Osetia del Sur y ocuparon además partes del territorio de Georgia no reivindicadas por Rusia, conocidas como «zonas tapón», que no habrían de abandonar hasta principios de octubre. A finales de año, las autoridades georgianas informaron de que al menos 25.000 desplazados internos de Osetia del Sur no podían regresar a sus hogares y corrían el riesgo de permanecer desplazados durante mucho tiempo.

Las fuerzas armadas rusas llevaron a cabo ataques aéreos y artilleros entre el 8 y el 12 de agosto. Aunque al parecer la mayoría de los ataques tenían por objetivo posiciones militares georgianas situadas fuera de zonas densamente pobladas, los bombardeos afectaron también a varios pueblos y ciudades y, según los informes, en algunos casos podrían haber sido indiscriminados o haberse efectuado directamente contra civiles o infraestructuras civiles.

Se tuvo noticia también de que las fuerzas rusas no habían actuado de manera adecuada cuando milicias leales a las autoridades de facto de Osetia de Sur cometieron actos de pillaje a gran escala y provocaron incendios en varios asentamientos de mayoría georgiana situados en dicha región y amenazaron y maltrataron a sus habitantes. Estos asentamientos se encontraban a la sazón bajo control militar ruso. Había indicios también de que las fuerzas rusas habían utilizado bombas de racimo durante los combates.

Tras el fin del conflicto entre Georgia y Rusia, varios parlamentarios del Consejo de Europa visitaron Rusia con el fin de recopilar información sobre la situación de la región en materia humanitaria y de derechos humanos. También visitaron la región el secretario general y el comisario de derechos humanos de este organismo y el alto comisionado de la ONU para los refugiados.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Los defensores de los derechos humanos, los periodistas y los abogados que se expresaban abiertamente sobre los abusos perpetrados contra los derechos humanos corrían el riesgo de sufrir amenazas y actos de intimidación. Al parecer, la policía se mostraba remisa a la hora de investigar las amenazas y un clima de impunidad rodeaba los ataques cometidos contra activistas de la sociedad civil.

  • La Fiscalía General anunció en junio que había concluido su investigación sobre el caso de Anna Politkovskaya, periodista especializada en derechos humanos asesinada a tiros en Moscú en octubre de 2006. En noviembre comenzó el juicio contra tres hombres acusados de intervenir en el asesinato, pero todos negaron los cargos. Un cuarto, ex miembro del Servicio Federal de Seguridad, detenido en un principio en relación también con el asesinato, permanecía bajo custodia por su presunta participación en otro delito. Al finalizar el año el presunto autor material de los disparos efectuados contra Anna Politkovskaya no había sido detenido y se encontraba, al parecer, escondido en el extranjero.
  • El 17 de julio detuvieron en Chechenia a cuatro miembros de la organización de derechos humanos Memorial cuando tomaban imágenes de un edificio que se había utilizado al parecer como centro de detención secreto. Amenazaron a los cuatro y les destruyeron la cinta de vídeo.
  • El 25 de julio, unos hombres armados –funcionarios al parecer de un organismo federal encargado de hacer cumplir la ley– sacaron de su domicilio de Troitskaia, en Ingusetia, a Zurab Tsechoev, miembro de la organización de derechos humanos Mashr (Paz). Algunas horas después se lo encontró en una calle de la periferia de Magas, capital de Ingusetia, con lesiones graves que hicieron necesaria su hospitalización.
  • En agosto prendieron fuego al domicilio de Dmitrii Kraiukhin, defensor de los derechos humanos y activista contra el racismo, en Orel, localidad del centro de Rusia. Las autoridades se negaron a abrir una investigación criminal. La víctima había recibido amenazas con anterioridad.

Libertad de expresión

En un clima de creciente intolerancia frente a la manifestación de puntos de vista independientes, se formularon cargos penales contra varios defensores de los derechos humanos y simpatizantes de grupos de oposición por expresar opiniones discrepantes o criticar a las autoridades.

  • En mayo se formularon cargos contra dos organizadores de una exposición celebrada en 2007 en el Museo Sajarov por incitar al odio y a la animosidad. Yurii Samodurov y Andrei Yerofeev se enfrentaban a una causa penal por haber organizado una muestra denominada «Arte Prohibido 2006». Se los acusaba de haber exhibido obras cuyo propósito era humillar y herir los sentimientos de los miembros de la Iglesia Ortodoxa.
  • En febrero se acusó a Lev Ponomarev, defensor de los derechos humanos y presidente de la organización Movimiento por los Derechos Humanos, de haber insultado a Yurii Kalinin, director del Departamento de Ejecución de Penas. En una entrevista, Lev Ponomarev había afirmado que consideraba a Yurii Kalinin responsable de las torturas y malos tratos aplicados en las colonias penitenciarias rusas.

Libertad de reunión y asociación

El 6 de mayo, víspera de la toma de posesión del presidente Medvédev, se detuvo a numerosas personas que intentaban participar en una manifestación pacífica contra el gobierno. Posteriormente, la fiscalía de Moscú consideró ilegal la prohibición de la manifestación.

  • Oleg Kozlovskii, coordinador del movimiento Oborona (Defensa), recibió una pena de 13 días de detención administrativa tras ser detenido cuando se dirigía a la manifestación. El Tribunal Federal de Moscú lo absolvió en septiembre.
  • En marzo, pocos días después de las elecciones, se retiraron los cargos presentados contra Ludmila Kuzmina, directora de una sección de Golos (Voz), ONG dedicada a la defensa de los derechos de los electores. En 2007 se la había acusado formalmente de utilizar programas informáticos obtenidos de manera ilegal. Se había intentado también cerrar su sección por incumplir presuntamente la legislación sobre ONG.
  • En virtud de la Ley para Combatir el Extremismo se inició en mayo una investigación contra el director de una organización dedicada a la defensa de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en la localidad siberiana de Tiumen. Anteriormente se había rechazado la inscripción de la organización en el registro de asociaciones por considerar que entre sus objetivos figuraba el de reducir la población de la Federación Rusa, lo que podía representar una amenaza contra la seguridad nacional. Al parecer, la investigación no había concluido todavía al finalizar el año.

Torturas y malos tratos

Se recibieron de toda la Federación Rusa informes de torturas y malos tratos a detenidos y reclusos. Algunos de los métodos utilizados consistían en propinarles palizas, aplicarles descargas eléctricas, impedirles respirar mediante la colocación de bolsas de plástico y obligarlos a permanecer en posturas dolorosas durante periodos prolongados. Se recibieron también denuncias de violaciones bajo custodia. A algunas personas detenidas no se les facilitaba el tratamiento médico necesario.

A principios de septiembre, según los informes, secuestraron en Moscú a varios hombres de etnia ingusetia. Uno de ellos afirmó que había sufrido malos tratos durante los días que permaneció recluido en un centro de detención secreto administrado por el Ministerio de Defensa en la región de Moscú. Se inició una investigación, pero al finalizar el año no había concluido todavía.

  • En abril detuvieron a Sergei Liapin, residente en Nizhnii Novgorod, por su presunta relación con una oleada de robos, pero él negó rotundamente cualquier implicación en los hechos. Afirmó que lo habían torturado para que confesara. Señaló que agentes de policía le habían echado agua, aplicado electrodos en partes sensibles del cuerpo y propinado patadas y golpes. Lo habían tenido toda la noche en un calabozo y no lo habían llevado a un hospital hasta el día siguiente, cuando su estado de salud se había deteriorado.

En septiembre entró en vigor una ley que permitía la inspección pública de los centros de detención por personas seleccionadas previamente. Sin embargo, las labores de inspección no habían comenzado todavía al finalizar el año.

Internos de varias colonias penitenciarias rusas protestaron por sus condiciones de reclusión, que, según los informes, constituían en ocasiones tratos inhumanos o degradantes. Se registraron motines y huelgas de hambre en varias colonias penitenciarias de los distritos federales de los Urales y del Volga. Los presos se quejaban de las palizas y los malos tratos que sufrían a manos de guardias de prisiones y de otros reclusos y afirmaban que las autoridades penitenciarias les negaban el acceso a tratamiento médico. Según los informes, cuatro presos murieron después de ser golpeados cuando los trasladaban a otra colonia penitenciaria de la región de Cheliabinsk. Se formularon cargos penales contra varios funcionarios de prisiones en relación con estas muertes y al finalizar el año seguía pendiente de resolución la causa seguida contra ellos.

Temor por las devoluciones

Se siguió tratando de extraditar a ciudadanos uzbekos a Uzbekistán, donde corrían peligro de sufrir torturas y malos tratos. Se suspendieron al menos dos extradiciones como consecuencia de la intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero no se adoptó la decisión de suspender todas las extradiciones a Uzbekistán.

  • En abril, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos resolvió que no se debía extraditar a Uzbekistán a 13 empresarios de Asia Central. En la causa de Ismoilov and others v. Russia, el Tribunal señaló que estaba convencido de que los demandantes corrían un auténtico peligro de sufrir malos tratos si los devolvían a dicho país.

Sistema de justicia

Los procedimientos judiciales no siempre cumplían las normas internacionales sobre juicios justos y seguía preocupando la falta de respeto por el Estado de derecho. En algunos casos políticamente significativos, el trato dado a los presuntos delincuentes equivalía a una auténtica persecución. El derecho de los sospechosos a contar con un abogado se vulneraba una y otra vez.

En octubre se denegó la libertad condicional a Mikhail Khodorkovskii, ex propietario de la empresa petrolera Yukos. Al haber cumplido ya la mitad de su condena de ocho años de cárcel, lo normal habría sido que se la hubieran concedido. Ese mismo mes permaneció recluido durante 12 días en una celda de castigo por conceder una entrevista a un escritor ruso. Posteriormente, un tribunal de la localidad siberiana de Chita consideró que este castigo y otros dos que había recibido por presuntas infracciones de las normas penitenciarias habían sido ilegales. Uno de estos castigos se había utilizado como argumento en contra de su libertad condicional. Se amplió hasta febrero de 2009 la detención preventiva que se le había impuesto en relación con otros cargos de fraude, así como la de un ex colega suyo, Platon Lebedev. En junio se volvieron a presentar cargos contra los dos, y ambos permanecían recluidos en Chita, donde, debido a la enorme distancia entre esta ciudad y Moscú, su acceso a abogados y familiares era muy limitado.

El ex vicepresidente de Yukos, Vasilii Aleksanian, que se encontraba en prisión preventiva desde abril de 2006, fue trasladado en febrero a un centro especializado a raíz de las protestas que había suscitado en todo el mundo la negativa de las autoridades a concederle acceso a tratamiento médico adecuado. A lo largo del año se amplió su detención preventiva en repetidas ocasiones y sólo a finales de diciembre quedó en libertad bajo fianza en virtud de una resolución judicial. Vasilii Aleksanian, que sufría varias dolencias relacionadas con el VIH/sida, declaró en una entrevista que le habían ofrecido acceso a tratamiento médico a cambio de declarar en contra de Mikhail Khodorkovskii, ex presidente de Yukos.

Discriminación por motivos raciales

Según organizaciones rusas de derechos humanos, al menos 87 personas murieron a lo largo del año como consecuencia de agresiones de motivación racial. Funcionarios del gobierno reconocieron la gravedad del problema y pidieron que se castigara con dureza a las personas declaradas culpables de semejantes delitos. Al finalizar el año, sin embargo, no se había puesto en marcha un plan integral para combatir el racismo y la discriminación racial.

En julio y agosto, el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial examinó el informe presentado por Rusia en virtud de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial. En sus Observaciones finales, el Comité pidió a las autoridades rusas que adoptaran las medidas adecuadas para combatir los actos de violencia y discriminación racial perpetrados por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

  • En mayo se condenó a ocho hombres a penas que oscilaban entre dos años de cárcel y cadena perpetua por su implicación en una explosión ocurrida en 2006 en un mercado moscovita frecuentado por comerciantes extranjeros. El atentado causó 14 muertos y decenas de heridos.
  • En diciembre se condenó a siete jóvenes, varios de ellos menores de 18 años, a penas de entre 6 y 20 años de cárcel por el homicidio de 20 personas de aspecto no eslavo. En algunos casos, los jóvenes habían filmado los homicidios y distribuido los vídeos por Internet.

Violencia contra mujeres y niñas

La violencia contra las mujeres en el ámbito familiar era un fenómeno generalizado. Aunque algunos funcionarios del gobierno admitieron el problema en declaraciones públicas, el apoyo del Estado a los centros de crisis y a las líneas telefónicas de emergencia era totalmente inadecuado. Había menos de 20 refugios en todo el país para mujeres que huían de la violencia intrafamiliar. Ninguna ley rusa abordaba de manera específica la violencia contra las mujeres en el entorno familiar.

Visitas de Amnistía Internacional

Delegados de Amnistía Internacional visitaron varias regiones de la Federación Rusa, entre ellas Ingusetia, Osetia del Norte y el distrito federal de los Urales. En junio se negó a una delegación de la organización el acceso a la República de Chechenia.

Informes de Amnistía Internacional

Federación Rusa: Libertad limitada. El derecho a la libertad de expresión en la Federación Rusa (26 febrero 2008)
Russian Federation: Human rights memorandum to President Medvedev (en inglés, 28 mayo 2008)
Russian Federation: Submission to the UN Universal Periodic Review – Fourth session of the UPR Working Group of the Human Rights Council, February 2009 (en inglés, 8 septiembre 2008)

Cómo puedes ayudar