Serbia - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in República de Serbia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Serbia is now live »

Jefe del Estado: Boris Tadić
Jefe del gobierno: Vojislav Koštunica
Pena de muerte: abolicionista para todos los delitos
Estatuto de la Corte Penal Internacional: ratificado

Las conversaciones para llegar a un Acuerdo de Estabilización y Asociación con la Unión Europea se suspendieron debido a que Serbia no detuvo ni entregó a sospechosos contra los que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia había dictado acta de acusación formal. Funcionarios subalternos comparecieron ante la justicia nacional en juicios por crímenes de guerra. Las personas pertenecientes a la comunidad romaní y otras minorías continuaron sufriendo discriminación, especialmente en Kosovo.

Acontecimientos políticos

El 2 de mayo, la Unión Europea decidió suspender las negociaciones para llegar a un Acuerdo de Estabilización y Asociación con Serbia y Montenegro debido a que las autoridades de este país no habían detenido a sospechosos contra los que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia había dictado acta de acusación formal, en particular al general serbobosnio Ratko Mladić. Las negociaciones continuaban suspendidas. El 14 de diciembre, Serbia fue admitida en la Asociación para la Paz de la OTAN.

Tras un referéndum celebrado el 21 de mayo, Montenegro se independizó del Estado de Serbia y Montenegro. El Consejo de Europa siguió vigilando aparte el cumplimiento por parte de Serbia de las condiciones acordadas en el momento de su adhesión.

En octubre, poco más de un 50 por ciento de los votantes dieron en referéndum la aprobación a la nueva Constitución serbia, que volvía a considerar Kosovo y Metohija como parte del territorio serbio. La minoría albanesa del sur de Serbia boicoteó el referéndum, y la población de etnia albanesa de Kosovo no tenía derecho al voto.

Estatuto definitivo de Kosovo

En noviembre, ante la imposibilidad por parte de las autoridades de Serbia y Kosovo de llegar a un acuerdo en las conversaciones mantenidas entre febrero y octubre, el enviado especial de la ONU para el proceso relativo al estatuto futuro de Kosovo anunció -con el acuerdo del secretario general de la organización- el aplazamiento de la decisión sobre el estatuto definitivo de Kosovo hasta después de las elecciones serbias, previstas para enero de 2007. Kosovo continuaba formando parte de Serbia, y su administración seguía en manos de la Misión de Administración Provisional de la ONU en Kosovo (UNMIK).

El 10 de marzo, la UNMIK comenzó a transferir responsabilidades de gobierno a las instituciones provisionales de autogobierno de Kosovo. El 1 de junio, el representante especial del secretario general de la ONU para Kosovo anunció que la UNMIK había comenzado los preparativos para abandonar Kosovo. La Unión Europea comenzó a preparar el traspaso de la autoridad de la UNMIK a una Operación de Gestión de Crisis de la Unión Europea.

Impunidad de los crímenes de guerra

El 11 de marzo, el ex presidente serbio Slobodan Milošević murió de un ataque cardiaco en la Unidad de Detención del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. El Tribunal lo juzgaba por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en Kosovo y Croacia, y por genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en Bosnia y Herzegovina.

El Tribunal restringió aún más las condiciones en las que el ex primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, podía intervenir en la política nacional. Inculpado por crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra el 24 de febrero de 2005, el Tribunal lo había liberado provisionalmente en junio de 2005. El 20 de mayo de 2006 fue elegido de nuevo para dirigir la Alianza para el Futuro de Kosovo.

En junio, Carla del Ponte, fiscal del Tribunal, informó al Consejo de Seguridad de la ONU que la cooperación de Serbia con el Tribunal seguía siendo «difícil y frustrante», aunque se habían producido mejoras en el acceso a documentos y archivos. La fiscal expresó su grave preocupación ante la falta de cooperación por parte de la UNMIK.

El 21 de junio se resolvió procesar conjuntamente, por crímenes de guerra en Kosovo, a seis altos cargos serbios de la política, la policía y las fuerzas armadas. El juicio dio comienzo en julio.

El 27 de febrero, la Corte Internacional de Justicia abrió audiencias públicas sobre los cargos de genocidio presentados por Bosnia y Herzegovina contra Serbia y Montenegro.

El 17 de noviembre, el Tribunal transfirió a Serbia el acta de acusación formal contra Vladimir Kovačević, acusado de seis cargos de crímenes de guerra en relación con el bombardeo de Dubrovnik, en Croacia.

Serbia

Juicios por crímenes de guerra en la jurisdicción nacional

Se realizaron progresos para procesar a serbios sospechosos de crímenes de guerra en actuaciones judiciales de ámbito nacional ante la Sala Especial de Crímenes de Guerra del Tribunal de Distrito de Belgrado, pero el Tribunal Supremo siguió anulando resoluciones sobre crímenes de guerra y devolviendo casos para que fueran juzgados de nuevo.

Continuó el juicio contra cinco ex miembros de la unidad paramilitar conocida como los «Escorpiones». Se los acusaba, junto a otros tres hombres, de crímenes de guerra por el homicidio de seis civiles bosniacos (musulmanes bosnios) en 1995 en Godinjske Bare, cerca de Trnovo, en Bosnia y Herzegovina.

El 30 de enero, Milan Bulić fue condenado a ocho años de prisión por su participación en crímenes de guerra contra civiles croatas perpetrados en Croacia en 1991. Otros 14 imputados habían sido declarados culpables y condenados en diciembre de 2005.

En marzo, a instancias del representante especial del secretario general de la ONU para Kosovo, se anuló una orden de detención cursada por Serbia a través de la Interpol, por sospecha de comisión de crímenes de guerra, contra el primer ministro de Kosovo, Agim Çeku, ex jefe del Estado Mayor del Ejército de Liberación de Kosovo y ex jefe del Cuerpo de Protección de Kosovo.

En abril, el representante especial del secretario general de la ONU para Kosovo impugnó infructuosamente la jurisdicción del tribunal serbio en el caso de Antón Lekaj, ex soldado del Ejército de Liberación de Kosovo. El 18 de septiembre, el tribunal lo condenó a 13 años de prisión por crímenes de guerra, entre ellos la violación de una niña romaní en Kosovo y el asesinato de tres hombres romaníes.

Desapariciones forzadas

En febrero, varios grupos de derechos humanos pidieron que el Parlamento investigara los informes sobre encubrimiento oficial en el caso de unos cadáveres de personas de etnia albanesa víctimas de homicidio en 1999 que habían sido trasladados de Kosovo a Serbia. Algunos habían sido enterrados en fosas comunes mientras que otros, según los informes, habían sido incinerados en la fundición de Mačkatica. El 30 de junio se devolvió a Kosovo el último de los más de 700 cadáveres exhumados de las fosas comunes. Según informes recibidos en septiembre, se abrieron investigaciones policiales, pero al término de 2006 no se había hecho pública ningún acta de acusación formal.

El 2 de octubre comenzó en la Sala Especial de Crímenes de Guerra, en Belgrado, el juicio de ocho ex funcionarios policiales -entre ellos Radoslav Mitrović, ex jefe de la policía especial de Kosovo, y Radojko Repanović, jefe de policía de Suva Reka- contra los que el 25 de abril se había dictado acta de acusación formal por el asesinato de 48 civiles de etnia albanesa, todos de la misma familia excepto uno, en Suva Reka, en marzo de 1999. Algunos de los cadáveres de las víctimas habían sido exhumados en Batajnica.

El 13 de noviembre dio comienzo el juicio de dos ex agentes de policía que en agosto habían sido acusados del asesinato de tres hermanos albaneses de Kosovo, de nacionalidad estadounidense.

Tortura y malos tratos

El nuevo Código Penal serbio, que entró en vigor el 1 de enero, incorporaba un delito específico de tortura.

Según un informe publicado en mayo por el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, numerosos detenidos afirmaron que les habían infligido tortura y otros malos tratos para arrancarles «confesiones», mayoritariamente en el momento de la aprehensión y durante las primeras horas de detención en las comisarías. Entre los métodos utilizados se encontraba la falaka, consistente en golpear las plantas de los pies.

En noviembre, al parecer, la policía utilizó fuerza excesiva contra los internos de una prisión que protestaban porque el gobierno no había implementado una ley de amnistía. Según los informes, a los familiares y abogados de algunos de los 50 presos hospitalizados o recluidos en régimen de aislamiento no se les permitió visitarlos.

Homicidios por motivos políticos

En mayo, el Tribunal Supremo serbio ordenó que se sometiera a nuevo juicio a Milorad Ulemek y al ex jefe de la policía secreta Radomir Marković, por considerar que se habían cometido violaciones graves de los procedimientos. En junio de 2005, los dos hombres habían sido declarados culpables del intento de asesinato del ministro del gobierno Vuk Drašković y del asesinato de otros cuatro hombres, y condenados a 15 y 10 años de prisión respectivamente.

En noviembre se detuvo a Aleksandar Simović por el asesinato en junio de Zoran Vukojević, testigo en el juicio por el asesinato del ex primer ministro serbio Zoran Đinđić, en el que, entre otras personas, estaba imputado Milorad Ulemek. Otros imputados en la causa por el asesinato de Zoran Đinđić seguían en libertad.

El 10 de septiembre, Ruždija Durović, candidato a las elecciones municipales, resultó muerto por disparos en un centro de votación de Novi Pazar, en la región de Sandžak. Se creía que el homicidio había tenido motivaciones políticas. Otras tres personas resultaron heridas. En las 24 horas siguientes se detuvo a dos sospechosos, que permanecieron detenidos hasta noviembre. En noviembre, cuatro personas resultaron heridas cuando un artefacto explosivo fue arrojado al interior de la vivienda de un dirigente del Partido de Acción Democrática.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Se iniciaron varias actuaciones judiciales que, según se pensaba, eran maliciosas y tenían motivaciones políticas, contra Biljana Kovačević-Vučo, directora del Comité de Abogados por los Derechos Humanos, y contra la directora del Centro de Derecho Humanitario, Nataša Kaédi, en 10 procesos diferentes. Entre los cargos que se les imputaron se encontraba el de difamación.

Discriminación contra minorías

En octubre, ocho aficionados al fútbol fueron imputados en Čačak por proferir insultos racistas contra un jugador de Zimbabue, y 152 aficionados fueron detenidos en Belgrado por insultos racistas durante un encuentro de fútbol que enfrentó a su equipo con el de Novi Pazar, compuesto mayoritariamente por musulmanes bosnios.

El 6 de febrero, el Tribunal Municipal de Šabac declaró culpable a Bogdan Vaslijević de «violar la igualdad de los ciudadanos» por impedir la entrada a una piscina a tres personas de etnia romaní el 8 de julio de 2000. El acusado recibió una condena condicional de tres meses de prisión.

El 6 de marzo, el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial concluyó que Serbia y Montenegro no había proporcionado un recurso efectivo en el caso de un romaní, Dragan Durmić, a quien se había impedido el acceso a una discoteca de Belgrado en marzo de 2000.

Violencia contra las mujeres

La violencia contra las mujeres, incluidas la violencia en el ámbito familiar y la trata de mujeres con fines de prostitución forzada, seguía siendo un fenómeno generalizado. El 10 de enero, el Ministerio de Política Laboral, Social y de Empleo hizo público un proyecto de estrategia para combatir la violencia contra las mujeres, pero sin consultar con organizaciones de mujeres.

Kosovo

En febrero, por disposición de la propia UNMIK, se privó de hecho a la Oficina del Defensor del Pueblo de su jurisdicción sobre la UNMIK. La Junta de Asesoramiento en Derechos Humanos, propuesta el 23 de marzo como mecanismo alternativo, no era un órgano imparcial capaz de garantizar resarcimiento e indemnización a las personas cuyos derechos habían sido violados por la UNMIK. Al concluir 2006 todavía no se había constituido.

No se pusieron en práctica las recomendaciones para reforzar la protección de las minorías que había formulado el Comité Consultivo del Convenio Marco para la Protección de las Minorías Nacionales. En julio, tras estudiar un informe de la UNMIK, el Comité de Derechos Humanos de la ONU criticó la falta de protección a los derechos humanos en Kosovo.

En noviembre, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos examinó la admisibilidad de una demanda contra miembros franceses de la Fuerza Internacional de Seguridad en Kosovo (KFOR) liderada por la OTAN. La demanda había sido presentada por el padre de un niño de 12 años muerto en mayo de 2000 al hacer explosión una bomba de racimo que los militares no habían detonado ni marcado. Su hijo menor había resultado herido de gravedad.

Violencia entre comunidades étnicas

Prevalecía la impunidad para la mayoría de los perpetradores de ataques de motivación étnica. En la mayoría de los ataques, jóvenes albaneses apedrearon autobuses que transportaban pasajeros serbios. En algunos casos, los agresores arrojaron granadas u otros artefactos explosivos contra autobuses o casas y, en otros, saquearon y destrozaron iglesias ortodoxas.

El 2 de junio, tres municipios de mayoría serbia declararon el «estado de excepción» tras una serie de ataques que consideraron de motivación étnica, y anunciaron un boicot contra la policía de la UNMIK y el Servicio de Policía de Kosovo. Se desplegaron efectivos adicionales de la policía internacional y se retiró de la zona a varios funcionarios de etnia albanesa del Servicio de Policía de Kosovo.

El 1 de junio, un joven serbio murió tiroteado en la carretera entre Zvečan/Zveçan y Zitkovac/Zhitkoc.

El 20 de junio, según informes, un serbio de 68 años que había regresado el año anterior a Klinë/Klina murió al recibir disparos en su propia casa.

En junio, según informes, dos familias de etnia romaní abandonaron el pueblo de Zhiti/Zitinje después de un incidente en relación con el cual posteriormente se detuvo a una persona de etnia albanesa.

Juicios por crímenes de guerra

Persistía la impunidad para los crímenes de guerra contra serbios y miembros de otras minorías.

El 11 de agosto, en el Tribunal de Distrito de Gnjilanë/Gjilan, un grupo internacional de jueces declaró culpables a tres personas, entre ellas Selim Krasniqi, ex miembro del Ejército de Liberación de Kosovo, de secuestrar y someter a malos tratos, en un campamento del Ejército de Liberación de Kosovo, a personas de etnia albanesa sospechosas de colaborar con las autoridades serbias. Los acusados recibieron condenas de siete años de cárcel. Una visita del primer ministro, Agim Çeku, a Selim Krasniqi en prisión provocó una oleada de protestas.

La policía de la UNMIK no abrió investigaciones sobre algunos casos pendientes de secuestro de personas pertenecientes a comunidades minoritarias. El 13 de octubre se exhumaron en Kosovo los cadáveres de 29 serbios y de otras personas de etnia no albanesa, que fueron entregados a las autoridades serbias y a sus familias para su inhumación en Belgrado.

Uso excesivo de la fuerza por parte de la policía

El 25 de mayo, 33 mujeres, 20 menores y 3 hombres recibieron tratamiento médico por exposición a gas lacrimógeno y otras lesiones cuando la policía de la UNMIK los golpeó y utilizó gas lacrimógeno en el pueblo de Krusha e Vogël/Mala Kruša. Un grupo de mujeres había rodeado el convoy de vehículos blindados de la UNMIK que escoltaba al equipo letrado de Dragoljub Ojdanić, inculpado por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia por el asesinato de más de 100 menores y adultos varones en ese pueblo en 1999. Tras una investigación interna, la UNMIK concluyó que sus agentes habían hecho un uso razonable de la fuerza, pero reconoció que el incidente se podría haber evitado si la visita se hubiera preparado adecuadamente.

En varias ocasiones, funcionarios de la UNMIK y del Servicio de Policía de Kosovo utilizaron fuerza excesiva en manifestaciones pacíficas contra la UNMIK y en las conversaciones sobre el estatuto futuro de Kosovo, organizadas por miembros de la ONG Vetëvendosje! («¡Autodeterminación!»).

El 23 de agosto, según informes, 15 personas fueron sometidas a malos tratos en la comisaría de policía de Pristina tras ser detenidas. El Defensor del Pueblo en funciones solicitó al fiscal la apertura de una investigación en el caso de un hombre que había sufrido la fractura de un brazo y de la nariz y lesiones en los ojos.

El 6 de diciembre, el jefe del Servicio de Policía de Kosovo en Peja/Peć y dos agentes del mismo cuerpo fueron suspendidos de sus funciones tras la muerte de una persona bajo custodia.

Discriminación

La mayoría de las familias de etnia romaní, ashkalí y egipciana que estaban viviendo en lugares contaminados por plomo próximos a Mitrovicë/Mitrovica se trasladaron voluntariamente a un ex cuartel militar de Osterode a comienzos de 2006. Algunos romaníes permanecieron en uno de los asentamientos hasta que éste fue destruido por el fuego. No hubo consultas significativas con las comunidades antes de la reubicación de las familias ni durante la reconstrucción de sus antiguas viviendas en el barrio romaní del sur de Mitrovicë/Mitrovica. En diciembre, algunos miembros de la comunidad regresaron a sus viviendas reconstruidas.

En febrero, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos decidió que no era competente para resolver una demanda presentada por estas comunidades en la que denunciaban la vulneración de sus derechos sociales y económicos. La decisión del Tribunal se fundó en el hecho de que la UNMIK no era Parte en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Según informes, a comienzos de 2006 se apartó de su cargo a un alto funcionario del Servicio de Policía de Kosovo y se proporcionó formación a varios agentes tras una denuncia presentada por dos gays ante el jefe de policía de la UNMIK. El 31 de diciembre de 2005 habían sido agredidos en un pueblo de las cercanías de Pristina. Unos agentes del Servicio de Policía de Kosovo los habían conducido al hospital y les habían propuesto presentar una denuncia pero, posteriormente, al descubrir su orientación sexual los habían sometido a insultos y comentarios degradantes. Los agentes les habían dicho que la homosexualidad era ilegal en Kosovo, algo que no era cierto.

Retorno de personas refugiadas

Las personas desplazadas de sus hogares por el conflicto de Kosovo seguían retornando en números reducidos, aunque en junio se informó de que alrededor de 400 serbios habían accedido a volver al pueblo de Babush, cerca de Ferizaj/Uroševac. Las personas que eran devueltas a Kosovo desde países miembros de la Unión Europea rara vez recibían apoyo y asistencia por parte de las autoridades.

Violencia contra las mujeres

La policía de la UNMIK registró hasta tres casos diarios de violencia en el ámbito familiar. En julio, el Ministerio de Justicia y Bienestar Social acordó asignar fondos a una casa refugio para mujeres de Gjakova/Đakovica, y prometió ayuda financiera para otros centros de este tipo.

La trata de mujeres con fines de prostitución forzada continuaba siendo un fenómeno generalizado. Según los informes, en julio se estaban celebrando 45 procesos penales en relación con esta práctica. Los progresos en la puesta en práctica del Plan Nacional de Acción para Combatir la Trata de Seres Humanos, publicado en 2005, fueron escasos.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Informes

• Europe and Central Asia: Summary of Amnesty International's concerns in the region, January-June 2006 (Índice AI: EUR 01/017/2006)

• Kosovo/Kosova (Serbia): Protección de los derechos humanos en Kosovo/Kosova tras la determinación de su estatuto. Recomendaciones de Amnistía Internacional sobre las conversaciones relativas al estatuto definitivo de Kosovo/Kosova (Índice AI: EUR 70/008/2006)

• Kosovo (Serbia and Montenegro): United Nations Interim Administration Mission in Kosovo (UNMIK) - Conclusions of the Human Rights Committee, 86th Session, July 2006 (Índice AI: EUR 70/011/2006)

• Kosovo (Serbia): The UN in Kosovo - a legacy of impunity (Índice AI: EUR 70/015/2006)

Visita

• Una delegación de Amnistía Internacional visitó Kosovo en abril.

Cómo puedes ayudar