Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad es el órgano más poderoso de la ONU. Su responsabilidad principal es el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional. Puede adoptar decisiones vinculantes, normalmente en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, que se ocupa de las amenazas a la paz y la seguridad. Sus decisiones y recomendaciones con arreglo al Capítulo VI –sobre el arreglo pacífico de controversias– tienen una gran fuerza política.

El Consejo cuenta con cinco miembros permanentes –China, Estados Unidos, Federación Rusa, Francia y Reino Unido– y 10 miembros electos por periodos de dos años.

El Consejo se reúne en sesión continua y su agenda incluye una variedad de temas y situaciones de país. Este órgano cada vez es más consciente de la importancia de los derechos humanos para mantener la paz y la seguridad. Amnistía Internacional trabaja para que tanto las resoluciones del Consejo como los procesos de creación y revisión de misiones de paz de la ONU incorporen las disposiciones de derechos humanos más firmes.

Entre los países que son motivo de preocupación para Amnistía Internacional se encuentran:

Afganistán, Chad, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Israel y los Territorios Palestinos Ocupados, Myanmar, Somalia, Sri Lanka y Sudán.

Entre los temas que son motivo de preocupación para Amnistía Internacional se encuentran:

Protección de la población civil. Amnistía Internacional hace campaña para que el Consejo garantice que todas las partes en un conflicto se adhieran al derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, y mejore la protección de la población civil. Cuando establece o renueva los mandatos de las fuerzas de mantenimiento de la paz, el Consejo debe aplicar en toda su extensión el aide-mémoire (S/PRST/2009/1) adoptado por en 2009 como medio para facilitar el examen y diagnóstico de cuestiones relativas a la protección clave para la acción del Consejo.

Amnistía Internacional también trabaja por la implementación de las resoluciones específicas sobre la mujer y la paz y la seguridad, entre ellas la Resolución 1325 (2000) y la Resolución 1820 (2008) que alienta la participación de las mujeres en las conversaciones de paz, así como cualquier medida adicional para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra.

Responsabilidad por los crímenes internacionales. Amnistía Internacional hace campaña para que el Consejo condene los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad y el genocidio, garantice que los acuerdos de paz alcanzados bajos sus auspicios no contemplan amnistía alguna en relación con dichos crímenes y que las personas sospechosas de haberlos cometido son entregadas a la justicia. Amnistía Internacional aboga por que el Consejo remita los citados crímenes internacionales, si fuera necesario, a la Corte Penal Internacional (CPI) e insta a que se desarrolle una cooperación efectiva con la CPI, así como con los tribunales penales internacionales para Ruanda y para la ex Yugoslavia, hasta que hayan finalizado por completo su labor fundamental. Más información sobre justicia internacional.

Lucha contra el terrorismo y derechos humanos. El trabajo del Consejo sobre la lucha contra el terrorismo ha mostrado un déficit en materia de derechos humanos que sólo está empezando a remediarse. Los motivos de preocupación clave para Amnistía Internacional son: un mayor reconocimiento de la importancia de los derechos humanos en el trabajo del Comité contra el Terrorismo del Consejo, una mayor interacción con los organismos de derechos humanos de la ONU y la garantía de que en los procesos de listado de personas sospechosas de terrorismo el Consejo adopta procedimientos justos y claros. Más información (en inglés).

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO