Corea del Norte

La situation des droits humains : República Popular Democrática de Corea

Amnesty International  Rapport 2013


L'entrée
Corée du Nord est maintenant en ligne

Jefe del Estado
Kim Jong-un
Jefe del gobierno
Choe Yong-rim

Información general

Kim Jong-un, líder supremo de Corea del Norte tras la muerte de su padre en 2011, fue elegido para ocupar el nuevo cargo de primer secretario del Partido de los Trabajadores de Corea el 11 de abril y ascendido a mariscal del Ejército Popular de Corea en julio. Tras varios intentos fallidos, el 12 de diciembre Corea del Norte lanzó con éxito un cohete Unha-3, que puso en órbita un satélite.

Los medios de comunicación estatales anunciaron en enero una amnistía, que entraría en vigor el 1 de febrero, para conmemorar el nacimiento del difunto líder norcoreano Kim Jong-il, aunque no se hizo público ningún dato sobre las excarcelaciones.

En julio se produjeron inundaciones que causaron graves daños en viviendas, infraestructuras y edificios públicos. Según cifras del gobierno, al menos 212.200 personas se quedaron sin hogar y 169 perdieron la vida.

Arriba

Crisis alimentaria

Pese a la noticia de que las cosechas habían mejorado por segundo año, la inseguridad alimentaria seguía siendo generalizada. En noviembre, el informe de la Misión Conjunta FAO/PMA de Evaluación de Cultivos y Seguridad Alimentaria señalaba que, aunque había mejorado el consumo de alimentos en los hogares, seguía habiendo “graves diferencias entre la ingesta de nutrientes recomendada y la real”, y la mayoría de la población continuaba padeciendo inseguridad alimentaria. La malnutrición crónica seguía afectando a la mayoría de los norcoreanos y, según informes, hubo varias muertes por inanición.

Arriba

Detención y reclusión arbitrarias

Había cientos de miles de personas detenidas arbitrariamente o recluidas por tiempo indeterminado sin cargos ni juicio en campos penitenciarios para presos políticos y otros centros de reclusión. Sufrían violaciones sistemáticas y constantes de sus derechos humanos, como ejecución extrajudicial y largas jornadas de duro trabajo forzado sin días de descanso. La tortura y los malos tratos parecían generalizados en los campos penitenciarios. Muchos reclusos murieron debido al trabajo forzado en condiciones peligrosas, como acceso insuficiente a comida o a atención médica.

En octubre se recibió información según la cual se había cerrado el Campo Penitenciario para Presos Políticos número 22 de Hoeryong (provincia de Hamkyung Septentrional). No se sabía con exactitud cuándo se había clausurado ni adónde habían sido trasladados los reclusos, que, según cálculos, eran entre 20.000 y 50.000. El campo, uno de los cinco de este tipo existentes en el país, era una zona de control total, donde los internos estaban encarcelados a perpetuidad, sin posibilidad de indulto. Muchas personas recluidas en campos penitenciarios para presos políticos no habían cometido ningún delito, sino que estaban relacionadas con otras consideradas hostiles al régimen y habían sido detenidas como forma de castigo colectivo.

  • En respuesta a una pregunta del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria, el gobierno declaró en abril que Shin Sook-ja, que, según las últimas noticias, estaba recluida junto con sus dos hijas en el Campo Penitenciario para Presos Políticos número 15 de Yokok, había muerto por complicaciones derivadas de una hepatitis. También dijo que sus hijas no deseaban tener ningún contacto con su padre, Oh Kil-nam, que residía a la sazón en Corea del Sur. Esta información no pudo verificarse, y no se sabía con certeza dónde ni cuándo había muerto Shin Sook-ja. Seguía sin conocerse la suerte y el paradero de sus dos hijas.
  • En diciembre, Corea del Norte anunció la detención de Kenneth Bae, ciudadano estadounidense de origen coreano, acusado formalmente de cometer “actos hostiles contra la República”. Kenneth Bae dirigía una agencia de viajes especializada en llevar turistas y posibles inversores a Corea del Norte. Había entrado en el país el 3 de noviembre y, según la información recibida, fue detenido cuando los funcionarios de seguridad le descubrieron un disco duro informático que parecía tener información delicada sobre el país.
Arriba

Desapariciones forzadas

Las autoridades continuaron negándose a reconocer casos de secuestro llevado a cabo por agentes de Corea del Norte en países como Japón, Líbano, Corea del Sur y Tailandia.

  • En julio, Fujita Takashi asistió a una reunión del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias, donde expuso el caso de su hermano Susumu, que podía haber sido secuestrado en Japón por Corea del Norte en febrero de 1976.
Arriba

Libertad de expresión

Las autoridades siguieron imponiendo severas restricciones a la libertad de expresión, opinión y reunión. Se creía que se habían impuesto controles estrictos a los medios de comunicación para evitar problemas al gobierno durante su periodo de transición. No parecían existir organizaciones de la sociedad civil ni partidos políticos independientes.

Arriba

Libertad de circulación

Según la información recibida, las autoridades aumentaron los controles en la frontera con China y amenazaban a quienes la cruzaban sin autorización con severos castigos a su regreso.

  • En febrero, las autoridades chinas detuvieron a 31 personas que habían salido de Corea del Norte sin autorización. Según la prensa, en marzo devolvieron a algunas de ellas, pese a que a su regreso podían sufrir detención, tortura y otros malos tratos, trabajos forzados y la muerte.
Arriba

Pena de muerte

Se recibió información sobre ejecuciones de opositores políticos, aunque no se pudo verificar.

  • Según informaciones no confirmadas recibidas en octubre, el ministro del Ejército Kim Chol fue ejecutado a principios de 2012 por ebriedad y conducta impropia durante el periodo de duelo por el difunto líder Kim Jong-il.
Arriba

Escrutinio internacional

En octubre, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos declaró que “el uso de campos penitenciarios para presos políticos, las frecuentes ejecuciones públicas y la grave escasez de alimentos, unidos a la enorme dificultad para acceder al país”, hacían que Corea del Norte fuera un país “singularmente problemático”. Por primera vez, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Tercera Comisión de la Asamblea General de la ONU aprobaron sin votación sendas resoluciones, en marzo y noviembre respectivamente, en las que expresaban gran preocupación por los continuos informes sobre violaciones sistemáticas, generalizadas y graves de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales en Corea del Norte.

Arriba