La pena de muerte en África Subsahariana en 2009

Sólo dos países del África subsahariana llevaron a cabo ejecuciones: Botsuana (1) y Sudán (al menos 9). Burundi y Togo abolieron la pena de muerte.

En el África subsahariana se tuvo noticia de la imposición de al menos 194 condenas de muerte en 19 países en 2009: Benín (al menos 5), Botsuana (2), Burkina Faso (al menos 6), Chad (+), Etiopía (al menos 11), Gambia (al menos 1), Ghana (al menos 7), Kenia (+), Liberia (3), Malí (al menos 10), Mauritania (al menos 1), Nigeria (58), República Democrática del Congo (+), Sierra Leona (al menos 1), Somalia (12, seis en Puntland y seis bajo la jurisdicción del Gobierno Federal de Transición), Sudán (al menos 60), Tanzania (+), Uganda (+), Zimbabue (al menos 7).

En abril, Burundi aprobó un nuevo Código Penal que no contemplaba la pena de muerte. Togo abolió la pena de muerte en junio.

El gobierno de Sudán ejecutó a nueve hombres en abril de 2009. Todos afirmaron que habían sido torturados para obligarlos a firmar confesiones. Fueron declarados culpables de asesinar en 2006 al director de un periódico, Mohamed Taha, autor de unos artículos considerado críticos contra los darfuríes.

Para Amnistía Internacional es motivo de preocupación que el uso de la tortura para conseguir confesiones esté plenamente integrado en el sistema de justicia sudanés.

Entre abril de 2009 y enero de 2010, otras 56 personas fueron condenadas a muerte por su presunta pertenencia al Movimiento Justicia e Igualdad, grupo armado de oposición con base en Darfur, y por su presunta participación en un ataque contra la capital, Jartum, en mayo de 2008.

Con esta nuevas condenas el número de personas condenadas a muerte por los ataques contra Jartum se elevaba a 106 a 19 de enero de 2010. Todas ellas fueron declaradas culpables de delitos como pertenecer a una organización terrorista y luchar contra el Estado, y condenadas por tribunales especiales antiterroristas.

En agosto, el gobierno de Kenia anunció la conmutación de las penas de muerte de más de 4.000 presos por penas de cárcel. Se trata de la mayor conmutación masiva que jamás ha llegado a oídos de Amnistía Internacional. Kenia sigue dictando sentencias de muerte aunque no lleva a cabo ejecuciones desde 1987.

También hubo conmutaciones en Nigeria. En junio, el gobernador del estado de Lagos indultó y dejó en libertad a tres presos condenados a muerte. La condena a muerte de otros 29 presos del mismo estado se conmutó por cadena perpetua, y la de otros ocho, por diversas penas de cárcel. Sin embargo, durante el año seis estados nigerianos tipificaron el secuestro como delito punible con la muerte: Abia, Akwa Ibom, Anambra, Ebonyi, Enugu e Imo.

 

 

MÁS INFORMACIÓN
Condenas a muerte y ejecuciones en 2009

En los casos en que aparece un signo “+” tras el nombre del país precedido por un número significa que la cifra estimada por Amnistía Internacional es la cifra mínima. Cuando aparece el signo “+” no precedido de un número, eso indica que en dicho país hubo ejecuciones o condenas a muerte (más de una), pero no fue posible calcular una cifra.