Rapport 2013
La situation des droits humains dans le monde

Communiqués de presse

14 février 2013

Bahréin: El precio de la libertad sigue siendo muy alto

Dos años después de las protestas de 2011, los presos de conciencia continúan en prisión y se sigue encarcelando a los activistas sólo por expresar sus opiniones en las redes sociales o en marchas pacíficas, afirma Amnistía Internacional en una publicación que ha dado a conocer hoy.

Las víctimas de la represión del Estado dicen que la justicia sigue siendo difícil de alcanzar y que, pese a las recientes reformas institucionales, aún hay restricciones.

“El gobierno de Bahréin no puede seguir encarcelando a personas sólo porque no soporta las críticas. Ya es hora de que las personas detenidas sólo por ejercer su derecho a la libertad de expresión sean puestas en libertad y de que deje de hostigar a otros activistas”, declaró Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Bahréin corre el riesgo de no crear más que una burocracia de los derechos humanos si los cambios no van parejos a una auténtica voluntad política de reforma; los bahreiníes necesitan ver que se respetan sus derechos en la vida cotidiana.”

El pasado mes, Amnistía Internacional visitó Bahréin, donde se reunió con siete presos de conciencia recluidos en la cárcel de Jaw. Todos ellos denunciaron que habían sido encarcelados por cargos falsos o en aplicación de leyes que reprimen derechos básicos.

Mahdi Issa Mahdi Abu Deeb, dirigente de un sindicato de enseñantes que está en prisión desde que fue detenido en 2011, dijo a Amnistía Internacional:

“En cuanto a los cargos formulados contra mí y contra Jalila [Jalila al Salman, dirigente del mismo sindicato y madre de tres hijos], nadie cree que sean correctos: no hemos pedido la caída del régimen, estamos dentro del sistema educativo.”

En una serie de reuniones mantenidas con las autoridades, Amnistía Internacional pidió la excarcelación de todos los presos de conciencia, la anulación de las restricciones a la libertad de expresión, asociación y reunión, y que se hiciera responder ante la justicia a los autores de abusos contra los derechos humanos de los manifestantes.

“No se presentaron pruebas fehacientes que justificaran estas condenas. Aparentemente, todas las personas afectadas fueron perseguidas por sus opiniones contrarias al gobierno y por haber participado en protestas pacíficas.”

Muchos de los presos de conciencia fueron presuntamente torturados en las primeras semanas de detenciones.

Algunos se quejaron del tratamiento médico que recibían. Hassan Mshaima dijo:

“Es acoso, pues cuando voy al hospital para recibir un tratamiento que dura hasta seis horas, me tapan la cara y no puedo ver al médico ni al personal sanitario.”

Las autoridades no han investigado todavía muchas de las denuncias de los presos de conciencia. La pregunta de si el gobierno garantizará que se hace justicia y hará que se respeten los derechos de las personas sigue sin tener respuesta.

Index AI : PRE01/074/2013
Région ou pays Moyen-Orient et Afrique du Nord
Pour plus d'informations, prenez contact avec le Bureau de presse international »

Bureau de presse international

Téléphone : +44 (0) 20 7413 5566
9h30 - 17h00 TU lundi - vendredi
Téléphone : +44 (0) 777 847 2126
24 h / 24
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Bureau de presse international
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Royaume-Uni
Suivez le Bureau de presse international sur Twitter
@amnestypress