Rapport 2013
La situation des droits humains dans le monde

Communiqués de presse

23 avril 2012

Información de Shell enormemente inexacta sobre vertido en el delta del Níger, puesta en evidencia

Un gran vertido de petróleo ocurrido en el delta del Níger fue mucho peor de lo que Shell admitió primeramente, según una evaluación independiente, consultada por Amnistía Internacional y el Centro para el Medio Ambiente, los Derechos Humanos y el Desarrollo (CEHRD), y que revela cómo el gigante del petróleo subestimó totalmente el volumen vertido.  

La causa del vertido, ocurrido en 2008, fue un fallo en el oleoducto de Shell, debido al cual decenas de miles de barriles de petróleo contaminan la tierra y el canal de los alrededores de Bodo, localidad de unos 69.000 habitantes situada en el delta del Níger.  

La evaluación, no publicada antes y llevada a cabo por la empresa estadounidense Accufacts Inc., ha revelado que tras producirse el escape se vertieron cada día en la zona de Bodo entre 1.440 y 4.320 barriles de petróleo. Las autoridades reguladoras nigerianas han confirmado que el vertido duró 72 días. 

En el informe de la investigación oficial de Shell se afirma que sólo se vertieron 1.640 barriles en total. Pero según los cálculos basados en la evaluación independiente, la cantidad total de petróleo vertido durante los 72 días fue de entre 103.000 y 311.000 barriles. 

“La diferencia es asombrosa: incluso calculando por lo bajo con las cifras de Accufacts, el volumen de petróleo vertido en Bodo fue más de 60 veces mayor del que Shell ha declarado reiteradamente”, ha señalado Audrey Gaughran, directora del Programa de Amnistía Internacional sobre Asuntos Temáticos Globales. 

En el informe de la investigación de Shell se afirma también que el vertido comenzó el 5 de octubre de 2008, mientras que la comunidad y las autoridades reguladoras nigerianas han confirmado que la fecha de inicio fue el 28 de agosto de 2008. 

Lo que es indiscutible es que Shell no detuvo el vertido hasta el 7 de noviembre, 4 semanas después de la fecha en que afirma que comenzó y 10 semanas después de la fecha indicada por la comunidad y las autoridades reguladoras.

“Incluso admitiendo la fecha de inicio de Shell, el volumen de petróleo vertido es mucho mayor que el registrado por la compañía”, ha añadido Audrey Gaughran. 

Trasladada a litros, la cifra de Shell es de algo más de 260.000, mientras que calculando por lo bajo a partir de la evaluación de Accufacts y admitiendo la fecha de inicio de la compañía, la cifra es de 7,8 millones de litros. 

Sin embargo, sobre la base de la fecha de inicio indicada por la comunidad y las autoridades reguladoras y calculando por lo alto, es posible que se vertieran nada menos que 49 millones de litros de petróleo en Bodo.

La publicación de la evaluación independiente coincide con una semana global de acción en la que personas de todo el mundo están pidiendo a Shell que deje de ocultar los devastadores efectos que sus actividades en el delta del Níger tienen en la vida de la gente y en el medio ambiente.  

La grave subestimación del vertido de Bodo tiene también otras consecuencias: Shell ha dicho reiteradamente a sus inversores y clientes, así como a los medios de comunicación, que la mayor parte del petróleo derramado en el delta del Níger procede de vertidos causados por sabotajes.  

Esta afirmación se fundamenta en el proceso de investigación de los vertidos, que presenta graves deficiencias y carece de credibilidad. No se registran de manera creíble la causa de los vertidos, el volumen de petróleo vertido ni otros parámetros importantes, como la fecha de comienzo. 

Bodo es un ejemplo de ello, pero Amnistía Internacional y el Centro para el Medio Ambiente, los Derechos Humanos y el Desarrollo han sacado también a luz también graves deficiencias de otras investigaciones de vertidos de petróleo. 

Ambas organizaciones han pedido reiteradamente que se establezca un proceso independiente de investigación de los vertidos y se ponga fin al sistema que permite que las compañías petroleras tengan tanta influencia en el proceso. 

Shell indicó inicialmente a los medios de comunicación que el 85 por ciento del petróleo derramado en el delta del Níger en 2008 procedía de vertidos causados por sabotajes. La compañía admitió después que esta cifra no incluía un importante vertido ocasionado, según se había descubierto posteriormente, por averías.

De acuerdo con los datos sobre el vertido de Bodo de 2008 conseguidos por Amnistía Internacional y el Centro para el Medio Ambiente, los Derechos Humanos y el Desarrollo, más de la mitad del petróleo derramado en el delta del Níger en 2008, si no más –posiblemente hasta el 80 por ciento–, procedió de fugas causadas por averías. Sin embargo, dadas las graves deficiencias del proceso de investigación, todos los vertidos de petróleo tendrían que ser objeto de una evaluación independiente para obtener cifras exactas. 

“El sabotaje es un problema real y grave en el delta del Níger, pero Shell se aprovecha de ello para proteger su imagen y hace afirmaciones que no se sostienen”, ha manifestado Audrey Gaughran.

Más de tres años después del vertido de Bodo, Shell tiene todavía que limpiar bien la zona o pagar a las comunidades afectadas la indemnización oficial que corresponda. Tras pasar años pidiendo justicia en Nigeria, la población de Bodo ha llevado ahora su reclamación ante los tribunales británicos.

“Cada vez hay más indicios de mala práctica de Shell en el delta del Níger”, ha señalado Patrick Naagbanton, del Centro para el Medio Ambiente, los Derechos Humanos y el Desarrollo. “Shell parece más interesada en una operación de protección de su imagen que en una operación de limpieza”. El problema no ha desaparecido, y, desgraciadamente, el sufrimiento de la población de Bodo tampoco.” 

Esta semana, miles de activistas de más de 14 países –de Japón a Suecia y de Senegal a Estados Unidos, además de los países donde Shell tiene su sede, Países Bajos y Reino Unido– participan en actos y protestas organizados, incluso ante las oficinas y las gasolineras de la compañía, para pedir a Shell que limpie lo que hace en el delta del Níger. 

La semana alcanzará su punto álgido con una manifestación pacífica de las comunidades afectadas ante las oficinas de Shell en Port Harcourt, en el delta del Níger. 

FIN/

Nota para periodistas 

Para más información, contacten con Tom Mackey, de la Oficina de Prensa de Amnistía Internacional, en +44 207 413 5566, tom.mackey@amnesty.org

La evaluación del vertido de petróleo de Bodo la ha realizado Accufacts Inc., de Redmond, Washington, Estados Unidos, basándose en imágenes de vídeo del vertido. El documento de la evaluación está a disposición de quien lo solicite.

Amnistía Internacional se ha dirigido a Shell para hablar de la evaluación de Accufacts. Shell ha respondido que no puede hacer ningún comentario al respecto porque hay abierto un proceso judicial sobre el caso. Se puede consultar la respuesta de Shell en: http://www.amnesty.org/en/library/info/AFR44/027/2012/en

 

En el proceso de investigación de los vertidos de petróleo del delta del Níger participan la empresa en cuestión, el organismo regulador y los representantes de las comunidades afectadas. Aunque en teoría se trata de una investigación conjunta, lo cierto es que la empresa controla el proceso y el registro de la información recabada durante la investigación. Los representantes de las comunidades no tienen capacidad técnica para medir el volumen del vertido. Se reconoce en general que la supervisión de las autoridades reguladoras no es efectiva.

En agosto de 2011, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente publicó un informe sobre los efectos de la contaminación por petróleo en la región Ogoni del delta del Níger. Se determinaba en él que la contaminación estaba muy extendida y se expresaban duran críticas por los procedimientos de limpieza de Shell.

En 2008 se produjo en Bodo un segundo vertido. Comenzó el 7 de diciembre y no se detuvo hasta el 19 de febrero de 2009. También se debió a averías de Shell. La compañía calculó que se habían derramado 2.503 barriles de petróleo en una superficie de 10.000 m2. Se ignora el método que se utilizó para determinar estas cifras. Según el informe de la investigación y la comunidad de Bodo, el segundo vertido fue mayor que el primero. Amnistía Internacional y el Centro para el Medio Ambiente, los Derechos Humanos y el Desarrollo creen que probablemente el volumen registrado en el caso del segundo vertido de Bodo sea también incorrecto. 

En 2009, Amnistía Internacional y el Centro para el Medio Ambiente, los Derechos Humanos y el Desarrollo publicaron un detallado informe sobre los dos vertidos de petróleo de Bodo: La verdadera “tragedia”: Demoras e inacción frente a los vertidos de petróleo del Delta del Níger (AFR 44/018/2011).

Index AI : PRE01/216/2012
Région ou pays Afrique
Pays Nigeria
Pour plus d'informations, prenez contact avec le Bureau de presse international »

Bureau de presse international

Téléphone : +44 (0) 20 7413 5566
9h30 - 17h00 TU lundi - vendredi
Téléphone : +44 (0) 777 847 2126
24 h / 24
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Bureau de presse international
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Royaume-Uni
Suivez le Bureau de presse international sur Twitter
@amnestypress