Membresía de los órganos de vigilancia de los tratados

"En definitiva, el éxito de cualquier sistema de vigilancia […] depende de la calidad y el grado de independencia de los expertos que vigilen el cumplimiento de las disposiciones de los tratados."
Louise Arbour, ex alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, 2006.

La selección de candidaturas es importante

La calidad de los miembros individuales de los órganos de vigilancia de los tratados internacionales tiene importantes repercusiones sobre la efectividad general de los comités, así como sobre la imagen que proyectan de su independencia y capacidad.

Pese a que los tratados internacionales de derechos humanos establecen que los miembros de los órganos de vigilancia de los tratados deben ser expertos “independientes” de “reconocida competencia” en la materia que trata el instrumento en cuestión, con harta frecuencia los Estados Partes eligen personas que ocupan cargos en la rama ejecutiva o administrativa del gobierno y que presentan, o parecen presentar, un conflicto de intereses para la labor del órgano de vigilancia.

Es frecuente también que los Estados designen a personas que poco tiempo antes se han retirado de cargos en la rama ejecutiva o administrativa del gobierno.

En un estudio llevado a cabo en colaboración con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos entre 1999 y 2001 se revelaba que un promedio del 50 por ciento de todas las personas nominadas para los órganos de tratados en toda la historia del sistema de órganos de vigilancia de los tratados tenían algún tipo de empleo en sus respectivos gobiernos (véase Anne F. Bayefsky, The UN Human Rights Treaty System: Universality at the Crossroads, abril de 2001).

Además, los conocimientos o experiencia específicos de algunas personas en relación con el tratado en cuestión son limitados.

Véanse los currículos de los actuales miembros de los órganos de vigilancia en las páginas web del ACNUDH sobre los órganos de tratados.

¿Qué ocurre en el ámbito nacional?

Los Estados Partes en los tratados pueden designar –habitualmente entre sus propios ciudadanos o ciudadanas– candidatos para las elecciones de miembros del órgano de vigilancia del tratado en cuestión. En la mayoría de los casos, el proceso de identificación y selección de candidatos es, como mucho, un proceso poco claro en el que a menudo el Estado se pone en contacto con una persona para determinar su interés en ser designada como candidata.

Unos pocos Estados anuncian públicamente las vacantes existentes en los órganos de los tratados internacionales de derechos humanos y organizan procesos de selección de candidatos o candidatas. No obstante, en la gran mayoría de las situaciones, la identificación de un posible candidato adecuado se lleva a cabo en forma bilateral entre el Estado y la persona en cuestión.

Las vacantes rara vez se hacen públicas y no se lleva a cabo un proceso de consulta formal con la sociedad civil en el ámbito nacional.

¿Qué ocurre en el ámbito internacional?

La elección de personas para formar parte de los órganos de expertos internacionales se lleva a cabo en reuniones de los Estados Partes mediante votación secreta y a menudo entrañan negociaciones sobre intercambio de votos.

Puede ocurrir que la información proporcionada sobre los candidatos o candidatas no sea pertinente para el puesto al que aspiran. También es posible que grupos o bloques de Estados hayan acordado con antelación designar y apoyar a un solo candidato.

¿Qué se puede hacer para mejorar el proceso?

Las organizaciones no gubernamentales de ámbito nacional e internacional, los miembros del Parlamento y las instituciones nacionales de derechos humanos independientes pueden alentar al gobierno a establecer en el ámbito nacional un proceso transparente que esté abierto a todos los posibles candidatos que reúnan los requisitos establecidos en los tratados internacionales de derechos humanos pertinentes y que garantice una consulta amplia.

Diez recomendaciones de Amnistía Internacional sobre el proceso de selección y elección

  • Todos los Estados que tengan derecho a hacerlo deberán designar un candidato o candidata para las elecciones de los órganos de vigilancia de los tratados que reúna las mejores cualidades en materia de independencia y competencia.
  • A la hora de seleccionar su candidato o candidata, los Estados deberán tener plenamente en consideración los criterios establecidos en el texto del tratado en cuestión para formar parte del órgano de vigilancia, así como la gama de habilidades, experiencia y conocimientos pertinentes para el puesto.
  • Los Estados deberán establecer en el ámbito nacional un proceso abierto e incluyente que sea transparente en todas sus fases para captar una gran diversidad de candidatos o candidatas que reúnan los requisitos necesarios.
  • Los Estados deberán dar amplia publicidad a la vacante mediante, entre otras cosas, publicaciones seleccionadas con el objeto de captar a las personas que puedan reunir los requisitos necesarios.
  • Los Estados deberán fomentar la participación activa de organizaciones de la sociedad civil en todas las etapas del procedimiento de selección de candidaturas para que, entre otras cosas, dichas organizaciones ayuden al Estado a obtener solicitudes de candidatos o candidatas con excelente preparación y, cuando conozcan a los solicitantes, asesoren al Estado sobre si cumplen los criterios establecidos.
  • Los Estados deberán abstenerse de presentar candidatos o candidatas que desempeñen algún cargo en el gobierno, remunerado o no, que pueda comprometer su independencia e imparcialidad.
  • Los Estados deberán abstenerse de presentar candidatos o candidatas que ya hayan cumplido dos mandatos consecutivos en el mismo órgano de vigilancia.
  • Los Estados deberán hacer una declaración pública detallada en cuanto al cumplimiento de los requisitos por parte de los candidatos o candidatas.
  • Los Estados deberán revisar el equilibrio geográfico, de género y de diversidad de conocimientos en la composición del comité antes de que tenga lugar cada elección. Los Estados deberán tener en cuenta esta información a la hora de designar a los candidatos o candidatas y elegir a los miembros del comité.
  • Durante las elecciones, los Estados deberán votar únicamente a los candidatos o candidatas que reúnan las mejores cualidades en materia de independencia, imparcialidad y competencia.

Amnistía Internacional no adopta postura alguna en contra o a favor de personas que hayan sido designadas como candidatas o que hayan sido elegidas como miembros de órganos internacionales independientes.

ACTÚA

Da los siguientes pasos:

Paso 1: Averigua cuáles son los tratados internacionales de derechos humanos en los que tu Estado es Parte.
Puedes consultar, en inglés, la información sobre el estado de las ratificaciones de los tratados internacionales de derechos humanos en el sitio web del ACNUDH.

Paso 2: Consulta el calendario de las próximas elecciones a los órganos de vigilancia de los tratados.
Los Estados Partes en el tratado en cuestión pueden designar a expertos como candidatos en estas elecciones. Consulta el calendario para determinar la composición de los órganos de tratados.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE