Turkmenistán

Human Rights in Turkmenistán

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Turkmenistán is now live »

Jefe del Estado y del gobierno Gurbangulí Berdimujamédov
Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 5 millones
Esperanza de vida 62,6 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 104/84 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 98,8 por ciento

Se intimidó a periodistas independientes y a sus familias y se impidió a los primeros hacer su trabajo. Varios activistas de la sociedad civil fueron encarcelados tras juicios injustos y recluidos en régimen de incomunicación. La policía, los servicios de seguridad y otras autoridades gubernamentales seguían gozando de impunidad. Continuó la discriminación contra las minorías étnicas.

Información general

Delegaciones de la Unión Europea visitaron la capital, Asjabad, en abril y de nuevo en junio, para entablar el primero de una serie de «diálogos de derechos humanos» con el gobierno. En abril se intensificó la presión sobre los activistas de los derechos humanos, incluidos los activistas turcomanos en el exilio. Las autoridades siguieron denegando a los observadores independientes, incluido el Comité Internacional de la Cruz Roja, el acceso a los presos y a sus familias.

En septiembre, el Consejo del Pueblo aprobó una nueva Constitución que aumentaba los poderes del presidente aunque, al parecer, también ampliaba el papel del Parlamento.

"...las autoridades lanzaron una nueva oleada de represión contra activistas de la sociedad civil y periodistas independientes..."

Represión de la disidencia

  • El activista social y posible preso de conciencia Valeri Pal fue condenado en febrero a 12 años de cárcel por robo en su lugar de trabajo. Según las personas que apoyaban a Valeri Pal, las acusaciones contra éste eran falsas y pretendían castigarlo por sus contactos con defensores de los derechos humanos en el extranjero; también afirmaron que su juicio no había respetado las normas internacionales de justicia procesal. En 2004 sufrió una apoplejía que lo paralizó parcialmente y padecía otros problemas de salud graves. En septiembre sufrió un ataque cardiaco en prisión tras el cual, según afirmó su esposa, tenía grandes dificultades para hablar. Su acceso a tratamiento médico fue motivo de gran preocupación. El 7 de diciembre Valeri fue excarcelado en la ciudad de Mary en virtud de una amnistía presidencial.
  • Gulgeldy Annaniyazov, antiguo disidente, fue condenado a 11 años de cárcel el 7 de octubre tras un juicio a puerta cerrada celebrado ante un tribunal de Asjabad. Se ignoraba de qué delitos se lo había acusado. Gulgeldy Annaniyazov había abandonado el país en 1999 y había vivido en Noruega, donde se le había reconocido el estatuto de refugiado. En junio de 2008 volvió a Turkmenistán y el 24 de junio lo detuvieron. Al concluir el año seguía detenido en régimen de incomunicación.

Desaparición forzada

  • La familia de Boris Shikhmuradov, ministro de Asuntos Exteriores con el gobierno del ex presidente Niyazov, no había tenido contacto con él desde finales de diciembre de 2002 y se desconocía su paradero. Boris Shikhmuradov había sido condenado a 25 años de prisión en un juicio celebrado a puerta cerrada a principios de diciembre de 2002. Al día siguiente de pronunciarse la sentencia, el Consejo del Pueblo había aumentado su condena a cadena perpetua.

Presos de conciencia

  • Los defensores de los derechos humanos Annakurban Amanklychev y Sapardurdy Khadzhiev seguían cumpliendo sendas penas de siete años de prisión que les habían sido impuestas en agosto de 2006 por «adquisición, posesión o venta ilegal de munición o armas de fuego», tras un juicio injusto. Los dos tenían relación con la ONG Fundación Turcomana de Helsinki. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) había informado en agosto de 2006 de que fuentes gubernamentales le habían manifestado que Annakurban Amanklychev había sido detenido por «reunir información ilegalmente para fomentar el descontento público» y «transmitir material a ciudadanos extranjeros». Annakurban Amanklychev y Sapardurdy Khadzhiev habían sido juzgados junto con Ogulsapar Muradova, corresponsal de la emisora Radio Free Europe/Radio Liberty muerta en circunstancias controvertidas en septiembre de 2006.

Libertad de expresión

Las autoridades ampliaron el acceso a Internet, pero también adoptaron medidas para bloquear con mayor eficacia algunos sitios web donde se publicaban artículos sobre violaciones de derechos humanos y se criticaban las políticas del gobierno.

En abril, las autoridades lanzaron una nueva oleada de represión contra activistas de la sociedad civil y periodistas independientes, intimidando a estas personas y a sus familias. Las autoridades afirmaron que deseaban identificar a las personas que colaboraban, algunas utilizando seudónimos, con medios de información extranjeros y con ONG con base en el extranjero. En noviembre fueron bloqueados todos los teléfonos móviles de los colaboradores de Radio Free Europe/Radio Liberty.

  • El 3 de abril Gurbansultan Achilova fue citada en el Ministerio de Seguridad Nacional en Asjabad, donde le dijeron que debía firmar un documento en el que se comprometía a no trabajar para Radio Free Europe/Radio Liberty hasta que las autoridades le proporcionaran una acreditación. La emisora de radio intentó confirmar su acreditación infructuosamente. Sin ella, Gurbansultan Achilova podía ser detenida si continuaba trabajando como periodista.
  • Gurbandurdy Durdykuliev, colaborador de Radio Free Europe/Radio Liberty, informó en mayo de que desde 2006 médicos del hospital psiquiátrico de la región de Balkan y funcionarios del Ministerio de Seguridad Nacional lo habían visitado en numerosas ocasiones, instándolo a acudir al hospital para someterse a pruebas psiquiátricas. Entre 2004 y 2006 había permanecido internado contra su voluntad en hospitales psiquiátricos. En abril de 2008, en la fachada de su casa aparecieron pintadas de contenido intimidatorio y varias botellas en llamas fueron arrojadas a su terraza. Gurbandurdy Durdykuliev creía que los ataques buscaban que dejase de colaborar con Radio Free Europe/Radio Liberty y de denunciar ante las autoridades los problemas sociales y económicos locales.

A lo largo del año, la Iniciativa Turcomana de Derechos Humanos publicó una serie de artículos en su sitio web en los que se acusaba al presidente Berdimujamédov de nepotismo. En el sitio web también podían leerse informes y artículos sobre violaciones de derechos humanos en Turkmenistán y un comentario crítico sobre las políticas y prácticas del gobierno. Según los informes, el presidente ordenó que se bloqueara el acceso a este sitio web desde Turkmenistán y que se identificase a las personas que colaboraban en él.

Derecho a la vivienda: propiska

El sistema de registro del lugar de residencia permanente, comúnmente conocido como propiska, seguía restringiendo el derecho de las personas a acceder a vivienda, empleo, prestaciones sociales, servicios de salud y educación. El sistema también se había convertido en un caldo de cultivo para la corrupción, ya que era posible eludir el cumplimiento de muchas de sus normas mediante el pago de sobornos. Las autoridades continuaron utilizando este sistema para disuadir a las personas que deseaban trasladarse dentro del país, especialmente a la capital, en busca de trabajo. Cambiar de domicilio sin una propiska válida para compartir la vivienda con otro miembro de la familia significaba la pérdida del acceso al empleo o a las prestaciones sociales –por ejemplo, las pensiones–, para el familiar. La policía y los servicios de seguridad utilizaban la amenaza de retirar la propiska para evitar que las personas denunciaran malos tratos a manos de la policía.

Discriminación

Continuó la discriminación contra las minorías étnicas, que se ponía de manifiesto claramente en las restricciones al acceso al trabajo y a la educación superior. Siguió vigente la política de comprobar el origen turcomano de las personas hasta la tercera generación, de modo que entre los ministros, directores o diputados de las administraciones regionales o de distrito no había miembros de minorías étnicas. Esta comprobación también se aplicaba a las personas que solicitaban su ingreso en instituciones de educación superior. Hubo algunos casos excepcionales en que miembros de minorías étnicas o personas con un familiar no turcomano fueron admitidos en la universidad, pero, según los informes, esto sólo ocurría si se había pagado un soborno o la persona en cuestión estaba bien relacionada.

Informes de Amnistía Internacional

Central Asia: Summary of Human Rights Concerns: March 2007-March 2008 (en inglés, 9 abril 2008)
Turkmenistan: No effective human rights reform (en inglés, 23 junio 2008)

Cómo puedes ayudar