Asamblea General de la ONU

La Asamblea General de la ONU es el principal órgano deliberativo de la ONU, integrado por la totalidad de sus 192 Estados miembros. Cada Estado tiene un voto. Las decisiones de la Asamblea General no se consideran legalmente vinculantes, pero representan la autoridad moral de la comunidad mundial. Ésta se reúne anualmente en sesión ordinaria intensiva de septiembre a diciembre; fuera de estos periodos, en función de las necesidades. Gran parte del trabajo de la ONU se desprende de las resoluciones temáticas o sobre países concretos que adopta la Asamblea General. Por ello, Amnistía Internacional hace campaña para que los Estados miembros de la Asamblea General adopten las normas y resoluciones más potentes con el fin de garantizar la plena protección y el pleno respeto y cumplimiento de todos los derechos humanos.

Entre las prioridades de Amnistía Internacional en la Asamblea General se encuentran:


Abolición de la pena de muerte. Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todo el mundo porque viola el derecho a la vida y otros derechos humanos. Siguiendo la tendencia mundial hacia la abolición de la pena de muerte, la Asamblea General aprobó en diciembre de 2007 una resolución histórica en la que pedía a todos los Estados que “establezcan una moratoria de las ejecuciones, con miras a abolir la pena de muerte”. Amnistía Internacional trabaja por la plena aplicación y el reforzamiento de la resolución para que la pena de muerte sea abolida en todos los países del mundo. Más información.

Derechos humanos para combatir la pobreza. La pobreza es la negación del acceso a los recursos, a la capacidad, la seguridad y al poder necesarios para poder hacer efectivo el derecho a vivir con dignidad. Amnistía Internacional hace campaña para que los Estados miembros garanticen que los planes de acción para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio también abordan las violaciones de los derechos humanos que originan la pobreza, incluidas la violencia contra las mujeres y la discriminación racial o de otra índole. Además, Amnistía Internacional trabaja para que se produzcan cuanto antes las ratificaciones necesarias para que el nuevo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales entre en vigor y permitir así a quienes sufren violaciones de estos derechos exigir la justicia que se les niega en el ámbito nacional. Campaña Exige Dignidad de Amnistía Internacional.

Respuesta a situaciones graves de derechos humanos. Amnistía Internacional respalda las resoluciones sobre países concretos adoptadas por la Asamblea General, pues son un medio fundamental para abordar situaciones de derechos humanos graves o crónicas que requieren de la atención de todos los Estados miembros de la ONU. En principio, Amnistía Internacional se opone al uso de mecanismos procedimentales como las "mociones de no acción", práctica que emplean algunos Estados miembros para impedir que se tengan en cuenta dichas situaciones a la hora de valorar su mérito.

Tratado sobre el Comercio de Armas. Amnistía Internacional y sus asociados en la campaña Armas bajo Control, Oxfam e IANSA, han captado apoyos en favor de un tratado internacional, efectivo y legalmente vinculante para hacer rendir cuentas a los que comercian irresponsablemente con las armas. La Asamblea General aprobó por abrumadora mayoría la Resolución 61/89 (2006), con lo que dio comienzo el proceso de consultas de la ONU encaminado a elaborar un tratado sobre el comercio de armas. Amnistía Internacional trabaja para garantizar que el tratado incorpora una "regla de oro" destinada a impedir las transferencias internacionales de armas o munición en los casos en los que haya un gran riesgo de que las armas se utilicen para coadyuvar a la comisión de violaciones graves del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Más información.

Poner fin a las desapariciones forzadas, la tortura y otros malos tratos. La prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos ha sido cuestionada en el contexto de la “guerra contra el terror”. Amnistía Internacional trabaja para fortalecer las resoluciones que cada año se adoptan en la Asamblea General en materia de tortura y otros malos tratos, y en materia de lucha contra el terrorismo sin dejar de proteger los derechos humanos. Asimismo, Amnistía Internacional trabaja para que los Estados ratifiquen la Convención contra la Tortura y su Protocolo Facultativo, así como la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas. Amnistía Internacional lucha contra las desapariciones forzadas.

Poner fin a la violencia contra las mujeres. Amnistía Internacional insta a la Asamblea General a garantizar que el sistema de la ONU y sus Estados miembros cumplen los compromisos y obligaciones existentes para proteger a las mujeres y a las niñas de la violencia. Amnistía Internacional trabaja en estrecha colaboración con asociados no gubernamentales para que la Asamblea General cree urgentemente un organismo nuevo y potente destinado las mujeres, con una mayor capacidad a escala nacional, que ofrezca mayor protección y promoción de los derechos humanos de las mujeres, incluida la protección frente a la violencia. Campaña de Amnistía Internacional para poner fin a la violencia contra las mujeres.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE