JUNIO - JULIO 10

Descargar revista en PDF (2 MB)

Portada del nº 103 de la Revista 

SUMARIO

3 EDITORIAL

La brecha de la justicia global

EN ACCIÓN

4 Haití
Sobre el terreno

6 ¡Apoya a los defensores!
Únete al equipo

7 Noticias

12 En positivo

14 Cambia sus vidas. !Actua!

16 Para profundizar

A FONDO

17 Rendición de cuentas
¡Derechos para todos!

TESTIMONIO

26 Sudáfrica
La Colina de la Constitución

PUBLICACIONES

27 Pueblos indígenas
Conoce tus derechos

CAMPAÑA

28 México
Migrantes en movimiento. El viaje más peligroso

PEDIMOS

30 Irak
Civiles en el punto de mira

31 Estados Unidos
El desastre después del desastre

32 Europa
Garantías diplomáticas. Papel mojado frente a la tortura

33 Unión Europea
El comercio de instrumentos de tortura

ENTREVISTAS

34 Kazuko Ito
Abogada del condenado a muerte japonés Okunishi Masaru

36 Celestine Akpobari
Miembro de la ONG nigeriana Social Action

COLABORA

38 Chema Madoz. Joan Fontcuberta. Ouka Lele

INFORME

40 Informe 2010
El estado de los derechos humanos en el mundo

La brecha en la justiciaglobal

A pesar de que en 2009 se han producido avancessignificativos en materia de rendición de cuentas, la políticadel poder está ampliando la brecha en la justicia global. Esta conclusión se desprende del Informe 2010 AmnistíaInternacional: El estado de los derechos humanos en elmundo, que documenta la situación en 159 países en 2009.

Gobiernos poderosos están bloqueando los avances en lajusticia internacional al actuar por encima de la ley, protegera sus aliados frente a las críticas y tomar medidas sólocuando les conviene políticamente. En la brecha en la justiciaglobal prosperan la represión y la injusticia, y millones depersonas se ven condenadas a abusos, opresión y pobreza.

Los gobiernos deben garantizar que nadie está por encima dela ley y que toda persona tiene acceso a la justicia. Mientraslos gobiernos sigan subordinando la justicia a los interesespolíticos, la mayor parte de la humanidad seguirá viviendocon miedo y sufriendo necesidades.

Los informes de Amnistía Internacional muestran que las víctimas de abusos sexuales y violencia en el ámbito familiar que intentan obtener justicia se enfrentan a numerosos obstáculos, entre ellos la respuesta insuficiente, negativa o desconsiderada de la policía y del personal médico y judicial.

Rendición de cuentas

Amnistía Internacional ha pedido a los gobiernos quegaranticen la rendición de cuentas por sus propias acciones,ratifiquen el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacionaly garanticen que los crímenes de derecho internacionalpueden ser enjuiciados en cualquier lugar del mundo.

Los Estados que reclaman el liderazgo mundial, como los del G-20, son especialmente responsables de dar ejemplo.Estados Unidos, China, Rusia, Turquía, India, Indonesia yArabia Saudí deben ratificar el Estatuto de Roma, que iba aser revisado durante una conferencia internacional prevista a principios de junio, después del cierre de esta edición.

La orden de detención dictada en 2009 por la Corte PenalInternacional contra el presidente de Sudán, Omar Hassan AlBashir, por crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra,demostró que ni siquiera los jefes de Estado en activo estánpor encima de la ley. Sin embargo, la negativa de la UniónAfricana a colaborar, a pesar de la pesadilla de violencia que han sufrido cientos de miles de personas en Darfur,constituyó un crudo ejemplo del fracaso de los gobiernos a la hora de dar prioridad a la justicia frente a la política.

La parálisis del Consejo de Derechos Humanos de la ONUcon respecto a Sri Lanka, a pesar de los graves abusos –entreellos posibles crímenes de guerra– cometidos por fuerzasgubernamentales y por los Tigres de Liberación de EelamTamil, también dio testimonio de la incapacidad de lacomunidad internacional para actuar cuando se la necesita.Entretanto, Israel y Hamás siguen haciendo caso omiso de las recomendaciones del Informe Goldstone del Consejo deDerechos Humanos de la ONU, que pedían rendición decuentas por el conflicto de Gaza.

Avances en 2009

A pesar de que el año pasado hubo graves carencias a lahora de garantizar justicia, muchos hechos mostraron que se han producido avances. En América Latina se reabrieronlas investigaciones sobre los crímenes protegidos por leyes deamnistía, y se dictaron fallos históricos con respecto a exdirigentes, como las condenas del ex presidente de PerúAlberto Fujimori por crímenes de lesa humanidad, y delúltimo presidente militar de Argentina, Reynaldo Bignone, por secuestro y tortura. Todos los juicios ante el TribunalEspecial para Sierra Leona concluyeron, salvo el del expresidente de Liberia Charles Taylor, que sigue su curso.

Perversa red de represión

La brecha en la justicia hace que se mantenga una perversared de represión en todo el mundo. Las investigaciones deAmnistía Internacional registran casos de tortura y otrosmalos tratos en al menos 111 países, juicios injustos en al menos 55, restricciones a la libertad de expresión en unmínimo de 96 y presos de conciencia en al menos 48.

Objetivos del Milenio

En todo el mundo, con millones de personas sumidas en la pobreza a causa de la crisis económica, energética yalimentaria, los hechos muestran la urgente necesidad de abordar los abusos que repercuten en la pobreza.

Los gobiernos deben rendir cuentas también por los abusoscontra los derechos humanos que causan y agravan lapobreza. La reunión de la ONU para revisar los Objetivos deDesarrollo del Milenio, prevista en septiembre en Nueva York,constituye una oportunidad para que los dirigentes mundialespasen de las promesas a compromisos legalmentevinculantes.

Las mujeres, especialmente las pobres, son las másafectadas por el incumplimiento de estos objetivos.Aproximadamente 350.000 mujeres murieron en 2009 porcomplicaciones derivadas del embarazo. La discriminación de género, las violaciones de los derechos sexuales yreproductivos, y la negación del derecho a atención médicason a menudo causas directas de la mortalidad materna.Una lección clave extraída del año pasado es la necesidad deuna justicia global efectiva. La justicia ofrece imparcialidad yverdad a quienes sufren violaciones de derechos humanos,impide que se cometan abusos contra esos derechos, y, endefinitiva, crea un mundo más estable y seguro.

Descargar revista en PDF (2 MB)

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO