Bangladesh

La situation des droits humains : República Popular de Bangladesh

Amnesty International  Rapport 2013


L'entrée
Bangladesh est maintenant en ligne

Jefe del Estado
Zillur Rahman
Jefa del gobierno
Sheij Hasina

Información general

En enero, la primera ministra declaró que no se habían cometido violaciones de derechos humanos en el país.

La violencia política se intensificó en diciembre, cuando los partidos de la oposición intentaron imponer huelgas generales de un día de duración. Al menos cuatro personas murieron y decenas de huelguistas y policías resultaron heridos. Jamaat-e-Islami exigió la libertad de los líderes de la organización que estaban siendo juzgados por crímenes de guerra. El Partido Nacionalista de Bangladesh pidió que las siguientes elecciones generales se celebrasen con un gobierno de transición. Miembros de un grupo afiliado al partido gobernante atacaron a partidarios de la oposición y mataron a golpes y cuchilladas a un hombre ajeno a los hechos.

En junio, el Banco Mundial se hizo eco de la preocupación nacional e internacional por los niveles de corrupción presuntamente elevados del país al cancelar un crédito de 1.200 millones de dólares estadounidenses para la construcción del puente de Padma, en el centro del país, debido a la insuficiente respuesta del gobierno a las denuncias de corrupción. Al acabar el año, la investigación de la Comisión Anticorrupción seguía en curso.

Las autoridades continuaron expresando a India su preocupación por las muertes de bangladeshíes –más de una decena– a manos de las fuerzas indias de control fronterizo cuando cruzaban la frontera para entrar en India.

Arriba

Ejecuciones extrajudiciales

Al menos 30 personas fueron víctimas de presunta ejecución extrajudicial. La policía afirmó que habían muerto en tiroteos con las fuerzas de seguridad. Las familias dijeron que habían fallecido tras ser detenidas por personas vestidas de civil y que se identificaron como personal del Batallón de Acción Rápida o de otros cuerpos policiales. Nadie respondió ante la justicia por estas muertes.

  • El 12 de septiembre, miembros del Batallón de Acción Rápida presuntamente mataron a tiros al agricultor Mohammad Atear Rahman (conocido también como Tofa Molla) en el distrito de Kushtia. El Batallón declaró que el hombre había muerto en un incidente de “fuego cruzado”, aunque la familia de Atear Rahman y otros testigos afirmaron que el Batallón lo había detenido en su casa la noche anterior. Según las informaciones recibidas, el cadáver tenía tres heridas de bala, dos de ellas en la espalda.
Arriba

Tortura y otros malos tratos

La tortura y otros malos tratos eran generalizados, y la policía, el Batallón de Acción Rápida, el ejército y las agencias de inteligencia los cometían casi con total impunidad. Se utilizaban métodos como palizas, patadas, colgar a la víctima del techo, privación de comida y sueño, y descargas eléctricas. Según las denuncias, la mayoría de los detenidos eran torturados hasta que “confesaban” haber cometido un delito. Al parecer, la policía y el Batallón de Acción Rápida manipulaban los registros para encubrir la tortura, incluso falsificando las fechas de detención.

Arriba

Desapariciones forzadas

Durante el año desaparecieron al menos 10 hombres. En la mayoría de los casos no se llegó a saber nada de ellos. En otros se recuperaron sus cadáveres, que presentaban lesiones, algunas de ellas causadas por palizas.

  • El 17 de abril, Ilias Ali, secretario de la división de Sylhet del Partido Nacionalista de Bangladesh, en la oposición, desapareció junto con su chófer, Ansar Ali. El gobierno prometió investigar el caso, pero al finalizar el año no había facilitado ninguna información.
Arriba

Violencia contra mujeres y niñas

Las mujeres continuaron sufriendo diversas formas de violencia. Entre ellas figuraban los ataques con ácido, el asesinato por no pagar la dote solicitada, la flagelación por infracciones religiosas impuesta por comités de arbitraje ilegales, la violencia doméstica y la violencia sexual.

  • El 9 de septiembre, Aleya Begum y su hija fueron detenidas sin orden judicial y presuntamente torturadas en la comisaría de Khoksa, en el distrito de Kushtia. Dos días después las trasladaron a la comisaría de la ciudad de Kushtia, donde las recluyeron en una habitación a oscuras. Por la noche separaron a la hija, estudiante universitaria, de su madre y unos policías la sometieron a abusos sexuales. Ambas mujeres fueron puestas en libertad el 18 de septiembre, tras comparecer ante un tribunal. Aleya Begum y su hija contaron lo sucedido a los medios de comunicación y fueron detenidas y encarceladas de nuevo el 26 de septiembre.
Arriba

Derechos de los pueblos indígenas

Como en años anteriores, las autoridades no resolvieron las reclamaciones indígenas de tierras confiscadas durante el conflicto armado interno (1975-1997) u ocupadas en los últimos tiempos por un número cada vez mayor de colonos bangladeshíes. La tensión entre ambas comunidades y el hecho de que las fuerzas de seguridad no protegieran a los indígenas de los ataques de los colonos desembocaron en varios enfrentamientos que se saldaron con heridos en los dos bandos.

  • El 22 de septiembre, al menos 20 personas resultaron heridas en un enfrentamiento entre indígenas y colonos bangladeshíes en Rangamati. Los lugareños dijeron que las fuerzas de seguridad habían acudido al lugar, pero no habían puesto fin a la violencia.
Arriba

Derechos laborales

Los líderes sindicales que apoyaron a los trabajadores de las fábricas de ropa en su lucha contra los salarios bajos y las precarias condiciones laborales sufrieron actos de hostigamiento e intimidación. Uno de ellos murió.

  • El líder sindical Aminul Islam desapareció el 4 de abril, y su cadáver fue encontrado al día siguiente en la población de Ghatail, al norte de Dacca. Su familia vio señales de tortura en el cuerpo y creía que había sido secuestrado por las fuerzas de seguridad. El Servicio de Inteligencia y Seguridad Nacional lo había detenido y golpeado con anterioridad por sus actividades sindicales.
  • En noviembre, al menos 111 trabajadores murieron en un incendio que se declaró en la fábrica de Tazreen Fashion, en la localidad de Savar, al norte de la capital, Dacca, como consecuencia de las quemaduras y otras lesiones sufridas. Al parecer, algunas de las muertes se debieron a que los directivos de la fábrica se negaron a abrir las puertas para que los trabajadores pudieran escapar.
Arriba

Violencia entre comunidades

Los ataques contra miembros de comunidades minoritarias tomaron un nuevo rumbo a finales de septiembre. Miles de personas que protestaban contra una imagen del Corán publicada en Facebook que consideraban ofensiva prendieron fuego a más de 20 templos y monasterios budistas, un templo hindú y decenas de viviendas y comercios en las ciudades meridionales de Cox’s Bazar y Chittagong.

Arriba

Pena de muerte

Al menos 45 personas fueron condenadas a muerte. Se ejecutó a un hombre en abril.

Arriba