Eslovenia

Human Rights in República de Eslovenia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Eslovenia is now live »

Jefe del Estado Danilo Türk
Jefe del gobierno Borut Pahor
(sustituyó a Janez Janša en noviembre)

Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 2 millones
Esperanza de vida 77,4 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 6/6 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 99,7 por ciento

Siguieron violándose los derechos de miles de personas –los «borrados»– cuyos nombres habían sido eliminados del registro de residentes permanentes en 1992. Se siguió discriminando a los miembros de la comunidad romaní, entre otros aspectos en el acceso a la educación.

Información general

Los Socialdemócratas ganaron las elecciones parlamentarias en septiembre, y en noviembre formaron una coalición gubernamental que incluía a miembros de los Socialdemócratas, la agrupación Zares, el Partido Democrático de los Pensionistas de Eslovenia y la Democracia Liberal de Eslovenia. Borut Pahor, de los Socialdemócratas, fue nombrado primer ministro.

"A lo largo de 2008, el alumnado no dispuso del plan de estudios escolar ni de material docente en lengua romaní..."

Discriminación de los «borrados»

Las autoridades continuaron sin garantizar los derechos del grupo de residentes permanentes conocido como los «borrados». Un año después de la declaración de independencia de Eslovenia en 1991, más de 18.000 personas fueron eliminadas ilegalmente del registro esloveno de residentes permanentes. Estas personas eran en su mayoría originarias de otras ex repúblicas yugoslavas, muchas de ellas romaníes, que vivían en Eslovenia pero no habían obtenido la nacionalidad eslovena después de independizarse el país. La medida fue discriminatoria, ya que los ciudadanos de ex repúblicas yugoslavas recibieron un trato menos favorable que otras personas de nacionalidad extranjera cuya condición de residentes permanentes fue reconocida automáticamente.

A consecuencia del «borrado», muchos residentes permanentes fueron expulsados de Eslovenia. Otros muchos perdieron su trabajo, el acceso a la educación y el derecho a la totalidad de los servicios del sistema de asistencia médica.

El problema de los «borrados» centró buena parte del debate político en el periodo previo a las elecciones parlamentarias de septiembre.

En el Comité Constitucional del Parlamento comenzó a debatirse un anteproyecto de ley constitucional sobre los «borrados». Este anteproyecto, que había sido presentado por el gobierno en 2007, mantenía el trato discriminatorio a los «borrados». Proporcionaba nuevos argumentos jurídicos para justificar las acciones discriminatorias por parte de las autoridades, incluida la posibilidad de anular decisiones sobre casos individuales en los que se había restituido la residencia permanente a la persona. No devolvía la condición de residentes permanentes a los «borrados», eximía al Estado de toda responsabilidad en el «borrado» y excluía expresamente la posibilidad de obtener reparación, incluida indemnización, por las violaciones de derechos humanos sufridas por este grupo de personas.

A lo largo del año se iniciaron procedimientos de expulsión contra personas «borradas», aunque no se llevaron a cabo expulsiones.

Las autoridades no reconocieron la índole discriminatoria del «borrado», y no implementaron dos decisiones anteriores del Tribunal Constitucional que lo habían declarado ilegal y anticonstitucional.

Discriminación de la comunidad romaní

Las autoridades no llevaron a cabo una evaluación exhaustiva e independiente del denominado «modelo Bršljin», concebido para que los alumnos que necesitaban recibir atención educativa especial por separado pudieran ponerse al mismo nivel del resto y reincorporarse a las clases normales. A pesar del objetivo declarado, el modelo podía fomentar la segregación, ya que algunos de los grupos de recuperación estaban compuestos exclusivamente por romaníes. Las autoridades no aportaron ninguna prueba de que el alumnado romaní se beneficiara realmente de estas clases especiales de recuperación.

Las autoridades no sometieron a consulta pública los planes para desarrollar el «modelo Bršljin», y tampoco recabaron la opinión de la comunidad romaní. Amnistía Internacional no pudo acceder a información específica sobre la evaluación del modelo hasta después de haber interpuesto una demanda administrativa ante la comisaria de acceso a información pública.

A lo largo de 2008, el alumnado no dispuso del plan de estudios escolar ni de material docente en lengua romaní, y la cultura de esta comunidad no se reflejaba plenamente en el material docente.

Informes de Amnistía Internacional

Slovenia: Amnesty International’s Briefing to the United Nations Human Rights Council 9th Session, September 2008 (en inglés, 17 septiembre 2008)

Cómo puedes ayudar